martes, 22 de enero de 2019

"OPEN ARMS": BRAZOS ABIERTOS A LA NEO-ESCLAVITUD


En una Europa que solo funciona como inmenso mercado blindado, ¿qué otra
cosa pueden ser los desfavorecidos, sino mercancías?

La denuncia realizada en su día por el Sindicato de Portuarios de CNT contra las prácticas empresariales de Óscar Camps, jerarca de la ONG Open Arms dedicada a "rescatar" emigrantes en el Mediterráneo, pone las cosas en su sitio respecto a quiénes son y qué pretenden los nuevos traficantes de esclavos, todo oportuna "sensibilidad" hacia los migrantes (gente que ha perdido bastante más que la "e" que antes precedía a la actual denominación) y todo despotismo y explotación laboral hacia sus propios empleados.

¿Cómo puede alguien ser un empresario explotador y un hé-
roe caritativo en acción?
Camps es un adinerado empresario, que desde su empresa Proactiva SL se ha ido haciendo con una notable cantidad de servicios municipales ligados a las actividades de playa, sirviéndose del socorrido procedimiento de comprar ganarse para sus negocios su causa a los concejales de una buena cantidad de ayuntamientos de Cataluña. A la vez ha ido reduciendo los salarios de sus desventurados trabajadores, al tiempo que les obliga a estar en la faena cada vez más horas, a trabajar los festivos y a no tomar vacaciones. Así, se ha hecho con un imperio empresarial, con el consiguiente arrasamiento de las pequeñas empresas que anteriormente se ocupaban de cumplir los servicios que ahora él monopoliza. Para ello se ha servido igualmente de la fama y publicidad mediática que le han proporcionado proezas "humanitarias" como recoger a los inmigrantes antes de que puedan ser rescatados por los guardacostas libios, vulnerando con ello la legislación internacional y fomentando así que las mafias sigan beneficiándose de la muerte de personas desesperadas a las que envían en cáscaras de nueces al medio del mar.

CNT tilda a Camps de "voraz" y "sin escrúpulos" en tanto que empresario, al mismo tiempo que la prensa y la televisión políticamente correctas le presentan como un modelo de "antirracista" y "filántropo".

Contribuir a la despoblación de Africa es otra manera de sa-
quear sus recursos. A la hipócrita Europa le interesa, además
del coltán, el uranio, los diamantes, ... la mano de obra
Puesto que el gran capitalismo globalizador europeo necesita más y más neo-esclavos africanos, Camps ha sido convertido en un gran personaje. Eso le está permitiendo recibir una suma notable, aunque por el momento imprecisa, de dinero estatal, en tanto que subsidios y subvenciones. Está ademas respaldado por el multimillonario G. Soros, el entusiasta defensor de destruir a los pueblos europeos con una apropiada combinación de persecución de la maternidad y emigración masiva. Y también por Ángela Merkel, la primera matriarca del imperialismo europeo, necesitado de mano de obra para competir con sus rivales imperialistas, esto es, mano de obra foránea, gratis, que roban a los pueblos africanos, empobreciéndolos cada vez más con ello, y destruyéndoles en tanto que pueblos.

Digámoslo de una vez. El asunto de la emigración y del "antirracismo" es esencialmente una cuestión de dinero. Es el gran negocio de nuestro tiempo. Por eso en relación con él corren sin limitaciones los recursos monetarios, que son generosamente distribuidos entre los profesionales del tráfico de esclavos, como Camps, y los jaleadores de sus actividades, necesarios para adoctrinar e intimidar a la opinión pública. Incluso se puede calcular cuánto recibe, en euros, cada mindundi que, aquí o allá, grita "¡racista!, ¡racista!" a quienes tomamos posición a favor de una racionalización y una regulación de la emigración.

Las monarquías del Golfo Pérsico disponen de infraestructu-
ras capaces de acoger a millones de refugiados. Pero su pro-
blema no es el abaratar la fuerza de trabajo. El del gran capi-
tal (europeo) sí. Y eso explica mucho de lo que está pasando.
Así pues, estamos ante una explosión de la prostitución política. Ya todo se dice y hace por dinero. Y quienes nos negamos a entrar en el juego somos las víctimas de la vesania de tales mafias. Que Camps no se haya tomado la molestia de contestar, que se sepa, a las imputaciones de CNT muestra lo aterrador del poder que tienen estos sujetos, que les permite situarse por encima de todo y de todos, obrando como lo que son, déspotas totalitarios cuyos clarooscuros son blanqueados por los "mass media" al servicio del poder financiero.

Súmese a eso el oportunismo de los políticos que solo buscan la foto electoralista y nunca solucionan nada, la demagogia de las ideologías ultranacionalistas y xenófobas que ven en el inmigrante un chivo expiatorio multi-usos, la paradoja de que las ONG actúen de transportistas pero se desentiendan luego de la acogida e integración de su "mercancía", abocada al desarraigo, la explotación o la delincuencia y "last, but not least", la insensibilización al dolor ajeno y la insolidaridad que provoca toda situación de crisis económica, y tenemos ya trazadas las coordenadas de un desencuentro anunciado que, inevitablemente, va a ir a más.

(Fuente: http://puertoparanoia.blogspot.com/)

1 comentario:

  1. Se agradecen artículos como éste, una astilla de realidad (con tu permiso utilizo el nombre de tu casa), que dejan con las vergüenzas a al aire a tanto fariseo suelto y los motivos ocultos de tanto "buen samaritano" con los de allende nuestras fronteras, pero que pasan olímpicamente de la miseria que campa a sus anchas entre nuestros compatriotas.

    Hasta ahora el negocio ha sido invertir en China y explotar a los chinos, pero, claro, esto no puede durar, así que ya están planificando el que en Europa, y sobre todo en España, seamos los nuevos chinos.

    Ahora toca difundir al máximo, para que no nos engañen

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar