miércoles, 9 de octubre de 2019

EL GENOCIDIO TRANS, UN ESCÁNDALO SILENCIADO



Un reciente informe de la FDA (Agencia de alimentación y medicamentos de los EE.UU.) ha revelado un dato escalofriante: desde el año 2012 6000 niños han muerto en ese país como consecuencia del bloqueo hormonal inducido químicamente como parte del proceso de reasignación de género, mientras que varias decenas de miles padecen secuelas indeseadas. Dicho informe también recoge los numerosos casos de jóvenes que buscan revertir los cambios inducidos por disruptores artificiales que destruyen el desarrollo de su pubertad.

La saturación de estrógenos, que rechazaríamos en el deporte
por falsear el organismo de un atleta, le parece algo aceptable
a quienes piensan que nuestro cuerpo funciona como un Mr.
Potato o un mecano.
Entre 2012 y el 30 de junio de este año, la FDA documentó más de 40,764 reacciones adversas sufridas por pacientes que tomaron acetato de leuprolide (Lupron), un bloqueador hormonal. Más de 25,500 reacciones registradas desde 2014-2019 se consideraron "graves", incluidas 6,370 muertes ".

Este el resultado de presentar la interrupción de la normal evolución del sexo biológico como una opción deseable e inocua, cuando se trata de una aberración médica y psicológica.

Así lo reconoce Charlie Evans, una mujer transgénero de 28 años de edad, que decidió revertir su transformación después de 10 años identificándose como hombre. Evans ha creado la Red de Defensa de la Detransición (reversión del proceso de asignación de género) para apoyar a otras personas transgénero que también lamentaron su decisión de someterse a un tratamiento de reasignación de sexo.

"Tú decides", te sugieren los mercaderes de la muerte, ocul-
tando que se trata de jugar a la ruleta rusa sin saberlo.
"Estoy en comunicación con jóvenes de 19 y 20 años que se han sometido a una cirugía de reasignación de género completa y que ahora se arrepienten, puesto que ni han solucionado su disforia (una condición psicológica, no endocrina) ni se sienten mejor", dijo Evans a Sky News.

Evans recordó haber conocido a una mujer en reversión con barba que le dijo que se sentía rechazada por la comunidad LGBT después de regresar a su sexo original.

"Ella dijo que se sentía rechazada por la comunidad LGBT por ser una traidora", dijo Evans. "Así que sentí que tenía que hacer algo".

Frente a las evidencias que documenta la FDA está el fabuloso negocio del Big Pharma, que con las ventas del referido Lupron se embolsó 669 millones de dólares solo en 2017.


(Fuente: https://www.infowars.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario