viernes, 22 de junio de 2018

MÁS CASOS DE DENUNCIAS FALSAS, DE ESAS QUE OFICIALMENTE "NO EXISTEN"



La actualidad informativa no deja de desmentir la propaganda oficial que insiste en que, pese a que solo reportan ventajas, no hay mujer sobre la piel de toro que habitamos que incurra en denunciar falsamente a un hombre. Son seres tan angelicales, tan naturalmente bondadosos, íntegros e inmaculados que incluso cuando cometen alguna atrocidad esta solo puede explicarse desde el influjo corruptor y maligno del heteropatriarcado, el machismo y la opresión secular de machirulos cisgénero falocráticos y demás (la versión moderna del "contubernio judeo-masónico" de antaño).

La asesina del pequeño Gabriel, justificada.

El fundamento de ese engendro (anti)jurídico de la Ley Integral contra la Violencia de Género, que quintaesencia la ideología de odio de la feminecedad post-moderna, es que el hombre es siempre culpable. Está genéticamente marcado como agresor, abusador y violador, y las garantías jurídicas que en otro tiempo le asistían son solo un obstáculo inaceptable que dificulta la represión de sus instintos brutales, destructores y misóginos. Solo puede ser tolerado cuando se somete explícitamente al supremacismo femenino, se autoacusa de culpas varias, micro-machismos diversos y privilegios inconcretos, y reniega de una masculinidad tóxica y destructiva. Si se castra, figurada o realmente, se homosexualiza o se quita de en medio como sea, mejor. Sobre todo si se quita de en medio. Es un residuo de un pasado que debe ser superado.

Lo primero, concedido de antemano. Para lo otro, espera
sentada, ricura.

Pero mientras llega el momento de su definitiva aniquilación, bueno es ir despojándole de "privilegios" tales como la presunción de inocencia. La tendencia jurídica, que sin duda será reforzada por el "presidente por sorpresa" y vendedor de humo Pedro Sánchez (el de "todo dentro de la Constitución, porque si se sale, cambiamos la Constitución y ya está dentro"), es que toda acusación contra un hombre debe poder hacerse sin ningún elemento probatorio, pasando la carga de la prueba a quien sea capaz de probar inequívocamente su inocencia de tal acusación. Todo hombre es culpable hasta que demuestre su inocencia.


Con todo, hay afortunados que han podido salir indemnes de la "probatio diabolica" que exige la nueva Inquisición. Es el caso del almeriense M.T., a quien su amante exigía matrimonio bajo chantaje y que, pese a haber sido sometido a medidas cautelares, pudo demostrar, gracias al testimonio de un vecino, que era ajeno a los golpes que la falsaria se autoinfligía para acusarle luego de maltrato. O el del asturiano que grabó en video a su mujer jactándose de acusarle en falso y que gracias a ello pudo librarse de una pena de tres años de prisión y cuatro de alejamiento. Hechos que van saliendo a la luz y desmintiendo la intachabilidad moral de mujeres que exprimen las desmesuradas armas que un sistema abusivo ha puesto en sus manos para aprovecharse de los varones.

Pero ya se sabe que cuando los hechos desmienten la teoría, lo que está equivocado son los hechos, ¿verdad?

(posesodegerasa)

3 comentarios:

  1. El feminismo está volviendo psicópata a la mujer moderna: 1- La está haciendo bastante egocéntrica y narcisista. El grueso de mujeres occidentales tiene un chip que les hace creer merecedoras de todo lo bueno del planeta solo por ser mujeres. 2- La está volviendo un potencial parásito. El psicópata rara vez es realmente independiente. Por lo general solo usa su astucia para saber manipular al resto y vivir de mentiras. 3- La está volviendo evasiva, inconsecuente, manipuladora y caradura. El "caradurismo" y la manipulación son los más molestos rasgos del individuo amoral, se victimizarán de una forma vil para que otros carguen con los platos rotos. 4- La está convirtiendo en un ente cosificador, sin empatía. Un grueso de feministas está desarrollando, en mayor o menor medida, esta terrible característica del psicópata. 5- Le está haciendo creerse con derecho a la exclusividad e inmunidad. Y lo que es peor a mi entender, se están creyendo el discurso de que las leyes las protegeran de las agresiones del mundo, mirad mujeres feministas subvencionadas; ninguna ley te protege de agresiones de psicopatas, que los hay, ninguna ley te protege del hambre, de la miseria, de la injustia porque sencillamente eso lo estamos padeciendo todos, el genero humano, sin mirad el sexo que eso no es generico, es genetico, que bién lo está haciendo la Open Society de Soros, verdad?

    ResponderEliminar
  2. Esto en realidad,lo de la LVDG y lo de la ideología de género,¿se hace por las movidas del ahorro energético? por la cuestión de cuanta mas gente en el mundo, mas consumo de energías no renovables,de ahí que se ataque la heterosexualidad, ¿o podría haber otra escusa que no tiene nada que ver con la anterior?.
    Sea lo que sea me temo que el ser humano es lo último,al menos los mas desfavorecidos.

    ResponderEliminar
  3. Las denuncias falsas contra los hombres y la impunidad total de las lagartas que las ponen, forman parte de una estrategia más profunda, promovida por los de siempre, con la complicidad del feminismo más agresivo e intolerante y cuyo fin último es la división entre hombres y mujeres, no vaya a ser que, unidos, nos rebelemos contra los verdaderos opresores de la humanidad:
    https://berlinconfidencial.com/2018/05/12/eeuu-esta-promoviendo-una-agresiva-ingenieria-social-feminista-a-nivel-global/

    ResponderEliminar