miércoles, 27 de junio de 2018

JORDAN PETERSON ACERCA DEL SUICIDIO




El siguiente no es un relato distanciado y crítico, sino la reseña de una auténtica fan de uno de los grandes comunicadores del siglo XXI: el profesor de psicología de la Universidad de Toronto Jordan Peterson, auténtico azote de las ocurrencias de la falsa progresía y una presencia no tan inhabitual en este blog (veánse esta entrada o ésta). Si he querido traer la anécdota que vertebra esta entrada no es tanto porque ejemplifique un pensamiento crítico brillantísimamente articulado, sino porque da testimonio de la dimensión humana del personaje, alguien mucho más coherente consigo mismo que sus contradictores. Le dejo la palabra a Miriam Weaver:

Ustedes saben que he estado intelectualmente enamorada de Jordan Peterson desde hace meses, básicamente desde que lo descubrí por medio de la historia de Lindsay Shepherd en diciembre. Y luego, cuando le dio una bofetada mental a Cathy Newman en aquella super entrevista de enero, ¿recuerdan? Bueno, eso fue lo que pasó. Me enganché, y desde entonces he pasado muchas horas viendo sus vídeos de forma compulsiva. Actualmente se encuentra en una gira de conferencias, promocionando su libro, "12 rules for life", el cual debería ser leído por todos.

Cuando descubrí que vendría a Indy, el Sr. Mock y yo nos entusiasmamos mucho. Compramos las entradas y gastamos un poquito más de dinero en pases VIP para poder conocerlo y asistir a una pequeña sesión de preguntas y respuestas.

Chicos, me impresionó mucho la juventud del público. No estoy segura de qué esperaba ver, pero mientras el Sr. Mock aparcaba, yo estaba dentro del Murat observando cómo la gente ingresaba al teatro y pasaba por los controles de seguridad. Me atrevería a decir que la gran mayoría de los espectadores eran menores de 30 años. El teatro tiene una capacidad para 2.500 personas y las entradas estuvieron a punto de agotarse. Vi a muchas parejas gay masculinas. Vi a gente tatuada al estilo motociclista. Había gente con gafas sosteniendo libros, al estilo estudiantil. Era una multitud tan diversa como pude haberme imaginado. Y eso me encantó.

Cuando el Dr. Peterson subió al escenario, parecía que asistíamos a un concierto de rock. No le dieron el esperado aplauso educado que uno imagina que sería apropiado para una conferencia de este tipo. Fue una ovación grandiosa, llena de gritos y repleta de vítores. Estábamos sentados en la quinta fila, donde era fácil ver las expresiones faciales del Dr. Peterson, y cuando miró a la audiencia, sonriendo humildemente y asintiendo con la cabeza de forma leve, asimilando todo, me dio la impresión de que no estaba completamente acostumbrado a este tipo de recibimiento. Me imagino que recibe este tipo de ovaciones a menudo, aun así parecía ser algo que le seguía sorprendiendo. Me recuerda a cómo Daisy y yo nos seguimos sorprendiendo cuando alguien está muy emocionado por conocernos. Al mismo tiempo se siente humildad y se está encantado de tener un nivel palpable de impacto en otra persona. Es sobrecogedor, y al menos para nosotros, no es algo a lo que uno se acostumbra.

Habló durante poco más de una hora, y chicos... yo estaba fascinada. Todos lo estábamos. Habla increíblemente suave, y a pesar de que tiene el micrófono encendido, e incluso si estás sentado cerca de él, tienes el impulso de inclinarte hacia adelante y voltear la oreja hacia él, para no perderte ni una palabra. La conferencia fue, en parte un relato de historias, una conferencia universitaria, y una charla motivacional. Se relaciona con su libro, sí, pero gran parte de la discusión giró en torno a la percepción contra la realidad, y cómo la gente ve lo que valora, pero a menudo ignora lo que es verdaderamente importante, y cómo podemos enfrentarnos a la vida de una manera que refleje mejor nuestros valores más importantes.

