martes, 22 de octubre de 2019

EL PRESTIGIO DE LA VIOLENCIA



Sobre las calles de Barcelona queda un rastro de cascotes. Los contenedores de basura, que recogen los desperdicios de la civilización, están fuera de lugar. Otros despojos de la sociedad los han utilizado para formar barricadas. Las tiendas, epítome de una vida de convivencia y progreso, cerradas. Sobre algunas de ellas se ciernen los gudaris para llevarse una televisión, o unas zapatillas. Las marquesinas están destrozadas. Sobre el blanco de la señalización se tiende un manto de negra ceniza. Son el rastro del fuego que prendieron los nacionalistas en la ciudad. La violencia también ha dejado huella en sus elementos más frágiles, que son las personas. Hay ya decenas de heridos.

Todo ello es previsible como lo es un nuevo amanecer. La violencia política es el corolario de la ideología nacionalista, y se cumple como la constante aceleración entre dos cuerpos por efecto de la gravedad. No sólo es previsible, sino que hay quien la había previsto.

La última ratio del Estado es la violencia. Es el hecho que explica y sostiene la maquinaria del Estado, la pura y desnuda violencia. Una violencia que se ejerce, claro está, con voluntad monopolista, como señaló agudamente el sociólogo Max Weber. Por otro lado, el Estado ha ido cooptando el derecho hasta hacerlo prácticamente suyo. Y, también aquí, la última ratio del derecho es la violencia. ¿Qué quiere decir eso? Que para subvertir un Estado, incluso uno que opere bajo el manto del Derecho, hay que recurrir a la violencia. Siempre. No hay excepción a esta ley inexorable.

Lo que no está escrito es cuanta violencia sea necesaria para lograr el objetivo final. Quim Torra, precipitado del nacionalismo catalán actual, ha propuesto como solución una guerra al estilo de Eslovenia: semana y media de luchas, 300 heridos y 60 muertos. A ser posible alguno propio para poder exaltarles como héroes nacionales. Torra sitúa la cuestión en sus justos términos, los de una guerra. Pero parece ignorar que las guerras no se pueden planificar. La Primer Guerra Mundial iba a terminar para las Navidades de 1914, y la Guerra Civil Española iba a ser un golpe de Estado que habría de resolverse en uno o dos días.

Con la violencia ocurre como con el fuego, no se sabe de antemano cuál va a ser su efectividad. Hay al menos tres factores que explican que varios grupos organizados hayan sembrado el caos en Barcelona. Uno de ellos es estrictamente político. En realidad, el Estado es objeto de despojo entre los nacionalistas, Podemos y el Partido Socialista. El PSOE ha asumido que no defiende a España, pero le queda con ella el vínculo que tiene con el Estado. Está dispuesto a trocearlo y venderlo por partes, si del acuerdo va a resultar un pacto político que le asegure una situación de práctica permanencia en el poder. Por otro lado, en una España desgajada no está asegurada la pervivencia del PSOE.

Los socialistas tienen otros motivos para matar un poco el Estado del que viven. Con dos bloques prácticamente iguales, a izquierda y derecha, el que forman los nacionalistas está abocado a decidir las mayorías políticas con gran frecuencia. Luego hay otros dos motivos que tienen que ver estrictamente con la imagen que tiene la violencia en la sociedad. Parecen contradictorios, pero conviven sin problemas, y se refuerzan.

El primero de ellos es la proscripción de la violencia. Hemos condenado todo tipo de violencia, incluso en los signos más alejados de su ejercicio real. Prohibimos a los niños jugar con pistolas. Confundimos la ficción de un niño con la realidad como si fuésemos psicóticos. Y toda manifestación de la violencia, aunque sea simbólica, queda proscrita. Es una proscripción ritual, es un tabú, un cortocircuito de la razón que apela directamente a miedos ancestrales. Contrariamente a lo que pueda pensarse, esta proscripción favorece la violencia, porque impide, o dificulta, un uso racional de la misma. Como cuando se utiliza, por ejemplo, para luchar contra el crimen. Por esta vía, la proscripción de la violencia favorece que ésta se reproduzca, porque pone freno a su uso racional para proteger los derechos de todos frente a los criminales.

El otro es el prestigio de la violencia. Lo tiene. Esta cultura omnívora lo digiere todo, y convierte en referencias desde el galán de cine al revolucionario. Hemos aceptado la revuelta violenta contra la sociedad actual como parte de nuestro paisaje vital. Volvamos sobre la sociedad todas nuestras frustraciones y a algunos les satisface ver que alguien se venga por él o ella.


La violencia política quizás no sea un hecho diferencial catalán, pero desde luego sí lo es de la ciudad de Barcelona, desde hace poco más de un siglo. Y forma parte del mito de la ciudad.

Pero todo eso, todo, acababa el día en que el Gobierno tomase la decisión de restaurar el orden.

José Carlos Rodríguez
(Visto en https://disidentia.com/)

10 comentarios:

  1. Pero todo eso, todo, acababa el día en que el Gobierno tomase la decisión de restaurar el orden.Usted lo ha expresado de forma meridianamente clara;
    "Pero todo eso, todo, acababa el día en que el Gobierno tomase la decisión de restaurar el orden".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Gobierno, minimizando lo que está pasando, no tiene intención de hacer nada, al menos esa es la impresión.
      Ya sea porque ya les va bien lo que está pasando o porque sus amos, los psicópatas de siempre, les han ordenado hacer dejación de funciones y así forzar una situación que les interesa.

      Eliminar
  2. Lo primero que deberíamos hacer es dejar de ir a votar en sus elecciones . Y si alguien quiere ir a votar , hacerlo por partidos minoritarios . Es una forma de decirles que no estamos dispuestos a seguirles en su diabólico juego .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión no se vota para decir si no para elegir entre lo que dan a elegir.
      Votar por los partidos que no salen es similar a no votar, igualmente la representación la llevan los que salen.
      Supongamos que un participante tiene 200 votos fijos que es un 10%. Si la mitad no vota esos 200 son el 20%... ¿Alguien ha hecho el % del censo que han obtenido?

      Eliminar
    2. Es que lo que dan a elegir , en mi opinión , es patético . Entonces para votar a partidos que me ofrecen mas de lo mismo , con ligeras peculiaridades , es preferible no votar . Si no se llega a un minimo de sufragios , las elecciones son nulas y los políticos podrían ver que el Pueblo no esta dispuesto a seguirles su juego .

      Eliminar
    3. En general no descarto que varias marcas sean de la misma empresa, y en situación de monopolio podrian serlo todas. Supongo que nada se opone a que compartan accionistas.

      No se puede pretender que los que viven e ello no voten, que no defiendan sus intereses. Si voto les cuesta más. Hay algún Estatuto de Autonomia aprobado com menos del 30% del censo de votantes.
      Las elecciones de circunscripción única las considero primarias, en las otras voto a los que salen... y eso depende de cada circunscripción las hay que solo pueden estar representadas por un partido y las hay que podemos estar representados por muchos (que tampoco tienen intención de representarnos, hasta piden explicitamente a quien les puso en la lista el sentido de su voto)
      Saludos

      Eliminar
  3. Yo también soy de la opinión de no votar a ninguno, porque a ninguno le importamos nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 200 fijos/2000 que pueden votar es un 10%
      Vota el 50%
      200/1000 es un 20%
      Vota el 40%
      200/800 es un 25%
      Vota el 30%
      200/600 es un 33,33% solo con los fijos, ya se puede pensar mayoria absoluta.

      Eliminar
  4. Ayer Financial Times,The Guardian, Bloomberg y le Monde criticaron al gobierno de España por la dureza excesiva de la sentencia a los políticos secesionistas, estos altares del neoliberalismo ya se están postulando para presionar al débil gobierno de España a que los indulte y de paso se permiten proponerse como ejemplo de buenas costumbres, pero ¿como habrían sancionado estos países este caso de haberse producido en sus respectivos territorios?

    lo primero que tenemos que ver es la génesis del problema actual en el estúpido código penal de 1995 producido del gobierno de coalición entre el PSOE y nacionalistas catalanes y vascos cunado era ministro de Interior Juan Antonio Belloch,es una chapuza de tal calibre que ha permitido que el delito de alta traición en el que un parlamento autonómico declare la secesión unilateral de un territorio no este contemplado.

    https://www.larazon.es/espana/y-ahora-que-DG11171354

    uno se pregunta si la redacción del delito de rebelión en el actual código penal es producto de la subnormalidad profunda de los que lo redactaron o es una trampa intencionalmente puesta por los nacionalistas para un hipotético futuro, pues es difícil de entender que con los precedentes históricos que ya hemos tenido en este país, este delito no este debidamente tipificado, el delito de alta traición o rebelión como se denomina en España es el delito mas grave que puede realizarse en cualquier país,ya que es una atentado directo contra el poder del estado.

    El actual codigo penal en su articulo 472 dice.

    Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:

    5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.


    simplemente ese "violenta",es el agujero legal por el que los traidores se han escapado de la pena mayor y han sido condenados por el delito de sedición articulo 544 que dice:

    "sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes".

    Si miramos el Código Penal de la II República española veremos que aquellos políticos eran bastante mas listos que los borricos actuales.

    "Art. 238. Son reos de rebelión los, que se alzaren públicamente y en abierta hostilidad contra el Gobierno constitucional, para cualquiera de los objetos siguientes:

    4.º Substraer la Nación o parte de ella o algún Cuerpo de tropa de tierra o de mar, o cualquiera otra clase de fuerza armada, de la obediencia al Gobierno. "


    substraer la nación es igual a sustraer o a separar la nación o una parte de ella con relación al gobierno central, el delito se castigaba con la mayor pena de prision que hubiese en el código penal del momento. En la actualidad se traduciría en de 30 años a prisión permanente revisable.

    continua...

    ResponderEliminar
  5. segunda parte


    En Alemania la pena de alta traición se condena con de 10 años a prisión permanente revisable, en el Reino Unido la traición a la Corona se condenaba hasta 1998 ocn pena de muerte y en actualidad con cadena perpetua,en Francia se condena con 30 años,en EEUU con penas de entre perpetua a pena de muerte,y no tienes ni que llevarla a cabo solo es menester concebirla, por ejemplo a Oscar López Rivera un líder independentista de Puerto Rico en 1981 fue declarado culpable y condenado a 70 años de prisión por conspiración sediciosa. Y puestos a comparar la redacción de un código penal bien redactado frente a las ambigüedades del nuestro, pongo el articulo 58 del Código Penal de la República Federativa Socialista Rusa del año 34.

    "58-1a. Traición a la Patria, es decir actos cometidos por ciudadanos de la URSS en detrimento del poder militar de la URSS, su independencia estatal o la inviolabilidad de su territorio."

    "punible con la pena capital: ejecución con confiscación de todos los bienes y, bajo circunstancias atenuantes, encarcelamiento de 10 años con confiscación de todos los bienes."


    claro sencillo y conciso como tiene que ser una ley de rango mayor y no con subterfugios y agujeros legales interpretables que puedan ser usados por los conspiradores para irse de rositas.

    En el entorno de los sediciosos ya están comentando que van a abusar de los beneficios penitenciarios para salir en poco tiempo a la calle, ¿usaran también esos beneficios penitenciarios con los tontos del culo que han protagonizado los actos de vandalismo y violencia estos días pasados en Cataluña, o por desgracia como no pertenecen al gremio de los políticos se comerán las condenas completas?

    saludos.

    ResponderEliminar