viernes, 29 de marzo de 2019

"EL TRABAJO ESTÁ MATANDO A LA GENTE"



Jeffrey Pfeffer, profesor de la Escuela de Postgrado de Negocios de la Universidad de Stanford y autor o coautor de 15 libros en los que analiza el ámbito laboral a través de los recursos humanos, acaba de publicar "Muriendo por un salario", un ensayo en el que reflexiona en torno al sistema de trabajo actual y pone sobre el tapete su capacidad nociva.

"El trabajo está matando a la gente y a nadie le importa", declara el académico en una entrevista para laBBC. Una aseveración que, si bien puede parecer un tanto naíf, el académico hace con conocimiento de causa, no en vano se basa en investigaciones que ha ido realizando durante décadas, tanto en EEUU como en el resto del mundo.

Según Pfeffer, el sistema de trabajo actual enferma e incluso puede llegar a resultar mortal para las personas. Pone como ejemplo el caso de Kenji Hamada, un japonés oriundo de Tokio que sufrió un ataque al corazón en su escritorio. Hamada trabajaba 75 horas semanales y tardaba unas dos horas en llegar a la oficina.

El caso de este trabajador japonés es paradigmático. Sus jornadas interminables y sin descanso –había encadenado 40 días seguidos sin parar– le provocaron, tal y como confesó su viuda, un situación de máximo estrés.

El de Kenji es uno más de los muchos ejemplos que pueblan el ensayo de Pfeffer, un obra que trata de contextualizar los efectos contraproducentes de un sistema de trabajo "inhumano" para con los trabajadores.

Los datos no engañan y Pfeffer recopila algunas cifras que no invitan al optimismo. En Estados Unidos, según este ensayo, el 61% de los empleados confiesa haber enfermado a causa del estrés, mientras que el 7% declara que en algún momento fueron hospitalizados por motivos vinculados de un modo directo con su labor profesional.


Las estimaciones de Pfeffer no dejan espacio a la duda: el estrés está detrás de la muerte anual de 120.000 trabajadores estadounidenses. Lo que se traduce en un gasto anual para los empleadores de ese mismo país de unos 265 millones de euros.

"Existe evidencia de sus efectos sobre la salud. Las largas jornadas laborales, los despidos, la falta de seguro médico, el estrés provocan una enorme inseguridad económica, conflictos familiares y enfermedades", confiesa el académico.

(Visto en https://www.publico.es/)

7 comentarios:

  1. En españa no tenemos ese proboema puesto que no hay trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun lo tenemos mas.Los que curran trabajan todo el día. En un trabajo anterior que yo tenía, los camioneros entraban a las 6:00h y a las 21:30h aún estaban por el almacén después de pasarse el día en la carretera. Sólo paraban un par de horitas para comer.

      Eliminar
  2. "Fíjate si es malo trabajar que te pagan y ni los ricos lo quieren" Anonimo

    ResponderEliminar
  3. y los que si tenemos trabajo , trabajamos por dos o mas , por la precariedad de contratacion.
    Estrees , mala alimentacion , falta de sueño , depresiones ect asi esta hoy la gente que trabaja y la que no trabaja tambien , a ver si ya va llegando algun cambio significativo para la humanidad.

    ResponderEliminar
  4. Yo, enfermé gravemente por respirar humo de tabaco en la oficina.
    Eramos catorce compañeras, de las cuales, fumaban once.
    Me entró una bronconeumonía que no se curaba con nada. Mis pulmones estaban tan negros que, mi doctora temía que me ocurriese lo peor de un momento a otro.
    Me dieron una baja larga, larga y conseguí recuperarme un poco, pero en cuanto regresaba al trabajo; vuelta a empezar.
    Ocurrió en aquellos tiempos en los que se permitía fumar en las oficinas, pese a que la ley ordenaba lo contrario.
    Estuve varios años sufriendo neumonías de repetición. Hoy en día, parece que lo estoy superando, gracias a Dios.

    ResponderEliminar