Luego de su conferencia, abandonó brevemente el escenario y regresó con una laptop. La gente había enviado algunas preguntas con antelación por internet, y él estuvo 20-30 minutos leyendo y respondiéndolas. Hubo una que fue particularmente divertida en la que alguien preguntó (estoy parafraseando), "Al seguir sus conferencias y vídeos, ¿cómo sé que no estoy siendo absorbido por una secta?". Me encantó su respuesta. Dijo que todos deberían ser escépticos con respecto a cualquier persona que siguieran por muchas razones, pero que podíamos estar seguros de que no éramos parte de una secta, porque:

1.- Él no es una figura autoritaria.

2.- No fomenta ni sugiere que la gente solamente se asocie con otros seguidores de Jordan Peterson.

3.- No desaconseja el pensamiento independiente, de hecho hace lo contrario.

4.- No fomenta la disociación de la familia y de los amigos más cercanos pidiendo que uno le de más valor a sus enseñanzas que a ellos.

Fue una pregunta divertida, y la abordó con humor, pero también reconoció cordialmente la legitimidad de la misma, dada la facilidad con la que la gente se deja fascinar por los famosos y es absorbida por personas a las que consideran extraordinarias.

Y luego llegó la pregunta que permaneció conmigo durante el resto de la noche e incluso siguió persiguiéndome cuando desperté por la mañana.

El Dr. Peterson le advirtió a la audiencia que estaba a punto de leer una pregunta seria. Incluso parecía reacio a leerla, pero después de unos segundos de reflexionar silenciosamente, decidió seguir adelante.

Leyó: "Planeo quitarme la vida muy pronto. ¿Por qué no debería hacerlo?"

Se podría haber oído caer un alfiler.

Ojalá hubiera podido grabar la respuesta del Dr. Peterson en su totalidad, puesto que no hay forma de que un resumen sea preciso (Nota del "blogger": como demuestra el video que encabeza esta entrada, el audio de la pregunta y la respuesta de Jordan Peterson fueron registrados por un asistente) . El tipo es un psicólogo clínico, así que obviamente tiene experiencia con estas cosas. Pero no todos los psicólogos clínicos tienen la misma manera de mostrar la compasión, la severidad y la consideración que tuvo él, sobre todo porque al mismo tiempo dio razones lógicas, sensatas y mesuradas por las que la persona que realizó la pregunta no debería quitarse la vida.

Estuvo bastante tiempo respondiendo la pregunta, y una de las cosas que dijo fue que simplemente no había prisa. Y sugirió que por lo menos, lo aplazara un día, dos días, o más. Le aconsejó a la persona, que hablara con alguien cercano, que ingresara en un hospital, que tomara antidepresivos, que pensara en el impacto que su ausencia tendría en los demás. Y contó historias de personas abandonadas por otras que se habían quitado la vida y la culpa que sentían.

No sé el resto de la audiencia, pero para mí fue difícil superar la pregunta. No podía dejar de pensar en el hecho de que alguien en la misma audiencia, en la misma habitación, había alcanzado un nivel de desesperación tal, que lo impulsó a acercarse al Dr. Peterson de la manera en que lo hizo.

Permítanme regresar a este tema en unos segundos, porque lo que ocurrió después fue bastante sorprendente.

Pero primero, déjenme ponerlos al día con lo que fue el resto de la noche.

Una vez finalizada la sesión de preguntas y respuestas, se le pidió a las personas con entradas VIP que se quedaran para reunirse con el Dr. Peterson, sacarse una foto profesional, y luego hacer una serie de preguntas más íntimas (aunque, teniendo en cuenta que probablemente alrededor de 200 personas tenían entradas VIP, ¡puede que "íntima" no sea la palabra adecuada!).

Ésta es mi foto:


Estuve como 20 segundos con él, así que básicamente puedo decir que fue un placer conocerlo y como lo había visto sacarse fotos con un montón de gente antes de mí, sabía que no le molestaba para nada los abrazos de costado, así que como pudieron ver, fue una buena idea.

Me emocionó que me llamaran durante la sesión, ya que había MUCHAS manos alzadas durante los aproximadamente 30 minutos que pasó con nuestro grupo. Muchas personas aprovecharon la oportunidad para pedir consejos específicos sobre sus relaciones, la educación de sus hijos, etc. Pero mi pregunta era sobre el propio Dr. Peterson. Le pregunté, ya que su celebridad iba en ascenso y se había enfrentado a tan duras críticas de gente que retorcía y malinterpretaba sus palabras, sobre qué tema sentía que se le había malinterpretado más, y si había vuelto a oír de Cathy Newman luego de su primer encuentro, y si habría una segunda ronda. Dijo que había sido muy malinterpretado acerca de la "monogamia obligatoria" y que, de hecho, se había puesto en contacto con Cathy Newman poco después de la entrevista, sugiriendo que tuvieran una segunda conversación. A lo que ella respondió que quería esperar hasta que las cosas se calmaran, aunque ahora, incluso meses después, él no ha sabido nada de ella.


En resumen, fue una noche que no olvidaré. Me desperté en la mañana con la pregunta de la persona que consideraba el suicidio ocupando mi mente. Algo me obligó a mirar el Twitter del Dr. Peterson, y vi esto:

Jordan B Peterson: Estoy absolutamente emocionado de escuchar esto.

Hice clic en el tuit, conteniendo la respiración, y vi esto:

Chad: Hola Dr. Peterson. Soy Chad. Leíste mi pregunta seria hoy en la conferencia. Sólo quiero que sepas que puede que me hayas desviado a un camino diferente. Probablemente vaya a ingresar en un hospital mañana por la noche. Gracias.

Después de la respuesta del Dr. Peterson, Chad volvió a escribir:

Chad: Realmente no creo en el destino, pero nunca he sentido un disparo de adrenalina como el de esta noche cuando comenzaste a leer mi pregunta. Ni en un millón de años hubiera esperado que llegaras a mi pregunta. Y para mí eso fue una gran señal de advertencia. Una vez más, gracias Dr.

Y luego intervine:

Chicks On The Right: No he podido dejar de pensar en ti desde anoche cuando oí tu pregunta. Estoy tan feliz de ver esta conversación. ¡Eres importante y valioso!

Y Chad respondió:

Chad: Muchísimas gracias.

Seguí a Chad, él nos siguió, y decidí preguntarle si podía compartir su pregunta cuando escribiera el resumen de la noche. Así que le envié un mensaje directo, y chicos, tienen que ver esta conversación.

Miriam: ¡Hola Chad! Estoy escribiendo un artículo sobre la conferencia de Jordan Peterson de anoche, y me gustaría contar la historia sobre tu pregunta. Podría parafrasear, pero en ideal, me encantaría citarte con precisión, exactamente de la manera en que le hiciste la pregunta. ¿Te importaría compartir lo que escribiste así no me equivoco?

Tuviste un gran impacto en mí. No puedo poner en palabras lo significativo que fue para mí saber que sus palabras tuvieron tanto poder en ti. ¡Abrazos!

Chad: No me molesta en absoluto

Mi pregunta exactamente fue: "Pienso quitarme la vida muy pronto. ¿Por qué no debería hacerlo?"

Honestamente, lo escribí sin pensar que él siquiera llegaría a mi pregunta considerando cuánta gente estuvo presente esa noche. Para ser sincero, he sido absolutamente pesimista y cínico hasta el punto de sentirme patético incluso al escribir esa pregunta. Y al mismo tiempo, ¿qué podía perder? De todos modos, me habría ido la próxima semana, lo cual era mi plan.

Envié la pregunta de forma anónima y me la quité de encima. Cuando se detuvo, miró su ordenador y dijo "esta pregunta es bastante seria y no estoy seguro de si debería leerla", se me hundió el corazón. En el buen sentido, pero en aquel momento, fue pura adrenalina.

Cuando respondió la pregunta sentí como si yo fuera el único en el lugar. No puedo describir lo profundo que fue para mí que leyera mi pregunta entre las cientos de personas que estaban allí. Aún no lo creo.

Después de eso, en realidad yo estaba separado del meet & greet VIP y esperé en la fila para tomarme la foto con él y conocerlo rápidamente. Me acerqué a él, le estreché la mano y le dije que había respondido mi pregunta. Me preguntó cuál, y le contesté "la seria". Su rostro cambió de cortés a frío y puso ambas manos sobre mis hombros y me susurró "Por favor, cuídate, hombre". Le dije que lo iba a posponer, como aconsejó, y él sonrió y dijo: "Bien. Gracias". 😊

Sigo absolutamente asombrado. El impacto que tuvo en mí, cambió completamente la química de mi cerebro (al menos eso es lo que siento). Soy optimista por primera vez en más de un año.

Muchas gracias por contactarme, siéntete con libertad de utilizar cualquiera de estas cosas para tu podcast. 💕

Miriam: Esto me hizo llorar. Estoy muy feliz por ti. Yo soy la mujer en la audiencia que preguntó (durante la sesión de preguntas y respuestas VIP), sobre qué sentía que se le había malinterpretado más y si volvería a hablar con Cathy Newman.


Estoy muy contenta de que hayas estado allí, y de que se te haya escuchado. Gracias por permitirme usar esto. 💕

Chad: ¡Siento haber leído mal tu mensaje, y escribir "podcast" en lugar de artículo, jaja! ¡Quise decir que te sientas libre de utilizarlo en tu artículo! 😊

¡Y sí, me acuerdo de ti! ¡Estaba sentado justo detrás tuyo! ¡Eso es una locura!

Miriam: ¡NO ME LO CREO! Estábamos destinados a conectarnos. ¡¡Me alegro de que nos estemos siguiendo!!

Chad: ¡Yo también! 😊 Una vez más, gracias por contactarme. ¡Lo aprecio más de lo que crees!

Miriam: Cuídate. Toma a pecho todo lo que dijo, y siéntete libre de contactarme en cualquier momento que pienses que podría ser de ayuda. ¡Te enviaré un enlace a mi artículo una vez que esté terminado! 

Estoy sorprendida por toda esta experiencia. Si tienen la oportunidad de ver al Dr. Peterson en vivo, háganlo. No es simplemente una charla, no se trata sólo de una conferencia y no es sólo una "presentación"; es una experiencia.

Y para algunas personas, salva sus vidas.

(Fuente: https://es.sott.net/)

2 comentarios:

  1. El tema del suicidio en este mundo, se toma bastante a la ligera, o incluso se toma a cachondeo, solo hay que ver algunas películas o series, donde se representa a algún individuo en esa situación y se la da un trato rozando casi lo cómico.
    Y en los medios de información generalistas, nada de nada, con la ridícula excusa del "efecto llamada". Sería dar las estadísticas de suicido, y venga todo cristo a suicidarse, hay que ser subnormal para pensar que podría suceder algo así.
    En cambio para otras cosas, como el tema de la inmigración, violencia de género o violaciones aquí si que debe ser imposible el anterior mencionado, "efecto llamada".
    Desde los organismos estatales,mas de lo mismo, ni un triste nº de teléfono gratuito de ayuda psicológica para estas personas,estos ni siquiera son consideradas víctimas.
    En un año 4000 suicidios y no se hace nada. Quién sabe, estos políticos hijos de la gran putísima que se ríen en nuestras narices día sí y día también, seguro que les viene bien de alguna manera. Solo hay que oír a la del FMI,diciéndoles a los viejos que se mueran de una vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lamentablemente, sí se produce efecto llamada en los casos de violencia de pareja/conyugal o intrafamiliar (el otro nombre que se le da como que no lo voy a usar). De hecho, es muy contraproducente, pues lo suelen destacar (sólo si es de hombre a mujer) y dura varios minutos en TV (con propaganda incluida); pues luego de producirse uno, en los siguientes 2 o 3 días, se reproducen 2 o 3 casos más de forma consecutiva. Estos días pasados es un ejemplo de ello, se produjo uno, y en la misma semana 2 o 3 casos más.

      Tengo entendido, que incluso, ya existen estudios sobre lo contraproducente o peligroso que resulta darle tanto bombo a sucesos macabros (como los asesinatos/homicidios en ámbito de pareja). Es como echar combustible a un fuego activo. Entiéndase que muchas parejas/matrimonios pueden tener sus problemas (graves en algunos casos) y sería como meterles las ideas en la cabeza si lo llegan a oír por los medios masivos de comunicación (que con tanto ahínco que se le da al asunto, es muy difícil no enterarse).

      En resumen, cuento más gorda la bola, más arrolladora y más arruinadora.

      Eliminar