martes, 5 de febrero de 2019

LA PERVERSA (E INNECESARIA) LEY INTEGRAL DE VIOLENCIA "DE GÉNERO"




La ley VIOGEN, ley de "violencia de género", de 28 de diciembre de 2004 tiene como principal objetivo legalizar el repudio y el desahucio (de los hombres, claro) y garantizar que las mujeres que lo deseen, puedan expulsar a sus maridos de sus casas y de la vida de sus hijos (evitando que sigan participando en su educación y crianza) a la vez que se apropian del patrimonio acumulado durante la convivencia ...

La LVIOGEN, no fue diseñada para proteger a las mujeres en situación de riesgo, ni nada parecido; entre sus objetivos estaba crear una industria mafiosa, para subvencionar generosamente a partidos políticos, sindicatos, organizaciones "de mujeres" y oenegés de toda clase, con miles, cientos de miles, millones de euros...

La LVIOGEN pretende, supuestamente, solucionar un problema inexistente... El Código Penal Español ya disponía de suficientes mecanismos para proteger a las mujeres en situación de riesgo, de vulnerabilidad, y para castigar a quienes ejercieran violencia sobre ellas; como cuando las víctimas son niños, ancianos, u hombres... independientemente del sexo del agresor. Por cierto, dado que en la violencia que sufren los niños y los ancianos, la mayoría de los responsables (más del 70 por ciento) son mujeres ¿Sería razonable que se crearan tribunales de excepción para juzgar a las mujeres que ejercen violencia, con o sin resultado de muerte, contra niños y ancianos, ya que son mayoría; y que se las castigara más duramente que cuando el autor de violencia contra niños y ancianos fuera un hombre; y que se las privara de la presunción de inocencia?

Por otro lado, a estas alturas, hay que ser un ignorante o un canalla para afirmar que la LVIOGEN, ley de "violencia de género" de 28 de diciembre de 2004 es útil o eficaz. Lo único que ha conseguido es que hayan sido detenidos alrededore de DOS MILLONES de hombres inocentes, en los 14 años que viene aplicándose, en la mayoría de los casos acusados falsamente por sus mujeres, novias, compañeras, vecinas... por cuestiones nimias, estupideces en la mayoría de los casos; a sabiendas de que los hombres denunciados acaban en el calabozo de la Guardir Civil, de la Policía Nacional, de las policías regionales o las policías locales; y si la denuncia se realiza el viernes, salvo excepciones, el hombre supuestamente maltratador pasará el fin de semana completo privado de libertad... y cuando el lunes sea llevado a disposición judicial, previamente será coaccionado por el o la abogado del turno de oficio de "género" para intentar que se declare culpable y firme una sentencia de "conformidad"; como resultado, aproximadamente el 25 por ciento de la población reclusa masculina está privada de libertad por cuestiones relacionadas con denuncias por "violencia de género".

En los casos en que realmente ha habido violencia, siempre son en disputas en las que, en la mayoría de las ocasiones es la mujer quien inicia la pelea y el hombre la sujeta o inmoviliza, o zarandea, o empuja, ... pero, claro, la jurisprudencia del Tribunal Supremo obliga a condenar más severamente a los hombres cuando el hombre y la mujer se aporrean mutuamente... y, también, la jurisprudencia afirma que si no hay pruebas, más que la palabra de la mujer denunciante, se aplicará la presunción de veracidad a la mujer, y la presunción de mendacidad al hombre... En fin, todo ello escrupulosamente "constitucional". Barrabasadas que se llevan a cabo en tribunanales de excepción (a pesar de que la Constitución Española los prohibe) en los que se juzga exclusivamente a hombres, por el simple hecho de haber venido este mundo con pene, y en los que se les priva de la presunción de inocencia, entre otras lindezas ...

Carolus Aurelius
(Visto en https://blogs.elconfidencial.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario