jueves, 18 de abril de 2019

EL 11-S DE EMMANUEL MACRON


Humo y destrucción entre dos torres idénticas: la imagen no ha podido dejar
de provocarnos un extraño e incómodo "dejà vú"

¿Cuál es el mejor medio de distraer la tensión social y aglutinar a la población en torno a una causa común? Sin duda, una desgracia imprevista y súbita que haga sentir a cada ciudadano que se le ha arrebatado algo suyo.

La catedral de Notre Dame era Patrimonio de la Humanidad desde 1991, se hallaba bajo el patrocinio de la Unesco, que la hacía objeto de una normativa muy estricta de conservación y protección, y del estado francés, y estaba vigilada con cámaras y policías desde que se sabía objetivo del yihadismo. Su seguridad era una prioridad para todos los poderes públicos. Sin embargo, los medios insisten con sospechosa unanimidad en que su incendio ha sido fortuito. Más que algo fortuito, el análisis de las circunstancias de lo ocurrido apuntan a que para cierto tortuoso personje ha sido algo afortunado. Y ese personaje no es otro que Enmanuel Macron, vigesimoquinto presidente de la República.

No buscan reformas, buscan una revolución
El antiguo peón de la banca Rothschild se estaba viendo desbordado por las manifestaciones, sábado sí y sábado también, de los "chalecos amarillos", cuyas reivindicaciones empiezan a ir más allá del recorte de impuestos o las mejoras salariales. Como sus antecesores sesentayochistas, han elegido ser realistas y pedir lo imposible: renuncia del gobierno en pleno, nueva Constitución, supresión del Senado, bajada de los sueldos de los ministros, salida de la U.E., ... Y cuentan con la simpatía de más del 60 % de la población. Su movimiento es una enmienda a la totalidad de un sistema que les excluye y que favorece a los ricos.

Contra ellos, Macron ha jugado alternativamente la baza del apaciguamiento, la mano tendida y la fuerza, llegando a desplegar al ejército y ofrecer la lamentable imagen de unos Campos Elíseos militarizados con controles, tanquetas y tropas preparadas para el uso de fuego real. ¿Hasta donde puede llegar este pulso entre quienes detentan los mecanismos del poder financiero y de la represión y una ciudadanía cuyo hartazgo ya es incontenible?

La cortina de humo que viene a ocultar la
torpeza, el despotismo cutre y las vergüen-
zas del lacayo de los Rothschild ha sido
alimentada por la combustión de vigas de
madera de 850 años de antigüedad
Y es aquí cuando, abortando la posibilidad de imaginar siquiera una respuesta plausible a la pregunta formulada, aparece el acontecimiento "inesperado" que lo cambia todo: con 74 años de retraso, arde París, o, al menos, uno de sus símbolos más reconocibles junto con la torre Eiffel o el Arco del Triunfo.

Una tragedia increíblemente conveniente, de una oportunidad harto sospechosa.

Sobre todo si tenemos en cuenta que el neoliberal, sionista y masón presidente francés había programado para ese mismo día una comparecencia pública para anunciar una serie de medidas relacionadas con el malestar social del que es un claro síntoma el movimiento de los chalecos amarillos. Un discurso que iba a ser pronunciado a las ocho de la tarde. Poco más de una hora antes, la catedral de París es presa de las llamas. El discurso cambia de sentido, y las medidas a adoptar se esfuman entre el humo espeso y acre que se extiende por la ciudad. Quedan en vigor, eso sí, las restrictivas medidas previas adoptadas bajo la denominación de "Ley anti-alborotadores", una ley hecha a medida de la situación que permite a las fuerzas de seguridad suspender el derecho de manifestación y criminalizan hechos como taparse la cara, entre otras "lindezas". Una ley que ha sublevado a los franceses y evidenciado el distanciamiento entre un pueblo celoso de sus libertades y su endiosado presidente, el que acusaba a su rival en las elecciones, Marine Le Pen, de programar lo que ahora él está llevando a cabo: autoritarismo y represión.

Con la caída de la techumbre de Notre Dame se suspenden más cosas que las posibles cesiones consideradas por el ejecutivo. Un abatimiento moral extremo hace presa del país vecino. Lo emocional sustituye a lo ideológico y se crea un clima en el que quien no renuncie a sus reivindicaciones en atención a la emergencia surgida será un monstruo insensible y un mal francés. Frente a las diferencias previas, ha surgido la Gran Causa Común que ha de hermanar a todos, unir todas las voluntades y posponer todos los conflictos. Macron pronuncia en su aparentemente improvisado discurso de circunstancias la frase "Dejaremos nuestras diferencias a un lado para afrontar esta terrible catástrofe". La tragedia le da al César la oportunidad de mostrarse como un líder a la altura de la situación. Y un LÍDER no es nada sin lo que la lectura inversa de su denominación nos da: un REDIL de dóciles ovejas.

La lectura de lo ocurrido por parte de los
cachondos habituales
El incendio de Notre Dame le viene de perlas a un César al que solo le faltó tocar la lira desde su palacio como Nerón ante las llamas de Roma. Supongo que su "modus celebrandi" no tendrá por qué coincidir con el del emperador loco número dos, pero de lo que no cabe duda es que la "terrible catástrofe" es algo que le aporta un balón de oxígeno en el momento en que más lo necesitaba. Habrá quien lo considere un golpe de suerte. Otros sabemos, desde hace mucho, que quien tiene el poder construye su suerte.

Ver al tirano acorralado jugando la baza de la reconciliación, la superación de las diferencias y la Gran Causa Común produce arcadas. Veremos si la maniobra cuela y los franceses le aúpan a un liderazgo moral que dista de merecer, evitándole el previsible revés que se veía abocado a encajar en las cada vez más cercanas elecciones europeas. La tragedia aún puede dar de sí, pero dentro de ese juego con los símbolos del que hablaba en la entrada "La torre herida por el rayo", símbolos olvidados para nosotros, decía, "por siglos de reduccionismo cientificista, materialista y cartesiano", pero disponibles y utilizados con profusión por la Élite oscura, se activa en Macron lo que voy a llamar "Protocolo Mesías" a falta de conocer su denominación en clave para ellos ... y la tienen, en la medida en que nada de todo lo que viene a continuación es casualidad.

Este "Protocolo Mesías" consiste en una dramatización pública, un Auto de Fé o Misterio, cuyo foro de representación son los medios tradicionales, prensa y televisión. Está protagonizado por un sujeto -predicador mediocre, eso sí- al que al nacer le pusieron, como a Cristo, el nombre de pila de "Emmanuel", que como recoge el Evangelio de Mateo, significa "Dios con nosotros". Nació, por cierto, en el solsticio de invierno, como se dice de Jesús (aunque en el caso de nuestro anti-héroe la fecha es el 21 de diciembre, tres días antes de Nochebuena). Se manifiesta en plena Semana Santa con un mensaje paralelo al de Cristo, quien proclamó que en tres días levantaría el templo destruído por los hombres (Juan 2,19), anunciando que la catedral siniestrada será reconstruida en un periodo algo más razonable, que el mesiánico líder cifra en cinco años (arquitectos e ingenieros tripliclan ese periodo, pero recordemos que Macron se presenta como hacedor de milagros).


¿Un poco traído por los pelos? Juzgue el lector, pero nos encontramos ante una liturgia masónica que, como muchos de sus ritos, encierra una parodia del culto católico. Ejecutada, además, en unas fechas señaladas para la Cristiandad, dado que la Semana Santa ha venido a coincidir este año con unas fechas singulares del calendario pagano, el mes previo a Beltane, propicio a rituales de fuego en honor de Baal-Enlil-Moloch, fechas pródigas en sucesos violentos que el común de los mortales toma por atentados, pero que en realidad constituyen sacrificios humanos en masa:

- 19 de abril de 1993. Masacre de Waco, perpetrada por el FBI contra la secta de los Davidianos, liderada por David Koresh. 76 hombres, mujeres y niños asesinados.

