viernes, 31 de mayo de 2019

LA DICTADURA DE GÉNERO, NEGACIÓN ABSOLUTA DE LA REALIDAD HUMANA (3ª PARTE)



Tras la deconstrucción del lenguaje, la ideología de género impone la ´liberación total´ del ser humano en todos los órdenes, desde las relaciones familiares, la reproducción, la sexualidad, la educación, la cultura y la religión.

No hay que confundir la ideología género con el lenguaje que usa tomado del feminismo radical, y que se trata de una lucha a favor de los derechos de la mujer lo que en realidad es una busqueda constante de privilegios a través de la victimización.


El sentido del término género se diferencia de la palabra sexo para expresar que la distinta situación y roles de la mujer y del hombre son construcciones sociales sujetas a cambios.

El concepto de género ya está enclavado en el discurso social, político y legal contemporáneo, con intentos actuales de varios Estados de borrar el término sexo del lenguaje oficial.

Los autores de la teoría de género afirman que hay diversas formas de sexualidad: heterosexual masculino, heterosexual femenino, homosexual, lesbiana, bisexual e indiferenciado, como equivalentes a la heterosexualidad.

Desnaturalizando la condición humana se habla de cinco géneros. Otros hablan de nada menos que ciento doce géneros o inclusive de ninguno, ya que se trata de llegar a una situación andrógina sin sexos fijos, donde cada uno pueda elegir a su gusto, por el tiempo que quiera, el rol que más le guste. Un tipo feminismo sin mujer que defiende que cualquier tipo de unión y actividad sexual es justificable al abrir un panorama imaginativo.

Propone, en clave feminista radical, que la heterosexualidad sea sólo un caso más de práctica sexual, tan válida como cualquier otra, para que cada persona pueda elegir libremente el género al que le gusta pertenecer según los momentos y etapas de la vida: rol heterosexual, rol bisexual, rol homosexual, etc. Todos roles culturalmente construidos.

Rol es un término teatral que indica que una persona representa un papel de acuerdo a un libreto escrito. El uso del término rol o de la frase roles desempeñados indica que hay algo artificioso que se impone al individuo.

Para la ideología de género la maternidad sólo es un rol. Una mujer, cuando tiene un hijo, representa el papel de madre, pero no se es una madre. En definitiva, lo que hace a la mujer un sexo oprimido es la maternidad, una servidumbre reproductiva determinada por la biología.

El término libre elección de la reproducción se refiere al aborto. Asegurar la eliminación de las clases sexuales requiere que la clase subyugada de las mujeres se apodere del control de la reproducción, restaurando a la mujer la propiedad sobre su cuerpo, como también el control femenino de la fertilidad humana, incluyendo tanto las nuevas tecnologías como todas las instituciones sociales de nacimiento y cuidado de niños.

Ideas y conceptos aceptados universalmente como naturales son sólo construcciones sociales y  culturales hechas para mantener la hegemonía del dominio masculino. Es decir, de hecho no hay hombres ni mujeres.

Para la teoría de género lo que denomina patriarcado es la institucionalización del control masculino androcéntrico sobre la sociedad que perpetúa una posición subordinada de la mujer.

Al afirmar esto la ideología de género no intenta la promoción ni equiparación de la mujer con el hombre, como proponen las feministas, sino que busca la completa supresión de cualquier distinción entre la mujer y el hombre, centrada en que la masculinidad es una enfermedad tóxica.

La violencia machista sólo estaría vinculada a las relaciones afectivas y no a otras relaciones sociales, ya que todas relaciones hombre / mujer son estructuralmente de dominación.

El feminismo radical es responsable de envenenar la visión de la sociedad sobre los hombres, hasta el punto que los hombres son descritos como el sexo desechable.

En este guerra contra la testosterona, específicamente los hombres son atacados en el campo de la violencia doméstica, el padre ausente, el abuso infantil, la igualdad ente la ley, salud y educación.

La extensión del odio contra los hombres en la sociedad es enorme y perpetrado desde el nacimiento hasta la muerte, al punto que ser varón se ha vuelto casi ilegal.

La ideología de género parte de una premisa inamovible: los hombres y las mujeres no sienten atracción por personas del sexo opuesto por naturaleza, y que eso es fruto sólo de un condicionamiento cultural de la sociedad, así afirmando que el deseo sexual se puede dirigir a cualquiera, ya que fuerza a la gente a pensar que el mundo está dividido entre dos sexos que se atraen sexualmente uno al otro, que existen diversas formas de sexualidad equivalentes y tan validas como la heterosexualidad, que llaman ´preferencia sexual´.

Lo natural es un concepto que para la ideología de género hay que superar. Es que lo natural no es necesariamente un valor humano. La humanidad ha comenzado a sobrepasar a la naturaleza. Es ya un transhumanismo en procura de suprimir la continuación de un supuesto sistema discriminatorio de clases por sexos sobre la base de sus orígenes en la naturaleza.

Al argumentar que el ser humano nace sexualmente neutral y que luego es socializado en hombre o mujer, la ideología de género se plantea destruir con máxima urgencia una serie de realidades que denominan roles.

La ideología de género sostiene que un niño es un niño porque sus padres le dan juguetes de varón, le han puesto nombre de niño y le tratan como a un niño. Lo que hay que hacer es dejarle en libertad para que elija ser niño o niña, o las dos cosas, o ninguna.

No importa la experiencia cotidiana. Hay que educar a los niños sin estereotipos ni juguetes o tareas ´sexo-específicas´, evitando cualquier distinción entre hombre y mujer, así matando al macho interior.

Es la negación de que hay una naturaleza dada a cada uno ser humano por su capital genético. Se falsea la diferencia entre los sexos como algo convencionalmente atribuido por la sociedad, y resulta que cada uno puede inventarse a sí mismo.

A su vez, las feministas de género pretenden que se sustituyan los términos ´género específicos por palabras género-neutrales´, y aspiran a que no haya diferencias de conducta ni responsabilidad entre el hombre y la mujer en la familia.

La ideología de género entiende por familia cualquier agrupación humana. Quiere quitar a la familia convencional de padres e hijos su estructura para cambiarla por cualquier concepto manipulado.

Para la ideología de género la familia es la causa de la existencia del tabú del incesto, el auténtico origen de la represión sexual percibida por el niño desde la infancia. Por tanto basta con eliminar la familia biológica para eliminar el tabú del incesto, y en consecuencia inhibir los instintos reprimidos, o las pulsiones básicas de placer, que oprimen a los individuos y a la sociedad.

La represión sexual precoz sería el mecanismo básico en la construcción de las estructuras de poder, que sostienen la servidumbre política, ideológica y económica que sufre la mujer.

Otro tipo de ´roles socialmente construidos´ que la ideología de género quiere deconstruir son las ocupaciones que una sociedad asigna a uno u otro sexo.

La ideología de género no lucha por la equiparación de la mujer, como hace el feminismo, sino que para que no haya distinción entre sexos. Ni pretende que una mujer pueda alcanzar un trabajo y ser remunerada igual, sino que desaparezcan las ´categorías´ hombre y mujer.

Lo que importa para la ideología de género no es que la mujer tenga los mismos derechos que el hombre, sino que no existan ni hombres ni mujeres.

Para las feministas de género todo es socialmente construido, desde la familia a la religión, y por lo tanto hay que deconstruirlo todo, en especial destruir la identificación de los intereses de la mujer con los de su familia, el matrimonio y la femineidad.

El núcleo de la ideología de género es la eugenesia. Por tanto plantea otras vías de reproducción. Según esto la forma en que se propaga la especie es determinada socialmente.

Si la gente es sexualmente polimorfa y la sociedad estuviera organizada de modo que se permitiera por igual toda forma de expresión sexual, la reproducción sería resultado sólo de algunos encuentros heterosexuales.

En sociedades transhumanistas la reproducción biológica podría asegurarse con técnicas que no requieran una mujer fértil.

La división estricta del trabajo por sexos, un invento social común a toda sociedad conocida, crea dos ´géneros´ muy separados y la necesidad de que el hombre y la mujer se junten por razones económicas.

No considera que los hombres suelen tener mejores salarios que las mujeres por varias razones. En general, las mujeres no quieren hacer trabajos que impliquen carga física, riesgos vitales y horarios laborales extendidos. Por eso de ninguna manera es un tema de desigualdad entre sexos.

La ideología de género es una reinterpretación neo-marxista de la historia. Los marxistas clásicos teorizaron que el sistema de clases desaparecería una vez que se eliminara la propiedad privada y la religión.

Para el marxismo clásico si se quiere llegar a la sociedad sin clases hay que pasar necesariamente por la dictadura del proletariado. Siendo todo una lucha de opresores contra oprimidos que se resolverá sólo cuando los oprimidos se percaten de su situación, se alcen en revolución e impongan una dictadura de los oprimidos.

