jueves, 21 de noviembre de 2019

LA VERDAD HA MUERTO


"Estamos aquí para lamentar el fallecimiento del sentido común. Nun-
ca más nos honrará con su presencia la lógica combinada con la for-
taleza moral".

Durante el curso de mi vida he visto al mundo occidental abandonar todos los valores que lo hicieron exitoso. A pesar de todos sus crímenes, y son muchos, el mundo occidental tuvo éxito. Todo el mundo quería formar parte de él, como nos recuerda la reciente conmemoración de la caída del Muro de Berlín, una barrera contra la afluencia de beneficiarios del "paraíso" marxista al "corrupto y decadente" Occidente, algo que al final parece haber acabado siendo.

El mundo occidental tuvo éxito, porque creyó en la verdad objetiva y la buscó. Esto resultó en descubrimientos científicos y tecnológicos, en belleza arquitectónica y artística, y en una literatura brillante que educó a los educables en cuestiones de la condición humana.

Las sociedades que se fundamentan en hechos subjetivos y mentiras no
pueden sostenerse por sí mismas, y acaban protegiendo sus mentiras
mediante la censura, la persecución al disidente y la represión

Pero la verdad objetiva ya no es aceptable en el Mundo Despierto Occidental, porque es contraria a las ideologías "despiertas" ["woke" en el original; como coloquialmente se les llama a las corrientes progresistas.- NdT], por ejemplo con su idea de que no hay diferencia entre hombres y mujeres, que hay muchos géneros y que hombres y mujeres pueden nacer en los cuerpos equivocados; que los sentimientos heridos son más importantes que los hechos empíricos; que muchos temas no son objeto de examen o debate, porque ofenden las creencias emotivas de las feministas, las personas de color, los judíos, las nuevas especies transgénero, y quienquiera que sea que pueda reivindicar su condición de víctima.

Todo el mundo puede decir que es una víctima excepto los hombres blancos heterosexuales. Son tildados de "explotadores" de todos los demás, y no pueden salir de esta trampa. En el mundo occidental, los hombres heterosexuales blancos enfrentan el mismo destino que la burguesía bajo Lenin. Un hombre heterosexual blanco que se defiende a sí mismo o a sus semejantes es inmediatamente tildado de misógino o de supremacista blanco. Cada vez más los tribunales tratan a los hombres heterosexuales blancos como si fueran miembros de una clase criminal.

Vivimos ahora en un mundo en el que una "víctima" autoproclamada puede bloquear la verdad, porque la verdad le ofende. Los ofendidos son capaces de hacer que despidan al que dice la verdad y lo saquen de su empleo. Su crimen es haber ejercido la libertad de expresión. Hoy la libertad de expresión es el camino más seguro hacia la autodestrucción para un hombre heterosexual blanco.

Lo vemos todos los días en todas partes. En todo el mundo occidental es ahora más importante tener el género, la preferencia sexual y el equilibrio racial aprobados que el mérito en los nombramientos universitarios, la contratación y promoción corporativa, las películas y los medios de comunicación. Cualquier profesor hombre blanco que no siga el ritmo de palabras y pensamientos prohibitivos es carne muerta.

Hoy en día, el mundo occidental se basa en cuotas de raza y género y en ideologías "despiertas" que no tienen correspondencia con la realidad.

Hoy en día, en todo el mundo occidental, es muy difícil para un hombre heterosexual blanco conseguir un puesto de titular en una universidad. En el Reino Unido y en muchos países europeos, los anuncios de vacantes de empleo universitario están restringidos a las mujeres y a las personas de color. Se trata de una discriminación flagrante contra los varones heterosexuales blancos, un grupo desprotegido por las leyes antidiscriminatorias y, por lo tanto, sujeto a discriminación.

La justificación que se ofrece para la discriminación contra el mérito es que los hombres heterosexuales blancos han dominado durante demasiado tiempo. Pero la verdadera razón es deshacerse de la verdad objetiva, que se interpone en el camino de las falsas ideologías de la Generación Despierta.

Algunos hombres blancos son parte de la Generación Despierta, y los despreocupados traidores de raza y género están sellando su propio destino junto con el de los hombres blancos. Tienen que complacer a las ideologías dominantes para tener un ingreso. Considere a los hombres blancos en CNN, MSNBC, BBC, NPR, Washington Post, NY Times y el resto de los medios de comunicación occidentales. Si dicen la verdad, su carrera está acabada. Tienen que mentir y demonizar a los rusos, a Trump y a los hombres blancos heterosexuales para poder recibir su sueldo.

En el mundo occidental de hoy, las únicas personas que sufren son las que dicen la verdad. Mire a Julian Assange, Manning, Edward Snowden y los otros declaradores de la verdad perseguidos, supuestamente protegidos por las leyes de denuncia de irregularidades, que fueron enviados a prisión y dejados sin modo de sostenerse a pesar de la ley que los protegía. ¿Qué más pruebas necesitas de que el mundo occidental carece de ley?

Hoy el mundo occidental no se basa en la verdad sino en la mentira.

Un mundo basado en mentiras es un mundo falso, y eso es lo que es el mundo occidental hoy en día. Es una MENTIRA.

Paul Craig Roberts
(Fuente: https://www.paulcraigroberts.org/; traducción: https://es.sott.net/)

2 comentarios:

  1. Demoledora VERDAD. Pero hay que seguir...

    ResponderEliminar
  2. En estos tiempos, en los que dominan los estúpidos, los paranóicos, los ofendidos de piel fina y cero sentido común, en los que se exige de forma iracunda respeto y derechos para los mil y un géneros y razas, resulta increíble que la mayoría no relacione con el racismo antiblanco y con la discriminación sexual, los continuos ataques contra los hombres blancos heterosexuales.

    Las intenciones de quienes manejan el mundo siempre son anunciadas de alguna forma. Parece que el exponer sus planes, a través sobre todo de los medios de entretenimiento y que la mayoría no los vea, les divierte y les da un morbo increíble.
    Lo que está ocuririendo, ya fue mostrado en un episodio de la serie "House of cards", en el que se decía: "El reinado del hombre blanco de mediana edad ha acabado"

    Y que buscan la aniquilación de la raza blanco ya lo anunció el insufrible de sarkozy, cuando dijo que Europa estaba obligada al mestizaje y que sólo quedaba por ver si sería por las buenas o por las malas.
    Si nos fijamos en la publicidad, cada vez hay mayor presencia y protagonismo de mulatos o ejemplos de parejas mixtas, como si esa fuese la realidad de nuestro país a día de hoy.

    De forma "inocente" van inoculando su ingeniería social día a día, mientras la mayoría sigue a lo suyo, sin enterarse...

    ResponderEliminar