domingo, 12 de julio de 2020

COVID-19, ¿UNA PANDEMIA O EL PRETEXTO PARA MONTAR UN ESTADO DE VIGILANCIA PERMANENTE? (2ª PARTE)



Alemania y Austria

Según un protocolo filtrado del Grupo de Tareas Corona de Austria, se dice que el Canciller Kurz exigió en marzo que la población tuviera «más miedo» a la infección o a la muerte de los padres o los abuelos. Ya se había dado a conocer anteriormente un documento de estrategia del Ministerio Federal del Interior alemán, que también pedía una campaña de miedo psicológico, que en realidad fue implementada por los políticos y los medios de comunicación. En retrospectiva, surge la pregunta de cuántas personas murieron como resultado de este temor ampliamente infundado.

Una carta abierta con unas 5000 firmas de personas mayores de 64 años exige: «Corona: ¡No nos protejas a los mayores a este precio! ¡Envejecer y morir de forma autodeterminada!» Los autores exigen que para la protección de un grupo de riesgo no se anulen los derechos básicos de toda la sociedad.

En Austria (y posiblemente en otros países también), besar entre personas enamoradas pero que no viven juntas sigue estando prohibido. Esto se aplica tanto en público como en las propias cuatro paredes, explicó el Ministro de Salud austriaco.

Un abogado alemán está demandando actualmente en varios tribunales contra las medidas de corona introducidas, ya que son «flagrantemente inconstitucionales».


En Alemania, recientemente ha habido algunos asaltos graves por parte de la policía. Una joven fue brutalmente detenida por varios policías mientras compraba, porque aparentemente se había «acercado a 20 cm» a una mujer policía. El organizador de un mitin pacífico en Berlín también fue arrestado de manera bastante brutal. Incluso las mujeres mayores fueron arrestadas de manera desproporcionada.



Más mensajes

El jefe de Youtube explicó en una entrevista a finales de abril que se eliminarán las contribuciones de vídeo sobre el coronavirus que contradigan las directrices de la OMS o de las autoridades sanitarias nacionales. Por ejemplo, se eliminó el vídeo crítico de los dos médicos de urgencias californianos, que contenía más de cinco millones de vistas. Asimismo, la entrevista con el profesor Sucharit Bhakdi, a la que se ha hecho referencia anteriormente, fue retirada temporalmente de YouTube.

En la revista estadounidense The Atlantic, dos profesores de derecho escribieron un artículo titulado: «El discurso en Internet nunca volverá a la normalidad». En el debate sobre la libertad versus el control de la red global, China estaba en gran medida en lo cierto, y los EE.UU. estaban equivocados».

Mathias Döpfner, director general de Axel Springer y uno de los directores de medios de comunicación más influyentes de Alemania, aboga por un «desacoplamiento de China» y por el fortalecimiento de la alianza transatlántica con los Estados Unidos tras la crisis de Corona.

Washington Post:: "The last time the government sought a ‘warp speed’ vaccine, it was a fiasco". La vacunación exprés contra la gripe porcina de 1976 provocó parálisis y muertes.

Mirando hacia atrás: Woodstock ocurrió en medio de una pandemia. Sobre el manejo comparativamente relajado de la pandemia de gripe mundial de 1968 (leer más).



Covid-19 y los medios de comunicación

Muchas personas se sorprenden e irritan por la dudosa y a menudo temerosa información de muchos medios de comunicación. Obviamente, no se trata de «reportajes ordinarios», sino de propaganda clásica y masiva, ya que se suele utilizar en relación con guerras de agresión o supuesto terrorismo.


SPR ha descrito las redes de medios de comunicación responsables de la difusión de dicha propaganda en anteriores infografías para los Estados Unidos, para Alemania y para Suiza. La enciclopedia de Internet Wikipedia es también una parte integral de estas redes de medios de comunicación geopolíticos.

En un navegador de medios para los medios ingleses y para los alemanes se presentó la orientación política y geopolítica de los diferentes medios. Estos navegantes de los medios de comunicación también pueden proporcionar una orientación inicial con respecto a la información sobre el Covid19.

Si, por ejemplo, en la televisión se muestran imágenes de soldados con trajes protectores desinfectando calles enteras, esto no prueba el peligro del coronavirus, sino que – como dijo benévolamente el profesor Giesecke – demuestra un inútil «activismo político». O como otros dirían: propaganda.

Covid-19 y la vigilancia de las masas

El acontecimiento más significativo y, desde la perspectiva de la sociedad civil, el más peligroso en relación con el coronavirus es, con mucho, el intento político de ampliar masivamente la vigilancia y el control de la sociedad. En este contexto, el denunciante de la NSA Edward Snowden advirtió sobre la aparición de una «arquitectura de la opresión«.



El coronavirus de tipo gripal sirve de ocasión o pretexto para la introducción de medidas estratégicaspara ampliar el control de una población cada vez más agitada. Los instrumentos más importantes que se están debatiendo actualmente en este contexto incluyen:

La introducción de aplicaciones para rastrear los contactos en toda la sociedad

El establecimiento de unidades para hacer cumplir la persecución y el aislamiento de los ciudadanos

La introducción de tarjetas de identificación biométrica digital para controlar y regular la participación en actividades sociales y profesionales.

El control ampliado de las transacciones de viajes y pagos (abolición del efectivo).

La creación de bases legales para el acceso y la intervención en los sistemas biológicos de los ciudadanos por parte de los gobiernos o las empresas (a través de las llamadas «vacunas obligatorias»).

En los Estados Unidos, en abril, el ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, habló de la introducción de una red nacional de «rastreadores de contactos» con los gobernadores de varios estados. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció entonces que él y el multimillonario ex alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, crearían un «ejército de rastreadores de contactos» de hasta 17.000 rastreadores de contactos para Nueva York.



Mientras tanto, en el Reino Unido y en muchos otros países, los gobiernos exigen la introducción de «tarjetas de inmunidad» biométricas y las presentan como la supuesta «única salida» del encierro por motivos principalmente políticos. Mientras tanto, el Instituto Británico Tony Blair ha pedido la «creación de la vigilancia tecnológica» para «combatir el virus de la corona».

En los Estados Unidos, la empresa californiana de análisis de datos Palantir desempeñará un papel clave en la creación de la plataforma de datos para la vigilancia de la propagación (ya en descenso) del virus de la corona. Palantir es conocida por sus proyectos de TI con agencias de inteligencia y el ejército y fue fundada por el multimillonario estadounidense y partidario de Trump Peter Thiel.

En Israel, la vigilancia de los contactos con la población civil la lleva a cabo el servicio de inteligencia nacional Shin Bet, basado en el software del Grupo NSO, conocido por sus programas de espionaje utilizados en todo el mundo para vigilar a los activistas y a los defensores de los derechos humanos.

Países como Rusia y China también quieren ampliar masivamente la vigilancia de la población en el curso de «Corona», pero probablemente lo harán independientemente de los EE.UU.

La idea de que una pandemia puede utilizarse para ampliar la vigilancia y el control de la población no es nueva: ya en 2010, la Fundación Rockefeller de los Estados Unidos describió un „Lock Step Szenario“ en un informe sobre los futuros avances tecnológicos y sociales en el que se anticipaban los acontecimientos actuales con una precisión sorprendente (a partir de la página 18). En ese momento, el escenario fue concebido como una especie de «peor caso» autoritario.

Más de 500 científicos ya han advertido en una carta abierta contra la «vigilancia sin precedentes de la sociedad» a través de aplicaciones de rastreo de contactos.

El denominado Center for Health Security de la Universidad Johns Hopkins, que está en el centro de la gestión de la pandemia Covid19 y que contribuyó en gran medida a la escalada mundial mediante sus representaciones engañosas, también está muy vinculado al aparato de seguridad de los Estados Unidos y ya participó en sus simulaciones y operaciones anteriores.

En general, la cooperación con agentes privados para lograr objetivos geoestratégicos no es un fenómeno nuevo o inusual en la política exterior y de seguridad de los Estados Unidos.

Por ejemplo, el fundador de Microsoft, Bill Gates, el patrocinador privado más importante de la OMS, la industria de las vacunas y los proyectos biométricos, ya financió en 2003 un Programa de Salud Mundial del Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, que se ocupa de la cuestión de cómo influye la política sanitaria en la geopolítica y, a la inversa, de cómo puede utilizarse para alcanzar objetivos geoestratégicos.



(Fuente: https://swprs.org/; traducción: Martín Fisher para http://piensachile.com/)

2 comentarios:

  1. A todos los que hablen o entiendan inglés les recomiento el sitio bitchute.com que tiene en su web algunos videos importantes censurados por youtube y más.
    A los abogados y abogadas que estén despiertos y quieran hacer bien a su país por favor, atrévanse como en Alemania, sean valientes y den ese paso en España con mociones de solicitud de amparo al Tribunal Constitucional contra el uso del bozal. Hay que defender el derecho a la libertad personal y a la dignidad.

    ResponderEliminar