Los mismos principios de la lucha clases aplicados para la revolución sexual, porque de esa forma la sociedad sería totalmente reconstruida y emergerá una sociedad sin clases, libre de conflictos, que asegurará la paz y prosperidad utópicas para todos.

El primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, que es la primera forma de opresión de una clase por otra, la del sexo femenino por el masculino.

Sin embargo, para la teoría de género los marxistas fracasaron al concentrarse en soluciones económicas, sin atacar directamente a la familia, que para la ideología de género es la verdadera causa de las clases. La cuestión no sólo es acabar con la diferencia de clases sino destruir la diferencia de sexos. Al interior de la familia el hombre sería el burgués y la mujer el proletario.

Asegurar la eliminación de las ´clases sexuales´ requiere que la clase subyugada, las mujeres, se alce en revolución y se apodere del control de la reproducción; se restaure a la mujer la propiedad sobre sus propios cuerpos, como también el control femenino de la fertilidad humana, incluyendo tanto las nuevas tecnologías como todas las instituciones sociales de nacimiento y cuidado de niños.

La meta revolucionaria final del marxismo cultural es no sólo acabar con el privilegio de la clase económica y la distinción misma entre clases, pero también acabar con el privilegio masculino y la distinción de sexos misma, donde las diferencias genitales entre los seres humanos ya no importarían culturalmente.

La educación es una estrategia clave para cambiar los roles del hombre y la mujer en la sociedad.

Para quitar el concepto hombre y mujer, la perspectiva del género debe integrarse en los programas escolares.

Las niñas deben ser orientadas hacia áreas no tradicionales y no se las debe exponer a la imagen de la mujer como esposa o madre, ni se les debe involucrar en actividades femeninas tradicionales.

El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual.

La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán desde el prisma liberal como opciones alternas fuera del alcance de la regulación estatal; en vez de esto, hasta las categorías de homosexualidad y heterosexualidad serán abandonadas; la misma institución de las relaciones sexuales, en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá. La humanidad podría revertir finalmente a una ´sexualidad polimórfica natural´.

Muchas mujeres apoyan los postulados de la ideología de género porque piensan que son avances de carácter feminista, y no es así. El feminismo defiende la igualdad entre la mujer y el hombre. La ideología de género va más allá y trata de borrar esa distinción, impidiendo que la mujer se dedique a su hogar y al cuidado de sus hijos, porque eso la hace ´desigual´.

La igualdad feminista radical significa no simplemente una igualdad bajo la ley y ni siquiera una igual satisfacción de necesidades básicas, sino que las mujeres, al igual que los hombres, no tengan que embarazarse y dar a luz.

La ideología de género propone la destrucción de la familia biológica que permitirá la emergencia de mujeres y hombres nuevos, diferentes a los que han existido con antelación.

Deconstrucción de la familia no sólo porque según la ideología de género esclaviza a la mujer, sino porque condiciona socialmente a los hijos para que acepten la familia, el matrimonio y la maternidad como algo natural.

La ideología de género sostiene que uno puede crear a voluntad su propia identidad sexual, eligiendo ser hombre y mujer bajo nuevas leyes de identidad de género, con el derecho a inscribirse en el Registro Civil con el sexo que se desea, al margen de cuál sea su misma configuración cromosómica y morfológica.

En otras palabras, la ideología de género sostiene que uno puede crear según su voluntad la propia identidad sexual; que puede elegir ser hombre y mujer; y que además tiene el derecho a que se lo reconozca así en el Registro Civil.

(Visto en http://noficcin.blogspot.com/)

3 comentarios:

  1. Se hace pero no se si la traducción de Gender es necesariamente Genero

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que no es ninguna satisfacción que al dictador le llamen proletario... quiza ya van por la monarquía proletaria.

    ResponderEliminar
  3. Los promotores de esta nueva ideología afirman que los seres humanos nacen “neutros” y luego son socializados en hombre o mujer.
    ¿Cómo explican, pues, que, a pesar de ello, hayan personas homosexuales, porque así lo sienten, incluso desde bien pequeñitos?.

    Están negando el instinto natural que todos los humanos traemos de serie y que, les guste o no, a la mayoría nos inclina a sentir atracción por el sexo opuesto.

    La teoría del “género” es tan artificial, tan forzada, que es insostenible y tiene que acabar fracasando.

    ResponderEliminar