Los asesinos de la escuela de Columbine
- 19 de abril de 1995. Timothy McVeigh hace volar un edificio federal en Oklahoma: 168 víctimas mortales.

- 20 de abril de 1999. Masacre en la Escuela Secundaria de Columbine (Colorado): 13 muertos y 21 heridos.

- 16 de abril de 2007. Tiroteo en un instituto en Virginia: 32 muertos y 17 heridos.

- 16 de abril de 2013. Supuesto atentado con bombas durante la maratón de Boston: se informa de 3 muertos y 107 heridos.

- 18 de abril de 2013. Explota un planta de fertilizantes en Tejas, cerca de Waco, justo 20 años después. Por cierto que también en Tejas, el 16 de abril de 1947, se produjo la explosión de una nave cargada de nitrato de amoniaco que causó la muerte a 576 personas.

Basten los datos arriba señalados para probar que estamos en unas fechas extremadamente sensibles.

El 15 de abril comienza, según el calendario celta, el mes del sauce. Lo rige la
diosa Caileac, que representa la iniciación por medio del fuego. ¿Ha sido el
templo de la Madre ofrendado en un ritual de magia "wicca", la creencia an-
cestral de una Élite conectada con la religión sumeria, egipcia y babilónica?

Otros números resultan también reveladores. Para presentarlos le cedo la palabra a un comentarista despierto que utiliza el original "nick" de Desprogr Amador:

Notre Dame se pone a arder precisamente el mismo día mundial del arte ... a 119 años exactos de la inauguración de la exposición universal de París (15 de Abril de 1900,) a 119 días exactos del cumpleaños del Papa Francisco, a 1 año, 10 meses, y 9 días desde la evacuación de Notre Dame en 2017 por un intento de atentado, a 1 año, 11 meses, y 1 día desde la investidura de Macron como presidente … y prácticamente a la misma hora en la que éste tenía programado dar un discurso anunciando nuevas medidas políticas y hablar sobre la crisis de los chalecos amarillos. El anterior discurso que dio sobre los chalecos lo siguieron más de 26 millones de franceses, es decir, más espectadores que los de la última final del mundial (que, por cierto, ganó Francia...) 


Además, “da la casualidad” de que este año se cumplen 900 años desde la fundación de la orden del templo de Salomón “la famosa Orden del Temple” (año 1119) Lo curioso es que, el templo de Salomón, del que estos señores tomaron su nombre, estaba erigido exactamente en el mismo punto en el que posteriormente se levantó la mezquita de Al-aqsa … No es casualidad, que durante el ritual-incendio de conmemoración de la fundación del temple en París Al-aqsa también estuviera en llamas. Históricamente, Al-aqsa fue la primera gran propiedad sacra otorgada a los caballeros templarios por Balduino I.


¿Por qué ardió Al-aqsa a la par que Notre Dame? Este bloguero confiesa que no tiene la respuesta definitiva, más allá de lo apuntado en la primera entrada dedicada por esta bitácora al incendio de Notre Dame, y donde afirmaba (perdón por la autocita):

Quienes han buscado la sincronicidad de estos dos sucesos han cuidado de que los dos bandos entre los que buscan provocar hostilidad miren cada uno a su drama ignorando el del otro, enquistándose en su tragedia y cerrándose a empatizar. Y si el experimento les sale bien, habrá nuevos dramas, nuevas heridas y nuevos símbolos arrasados junto con vidas inocentes: hemos asistido a un doble ritual de fuego, pero nos amenazan con un ritual de sangre.

