sábado, 31 de agosto de 2019

"VIOLENCIA DE GÉNERO": CUANDO LA TRAMPA ES EL CONCEPTO



“Acabar con la asimetría penal por cuestiones de sexo”. Esta frase, pronunciada durante la campaña electoral de 2016, desató una enorme tormenta. Todos los partidos, de izquierda o derecha, excepto la formación que la había incluido de manera disimulada en su programa, se rasgaron las vestiduras y tacharon la ocurrencia de barbaridad. Como una manada de lobos al olor de la sangre, se lanzaron de inmediato sobre su presa. Fue entonces cuando el socialista Antonio Hernando afirmó: “Si ustedes no son conscientes de que las mujeres mueren y son asesinadas precisamente por ser mujeres, es que no han entendido nada”. Con estas palabras, Hernando había dejado al descubierto la mentira nuclear de la Violencia de Género.

Lo obvio: la VG y la quiebra democrática

Se abunda, y con razón, en lo que es obvio, que las leyes de violencia de género suponen un atentado contra el principio fundamental de la democracia: la igualdad ante la ley. De hecho, este error jurídico se ha convertido en una realidad gracias a que se han impuesto a este principio otros aspectos muy poco fiables, como el estado de opinión del momento o una alarma social generada de forma artificial.

El principio de igualdad ante la ley constituye el pilar básico de la democracia moderna. Y una de sus consecuencias lógicas es que los delitos deben quedar definidos por la propia naturaleza del acto y no por el grupo social al que pertenece quien lo comete. La LIVG viola este principio al establecer el delito de autor, una aberración que se suponía extinguida con la caída de los regímenes totalitarios del pasado siglo XX. Contempla determinadas conductas que constituyen delito si las lleva a cabo un hombre, pero no lo son si las comete una mujer, al igual que en la Alemania Nazi determinados actos eran punibles si los cometía un judío, pero no si los llevaba a cabo un ario. Lo mismo sucedía en la Sudáfrica del apartheid racial. Entonces, tal como hoy, sus promotores inventaron justificaciones absurdas que, desgraciadamente, convencieron a buena parte del público.

Por si esto no fuera suficiente, la LIVG ha provocado que el derecho penal sea utilizado de forma abusiva. En lugar de reservarlo para lo que fue ideado, para casos graves, introduce el delito, de forma sesgada y discriminatoria, en cualquier discusión de pareja que suba de tono y emplee palabras vulgares. Cualquier actitud como insultos, comportamientos poco educados o menosprecios de un hombre a una mujer, nunca al revés, se convierten en delitos, cuando frecuentemente no son más que meras manifestaciones de grosería o, a lo sumo, faltas. Cualquier conflicto en una relación hombre-mujer ahora puede ser judicializado.

Lo menos obvio: la regresión

Que una característica biológica que no es elegible, como el sexo, sirva para adjudicar derechos diferentes a las personas y constituirlas de manera forzada en identidades y colectivos segregados es mucho más que un error. No solo se conculca el principio de igualdad ante la ley, sino que, además, al clasificar a las personas en grupos según su sexo, estableciendo derechos diferentes para cada grupo, se regresa a la vieja sociedad estamental, algo que las democracias liberales habían dejado atrás.

Los defensores de esta regresión argumentan que la asimetría legal tiene el loable fin de proteger a las mujeres de los hombres. Y para que este loable fin justifique los medios empleados, construyen una imagen distorsionada de la sociedad, estableciendo el principio de que toda relación hombre-mujer es en esencia una relación de poder, donde el varón sometería sistemáticamente a la mujer. Es el llamado heteropatriarcado.

En esta recreación de la realidad, la imposición del concepto de Violencia de Género es la clave de bóveda. Sirve para establecer el principio indiscutible (que luego derivará en leyes) de que las mujeres son agredidas sistemáticamente por el hecho de ser mujeres (violencia-de-género). Así, los conflictos no se analizarán de manera individualizada, como es la norma con cualquier delito o falta. Todo homicidio, agresión, vejación, menosprecio o desconsideración de una persona varón hacia una persona mujer se juzgará desde la perspectiva del machismo imperante.

Este sesgo llega a derivar en la afirmación de que existe un “terrorismo machista”. Los homicidas formarían parte de un conciliábulo, aunque no exista ninguna relación, ni siquiera indirecta, entre ellos. La expresión “nos están matando”, que las activistas repiten, pretende establecer la idea de que, en efecto, existe un “colectivo hombres” que se dedica a atentar sistemáticamente contra las mujeres … por el simple hecho de ser mujeres.

Datos y cámara de eco

En todo mal hay un umbral mínimo a partir de cual es cada vez más difícil reducir la siniestralidad. Y en España, según las cifras de la OCDE, parece que en la llamada violencia de género lo alcanzamos hace tiempo. Llevamos gastadas decenas de miles de millones de euros, adoptadas cientos de medidas y redactadas numerosas leyes y, sin embargo, la media de mujeres asesinadas permanece invariable, antes y después de la aprobación de la LIVG: media 1999-2003: 58,4 / media 2005-2018: 59,4.

Lo cierto es que, desde prácticamente cualquier perspectiva estadística, España es uno de los mejores países del mundo para nacer mujer. De hecho, en un importante estudio de la FRA-Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, se preguntó a las mujeres si habían sufrido violencia física o sexual. Los países miembros que encabezaron la lista por número de casos fueron Dinamarca (52%), Finlandia (47%), Suecia (46%) y Francia y Reino Unido, con un 44%. Porcentualmente, España tiene uno de los más bajos: el 22%. Consideración a parte, en estos porcentajes están agregadas percepciones, no hechos.


Sin embargo, todas estas evidencias rara vez son reflejadas por los medios de información o por los partidos políticos. Muy al contrario, se difunde la idea de que la sociedad española es extremadamente machista, que subyace en ella una intensa “violencia estructural”. Y cada muerte de una mujer a manos de un hombre es publicitada con abundancia de detalles a través de los medios de información, creándose una especie de marcador deportivo, donde se va anotando y publicitando el siniestro tanteo.

Pero los hechos son tozudos. Que medie un varón no parece ser condición indispensable para que exista violencia doméstica. Su incidencia es igual, o incluso levemente superior, en las parejas homosexuales y lesbianas que en las heterosexuales. En toda relación afectiva, donde median las emociones y los sentimientos, los conflictos son inevitables. Y en determinados casos estos conflictos, lejos de canalizarse correctamente, degeneran en violencia. Circunstancia que tiene que ver con numerosos factores de riesgo, no solo el sexo.

En lo que va de año, se han producido la menos 19 casos de intentos de homicidio de mujeres a sus parejas (los consumados ascienden a 10). Y las agresiones flagrantes, como golpear a la pareja de forma reiterada con un objeto contundente o punzante causando graves lesiones, multiplican esa cifra.

A estos sucesos habría que sumar las agresiones a hijos y ancianos por parte de mujeres, en algunos casos, con resultado de muerte. De hecho, las mujeres son responsables del 70% de los infanticidios. Lo que seguramente tenga una explicación no relacionada con la identidad sexual.

Es evidente que la violencia femenina no goza de la misma publicidad que la masculina; mucho menos es analizada desde la perspectiva de género, sino que estos casos son tratados como sucesos aleatorios, inconexos entre sí, como debe ser.

Sin embargo, si todos estos sucesos se agruparan bajo el paraguas de la perspectiva de género, aplicando la misma vara de medir que se aplica a los varones, habría que concluir que, en España, existe también una violencia estructural femenina.

Pero eso sería reproducir la falacia de la VG, solo que a la inversa. Y quizá se estimularía una especie de movimiento masculinista que no haría sino cooperar en la consecución del fin perseguido: la división de la sociedad en identidades y colectivos según el sexo.

La realidad es que el mundo no siempre es bello ni bueno. En ocasiones, resulta violento… pero para todos. En él se asesinan mujeres, se asesinan hombres y se asesinan niños.

La Violencia de Género en los adolescentes

A pesar de las evidencias, en vez de rectificar, se abunda en el error. De igual forma que ocurre con los adultos, se ponen de relieve los comportamientos sexistas y violentos que anidan en los varones adolescente, ignorándose estos mismos comportamientos cuando los protagonizan las chicas.

El sentimiento de posesión y los celos incontrolados que dan lugar a actos como sustraer el móvil a la pareja para controlar sus contactos y mensajes, degradar su dignidad, descalificarla, silenciarla o someterla, bien mediante la violencia física o bien mediante la violencia psicológica, serían comportamientos prevalentes en los jóvenes varones.

La realidad, sin embargo, es diferente. Estas conductas están equitativamente repartidas entre chicos y chicas. De hecho, en algunos aspectos, las chicas resultarían algo más agresivas, como muestran las siguientes tablas (Fuente: Violencia en parejas jóvenes: estudio preliminar sobre su prevalencia y motivos, 2015):


Hacer click sobre la imagen para ampliar


La paradoja estadística

Durante los últimos años se ha hecho evidente una paradoja: cuanto más se avanza en materia de Violencia de Género, más alarmantes son las estadísticas. La explicación para algunos es que según se sensibiliza a la sociedad para que no tolere conductas machistas, más mujeres deciden pasar a la acción y denunciar estas conductas. Lo que se reflejaría en las estadísticas de manera negativa.

Sin embargo, existiría otra explicación más realista.

A medida que se hace aumentar la sensibilidad social, los umbrales que delimitan lo que es aceptable tienden a ser cada vez más restrictivos. Es decir, la progresión estadística se volvería negativa porque acciones que antes no se consideraban denunciables, ahora sí lo son.

Si se decidiera, por ejemplo, rebajar el límite de velocidad de las autovías de 120 a 70 km/h, y fuera delito superar en 30 Km/h este límite, las estadísticas que miden la tasa de delincuencia experimentarían un fuerte repunte. Para los conductores resultaría muy difícil circular por amplias y modernas autovías respetando la nueva velocidad máxima. Y muchos, aunque reducirían su velocidad, tenderían a superar el margen que la nueva ley establece como delito.

En el caso de la Violencia de Género ocurre algo similar. El umbral de tolerancia ha descendido de manera acusada. La violación, que antes tenía unas características concretas, hoy pretende ampliarse a otros supuestos. Lo mismo sucede con la agresión sexual. Y actos que antes eran considerados a lo sumo como faltas, ahora han pasado a ser tipificados como delitos. Mientras que otros que no eran faltas ahora sí lo son. Como anécdota, cabe señalar que en algunas universidades ya se considera agresión sexual “mirar fijamente” a una mujer.

Parece evidente que el concepto de Violencia de Género está promoviendo una rebaja del umbral de tolerancia en las relaciones hombre-mujer. De ahí que las estadísticas parezcan evolucionar en dirección contraria a los “avances”. Una circunstancia que es aprovechada para estimular la alarma social, generándose un círculo vicioso que se retroalimenta: cuanta más intolerancia, más delitos. Y cuantos más delitos, más intolerancia.

El Pánico Moral

El concepto de Violencia de Género constituye una entrada trasera por la que políticos, expertos y activistas penetran en el ámbito privado de las personas, manipulando sus relaciones y vínculos. La secuencia es simple: una vez se da por cierto que las raíces del problema anidan en la sociedad (violencia estructural), no hay más remedio que invadir la intimidad de los sujetos para erradicarlo. Pero el impulso definitivo es la histeria colectiva.

Para explicar estos fenómenos, el sociólogo Stanley Cohen acuñó en 1972 un término: Pánico Moral. En su libro Folks Devils and Moral Panics, Cohen explica la dinámica: las fuerzas vivas señalan un comportamiento, o un grupo, como encarnación de la maldad, provocando preocupación y miedo, sentimientos que son exacerbados hasta desembocar en hostilidad hacia determinadas actitudes o colectivos. De esta forma, se instiga a la masa a lanzarse ciegamente contra el supuesto mal, anulando el debate racional, obstaculizando la búsqueda de soluciones correctas y desviando la atención de la imprescindible crítica al poder político.

La violencia de género es en buena medida el pánico moral de la España del siglo XXI, un fenómeno de histeria colectiva desencadenado y alimentado desde el poder. La “posesión diabólica”, que desencadenó episodios similares en el pasado, ha sido sustituida por el “machismo imperante” y el nuevo vocablo, “violencia de género”, posee una carga emocional similar a la que tuvo la palabra “brujería” siglos atrás. Así, igual que en Salem se justificaba la persecución de las brujas para proteger a víctimas indefensas y librar del mal a la comunidad, hoy se vulneran derechos fundamentales con el pretexto de redimir a la sociedad de una violencia estructural imaginaria.

Afortunadamente, parece que el tabú que impedía cuestionar la LIVG se ha roto. Y afloran críticas que recomiendan modificaciones técnicas de esta ley. Sin embargo, el verdadero problema no está en la letra de la ley, sino en su espíritu. Y es este espíritu lo que debe cambiar.


Promover un enfoque radicalmente diferente no implica desentenderse de las personas que sufren violencia por parte de sus parejas o exparejas, tampoco renunciar a la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Sin embargo, ayudar a las víctimas implica conceder nuestra simpatía y apoyo incondicional, afirmar con contundencia que hombres y mujeres somos iguales ante la ley, ciudadanos con los mismos derechos, y ser consecuentes con estos principios. No promulgar leyes injustas, segregar a la sociedad en colectivos o criminalizar a la mitad de la población para obtener réditos políticos. No hay un sexo bueno y otro malo: la bondad y la maldad, lo mismo que el buen juicio y la estupidez, están repartidos de forma muy equitativa entre hombres y mujeres.

Javier Benegas
(Fuente: https://disidentia.com/)

LA "VERDAD" DE LOS MEDIOS, MIRADA DE CERCA



UNITED 93, DESCUBRE UNOS DATOS DESCONCERTANTES SOBRE EL DÍA QUE CAMBIÓ EL MUNDO



Hoy vamos a prestar atención a unos datos concluyentes sobre uno de los vuelos del 11-S que obligan a replantearse lo sucedido “el día que cambió el mundo”.

En un artículo anterior vimos como el vuelo United 93 despegó del aeropuerto de Newark cuarenta minutos antes de lo que marca la versión oficial.

¿Podría ese avión haber despegado antes para ser sustituido en vuelo por un avión no tripulado?.

A las 11:43 de la mañana del 11-S del 2001 apareció una noticia que resquebrajaba la versión oficial. Decía lo siguiente: “Un avión aterriza en Cleveland por temor a tener una bomba en su interior”. El texto de la noticia explicitaba que “un Boeing 767 de Boston hizo un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto internacional de Cleveland Hopkins por la preocupación de que pueda llevar una bomba a bordo, según informó el alcalde Michael R. White”.

“El alcalde ha informado que el avión ha sido trasladado a un área segura del aeropuerto y ha sido evacuado”.

“United ha identificado al avión como el United 93 de Boston.”

La noticia fue reportada por Liz Foreman, periodista de un medio de comunicación menor de Cincinnati, la WCPO Tv, en su página web. Foreman informó que la noticia había sido tomada de la agencia de noticias Asociated Press.


Una vez se confirmó la versión oficial del “vuelo de los héroes del United 93”, Foreman y la WCPO, asustados, se retractaron y borraron inmediatamente la información de su página web, pero gracias al portal “Wayback Machine”, especializado en guardar copias de noticias que han sido borradas, hemos podido podido rescatar esta información de las garras de la versión oficial.

¿Qué pasó realmente en el United 93?.

Analicemos la lista de los 33 pasajeros y 7 tripulantes, comparando los nombres que la integran con el registro de defunciones de la Seguridad Social de los EE.UU., un registro imprescindible para el cobro de las indemnizaciones por parte de los familiares de las víctimas (sin registrar la muerte del fallecido la familia no puede cobrar ninguna prestación ni indemnización).

Observa.

En el año 2001 aparece como fallecido en el registro oficial Thomas E. Burnett, que vivía en Indianapolis, Marion, Indiana, pero en la versión oficial aparece un Thomas E. Burnett que vivía en San Ramon, California, casado y con tres hijas.

Seguimos.

William J. Cashman, de quien no hay registro de su domicilio en vida. Según la versión oficial Cashman viajaba con su amigo Patrick J. Driscoll, residente en Manalapan, New Jersey.

Pero en el registro de defunciones solo aparece fallecido en ese año un Patrick J. Driscoll, residente en Englistown, Monmouth, New Jersey.

Los datos desconcertantes continúan.

Georgine Corrigan. Tampoco hay registro de su domicilio en vida. La versión oficial cuenta que hay una Georgine Rose Corrigan de Hawai.


La versión oficial habla de Edward Porter Felt, domicilio en Matawan, New Jersey.

Pero en el registro de defunción de 2001, consta un Edward T. Felt (no Porter) y residente en Denver, Colorado.

Andrew Garcia, con domicilio en Portola Valley, California.

En el registro de defunciones hay un Andrew Garcia, pero de Hanford, Kings, California.

Wanda Anita Green, con domicilio en Lnden, New Jersey, según la versión oficial.

Según el registro de defunciones consta una Wanda Green (no Anita), en Miamisburg, Ohio, y una Wanda S. Green sin domicilio referenciado.

Donald Freeman Greene de Connecticut

No hay ningún Donald F. Greene en el registro oficial de defunciones de la Seguridad Social en todo el año 2001.

Nicole Carol Miller.

No hay ninguna Nicole Carol Miller en el registro de defunciones de la Seguridad Social de ese año. Solo hay una Nicole Maryann Miller.

Louis j. Nacke, domiciliado en Pennsylvania, versión oficial.

En el registro de defunciones de la Seguridad Social de ese año, solo hay un Louis P. Nacke de Maryland.

Christine Ann Snyder, de Hawai

En el registro de defunciones oficial no aparece. Solo aparece una Christine G. (no Ann) Snyder , residente en Carolina del Norte.

Del resto de pasajeros y tripulantes no aparece ninguno en el registro de fallecidos de la Seguridad Social de ese año 2001 ... excepto los siguientes ocho nombres:

Patricia Cushing de Bayonne, New Jersey.

Jane C. Folger de Bayonne, New Jersey.

Collen L. Fraser de Elizabeth, New Jersey.

Donald A. Petterson y su esposa Jean, de Spring Lake, New Jersey.

Mark D. Rothenberg

RichardJ. Guadagno aparece como fallecido en ese año. No hay registro de su domicilio. La documentación de Guadagno que lo identificaba como agente de la ley fue encontrada en el lugar del “impacto” del United 93 según la versión oficial.

... y finalmente, John M. Talignani, de Staten Island

En total ocho “pasajeros” coinciden con el registro oficial de fallecidos de la Seguridad Social de los Estados Unidos.

Ocho de cuarenta, tan solo un 20% de las personas descritas como víctimas por la versión oficial en el United 93 aparecen en el registro de fallecidos de la Seguridad Social, registro obligado -reitero- para que las familias puedan cobrar las indemnizaciones por el atentado. ¿cómo es posible ?.

¿Por qué solo hay ocho registrados formalmente ? ¿qué ha pasado con el resto ?.

¿Por qué la periodista de Cincinnati, asustada por la repercusión de una noticia perseguida en Internet, se apresuró a desmentir la información del aterrizaje en Cleveland (noticia que se produjo pocas horas después del inicio de la operación “día que cambió el mundo”, difundida por la prestigiosa agencia de prensa “Asociated Press”)?.


Tenemos un avión retirado de circulación sobre el que se ha construido un relato heroico y falaz que encajar con la versión oficial de los hechos.

El United 93 es todo un misterio del que hoy seguro que has visto un poquito más de luz con el análisis de estos datos.

(Fuente: https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)

viernes, 30 de agosto de 2019

EL LUCRATIVO NEGOCIO DEL TRÁFICO DE SERES HUMANOS EN NOMBRE DEL HUMANITARISMO


Estos "sinvergüenzas sin fronteras" no están rescatando personas, sino ejer-
ciendo de taxi marítimo de las mafias que trafican con seres humanos.

¿Se han preguntado quien financia ese despliegue de barcos que tripulan numerosas ONGs, quien paga los sueldos de ese personal, quien paga los aviones de reconocimiento, los teléfonos satelitales, los drones, con los que realizan las convocatorias y canalizan a los inmigrantes hasta Libia o Argelia para ser recogidos en sus costas por esa flota de barcos?

No los encuentran en alta mar (esos son los que llegan en pateras a la costas de Andalucía). Ni son refugiados. Si lo fueran tendría que aplicárseles de inmediato el Estatuto del Refugiado y concederles, en su caso, asilo. Son inmigrantes que acuden a las convocatorias de estas ONGs, que han descubierto un filón trayendo inmigrantes que pagan sus viajes desde África. Que no nos engañen más. Es tráfico de inmigrantes revestido de humanitarismo.


Resulta paradójico que se trata de ONGs que no solo no han denunciado las guerras que han provocado desplazamientos de población sino que algunas incluso han colaborado con ellas. Tampoco denuncian a Francia, que mantiene 14 países africanos en estado colonial y roba sus recursos. ¿Por qué no conducen a Marsella a ningún barco cargado de inmigrantes? ¿Por qué guardan silencio ante las guerras, y ante el expolio que se cometen en África?

Ya en noviembre de 2016, una fuente independiente de noticias europeas, GEFIRA, reveló que varias ONG habían estado haciendo contrabando de inmigrantes desde la costa septentrional de África a través del Mediterráneo hasta la Unión Europea, utilizando una flota de buques.

Fraude de ley de manual: en vez de llevar a los "náufragos" al puerto seguro
más cercano, como establece el Derecho Internacional, aprovechamos y les
damos asilo en la U.E., usurpando las funciones de gobiernos "soberanos", y
todo a cargo del contribuyente, que, como no se entera de la misa la media,
a veces hasta celebra como un inconsciente la ruptura de la legalidad

Proactiva Open Arms, Sea Watch y Mediterranea se han unido para continuar con el tráfico de inmigrantes, contando ya con el avión de reconocimiento Moonbird.

Pero esta flota está financiada por la Open Society Foundation, de George Soros. Y aunque Wikipedia retrate a Geoge Soros como un filántropo, el hecho es que este personaje no actúa por libre sino que forma parte del Departamento de Estado de los EE.UU. Uno de sus objetivos es reventar a Europa, por medio de ascenso de la extrema derecha.

MOAS (Migrant Offshore Aid Station), AVAAZ, MÉDICOS SIN FRONTERAS, SAVE THE CHILDREN, PROACTIVA OPEN ARMS …

MOAS fue fundada en 2014 por los empresarios Christopher y Regina Catrambone. MOAS opera los buques Topaz Responder y el Phoenix en la flota de migrantes. El Sr. Catrambone fue un importante donante de Hillary Clinton.

AVAAZ.ORG fue fundada por MOVEON.ORG, una organización estadounidense propiedad de George Soros.

MSF tripula varios de estos barcos, como el AQUARIUS, que pertenece a la Open Society Foundation, de George Soros.

El fundador de Médicos sin Fronteras, Bernard Kouchner, en
un encuentro de una conocida organización humanitaria
MSF trabajó al servicio de EE.UU. en la invasión de Somalia, y en la de Libia. Y en Siria se dedicó a introducir en ese país militares británicos para apoyar a las bandas armadas. El fundador de MSF, Bernard Couchner fue acusado de traficar con órganos de prisioneros serbios.

Save The Children está siendo investigada por la Fiscalía italiana, que la relaciona con las mafias de tráfico de inmigrantes. Se preguntan quién financia su buque VOS HESTIA.

Proactiva Open Arms está financiada por la Open Society, de George Soros.

A estas conclusiones llega también la investigación de Disobedient Media, que muestra que varias de las organizaciones patrocinadoras de barcos que transportan inmigrantes están financiadas por las fundaciones de George Soros y empresas donantes de Hillary Clinton. “Las medidas adoptadas por los patrocinadores de buques de la flota pueden ser ilegales con arreglo a la legislación de la UE y, posiblemente, correr el riesgo de ayudar a los operativos de ISIS que se esconden entre la población migrante”.

Una flota de buques operados por ONGs en el Mediterráneo ha venido funcionando veinticuatro horas llevando migrantes del norte de África a Italia, hasta que el gobierno italiano ha cerrado sus fronteras a este tráfico, revestido de humanitarismo.

El 15 de noviembre de 2016 GEFIRA publicó evidencias de que varias ONGs estaban utilizando una flota de más de una docena de barcos en el Mediterráneo para transportar ilegalmente migrantes de la costa norteafricana a Italia. GEFIRA utilizó las señales de AIS Marine Traffic (software de seguimiento de buques), Twitter y los informes en directo de un periodista holandés a bordo del buque Golfo Azzurro para documentar la supuesta colaboración entre las ONGs, la Guardia Costera italiana y los contrabandistas. Los barcos fueron capturados en el radar moviéndose entre la costa italiana y Libia llevando a los inmigrantes a la UE.

GEFIRA especuló que la facilitación por parte de las ONGs holandesas, maltesas y alemanas del contrabando humano las convertía, en efecto, en operaciones de organizaciones criminales internacionales.

Las organizaciones no gubernamentales vinculadas a los barcos involucrados en la operación fueron: Migrant Offshore Aid Station (MOAS), Jugend Rettet, Stichting Bootvluchting, Médicos Sin Fronteras, Save the Children, Proactiva Open Arms, Sea-Watch.org, Sea-Eye y Life Boat.

Una investigación realizada por Disobedient Media ha revelado que varios de los grupos de ONG involucrados con la flota migratoria han recibido fondos de organizaciones alineadas con George Soros o por financiadores de Hillary Clinton. *La Migrant Offshore Aid Station (MOAS) fue fundada en 2014 por los empresarios Christopher y Regina Catrambone. MOAS opera los buques Topaz Responder y el Phoenix en la flota de migrantes. El Sr. Catrambone fue catalogado como un importante donante de Hillary Clinton, entregando más de $ 416,000 a su campaña presidencial en 2016. Otro importante partidario de MOAS es avaaz.org, quien donó 500.000 € a las operaciones de búsqueda y rescate de MOAS. Avaaz.org fue fundada por Moveon.org, una organización estadounidense propiedad de George Soros. Avaaz.orgactúa como la sucursal europea de Moveon.org.

El grupo de ONGs Save the Children opera el Astral en la flota de migrantes. Save the Children es apoyado en parte por la Open Society Foundation (Fundación de Sociedad Abierta) de George Soros. 

Médicos Sin Fronteras (MSF) también opera varios buques en la flota de migrantes, el Dignidad 1, los Argos de Borbón y el Acuario. MSF también recibe fondos de la Open Society Foundation.

Independientemente de las buenas intenciones que puedan estar detrás de las decisiones de estos diversos grupos de ONGs para operar buques en esta flota, es probable que sean ilegales y, de hecho, están pervirtiendo el derecho europeo. La participación financiera de George Soros y otros partidarios de grandes nombres plantea preguntas sobre las verdaderas intenciones de los varios patrocinadores que operan buques dentro de la flota. La mayor parte de los migrantes que buscan entrar en la UE no son refugiados y están tratando de entrar por razones puramente económicas. Aún más preocupantes son los informes recientes de que el grupo terrorista ISIS ha comenzado a dominar las redes de tráfico en el norte de África y está reclutando activamente miembros de entre la población migrante con promesas de pequeñas cantidades de efectivo y garantizarles el paso seguro a la UE. La participación de ISIS en la trata de seres humanos y en el reclutamiento indica que existe una posibilidad muy real de que los grupos de ONGs que operan los buques dentro de esta flota pueden (intencionalmente o no) ayudar y fomentar el terrorismo transportando agentes encubiertos a la UE.

Purificación González de la Blanca
(Fuente: Conspiración Pirata)

GRETA, ESTÁS SIENDO UTILIZADA COMO UN PEÓN PARA LA TECNOCRACIA



La activista climática de dieciséis años, Greta Thunberg, se ha convertido en una hija del cartel del Green New Deal, pero no tiene nada que ver con la democracia, sino con la tecnocracia que está detrás de sus manejadores de élite.

El 23 de abril de 2019, Quillette informó que:

“Cuando Greta tenía once años pasó dos meses sin comer. Su frecuencia cardíaca y presión arterial mostraron signos claros de inanición. Ella dejó de hablar con nadie más que con sus padres y su hermana menor, Beata.

“Después de años de depresión, trastornos alimentarios y ataques de ansiedad, finalmente recibe un diagnóstico médico: síndrome de Asperger, autismo de alto funcionamiento y TOC. También sufre de mutismo selectivo, lo que explica por qué a veces no puede hablar con nadie fuera de su familia más cercana. Cuando quiere decirle a un investigador climático que planea una huelga escolar en nombre del medio ambiente, habla a través de su padre”.

Entonces, Greta sufre del síndrome de Asperger, trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos alimenticios, ataques de ansiedad y depresión severa. ¿Es esta realmente la nueva cara de la emergencia climática o los manipuladores tecnócratas la están utilizando descaradamente?

La siguiente historia lo explica de manera clara: “su objetivo es la tecnocracia, no la democracia“.

Detrás de la guerra climática de la colegiala se encuentra una camarilla sombría de cabilderos, inversores y compañías de energía que buscan beneficiarse de una bonanza verde.



Independientemente de lo que Greta o sus padres sepan o piensen, su movimiento ecológico aumenta la probabilidad de una legislación e inversión que genere ganancias colosales para grupos como Global Challenge, We Don’t Have Time y Sustainable Energy Angels. Para los titanes energéticos de Suecia, salvar el planeta significa contratos gubernamentales para hacer las cosas verdes. Los cabilderos de la energía verde usan tácticas de miedo populistas y una cruzada de niños para eludir a los representantes electos, pero su objetivo es la tecnocracia, no la democracia, el beneficio no la redistribución. Greta, una hija del capitalismo despierto, se está utilizando para facilitar la transición al corporativismo verde.

Greta Thunberg es solo una colegiala sueca ordinaria de 16 años cuyas ardientes visiones han convencido a los parlamentos de Gran Bretaña e Irlanda de declarar una “emergencia climática”. Los padres de Greta, el actor Svante Thunberg y la cantante de ópera Malena Ernman, son solo un par de padres que quieren salvar el planeta. Si consultas sus motivos, corres el riesgo de ser acusado de “negador climático” o de intimidar a una niña vulnerable con Asperger. Pero el fenómeno de Greta también ha involucrado a cabilderos verdes, buscadores de relaciones públicas, eco-académicos y un grupo de expertos fundado por un rico ex ministro en el gobierno socialdemócrata de Suecia con vínculos con las compañías de energía del país. Estas empresas se están preparando para la mayor bonanza de contratos gubernamentales de la historia: la ecologización de las economías occidentales. Greta, ya sea que ella y sus padres lo sepan o no, es la cara de su estrategia política.

La historia de la familia es que Greta lanzó una “huelga escolar” de una sola niña en el parlamento sueco en la mañana del 20 de agosto de 2018. Ingmar Rentzhog, fundador de la plataforma de redes sociales We Have No Time, pasaba por ahí. Inspirado, Rentzhog publicó la fotografía de Greta en su página personal de Facebook. Al final de la tarde, el periódico Dagens Nyheter tenía la historia y la cara de Greta en su sitio web. El resto es viral.


Pero esta no es la historia completa. En correos electrónicos, el empresario de medios Rentzhog dijo que “conoció a Greta por primera vez” en el parlamento, y que “no conocía a Greta ni a sus padres” antes de eso. Sin embargo, en los mismos correos electrónicos, Rentzhog admitió haber conocido a la madre de Greta, Malena Ernman, “3-4 meses antes de que todo comenzara”, a principios de mayo de 2018, cuando él y Malena habían compartido un escenario en una conferencia llamada el Parlamento del Clima. Tampoco Rentzhog tropezó con la protesta de Greta por accidente. Ahora admite haber sido informado “la semana anterior” por “una lista de correo del activista climático” llamado Bo Thorén, líder del grupo Fossil Free Dalsland.

La periodista independiente Rebecca Weidmo Uvell ha obtenido un correo electrónico anterior de la búsqueda de caras verdes frescas de Bo Thorén. En febrero de 2018, Thorén invitó a un grupo de activistas ambientales, académicos y políticos a planificar “cómo podemos involucrar y obtener ayuda de los jóvenes para aumentar el ritmo de la transición hacia una sociedad sostenible”. En mayo, después de que Greta ganó el segundo premio en una competencia de redacción de artículos de opinión ambiental organizada por el periódico Svenska Dagbladet, Thorén se acercó a todos los ganadores de la competencia con un plan para una “huelga escolar”, inspirada en las huelgas de estudiantes después de los tiroteos en Parkland, Florida. “Pero nadie estaba interesado”, afirma la madre de Greta, “por lo que Greta decidió hacerlo por sí misma”.

Afortunadamente, la decisión de Greta coincidió con la publicación de Scenes from the Heart, las memorias de Svante y Malena sobre cómo salvar el planeta había salvado a su familia. Desafortunadamente, Malena omitió decirle a su editor que Ingmar Rentzhog se había apoderado de la hazaña de Greta.

“Tuvimos un problema”, dice el editor de Malena, Jonas Axelsson. “Los periodistas preguntaron si era promoción para el libro. No lo era en absoluto. Fue una pesadilla.”

Fue, sin embargo, un sueño para Ingmar Rentzhog. Cuando Rentzhog combinó el plan de Thorén y la fama musical de Malena Ernman con el asombroso carisma de Greta y la lista de correo de We Have No Time, convirtió a Greta en una celebridad viral.

“No he inventado a Greta”, insiste Rentzhog, “pero ayudé a difundir su acción a una audiencia internacional”.

Formado por el Proyecto de realidad climática de Al Gore, Rentzhog creó We Dont Have Time a finales de 2017 para “responsabilizar a los líderes y las empresas por el cambio climático” al aprovechar “el poder de las redes sociales”. Rentzhog y su CEO David Olsson tienen experiencia en finanzas, no en activismo ambiental, Rentzhog como fundador de Laika, una compañía de relaciones de inversión, y Olsson con Svenska Bostadsfonden, uno de los fondos inmobiliarios más grandes de Suecia, a cuya junta se unió Rentzhog en junio de 2017. Los inversores de We Don’t Have Time incluyeron a Gustav Stenbeck, cuya familia controla Kinnevik, una de las corporaciones de inversión más grandes de Suecia.

En mayo de 2018, Rentzhog y Olsson de We Dont Have Time se convirtieron en presidente y miembro de la junta de un grupo de expertos llamado Global Utmaning (Global Challenge). Su fundadora, Kristina Persson, es heredera de una fortuna industrial. Ella es una sindicalista de carrera y una política socialdemócrata que se remonta a la edad de oro del partido bajo Olof Palme. También es una ex vicegobernadora del banco central de Suecia y un creyente de la Nueva Era que ha discutido sus reencarnaciones y la comunicación con los muertos. Entre 2014 y 2016, Persson se desempeñó como “Ministro para el Futuro” en el gobierno socialdemócrata de Stefan Lofven.

Petter Skogar, presidente de la asociación de empleadores más grande de Suecia, está en la junta de diez personas de Global Challenge. También lo es Johan Lindholm, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Construcción y miembro de la junta ejecutiva de los socialdemócratas. También lo es Anders Wijkman, presidente del Club de Roma, presidente del Consejo de Objetivos Ambientales y receptor en febrero de 2018 del llamado de Bo Thorén a la movilización juvenil. También lo es Catherina Nystedt Ringborg, ex directora ejecutiva de Swedish Water, asesora de la Agencia Internacional de Energía y ex vicepresidenta del gigante energético sueco-suizo ABB.



(Visto en https://melvecsblog.wordpress.com/)

jueves, 29 de agosto de 2019

CASO DUTROUX: WIKILEAKS REVELA EL ENCUBRIMIENTO GUBERNAMENTAL EN EL ASESINATO DE NIÑOS Y TRATA DE SERES HUMANOS (1ª PARTE)


El "conseguidor" de carne tierna para las prácticas depravadas de una élite
que, una vez más, consiguió eludir la acción de la Justicia.

El caso del notorio pederasta homicida Marc Dutroux, que ahora cumple cadena perpetua en Bélgica, es infame por la profunda depravación de los crímenes cometidos. El caso se caracterizó por la reiterada supresión de pruebas, en lo que solo puede calificarse de encubrimiento perpetrado por el establishment belga, algo que Wikileaks denunció hace ahora diez años.

El episodio es un ejemplo definitivo de la exposición de la profunda corrupción judicial y política responsable de la desconfianza generalizada del público en la legitimidad de sus instituciones de gobierno.

Sabine Dardenne, superviviente al monstruo
El sistema jurídico belga tardó casi una década en condenar a Marc Dutroux en 2004 por el secuestro y la violación de seis niñas, cuatro de las cuales fueron asesinadas a mediados de la década de 1990. El caso dejó cicatrices tan profundas en la conciencia de la población belga que aproximadamente un tercio de los belgas que compartían el apellido Dutroux con el acusado se cambió legalmente el apellido.

El caso se inició con la detención de Marc Dutroux en 1996. Dos de las cuatro chicas fallecidas encontradas en sus propiedades habían sido enterradas vivas después de haber sido envueltas en plástico. Otras dos niñas murieron de hambre en una mazmorra subterránea casera, mientras que Dutroux cumplía una breve condena en prisión. Parte de la protesta pública por el manejo del caso Dutroux se debió a sus condenas anteriores por violaciones similares a niñas; a pesar de la naturaleza de estos crímenes, Dutroux había sido puesto en libertad antes de tiempo, lo que le permitió volver a delinquir.

Los medios de comunicación describen a las víctimas encerradas en jaulas. Innumerables pruebas de ADN recuperadas de dichas jaulas nunca fueron analizadas por las autoridades, aunque hubieran podido revelar las identidades de más perpetradores. La defensa aludía repetidamente a las pruebas de ADN que indicaban la presencia de otras personas visitando la jaula de Dutroux, subrayando a la vez los cientos de cabellos humanos que nunca se tomaron en consideración.


Además de la naturaleza torpe del caso, la policía finalmente admitió que podrían haber salvado vidas si hubieran tenido acceso a los videos confiscados de la casa de Dutroux donde se le veía construyendo la mazmorra en la que algunas de las niñas fallecerían.

El abogado de Dutroux comentó ante el tribunal que no se analizaron las pruebas de ADN encontradas en la jaula del sótano donde dos de las víctimas de Dutroux perderían la vida: "¿Puede la gente convencernos de que un anillo de pedófilo no existía? Sin lugar a dudas, el expediente nos muestra pruebas materiales de que otras personas, aparte de los acusados aquí presentes, frecuentaban la bodega".

Las afirmaciones de Dutroux sobre la ayuda de la policía parecen haber sido corroboradas por siete detenciones en el caso, incluida la de un agente de policía.

Dutroux y su abogado alegaron sistemáticamente durante sus procesos penales que él había secuestrado y abusado de niñas con ayuda de la policía como parte de una red de trata y abuso de menores conectada con la élite del establishment belga. Las denuncias fueron recogidas por The Washington Post, quien señaló también que la policía había declarado que Dutroux formaba parte de una red de prostitución infantil, la cual pudo haber sido también responsable de otras desapariciones aún no resueltas. Los reporteros escribieron que la "banda" de Dutroux habría ofrecido comprar a jóvenes víctimas por 5.000 dólares la pieza.

Dutroux también afirmó que el empresario belga Michel Nihoul había sido su cómplice y que era su vínculo con de una empresa criminal mayor. Nihoul fue acusado por su implicación en el caso de "secuestro, violación, conspiración y delitos de drogas", resultando absuelto de los cargos relacionados con el secuestro, pero fue condenado por participar en una red que traficaba con drogas y personas hacia Bélgica.

Michel Nihoul, condenado únicamente a cinco años de cárcel,
de los que solo llegó a cumplir uno. Vive jubilado en la costa.
Nihoul había expresado su confianza a The Guardian después de que se presentaran cargos en su contra, diciendo que el caso nunca llegaría a los tribunales porque tenía "información sobre personas importantes en Bélgica susceptible de derribar al gobierno".

Los testigos del caso identificaron a Nihoul como un hombre violento que asistió a orgías donde los niños fueron abusados sexualmente, torturados y a veces asesinados en presencia de miembros del establishment. El primer juez a cargo del caso, Jean-Marc Connerotte, creía que "Nihoul era el cerebro oculto de la operación", y quien quiso reconducirlo al tráfico de niñas solo de países del este.

En 2009, WikiLeaks proporcionó más información sobre el caso mediante la publicación del "Informe Dutroux". Posteriormente, las autoridades belgas intentaron, sin éxito, obligar a WikiLeaks a retirar el expediente.

El Informe Dutroux de WikiLeaks también muestra importantes transacciones financieras, mapas de numerosos países europeos, y la presencia de monedas internacionales como la de Marruecos y la de Arabia Saudí. El expediente muestra pagos de cientos de miles de francos a Michelle Martin, la entonces esposa de Dutroux, y a la cuenta bancaria personal de Dutroux. A partir de estos documentos, parece ser una deducción razonable que Marc Dutroux y Michel Nihoul no actuaban solos en sus empresas criminales. Al igual que en la falta de análisis del material de ADN recuperado del sótano de Dutroux, la falta de investigación sobre las conexiones financieras de Marc Dutroux aumentó la frustración debido a la terrible ineficiencia del proceso legal.

A la izquierda, la esposa y cómplice del asesino, Michelle Martin. Cumplió
16 de los 30 años a que fue condenada y en 2012 se acogió a la libertad pro-
visional.

Marc Dutroux era un electricista que vivía de las prestaciones de la seguridad social durante la época de los crímenes, sin embargo poseía 10 casas. El New York Times escribió sobre este punto:

"[...] Después de varias de las desapariciones, el Sr. Dutroux pagó grandes sumas de dinero en varias cuentas bancarias [...] A los cuatro años de haber sido prematuramente liberado de la cárcel, donde había estado preso por violación y secuestro, el Sr. Dutroux -cuyos únicos ingresos oficiales era un cheque de beneficencia- tenía un valor estimado de 6 millones de francos, lo que sugería a los investigadores que actuaba al servicio de otras personas de mayor rango en un círculo de pedófilos y de prostitución".

Una de las casas propiedad de Dutroux, ubicada en Charleroi, población de
la provincia belga de Hainaut

WikiLeaks resumió así el caso Dutroux:

"Dutroux era una figura del submundo criminal europeo, y el caso tenía conexiones con otras figuras del submundo, con la corrupción policial y de ahí con figuras políticas belgas."

Elizabeth Vos
(Fuente: https://es.sott.net/)

LA SERENIDAD DEL MAESTRO



Cerca de Tokio vivía un gran samurái que se dedicaba a enseñar el budismo a los jóvenes. Aunque tenía una edad avanzada, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario.

Un día, un guerrero conocido por su falta de escrúpulos pasó por la casa del anciano samurái. Era famoso por provocar a sus adversarios y, cuando estos perdían la paciencia y cometían un error, contraatacaba. El joven guerrero jamás había perdido una batalla.

Conocía la reputación del viejo samurai, por lo que quería derrotarlo y aumentar aún más su fama. Los discípulos del maestro se opusieron pero el anciano aceptó el desafío.

Todos se encaminaron a la plaza de la ciudad, donde el joven guerrero empezó a provocar al viejo samurái:

Le insultó y escupió en la cara. Durante varias horas hizo todo lo posible para que el samurái perdiera la compostura, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones sin responder, sus discípulos le preguntaron:

– ¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aunque pudiera perder en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El anciano les contestó:

– Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?

– A quien intentó entregarlo, por supuesto – respondió uno de los discípulos.

– Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos – explicó el maestro-

... cuando no los aceptas, siguen perteneciendo a quien los llevaba consigo.

(Visto en https://fernandezdelariva.com/)

miércoles, 28 de agosto de 2019

TARANTINO, EN EL OJO DEL HURACÁN



Recientemente se ha estrenado la esperada nueva película de Quentin Tarantino, en la que el director presenta una imagen del Hollywood de hace medio siglo al tiempo que, como en él es habitual, reflexiona sobre el cine, la "fábrica de sueños". No escribo para recomendar su película, que volvería a ver mañana mismo, pero sí querría referirme a varias ideas que, en este caso de manera muy evidente, a mi juicio, se ponen en juego al hacer una reflexión sobre el cine y la realidad de finales de los sesenta.


Tarantino es un autor apenas convencional, y no creo equivocarme mucho si veo en el giro que le da a la historia que el espectador espera ver, una parábola moral sobre nuestro mundo, una realidad que al director le parece fea y repelente. Tal vez sea cosa de los años, o siendo algo más optimista, una consecuencia de la madurez artística del cineasta, pero no es difícil ver que su película nos dice algo como esto: algunas mentiras pueden ser mucho mejores que esas verdades a medias que tratan de imponerse de forma tan implacable como universal. En la película de Tarantino los que suelen considerarse miserables son bastante bondadosos, son valientes, son, incluso, tiernos, normales, en suma, mientras que las angelicales criaturas que se creen extraordinarios y critican el fascismo de los triunfadores son, además de imbéciles, neciamente perversos, persuadidos como están de poseer la fórmula de la felicidad, el placer y la igualdad y el derecho a imponer su cejijunta visión mediante la violencia.

Uno de los dos protagonistas arrastra como puede la pésima fama de haber matado a su mujer, aunque sea incierta, y el otro se tiene por un fracasado, pero tiene los pies sobre la tierra y no espera que nadie venga a regalarle lo que no consiga con su esfuerzo, venciendo sus debilidades y revisando su modo de vivir. Junto a esa pareja tan común como poco memorable la imagen de una Sharon Tate llena de vida y de alegría, rodeada de amigos interesantes y corteses, a la que la más siniestra realidad, que no la ficción, le robó su vida y la que llevaba consigo para satisfacer las órdenes de un profeta ridículo. Frente a ese grupo dichoso y luchador, Tarantino hace un retrato digno de Gutiérrez Solana de esos hippies, hijos de ricos, pero miserables y sucios, que podría tomarse como una caricatura de esa corrección política que por todas partes trata de imponer una dictadura moral, su puritanismo, su intolerancia, su miedo a la libertad, su paraíso.

Como decía Baroja, la literatura escoge, la vida no tanto. Tarantino, por supuesto, escoge, y al hacerlo muestra la cara más inteligente y atractiva de esas vidas que tantas veces se consideran insignificantes, burguesas, haciendo, una vez más, una burla de la sordidez de la vida, y lo hace con elementos asaz realistas: no pinta héroes, no escenifica hazañas épicas, hasta el punto de que en su desenlace el papel más eficaz corresponde al perro, uno de esos animales que se consideran peligrosos pero que saben al dedillo para qué están dónde están, que se espera de ellos.

Tarantino reescribe la historia porque cree que la vida no es rehén de una mecánica implacable, y lo hace porque cree en la libertad, la libertad, por supuesto, del creador, pero también en la libertad del que lucha por lo suyo, en la libertad del que sabe hacer honor a la lealtad y a los amigos, en la libertad del que respeta la ley, le guste o no, en la libertad de los valientes que saben vivir su vida sin reprocharse de continuo que los demás no le hayamos colocado en el trono que pueda pensar que merece.

Vivimos en un mundo muy distinto del de finales de los años sesenta, hay muchísimas cosas muy mejores que entonces, pero algunos de los vicios morales que empezaron a consagrarse en esas décadas de progreso y abundancia, no han dejado de crecer y de hacerse respetables, hasta el punto de que casi nos hemos olvidado de que existe la hipocresía. No va a ser Tarantino quien se tome en serio esas monsergas, ni es nadie que pueda creer que el mundo es una sucursal del Edén, pero ha hecho un alegato muy consistente a favor de la tolerancia, el respeto y, en definitiva, a favor de que lo normal sea la libertad para vivir conforme a nuestro gusto, y no la perfección de vivir en una cárcel de bondad y obligaciones adorando el planeta, obsesionados con alcanzar lo sostenible y admirando a esos héroes violentos que, como el Ché entonces y otros algo más cursis ahora, quieren obligarnos a ser felices obedeciéndoles, haciendo siempre y solo aquello que nos dicen que hay que hacer, aunque ellos se libran de cocina siempre que pueden, porque para eso mandan.

Lo malo de ahora es que los Chés son multitud, una manada algo menos asesina, por fortuna, pero bastante más espesa, porque carecen de las disculpas que se podrían aducir en los sesenta, por muy falsas que fueran, y lo eran, tenían, al menos la excusa de la ignorancia y el romanticismo, como acaba de reconocer respecto a lo suyo Eduardo Galeano. La segunda dificultad que padecemos frente a las multitudes puritanas e intolerantes es la condescendencia culposa de las empresas e instituciones que, en aras de la comodidad, el negocio y el beneficio, han decidido hacerse cómplices de los nuevos inquisidores cuando son seguidos por multitudes de dementes, como ahora sucede, un asunto sobre el que nos ha advertido, con su brillantez habitual, Miguel Ángel Quintana.

Ya me contarán, si van a verla, pero desde ayer luzco una sonrisa de satisfacción por la pedorreta tarantiniana a tanto merluzo. Se ha metido en el ojo del huracán porque sabe lo que hace y está alerta de que su obra padece en estos momentos el estudio de la hodierna Inquisición, ese siniestro tribunal secreto que manda sobre multitudes de alguaciles tontos y para el que no hay disculpa que valga, tal vez porque en el fondo sospeche que sus sentencias no resistirían medio minuto a la intemperie de un juicio libre, porque necesitan el apoyo unánime de todos los biempensantes y el aval del 95% de los científicos, un supuesto dato que suelen enarbolar, como si fuera una maza, los que en su vida han sabido resolver una modesta ecuación o detectar un sofisma. En fin, vayan a verla y sonrían.

J.L. González Quirós
(Visto en https://disidentia.com/)