domingo, 30 de junio de 2019

FEMINISTAS GALLEGAS APALEAN A "ALIADOS" POR SER HOMBRES



Lo cuenta uno de los 50 manginas (calzonazos) convocados por una jauría feminazi formada por treinta zumbadas que dejaron clara su misandria, histerismo y agresividad:

Ayer, primero de junio, fuimos convocados un numeroso grupo de activistas en la okupa compostelana O Aturuxo das Marías. Se trataba de una "alerta feminista", nos dijeron, era muy importante que fuéramos los hombres de los movimientos contestatarios gallegos, pues las compañeras tenían algo grave que decirnos. Sabíamos que se habían producido algunas agresiones dentro del entorno e intuíamos que aquello sería una llamada de atención colectiva al respecto.

El escenario de la "alerta feminista"
Allí aparecimos más de medio centenar de hombres (ejem) relacionados de un modo u otro con el entorno activista. Muchos queríamos saber lo que había pasado y nos sentíamos comprometidos a tratar el tema y ofrecer algún tipo de respuesta. Otra gente que estaba convocada no pudo o quiso acudir. Tras una larga espera en la puerta de la okupa abrieron el paso y nos hicieron subir al piso de arriba. Allí, atónitos, nos encontramos con las ventanas y paredes empapeladas con nuestras fotos y nombres; al menos habría un centenar.

De repente irrumpieron las chicas, superaban ampliamente la treintena, venían muy serias y enfadadas. Repartieron rotuladores y nos dijeron que marcáramos un "sí" sobre nuestras fotos los que se reconocieran a sí mismos como agresores. También nos conminaron a denunciar a los demás. Poco a poco la gente comenzó a señalarse a sí misma, en medio de un clima cada vez más enrarecido por la presión grupal. Algunos señalaban también a otros; hubo quién marcó absolutamente todas las fotos, los conociera o no. Fuimos muy pocos los que nos negamos a participar de este proceso autoinculpatorio, el ambiente de condicionamiento colectivo era muy fuerte y opresivo.

Una vez terminado el rosario de denuncias y “confesiones” empezaron a marcar ellas a los que consideraban agresores. Caímos casi todos. No dieron explicaciones y a gritos nos dijeron que no teníamos permitido hablar. Algunos aún seguimos devanándonos los sesos tratando de saber el motivo por el que fuimos señalados. La tensión aumentó. Nos increparon, nos amenazaron, nos gritaron. Nos dijeron que todos éramos violadores, que ninguno era inocente y que, como hombres, encubríamos las agresiones de los demás (y yo que siempre pensé que eso lo hacíamos todxs, independientemente del sexo).

Pública y expresamente nos declararon la guerra, así nos lo dijeron, y manifestaron que querían romper las relaciones con nosotros (los hombres de su entorno). Nos dijeron que ninguno se salvaba, que éramos armas de destrucción masiva, que tendríamos que cortarnos las pollas y meternos cactus por el culo. Leyeron varios manifiestos absolutamente delirantes en un clima de hostilidad creciente. Nosotros, sumisos, agachábamos la cabeza.

Fue entonces cuando comenzaron las agresiones. Primero de forma más localizada, contra gente concreta. Insultos, gritos, bofetadas, escupitajos. Ninguno hicimos ni dijimos nada. Luego vinieron las patadas y los puñetazos. Entiendo que aún se centraban en venganzas concretas por hechos especialmente graves, pero pronto las agresiones se volvieron gratuitas y arbitrarias: una chica le dijo a alguien mientras lo abofeteaba que no sabía quién era pero que no le gustaba su mirada. Ninguno hacíamos nada mientras arreciaba la violencia. El que más hostias llevó fue uno que había pintado un interrogante sobre su foto, parodiando el proceso autoinculpatorio; recibió una auténtica paliza mientras un cordón de mujeres, en actitud chulesca, defendían la agresión. Nunca en mi vida había visto un abuso semejante salvo, quizá, en los lúgubres sótanos de alguna comisaría.

Una vez se hubieron despachado a gusto, nos obligaron a marcharnos, pero antes las chicas formaron un pasillo en la puerta. Según íbamos saliendo comenzaron a repartir golpes: collejas, empujones, bofetadas... Gratuitos, por la cara. Incluso a gente que no había sido señalada como agresora y con un comportamiento escrupuloso e intachable. Daba igual, eran hombres. Esa misma mañana los saludaban con sonrisas y ahora les cruzaban la cara a bofetadas.

La autoinculpación, aportación comunista al feminismo
Salimos como zombis, las bocas abiertas y la mirada perdida. Apenas hablábamos, incrédulos, tratando de digerir lo que acababa de pasar. Nuestras amigas, nuestras compañeras de lucha, para algunos incluso sus novias, de golpe y porrazo nos trataban del mismo modo que lo haría la policía. Nos acababan de humillar, vejar y torturar de la forma cruel y gratuita típica de los antidisturbios. Puede que alguno lo mereciese, pero la mayoría desde luego que no. Habíamos asistido inermes a un linchamiento público.

Y aún por encima la mayoría de nosotros quedamos marcados como agresores. ¡Sin ni siquiera saber por qué! Una condena sumaria de la que no tenemos derecho a conocer las causas. Ni el propio Kafka habría podido idear un sinsentido tan terrorífico.

No pude evitar acordarme de los procesos autoinculpatorios en las purgas estalinistas, con antiguos revolucionarios asumiendo falsas culpas de camino hacia el cadalso. De las asambleas de “autocrítica” maoísta, basadas en la destrucción del ego de quién cuestionara al partido. De los juicios farsa de Sendero Luminoso, en los que los acusados pedían perdón por sus crímenes y desviaciones antes de ser ajusticiados públicamente con sadismo y crueldad.

En una sorprendente pirueta del destino nosotros nos vimos convertidos en las brujas y ellas en los inquisidores. Aquello fue un auténtico auto de fe, asumiendo culpas que no nos pertenecian bajo el opresivo peso de los dogmas. Tragando inmerecidas humillaciones confundidos por absurdos anatemas ideológicos. Castigados colectivamente en una persecución basada en nuestra condición física y nuestra orientación sexual. Lo que, de toda las vida, se denominó como una auténtica caza de brujas.

Es cierto que las agresiones sexuales merecen un castigo, un rechazo colectivo y la elaboración de análisis y protocolos que permitan reconocerlas y atajarlas. Pero cuando permitimos que la indignación por un hecho horrible provoque respuestas abusivas e indiscriminadas contra colectivos enteros por su condición física o sexual, creamos el caldo de cultivo que desemboca inexorablemente en la creación del discurso totalitario.

Nadie puede negar el patriarcado, los privilegios que tenemos los hombres sobre las mujeres, las agresiones sexuales, la desigualdad estructural. Ni siquiera en lo tocante a nuestros micro-ambientes en el gueto. ¿Pero justifica eso la humillación y la violencia a la que hemos sido sometidos por el mero hecho de ser hombres? Es cierto que las mujeres han sufrido en silencio muchas injusticias durante muchos siglos, es cierto que sufren aún ahora y en nuestros propios círculos numerosas opresiones. Pero en mi opinión eso no justifica una venganza humillante y colectiva contra TODOS los hombres a los que consiguieron reunir. Justo los que acuden a una “alerta feminista”, o sea que muchos de ellos, en cierto modo, son de los pocos que en esta sociedad tratan de cuestionarse sus propios privilegios.

Querían dinamitar las relaciones con el entorno: lo han conseguido. De hecho ya no estoy muy seguro de que exista un “entorno”.

Querían que tuviéramos miedo: han triunfado. Pero aquí el miedo no ha cambiado de bando, solo de género. Y dudo mucho que se extienda más allá de los que simpatizábamos de un modo u otro con su discurso. Ahora sabemos que nuestra condición de hombres, independientemente de nuestros actos, puede acarrearnos venganzas ciegas e irracionales.

Y ahora me asalta una duda: más o menos todos sabíamos en nuestros ambientes las pautas por las que guiarse cuando un grupo de hombres humillaba y agredía colectivamente a mujeres solo por su condición. ¿Qué hacer cuando son ellas las que voluntaria y premeditadamente se sitúan en el papel del agresor?

Después de leer el relato del alelado aliado feminista éste parece que algunos necesitan un poco de jarabe de palo para enterarse de qué va la cosa. Y la cosa va de que ser hombre se está convirtiendo en una situación de alto riesgo. El que todavía no ha abierto los ojos a nuestra condición de especie amenazada debería hacerselo mirar. Porque estas agresiones gratuitas e injustificables van a ir a más: cuando las fieras prueban la sangre se vuelven adictas a ella.

El memo que escribe "nadie puede negar el patriarcado, los privilegios que tenemos los hombres sobre las mujeres [...]" tal vez necesite una dosis extra de vacuna para dejar de repetir como un loro el discurso falaz y "goebbelsiano" de las resentidas profesionales. Como contestaba en una reciente entrada a una comentarista lobotomizada (y perdón por la autocita): "En vez de repetir la machacona propaganda sobre los privilegios masculinos, ¿por qué no empiezas por hacer un listado amplio y creíble sobre cuáles son? Porque yo solo encuentro desventajas masculinas programadas por ingenieros sociales sin escrúpulos que hacen que el que España sea el quinto mejor país del mundo para ser mujer (Georgetown dixit) sea a costa de ser simultáneamente uno de los peores para ser hombre: mayor castigo por los mismos delitos, menor esperanza de vida, inseguridad jurídica absoluta frente a denuncias inmotivadas, mayor tasa de delitos violentos, suicidio, accidentes laborales, fracaso en los estudios, población reclusa, etc." Todo un festival de privilegios, oiga.

Juzgados solo para hombres: enésimo privilegio masculino

Ahora al "festival" de privilegios habrá que añadir el ser impúnemente apalizado.

Por cierto, todavía estoy esperando la réplica de la comentarista lobotomizada a la que parece estarle costando más de lo esperable el listado de privilegios masculinos, con lo claro que parecía tenerlo todo con sus argumentos de prestado (en realidad, consignas recogidas al dictado). Diría que me decepciona, si no fuera por lo habituado que estoy a que en cuanto sometes a análisis la propaganda feminista se derrumbe como un castillo de naipes.


Que un puñado de lerdos y dessustanciados se someta al discurso analfabeto y delirante de estas bacantes es de traca. Tal vez alguno haya aprendido, pero no me extrañaría que otros necesiten ración extra. Hasta que se produzca una mínima conexión neuronal en sus despoblados cerebros y recuperen la dignidad y la autoestima vamos a tener espectáculo medieval, tal vez con exigencia de los testículos del macho como trofeo.

El peligro no es masculino. El peligro es causado por fanáticos y fanáticas en acción. Y el fanatismo se cura con reflexión. A ver si os replanteais las cosas después de lo sucedido.

(posesodegerasa)

LA INDIGNIDAD Y LA VERGÜENZA




Justo cuatro días después de las elecciones salen a la luz los documentos que demuestran que el nefasto José Luis Rodríguez Zapatero no solo negoció acuerdos políticos secretos con la banda terrorista ETA, sino que además advirtió a los asesinos del golpe que Francia preparaba contra ellos.


El entonces presidente del Gobierno reveló al mediador con la banda terrorista que Francia tenía previsto dar un golpe importante a ETA tras la detención de Ramón Sagarzazu (mayo de 2005). Este mediador respondía exclusivamente ante el jefe del Ejecutivo, quien puenteaba así al gobierno y al Parlamento, además de servirse de la información proporcionada por los servicios secretos españoles para complacer a la banda terrorista en lo que constituye un caso evidente de alta traición.


Que esta información haya sido discretamente silenciada por los "mass media" revela cómo este país traga con lo que sea. Las bendiciones póstumas al "fontanero" Rubalcaba, la entrevista al terrorista en paro Arnaldo Otegui en la televisión pública y la renuncia de los poderes públicos a investigar 350 asesinatos aún sin aclarar son otras vergonzosas muestras de cómo la desmemoria y el sectarismo nos condenan al enfrentamiento civil perpétuo. Lástima de nación, y de vidas sacrificadas.

(posesodegerasa)

¿ES LO QUE LLAMAMOS REALIDAD UN ENTORNO SIMULADO?


La pregunta ya ha sido abordada en el blog, pero hay que reconocerle a Sonia Gupta su forma clara y sugestiva de exponerla.

sábado, 29 de junio de 2019

SATSANG CON VÍCTOR (2ª PARTE)




Estamos en un tiempo muy especial, en el que ya no darás lástima por victimizarte, por crear tu debilidad. Para dramas, puedes ir al teatro, pero no traigas cosas fuera de escena a tu vida. Esto lastimará tu corazón. Ya pasó el tiempo de las cruzadas. Nadie te matará en nombre de Dios, aunque tampoco hay que temer a esa muerte, porque hoy en día la muerte puede ser psicológica ... y a esa hay que temerla. La muerte mental es estar vivo en un simulacro. Y lo mejor que te puede pasar es centrarte en tu propia vida. Centrarte será el resultado de simplificar tu vida y de ayudar a los demás, aunque cuando estés plenamente realizado ya no estarás en este cuerpo.

El cosmos es sabio con lo que te quita y con lo que te da. Hoy por cuidar de tu cuerpo te privas de determinadas cosas, pero no te privas de lo más importante: todo lo que viene de afuera a tu cabeza. Aquí existe ese espacio donde podrías llegar mejor a escudriñar en lo recóndito de tus pensamientos, un espacio para discernir las cosas que vienen del afuera. Aquí es donde puedes dar el primer paso, respirar la luz blanca del pensamiento. Para que la supraconciencia pueda tocarte, respirarte, pensarte, ... tienes que despojarte de toda basura externa. En verdad, con tu propia basura basta, no podemos hacernos cargo de la basura de otro. El discernimiento cuando permites escuchar tu claridad crea un espacio vivo, la alquimia entre los elementos que están vivos. La vida siempre nos reconoce, pero nuestra inteligencia no siempre reconoce la vida.

Últimamente he estado pensando mucho en estos temas, en lo que la mirada externa puede crear o transformar en nosotros. De alguna manera, crees que tu cuerpo y su imagen te pertenecen, por los que los defiendes de los actos con que los demás intentan poseerlos ... creyendo que tienes una imagen que cuidar, porque si arruinan tu imagen dejarías de ser quien eres. Cuidar tu reputación es un error, porque nadie puede tocar lo que amas si realmente lo amas. Si eres genuino y auténtico, llegarás a tu cometido más allá de todos los palos que quieran poner en tus ruedas.

Ser honorable ante quien te agrede implica a veces poner la otra mejilla. Los ojos ajenos, enfermos y retorcidos que no pueden ver en la sexualidad o en la forma en que cada uno la vive, que no pueden ver tu diferencia, crearán en tí la misma reacción. Aléjate de esa mirada, cambia tu entorno y disfruta de tu existencia como te plazca.

El amor no cambia. Cuanto más loco estés, más podrás disfrutar de este amor.

El cosmos se manifiesta a través de la forma única e irrepetible que eres. El amor es incontrolado. No se puede entender el amor. Existe solamente en esta mente y en esta tierra.


Cada uno tenemos un recuerdo a través de la experiencia de vidas.

Si vives con devoción tu vida puedes experimentar la neutralidad que permite el amor.

N-3, EL PROGRAMA DE CONTROL MENTAL DEL PENTÁGONO



En este vídeo el investigador Vicente Fuentes expone la actividad de DARPA, una agencia estadounidense vinculada al Pentágono que estaría en disposición de comenzar un programa llamado N3 con seis equipos que investigarían un interfaz que permitiría tener conversaciones directas con soldados en tiempo real y a nivel cerebral sin haberles realizado ningún tipo de cirugía invasiva.

Con el programa N3 se podrían realizar peticiones para que los receptores controlaran tanto dispositivos aéreos no tripulados (drones) como hackeos informáticos que serían de gran ayuda en misiones militares en cualquier parte del mundo. Lo interesante es que las señales que serían utilizadas ya están siendo desarrolladas por DARPA desde hace años y permiten escribir directamente sobre neuronas específicas destinadas a controlar sentidos como el oído o la vista y además de poder mejorar el comportamiento humano en el tratamiento de las enfermedades del sistema nervioso o la depresión.

Con esta situación, la pregunta sería: ¿es posible que se lleguen a controlar a los seres humanos con programas similares a N3 con ondas electromagnéticas en el futuro sin que nosotros lo sepamos? ¿Seríamos conscientes de que en nuestros teléfonos móviles, por ejemplo, se nos está pasando información directa al cerebro, usando ondas que apuntan directamente a unas neuronas determinadas e incluso se podrían determinar y mandar esas ondas según cómo fuésemos mediante inteligencia artificial?

viernes, 28 de junio de 2019

NETFLIX DESINFORMA SOBRE EL CASO ALCASSER



Podría tratarse de un intento de cerrar el caso ante la opinión pública con maniobras de manipulación mediática. Lo que pretenden es conseguir endosarnos definitivamente la etiqueta de “conspiranoicos” a todos los que seguimos empeñados en seguir hablando de Alcasser, Arny, Macastre, Baix Maestrat, Kote Cabezudo, etc., y del encubrimiento sistemático de los más horribles crímenes pederastas por parte de los grandes poderes que dominan nuestro Estado.

Inesperadamente y quizás con ocasión de su 25 cumpleaños, Netflix nos sorprende con una serie de cinco capítulos de una hora de duración dedicada al Crimen de las Niñas de Alcasser.

Casualmente, el documental aparece en un momento en el que, simultáneamente, se está intentando ocultar o desmentir todos los grandes CRÍMENES PEDERASTAS de nuestro país que no habían pasado desapercibidos a la opinión públicas: coincide con la repentina aparición de algunos famosos que se vieron involucrados en el caso Bar Arny declarándose víctimas inocentes de falsas acusaciones y acoso mediático; con la precipitada y polémica inclusión de un periodista (Josele Sánchez de La Tribuna de España) que informaba sobre el "caso Bar España" en una causa penal por calumnias; y con el cierre, por orden judicial, de una brillante operación policial de la Guardia Civil contra la red pedófila internacional conocida como "Caldo de Pollo".

Lo que todos tenemos en mente sobre aquel horrible crimen pederasta, cometido en la localidad valenciana de Alcasser en 1993, es la idea de que la investigación se cerró precipitadamente, de una forma inadecuada e incompleta, dando la impresión de que se pretendía encubrir a los verdaderos culpables, de los que todos intuíamos que debían ser unos personajes muy poderosos.

Lo primero que todos pensamos sobre la nueva serie fue que se estaba tratando de un intento serio de ahondar en esa precisa incógnita.

Por eso nuestra profunda decepción al comprobar en esta serie no busca que, por fin, la verdad saliera a la luz y se desvelase la identidad de los verdaderos culpables, ya que ni siquiera se ha planteado escenificar una hipotética reconstrucción de los hechos.

Donde fija su atención es en la crítica contra el espectáculo mediático que se generó alrededor de la investigación policial que se estaba realizando en aquellos momentos.

Esta producción adquiere así toda la apariencia de una maniobra siniestra para manipular ahora la manipulación mediática que se produjo entonces y hacernos llegar a la conclusión subliminal de que, aquellas teorías sobre la culpabilidad de personajes super-poderosos e inmunes al castigo de la Ley, no eran más que absurdas teorías paranoicas que nos metieron en la cabeza aquellos voraces periodistas sensacionalistas.


No les basta con hostigar a los que aún nos interesamos por condenar y combatir la pederastia con su nueva versión de LA CENSURA, camuflada en forma del “ente” llamado MALDITO BULO.

Ahora pretenden sofocarnos por completo con la ayuda de este gigante cinematográfico, que busca conseguir endosarnos definitivamente la etiqueta de “conspiranoicos” a todos los que seguimos empeñados en seguir hablando de Alcasser, Arny, Bar España, Kote Cabezudo, Puente Genil, Caldo de Pollo y del encubrimiento sistemático de los más horribles crímenes pederastas por parte de los grandes Poderes que dominan nuestro Estado.

Si lo consideramos con la más serena racionalidad, tenemos que admitir que un Poder capaz de hacernos callar ante el hecho de que no se haya investigado a fondo semejantes crímenes, debe tener la fuerza suficiente como para hacerse valer ante el Gigante Netflix.

Pero también cabe deducir que, a pesar de tener tanto poder, no deben ser tan invencibles porque necesitan realizar grandes inversiones y esfuerzos para mantener a salvo su imagen y ocultarla de la luz pública.

(Fuente: https://latribunadeespana.com/)

SEIS COMPAÑÍAS JUDÍAS POSEEN EL 96% DE LOS MEDIOS DEL MUNDO (2ª PARTE)



La supresión de la competencia y el establecimiento de monopolios locales en la diseminación de noticias y opinión han caracterizado el ascenso de control judío sobre los periódicos de América. La capacidad resultante de los judíos de usar la prensa como instrumento de respaldo de la política sionista apenas podría ilustrarse mejor que por los ejemplos de los tres periódicos más prestigiosos e influyentes de la nación: el New York Times, el Wall Street Journal, y el Washington Post. Estos tres dominan las capitales financieras y políticas de América y son los periódicos que pusieron las tendencias y las pautas para casi todos los otros.

Ellos son los que deciden lo que es noticia y lo que no es, a los niveles nacionales e internacionales. Ellos originan las noticias; los otros meramente las copian, y los tres periódicos están en manos judías.

The New York Times fue fundado en 1851 por dos gentiles, Henry Raymond y George Jones. Después de sus muertes, fue comprado en 1896 desde la propiedad de Jones por el adinerado editor judío, Adolph Ochs. Su bisnieto, Arthur Ochs Sulzberger, Jr, es el editor actual y CEO del diario. El editor ejecutivo es Max Frankel, y el editor gerente es Joseph Lelyveld. Ambos también son judíos.

La familia Sulzberger también posee, a través de New York Times Co., 33 otros periódicos, incluso el Boston Globe; doce revistas, incluso McCall y Family Círcle con circulaciones de más de 5 millones cada una; siete emisoras de radio y TV; un sistema de la cable-televisión; y tres compañías editoras de libros.

The New York Times transmite noticias, y fotografías del New York Times por cable a otros 506 periódicos, agencias informativas, y revistas. De importancia nacional similar el Washington Post es que, estableciendo sus “filtraciones” a lo largo de las agencias gubernamentales en Washington, tiene una ventaja en noticias que involucran al gobierno Federal.

The Washington Post, como el New York Times, tenían un origen no-judío. Fue establecido en 1877 por Stilson Hutchins, comprado de él en 1905 por John McLean, y después fue heredado por Edward McLean. Sin embargo, en la plenitud de la Gran Depresión, el periódico fue forzado a la quiebra en junio de 1933. Fue comprado en una subasta de quiebra por Eugene Meyer, un financiero judío. The Washington Post es dirigido ahora por Katherine Meyer Graham, la hija de Eugenio Meyer.

Ella es la accionista principal y presidente de la mesa de Washington Post Co. En 1979, ella nombró a su hijo Donald editor del diario. Él ahora también tiene los puestos de presidente y CEO de Washington Post Co. La Washington Post Co. tiene varias otras tenencias en medios de comunicación en periódicos, televisión, y revistas, notablemente el número-dos semanal de la nación, Newsweek.

The Wall Street Journal, que vende 1.8 millones de copias cada día de la semana, es el periódico diario de mayor circulación de la nación. Es poseído por Dow Jones & Company, Inc., una corporación de Nueva York que también publica 24 otros periódicos diarios y el tabloide semanal financiero Barron, entre otras cosas. El presidente y CEO de Dow Jones es Peter Kann que es judío. Kann también tiene los puestos de presidente y editor de Wall Street Journal.

La mayoría de los otros periódicos mayores de Nueva York no está en ninguna mano mejor que los New York Times y Wall Street Journal.

The New York Daily News es poseído por el diseñador inmobiliario judío Mortimer B. Zuckerman.

The Village Voice es propiedad personal de Leonard Stern, billonario judío dueño de la empresa de suministro de animales domésticos Hartz Mountain.

Otros Medios de comunicación de masas

La historia es bastante la misma para otros medios de comunicación como lo es para la televisión, radio, y periódicos. Por ejemplo, considere revista de noticias. Hay sólo tres de cualquier nota publicados en los Estados Unidos: Time, Newsweek, y US News and World Report.

Time, con una circulación semanal de 4.1 millones, es publicado por una subsidiaria de Time Warner Communications. El CEO de Time Warner Communications, como hemos dicho, es Gerald Levin, judío.

Newsweek, como se dice más arriba, es publicado por la Washington Post Co., bajo la judía Katherine Meyer Graham. Su circulación semanal es 3.2 millones.

U.S. News & World Report, con una circulación semanal de 2.3 millones, es poseído y es publicado por Mortimer Zuckerman, un judío. Zuckerman también posee Atlantic Monthly y el periódico tabloide de Nueva York Daily News, que es el sexto diario más grande en el país.

Entre los gigantes conglomerados publicadores de libros, el dominio de la situación sigue siendo judío. Tres de los seis editores de libros más grandes en EEUU, según el Publisher’s Weekly, son poseídos o controlados por judíos.

Los tres en primer lugar son Random House (con sus muchas subsidiarias, incluso Crown Publishing Group), en tercer lugar Simon & Schuster, y en sexto lugar Time Warner Trade Group (incluso Warner Books y Little, Brown).

Otro publicador de importancia especial es Western Publishing. Aunque sólo se alinea 13 en tamaño entre todos los editores americanos, se alinea primero entre editores libros de niños, con más de 50 por ciento del mercado. Su presidente y el CEO es Richard Snyder, un judío que simplemente reemplazó a Richard Bernstein también un judío.

El efecto de control judío de los Medios de comunicación

Éstos son los hechos acerca del control judío de los medios de comunicación en América. Cualquiera que pasara varias horas en una gran biblioteca puede verificar su exactitud. ¿Debe permitirse a cualquier minoría manejar un poder tan imponente? Algunos creemos que permitir a la etnia judía controlar nuestras noticias y medios y espectáculo les otorga una firme influencia sobre el sistema político y el control virtual del gobierno; también estamos dándoles el control de las mentes y almas de nuestros niños cuyas actitudes e ideas se forman más por la televisión y las películas que por sus padres, sus escuelas, o cualquier otra influencia.

(Fuente: https://dochub.com/timesoftrouble/; visto en https://cazadebunkers.wordpress.com/)

jueves, 27 de junio de 2019

“PLATAFORMA POR UNAS ELECCIONES TRANSPARENTES” DENUNCIA EN LA AUDIENCIA NACIONAL EL PUCHERAZO ELECTRÓNICO DEL 28-A.



La Plataforma Elecciones Transparentes interpuso el pasado lunes, 24 de junio, una denuncia ante la Audiencia Nacional dados los indicios de fraude electoral en las elecciones generales del 28 de abril. El texto recoge una serie de indicios probatorios de la existencia de un fraude multifactorial, entre ellos:

• La creación, 3 días antes de las elecciones- por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, del Subcomité de Seguridad de la Información para la Difusión de Resultados Provisionales en Procesos Electorales, con un sistema de transmisión de datos intermediario entre las actas de escrutinio y los resultados provisionales ofrecidos por INDRA. Este organismo, máximo responsable de la difusión de los resultados electorales, se creó sin consultar formalmente al Parlamento ni a ningún partido político participante, vulnerando los principios básicos de la Ley Electoral. Además, las personas a cargo de dicho organismo fueron nombradas por el presidente Pedro Sánchez.

Pilar Gutiérrez, una de las promotoras de la primera de-
nuncia por fraude electoral en la historia del régimen
democrático
• En 2019, el censo electoral oficial era de 36.893.976 personas (incluyendo el CERA). También es oficial que votaron el 75,75% de dicho censo. Este porcentaje da un total de 27.947.186 votos emitidos. Sin embargo, la cifra oficial de votantes el 28-A es de 26.361.051 (entre los que se incluyen los votos nulos y los votos en blanco). Por tanto, hay 1.586.135 más votos que votantes, que podrían ser votantes fantasma, como ya ocurrió en las elecciones de 1996, en que hubo un millón de votantes nuevos y no justificados en el censo.

• En cuanto al voto por correo, fue el segundo más cuantioso de la democracia, 1.222.937, aunque contradictoriamente la cifra de solicitudes fue un 8’7% menor que en 2016. No había control alguno sobre la identidad de la persona que entregaba el voto, pudiendo hacerlo cualquier otra persona sin los requisitos que marca la LOREG en su Art. 72. Asimismo no existió cadena de custodia de los votos, que podrían ser manipulados sin dificultad. La denuncia aporta un informe y una prueba de un posible delito en el voto por correo.

• Según el testimonio de un miembro designado por la Administración en la noche electoral, cuando quiso enviar los datos de escrutinio de su mesa, el programa le decía que “ya habían sido enviados”.

• El análisis matemático del reparto de los escaños revela unas correlaciones matemáticas que no dejan prácticamente ninguna posibilidad a que se haya producido aleatoriamente (0,137 % de probabilidad). Se puede deducir la existencia de un algoritmo que podría haber adjudicado los escaños conforme a estas relaciones, tal como se detalla en la pericial matemática que se aporta en la denuncia.

Los denunciantes solicitan al juez la apertura de diligencias, entre ellas, que se contrasten todos los resultados de las actas físicas de las mesas electorales, que están archivadas en los juzgados de 1º instancia, con los obrantes finales en la base central de recogida de datos y que hayan sido publicados como definitivos, haciendo un sumatorio de los resultados de cada partido en las actas originales.

Asímismo, solicitan la realización de una auditoría del programa utilizado por INDRA, así como una auditoría del Subcomité de Seguridad de la Información creado por el Gobierno.

La Plataforma hace también un llamamiento a los españoles a que se sumen a la denuncia, a modo de denuncia colectiva, interponiéndola en su juzgado de instrucción más cercano, tal como se indica en su página web.

Quien quiera sumarse a esta iniciativa puede bajarse la denuncia aquí, y los documentos probatorios aquí, con la primera impresa y los segundos grabados en un CD, con lo que basta presentarla firmada en el juzgado. También enlazo este otro formato está pensado para presentarla de modo anónimo, es decir, sin firmar.

En palabras de Rafael Palacios, fundador de la Plataforma, “Estamos denunciando un más que probable fraude electoral multifactorial de extrema gravedad que nos afecta a todos, ya que socava la base misma del Estado de Derecho. En cumplimiento del deber cívico de denunciar delitos, lo ponemos en conocimiento de la Justicia y pedimos que sea investigado. Si no se investigan estos gravísimos hechos, la democracia en España habrá desaparecido, ya que será imposible que ningún partido político desbanque a Pedro Sánchez del poder”.

(Fuente: https://eleccionestransparentes.wordpress.com/)

LA SENTENCIA DE "LA MANADA" PONE EN EVIDENCIA UN TORRENTE DE MENTIRAS DE LOS POLÍTICOS



El pasado viernes se hizo público el fallo del Tribunal Supremo sobre uno de los casos más mediatizado e instrumentalizado políticamente de los últimos años: La Manada.

Aunque los fundamentos jurídicos que han llevado al Supremo a condenar a los acusados por un delito de agresión sexual (violación) y a aumentar la pena de 9 a 15 años son aún desconocidos, la mera publicación de la parte dispositiva de la sentencia ya ha servido para evidenciar que, desde que se conoció la primera sentencia por la Audiencia Provincial de Navarra en 2016, la clase política nos ha estado mintiendo.

Se retorció y tergiversó el contenido de aquella sentencia para crear una reacción emocional en el electorado que germinase en una alarma social que pudieran rentabilizar electoralmente, a conveniencia. De súbito, políticos que habían detentado competencias legislativas en el pasado, se erigían en voluntariosos y desinteresados adalides en la defensa de las mujeres víctimas de delitos sexuales frente a un sistema legislativo y judicial hostil, sustentador de una sociedad patriarcal que procura la impunidad de los delincuentes, y del que señalaban como únicos responsables a jueces, magistrados, fiscales y, por qué no, a los abogados defensores.

Se articularon irresponsables campañas institucionales para instaurar la creencia de que el sexo no consentido no está tipificado como delito en nuestro país porque “sólo sí es sí”, insistiendo en la necesidad de reformar urgentemente el Código Penal para adaptar nuestra legislación al Convenio de Estambul y posibilitar que casos como el de La Manada pudieran en el futuro ser considerados violación.

Se cuestionó la presunción de inocencia para estos delitos y se insinuó una posible inversión de la carga de la prueba en materia de consentimiento. E incluso se manipuló la situación procesal de los acusados, en prisión provisional a la espera de sentencia firme, para hacernos creer que sus actos habían quedado impunes, silenciando oportunamente que sobre ellos pesaba ya una condena de 9 años de prisión.

Pero, de pronto, la Sala Segunda del Tribunal Supremo acuerda, con fundamento en ese mismo Código Penal que los políticos afirmaban estaba necesitado de una reforma urgente, y con arreglo a una consolidada jurisprudencia emanada de un Tribunal supuestamente patriarcal, calificar los hechos como violación y condenar a los acusados a 15 años de prisión.

Y esos mismos políticos que durante tres años han señalado a la ley y al sistema judicial en su conjunto como responsables de todos los males, lejos de disculparse, intentan apuntarse como un éxito propio una sentencia que, hasta este pasado viernes, afirmaban que era imposible que se dictase en nuestro país. Una sentencia cuyos razonamientos ni conocen, ni entienden, ni tienen interés alguno en comprender más allá de los réditos electorales más inmediatos.

De la irresponsabilidad de crear una alarma social en torno a nuestra legislación en materia de delitos sexuales y la actuación del poder judicial frente a estos delitos, han pasado a patrimonializar la sentencia y a afirmar que la misma obedece a presiones políticas y/o callejeras sobre los tribunales.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, encantada de liderar la campaña electoral socialista del patrimonialización del feminismo, llegó a afirmar en Twitter que la sentencia del Supremo reconocía la credibilidad de la víctima y se ajustaba a la reforma legal propuesta por el Gobierno, lo cual es una barbaridad jurídica de proporciones transoceánicas que, pronunciada por una doctora en Derecho Constitucional, adquiere tintes surrealistas:

Primero, porque ninguna de las sentencias anteriores cuestionó la credibilidad de la víctima (de hecho, en las mismas, se hace referencia expresa a su credibilidad), y por ello se condenó a los acusados a 9 años de prisión.

Segundo, porque la verdadera cuestión jurídica que se ha dirimido en este caso es la de si los hechos debían ser calificados como agresión sexual (violación) o abuso sexual, ambas figuras jurídicas ya articuladas en el Código Penal. Hubiera resultado imposible de otro modo condenar a los miembros de La Manada por violación si dicho delito no estuviese previamente tipificado.

Efectivamente, los tribunales penales ni pueden sentenciar en base a modificaciones legislativas aún no vigentes propuestas por Gobiernos, ni pueden legislar creando tipos penales nuevos. España es un Estado de Derecho democrático y garantista, y ello implica que el ius puniendi del Estado se ejerce con sometimiento, entre otros, a los principios de legalidad y de seguridad jurídica. Que la protección y amparo a las víctimas de delitos no está reñido con la presunción de inocencia y con un proceso con todas las garantías ante un poder judicial independiente del poder político. Que la separación de poderes determina que las sentencias se dicten conforme a derecho y no obedeciendo a presiones del poder político, tanto directas como indirectas, esto es, camufladas de alarmas sociales infundadas, creadas y potenciadas por ese mismo poder político.

Todos estos principios y valores son un tesoro que los ciudadanos tenemos que esforzarnos en proteger, exigiendo a nuestros políticos que no lo utilicen ni manipulen en sus juegos electorales si quieren ser merecedores de nuestro voto. Esta sentencia ha resultado ser un detector infalible de sus mentiras y ha evidenciado que no tienen reparos en jugar con nuestra convivencia y poner en riesgo los pilares que sustentan nuestro modelo de civilización. Ahora la pelota está en nuestro tejado.

Guadalupe Sánchez Baena
(Visto en https://disidentia.com/)

LA VERDADERA HISTORIA DE LA MEDICINA MODERNA


miércoles, 26 de junio de 2019

SATSANG CON VÍCTOR (1ª PARTE)



El pasado sábado, día 22 de junio, tuvo lugar la presentación en Madrid de "El estado Babaji", el libro coescrito por Vicente Tiburcio y Víctor Truviano del que ya ha tenido noticia el lector habitual del blog.

Además de una amena reseña de las vicisitudes que han acompañado durante estos tres años la elaboración del texto definitivo (una primera versión fue tempranamente publicada en Croacia, y una segunda entró en un "bucle" de un año entre exigencias de la editorial inicialmente prevista, "La liebre de marzo", lo que finalmente acabó por provocar una tercera redacción), algo que da testimonio del cuidado puesto en su preparación, Víctor procedió a compartir con el auditorio una inspirada alocución en la que abordó cuestiones como el armor como fuerza transformadora, la necesidad de interioridad, lo desestabilizador del juicio ajeno y la importancia del discernimiento.

Esta alocución es la que transcribo a continuación en dos entradas que no pretenden transmitir sus palabras al detalle, sino más bien el sentido de sus enseñanzas, puesto que, habiéndolas tomado al dictado, he buscado rellenar "a posteriori" algún vacío o alguna "oscuridad" motivada por la inmediatez y espontaneidad del discurso, procurando no apartarme en ningún momento del espíritu que aprecio en las palabras de Víctor.

Si alguno de los asistentes al acto quiere corregirme a través del apartado "comentarios", recibo desde este momento su apostilla como una valiosa contribución a esta entrada.

El amor crea y construye, y a veces también destruye, pero no por eso deja de ser amor.

La rueda gira sobre su eje, y al girar siempre vuelve a su punto de partida, pero que siempre vuelva no quiere decir que por eso no avance.

Lo mismo sucede con el amor, avanza, pero sin alejarse nunca de su esencia.

Por supuesto, el amor no es como te lo presentan, es como tú lo percibes (no hay otro maestro del amor que tu corazón).

Víctor con el autor del blog
Lo mismo sucede con tu maestro, amigo, amiga, amado, ... No es como te lo presentan, sino como lo vives. Es sin intermediarios. Lo que te digan de él (o de ella) solo responde a la visión de otros, una visión que no deberías permitir que te invadiera, porque nada aporta a lo que sientes y sabes.

Aprecio a los devotos de Bagwan (Osho), pero la serie que narra su experiencia de comuna (Víctor se refiere a la serie de Netflix "Wild wild country", a la que califica de "basura") es deplorable: solo vemos como un entorno ajeno a su enseñanza conduce a la decepción de sus seguidores. ¿Dónde queda el amor por tu maestro, tu amigo, tu gurú, ...?

Cuando simplemente aceptas lo que te presentan, entonces entran en tu cabeza, y hacen lo que quieren contigo, creando opiniones pre-fabricadas basadas en la desconfianza.

Así es como la escuela destruye la educación, la medicina destruye la salud, los bancos destruyen la economía, los jueces destruyen la justicia, ... y la guerra destruye nuestra naturaleza.

Vicente Tiburcio durante la presentación de "El
estado Babaji" en Ecocentro
El hombre da su sangre y muere por intereses opuestos a los suyos. Nada hay más ridículo que un pobre que, vestido de uniforme, pelea por salvar la riqueza de los poderosos.

Así también los medios destruyen la información, identificando y entregando a la opinión pública un culpable.

Lo que te hará despertar a tu plenitud no se encuentra en lo social, ni en lo que mantiene tu economía, sino en la manera de observarte a tí mismo. Observarte es crearte y recrearte. Cuando te quieren anular obsérvate a tí mismo en vez de observarles a ellos. Observarte es construirte y reconstruirte. Así como la creación realiza el Universo, y el Universo crea el ruido y el silencio, es así también como el Cosmos medita a través de tí. Tú también puedes crear vida en esta tierra.

CUESTIÓN DE MATICES


LA AGENDA OCULTA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO


La agenda oculta del poder en la sombra que mueve de forma sibilina los hilos para manipular a la especie humana abarca un amplio espectro de mecanismos de ingeniería social malvada y retorcida. Uno de los planes más maquiavélicos de la élite es el adoctrinamiento desde la infancia manipulando el sistema educativo oficial para que promuevan en las escuelas la confusión en cuanto al género de los niños generando trastornos de identidad sexual desde la más tierna infancia.

Esta criminal obra de ingeniería social arremete especialmente contra los más débiles: niños y discapacitados. El siguiente vídeo expone y denuncia dicha perversa agenda de lavado de cerebro escondida tras el concepto ideología de género.



(Fuente: Positiva energía; visto en Despertares)

martes, 25 de junio de 2019

LA DESHUMANIZACIÓN DEL VARÓN



Cuando desde la perspectiva de género se juzga al hombre parece que tienen claro el veredicto: culpable de todos los males que le ocurre a la humanidad. Supuestamente se debe a una cuestión sociocultural, el patriarcado, como si tal estructura pudiese afectar tan solo al 50% de la población. Lo cierto es que el hombre también sufre esas desgracias, desigualdades y violencias. Por ejemplo, la mayor parte de los suicidios se dan entre hombres, lo mismo ocurre en las muertes laborales y homicidios. Sin olvidar que encabezan el fracaso escolar o que son mayoría entre los sin techo.

Si entramos en las discriminaciones, además de la conocida Ley Integral de Violencia de Género, nos encontramos con que el hombre permanece invisible en otras cuestiones legales como la trata de personas, la integridad genital o las políticas migratorias, entre otras.

Para comprender al sexo masculino hoy os traigo una entrevista con Daniel Jimenez, autor de “La deshumanización del varón. Pasado, presente y futuro del sexo masculino”. Un gran libro que ofrece una forma diferente, crítica y rigurosa para comprender al hombre, rompiendo con la narrativa asimétrica que impera. En la primera parte analiza el pasado para determinar qué hay de mito y realidad en el papel histórico atribuido al hombre como explotador de la mujer. La segunda parte examina el presente estado del hombre y los desafíos a los que se enfrenta, así como la invisibilidad mediática y política que los rodea. Por último, explora vías potenciales para la concienciación y resolución de sus problemas, incluyendo propuestas legales. En definitiva, presenta una nueva forma de entender las relaciones de género.

Si les interesa, pueden leer la introducción en su blog, así como un capítulo publicado en Espacios Inseguros.

Cuca. ¿Quién es Daniel Jiménez?

Daniel Jiménez. Soy profesor de lengua y cultura española para el U.S. Defense Language Institute, y enseño a oficiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Air Command and Staff College y Air War College. Además, soy el administrador (bajo el pseudónimo de Carlos Rodríguez) de la bitácora Hombres, género y debate crítico.

C. ¿Qué te lleva a escribir sobre el hombre?

DJ. Algunas personas se interesan en los problemas del varón porque han vivido o presenciado alguna injusticia en su entorno: una denuncia falsa, un ruinoso divorcio, la pérdida de la custodia … Afortunadamente mi caso no fue tan dramático. Como residente en el extranjero, leer los periódicos digitales era algo que me ayudaba a reconectar con el país que dejé atrás. A lo largo de los años, noté cómo poco a poco la manera de informar en España iba cambiando. Una forma de percibir la realidad que dibujaba al sexo masculino como opresor y privilegiado se instalaba progresivamente como si se tratara de la realidad misma, y comenzaba a colonizar numerosos ámbitos: desde la ley hasta la educación. No cabían lecturas alternativas del pasado o el presente, y no porque fueran más o menos correctas, sino porque plantearlas se consideraba inmoral: te convertía automáticamente en sospechoso de justificar los peores abusos.

Que los medios, como formadores de opinión, impulsaran esta visión discriminatoria de la realidad me pareció preocupante. Ya no había hombres malvados, sino que el hombre como categoría era malvado, y por tanto era difícil tener simpatía hacia sus problemas. Sentí que a todo esto tenía algo que decir, y que mi distancia tanto física como emocional me permitía hacerlo de manera ponderada, de modo que comencé a escribir. Lo que ocurrió es que cuanto más me adentraba en un tema específico, más problemas encontraba con la narrativa dominante, hasta que llegué a llenar 600 páginas. Y aun así me he dejado cosas en el tintero.

C. ¿Consideras cierto que la masculinidad se ha convertido en el mal de todos los males? ¿La han convertido en la cabeza de turco el feminismo? ¿Por qué?

DJ. La premisa es que comportamientos masculinos aparentemente inocuos crean la base para otros más dañinos, que a su vez pueden impulsar los de mayor gravedad, hasta llegar a la cúspide de esta imaginaria pirámide, donde encontraríamos el asesinato y las peores formas de violencia. De manera complementaria, todos estos elementos actuarían en conjunto para crear un marco que justificara la violencia y discriminación contra la mujer.

Lo cierto es que nada de esto explica por qué en un país con más de 18 millones de varones adultos (22 millones si incluimos menores), es el 0,0000064% quien comete estos asesinatos. En principio sería más adecuado para la prevención examinar qué tienen en común aquellos que asesinan. El feminismo en cambio va en sentido contrario, planteándose qué tienen estos asesinos en común con el 99,99% de hombres restantes, y concluyen que es la masculinidad. Si examináramos de esta forma los asesinatos de menores a manos de sus madres sería considerado un despropósito.

Lo que parece claro es que este discurso es ventajoso para el control social, pues permite aleccionar a otros sobre asuntos nimios y mundanos bajo la premisa de que pueden apoyar la violencia y discriminación. De esta forma se convierten en árbitros morales, o la casta sacerdotal del siglo XXI, emitiendo juicios que van desde el diseño de los pechos en el personaje de un videojuego hasta cómo debe administrarse la justicia.

C. Para el feminismo, el patriarcado tiene la culpa de la opresión a las mujeres y todo lo que ello conlleva (violencia, desigualdades, etc.). Lo reducen a una suerte de estructura donde los hombres siempre están en lo alto de la jerarquía. Pero, ¿es eso el patriarcado? ¿Hasta qué punto están en lo cierto, de estarlo? ¿El patriarcado no afecta al hombre?

DJ. El concepto de patriarcado que se utiliza en la actualidad puede rastrearse hasta 1970 cuando apareció en la obra de Kate Millet "Sexual Politics". Se trataba a grandes rasgos de un sistema de dominación masculina. Sin embargo, antes de Millet el concepto hacía referencia al “gobierno de los padres”, basado en la etimología de la palabra: la autoridad del padre como cabeza de familia, respaldada por la ley y la costumbre.

Millet justificó el uso de esta palabra señalando que los hombres mayores tenían poder sobre los más jóvenes, pero no entiendo que eso sea necesariamente patriarcado. En un momento histórico donde existe la igualdad legal dentro del matrimonio, los padres pierden rutinariamente la custodia de los hijos y son un constante objeto de burla en la cultura popular, me resulta extraño escuchar que vivimos en una sociedad patriarcal.

Es cierto que, en el pasado, además del gobierno familiar existía un patriarcado simbólico en áreas como la política o la religión. El monarca adoptaba el papel del padre del pueblo. Lo que rara vez se indica es que el mayor ataque a este patriarcado provino justamente de los hombres. Todos hemos oído la proclama de “libertad, igualdad, fraternidad” de la Revolución Francesa. La fraternidad hacía referencia a que todos los hombres se tratarían como hermanos, es decir, como iguales, desterrando el paternalismo monárquico.

Para no extenderme demasiado, creo que se podría emplear otro término para hablar del gobierno de los hombres (como androcracia), pero hablar de patriarcado hoy día puede parecer una broma cruel a aquellos padres que han perdido la custodia injustamente o se encuentran con la inacción del gobierno cuando son víctimas de secuestro parental, como en el caso de Carlos Salgado.

C. Los hombres son lapidados, sufren ablación genital, son asesinados, abusados y maltratados, entre otras desgracias; pero sus tragedias no reciben un apoyo similar o equiparable al que recibe la mujer en las mismas situaciones. ¿Por qué existe tal disparidad de atención?

DJ. Se debería principalmente a dos razones. La primera, que el sexo masculino se ha tomado a lo largo de la Historia como el referente universal. Esto tiene la ventaja de hacer el problema visible, pero la contrapartida es que pierde su especificidad de género: asumimos que estos problemas son universales, pese a que la mayoría de los afectados sean hombres. Problemas que son específicamente masculinos no se tratan como tales, sino como problemas sociales o de otro tipo (que también lo son). Esto no ocurre a la inversa: problemas que afectan mayoritariamente a la mujer, como el asesinato por parte de la pareja o expareja, se perciben como femeninos, y se expulsa fuera de la conversación a hombres que también los sufren. En resumen, la mujer es incluida en los problemas mayoritariamente masculinos por su percepción universal, mientras que los hombres son mayormente excluidos en la categoría contraria, reforzando su especificidad.

La segunda razón es que el sufrimiento masculino carece de una narrativa que apunte a una fuente común como raíz de todos sus problemas. Aunque las motivaciones y factores que puedan existir tras fenómenos tan dispares como la ablación genital en África y la brecha salarial en Europa puedan ser muy variados, todo se traza arbitrariamente hacia el patriarcado o la dominación masculina (incluso cuando no es cierto), mientras que los problemas de los hombres son valorados por sí mismos y se explora una variedad de causas. Lo que intento demostrar en el libro es que esta construcción puede invertirse: el intercambio de estatus por protección entre los sexos puede servir de hilo narrativo para explicar la desprotección del hombre en numerosas áreas (así como el menor estatus del sexo femenino), mientras que los problemas de la mujer también pueden obedecer a una variedad de causas.

C. ¿Consideras que al naturalizar la idea del hombre como opresor y privilegiado se ha infravalorado, incluso negado, los problemas del hombre? ¿Qué supone esa infravaloración para el hombre y la sociedad en general?

DJ. Me parece un aspecto clave. ¿Se puede tener simpatía hacia el amo de esclavos, el burgués rico que explota a obreros o el noble que controla a sus siervos? Difícilmente. Podemos pensar que tiene problemas, pero que no serán importantes comparados con los que experimenta el esclavo, el siervo o el proletario, y hacia ellos se dirigirá nuestra simpatía. El problema, claro está, es que las relaciones entre hombres y mujeres no son comparables con este tipo de dinámicas, y tampoco se ajustan a las basadas en otras categorías como raza u orientación sexual.

Pese a que pueda extraerse alguna similitud puntual, las diferencias son numerosas e importantes. Lo que ha existido tradicionalmente y en menor medida hasta el día de hoy es un intercambio de estatus por protección que infantilizaba a la mujer y era apoyado por ambos sexos. Si nos detenemos a examinar exclusivamente los indicadores relacionados con el estatus, concluiremos que la mujer experimenta discriminación al estar infrarrepresentada en la cúspide del poder político y económico, por ejemplo. Sin embargo, cuando examinamos los indicadores referentes a la protección encontramos una historia diferente, con los hombres sobrerrepresentados en las muertes laborales o las bajas civiles en conflictos armados (además de las militares), la existencia en muchos países de castigo corporal judicial sólo para varones, la preferencia femenina en políticas migratorias y de refugiados, la atención prestada al secuestro de niñas y mujeres por parte de grupos armados en comparación con otros similares que afectaron a niños varones, etc.

Considero más apropiado concluir que hombres y mujeres cuentan con ventajas y experimentan problemas por razón de sexo en distintas áreas. La narrativa del hombre opresor y privilegiado puede ser útil para exigir la igualdad de estatus entre los sexos, pero en cuanto a la protección de la mujer existe una cierta continuidad con respecto a las sociedades tradicionales. Es decir, este relato no conduce a una verdadera igualdad.

C. Para acabar, ¿cómo podemos recuperar nuestra humanidad? ¿Cómo podemos trabajar por los derechos y la dignidad de hombres y mujeres, cuando desde el feminismo y sistemas sociopolíticos implantan la división y discriminación? ¿Cuál crees que es el papel de la sociedad, del individuo?

DJ. Rechazar esta narrativa que retrata al hombre como opresor y privilegiado es el inicio, pues no se puede tener simpatía hacia quien de forma consciente o inconsciente se sitúa en un estrato moral inferior, y en este relato se engloba a todo un grupo humano. Por el momento es difícil para el gobierno rechazarla a corto plazo debido a que guía principios de actuación en Naciones Unidas y la Unión Europea.

Considero que son los medios, en su papel de formadores de opinión, quienes deben mantener una pluralidad de ideas en este campo que se nos niega desde la política. Sin embargo, hoy día son los principales promotores de esta narrativa. Incluso cuando la universidad produce una variedad de estudios que puedan ponerla en cuestión, poco se filtra cuando los medios sólo toman nota de aquellos trabajos que la confirman. Una mayor variedad de perspectivas en los medios me parece prioritario.

Cuca Casado
(Visto en https://disidentia.com/)