Recaudados a fecha de ayer 850 millones de euros, y subien-
do. La tragedia de París, vista con ojos codiciosos,
aparece como una operación financiera redonda.
De lo que no cabe duda es de que quien sí conoce el significado de la conexión entre estos dos siniestros simultáneos son los amos de Macron, la Logia B'Naï B'Rith y sus satélites, hacia los que va a fluir una ingente cantidad de fondos aportados desde todos los rincones del mundo para la anunciada reconstrucción del Templo ... y tal vez no solo el de París, dado que solo con lo aportado hasta ayer bastaría para reconstruir varias veces lo destruido en Notre Dame.

Tampoco me cabe duda de que el lector escéptico que haya leído hasta aquí le empezará a costar seguir creyendo en "casualidades". Cuanto más escarbamos en todo lo que rodea el triste suceso del lunes más van apareciendo los signos de la "bandera falsa", de la crisis provocada justo por aquellos que van a ser sus beneficiarios. Como en el 11-S, como en nuestro fatídico 11-M, como en el 7-J londinense o en el hace poco aquí analizado ataque al USS Liberty. Nada es lo que parece.

Como colofón a tantas evidencias abrumadoras nos encontramos con que la plataforma de video YouTube, cuyo sistema automatizado redirige cualquier tema "sensible" a la Wikipedia para hacer prevalecer la versión oficial del suceso del que se trate, vinculó la transmisión de imágenes del incendio de la catedral al 11-S, la "false flag" por antonomasia, un autoatentado que sirvió de excusa para el recorte de libertades civiles y para invadir países para saquearlos a mayor gloria de la mafia petrolera tejana de los Bush, Cheney y compañía. ¿Error, recochineo o adelanto de lo que podría venir después de la catástrofe?.

(posesodegerasa)

Enésima pieza del enigma (¿y van ...?): en el momento de ser detenido en la
embajada de Ecuador en Londres Julian Assange sujeta un libro que parece
esforzarse en mostrar. Su autor, Gore Vidal, es el guionista del celebérrimo
film de René Clement "¿Arde París?". ¿Estaba avisando de lo que se aveci-
naba? ¿O se trata solo de otra "casualidad"?

1 comentario:

  1. Hoy leí que la catedral de Notre Dame inició su construcción en 1163 y se terminó en 1345. Hace muchos años leí una suma numerológica que servía para sacar fechas clave de día y mes en relación con monumentos como éste. Se trata de que al sumar los años nos dará una fecha oculta que es en la que puede suceder "algo"; para sacar el día se tiene que sumar la totalidad de los números, y para sacar el mes, se deben sumar los 3 últimos números, no pasando de 12 ya que sólo hay 12 meses en el calendario.

    Aplicando ese sistema a Notre Dame obtenemos lo siguiente: "Inicio de construcción, año 1163, más el término de ésta en 1345; da igual a 2508". Sumamos: 2+5+0+8= 15 (ahí tenemos el día). Ahora sumamos: 5+0+8= 13. Ahí tenemos el mes, pero como no hay trece meses reducimos la cifra sumando sus términos, es decir: 1+3=4. Conclusión: 15 del mes 4 (abril), la fecha del incendio. ¿Coincidencia?

    Para los que seguimos los pasos de la élite babilónica que busca instaurar el gobierno del anticristo (contemporáneamente llamado Nuevo Orden Mundial) no es coincidencia; principalmente si ya sabemos a través de The Echonomist que ellos no vaticinan, sino que programan. Nos programan por los medios, las artes, las falsas banderas, etc.

    Despertemos de la "programación predictiva" a la que nos sujetan a través de la propaganda, las noticias, los filmes, las series, la educación, las medicinas, vacunas, alimentos, etc.; y salgamos de la "mente colmena" en la que se encuentran las multitudes incrédulas, que obviamente serán los marcados seguidores de la abominación desoladora, que se dirá dios, cuando sea instaurado el 3er templo de Jerusalén.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar