lunes, 4 de febrero de 2019

EL CASO "FRAGUAS": EL N.W.O. CONTRA LA VIDA




Dos años después de que el caso fuera recogido en el blog, el pasado miércoles 16 de enero se confirmaba la terrible noticia: seis de miembros del colectivo de repoblación “Fraguas Revive” eran condenados a un año y nueve meses de cárcel por no contar con autorización gubernamental para repoblar el pueblo de Fraguas. La Audiencia de Guadalajara desestimó el recurso de los acusados, confirmando la pena de cárcel, además de una multa de 2.160 euros a cada uno de ellos por delitos de usurpación y contra la ordenación del territorio. Para más inri, podrían eludir la cárcel si abonaran 27.000 euros, que corresponderían al coste de demolición del pueblo. Por descontado que ni el colectivo posee ese dinero, ni tiene intención de derribar lo que tanto esfuerzo les ha costado.

Fraguas es un pueblo ubicado en el Parque Natural de la Sierra norte de Guadalajara. El pueblo, como tantos otros en España, sufrió el fenómeno poblacional que conocemos con éxodo rural entre los años 1950 - 1975: el atraso económico del campo, frente a las oportunidades que ofrecía la ciudad, llevó a que pueblos como el de Fraguas fueran perdiendo paulatinamente su población joven mientras la adulta se extinguïa. Con una población de pocos habitantes y muy envejecida, finalmente, en 1968, tras la marcha de la última persona, el ICONA expropió Fraguas. Posteriormente, se convertiría en una zona para prácticas militares, lo que conllevo a la destrucción total del pueblo. Después de esto, se inició un proyecto de forestación de pino, una especie no autóctona y que agrava los problemas de propagación en caso de incendios forestales

En el año 2013, un grupo de jóvenes, con una serie de inquietudes políticas, encontraría en Fraguas la posibilidad de iniciar un modelo de vida alternativo al del mundo urbano y capitalista. Un proyecto basado en la sostenibilidad y el respeto al medioambiente con la intención de poder ser autosuficientes. Todo ello gestionado de manera horizontal, tomándose las decisiones de manera asamblearia. “Valoré mucho la relación que tenían con la naturaleza a la hora de tratarla y cómo convivían con los animales de allí” afirma Celia Sánchez Serrano, voluntaria en Fraguas. Partiendo de muy poco, con un pueblo entero derruido, fue como nació “Fraguas Revive”. Los nuevos pobladores comenzaron a reconstruir las casas del pueblo, respetando la arquitectura de entonces y el medio. La iniciativa contaba con el apoyo y el beneplácito de los antiguos vecinos, como Rafael Heras, que visitaban de vez en cuando lo que un día fue su casa. Los antiguos vecinos veían encarnada en este grupo de jóvenes la posibilidad de recuperar su querido pueblo. “Fraguas Revive”, a parte del trabajo diario de sus habitantes, cuenta con la ayuda de dinero donado por la gente y de voluntarios que visitan el pueblo para echar una mano.

Sin embargo, los problemas no tardaron en venir. La Junta de Castilla- La Mancha denunciaría a los jóvenes por delito contra la ordenación del territorio. Posteriormente, la Audiencia les exigiría abandonar el pueblo y demoler lo construido. Comenzaba el tirón mediático, ¿repobladores u okupas? Con la ley en la mano, sin duda la Administración tenía “las de ganar”. Legalmente, la ubicación donde se encuentra Fraguas es una zona de utilidad pública; además de estar situada en un Parque Natural.

España traga con todo menos con la recuperación del medio rural: para el Es-
tado lo que cuenta es meter en cintura a estos "terroristas", no sea que cunda
el ejemplo.

No obstante, el ensañamiento contra el colectivo de jóvenes pone en evidencia la hipocresía de una Administración que quiere desalentar toda iniciativa de autosostenibilidad. Desde el Gobierno afirman que es necesario luchar contra la despoblación, sin embargo, no consideran “Fraguas vive” como una iniciativa para la solución del problema. Por otro lado, la zona será de utilidad pública pero está gestionada de manera privada. Una entidad privada que quiere hacer de la zona un coto de caza privado. Además, se les acusan de daños al medioambiente; todo un sin sentido, tratándose de un proyecto que lleva como consigna ésa, la del respeto al medioambiente y la sostenibilidad. De manera hipócrita, se les achacan estos daños, cuando desde la Administración han realizado alteraciones, como la plantación de especies no autóctonas en vez de iniciar una forestación del roble. Para colmo, no es legal crear nuevos núcleos de población, en cambio, sí es legal usar explosivos dentro del Parque Natural.

El gobierno regional no ha atendido las 83.000 firmas recogidas en apoyo de la iniciativa "Fraguas revive" (un número mayor al del total de habitantes de la provincia de Guadalajara). El próximo 23 de Febrero está convocada una manifestación en solidaridad con los repobladores de Fraguas, a las 12:00 en la Plaza de Tirso de Molina. Desde este portal hago una llamada al apoyo a esta alternativa al modelo organizativo y político hegemónico. Fraguas es un ejemplo que los políticos depredadores no quieren que fragüe: la materialización de valores como la colectividad, el apoyo mutuo o la autogestión.

(Fuente: https://enklandestino.home.blog/)

2 comentarios:

  1. Si a rehabilitar y tratar el medio natural con respeto es considerado por estos vendidos "daños al medioambiente", ¿Cómo se podría calificar el uso de ese medioambente para prácticas militares?.

    Los lacayos españoles del nom no quieren que los jóvenes autóctonos se busquen la vida repoblando los pueblos abandonados. Sin embargo, están dispuestos a dar toda clase de facilidades para que extranjeros, totalmente ajenos a nuestra cultura, valores y costumbres, ocupen los pueblos abandonados o con escasa población de nuestro pais, con la excusa de "repoblarlos".

    Es como el no hacer nada, sino alentar más bien, para que nuestros jóvenes con carreras universitarias se marchen asqueados al extranjero para poder tener el futuro que nuestro país les niega y por otro lado, se está facilitando la invasión incontrolada de la inmigración africana, la mayoría sin estudios y algunos, analfabetos.

    Eso sí, estos vendepatrias luego se envolverán con las banderitas varias que pululan por nuestro país y proclamarán su "amor" a la tierra, pidiendo el voto. Les va a votar su santa madre. Hipócritas.

    ResponderEliminar
  2. La Agenda 21 sigue su curso.
    Concentrar a la población en grandes nucleos y alrededores, evitando que puedan establecerse y desplazarse libremente fuera de esos nucleos.

    ResponderEliminar