viernes, 29 de junio de 2018

¿"EL TORO NO SUFRE" ... O ES EL AFICIONADO EL QUE NO SIENTE?



Quienes defienden la tortura y muerte públicas de mamíferos sintientes suelen emplear argumentos sin sustancia que no resisten el más somero análisis. Su intento por revestir un crimen atávico con supuestos valores estéticos se estrella contra la evidencia de que no hay otro soporte para la sangrienta tradición que la mentalidad cainita según la cual la vida de otro ser es propiedad de quien la toma, y no responsabilidad de quien la valora. Considerarnos una especie privilegiada ha conllevado hasta ahora asumir ese falso privilegio que nos envilece.

Este blog ha hecho gala durante toda su existencia del rechazo a ese residuo de los tiempos bárbaros que es la tauromaquia, y vuelve a reafirmar esa postura con la reproducción de este revelador artículo, que acude a la opinión de expertos.


¿Me citan otro "arte" que convierta a su ejecutante en un matarife?

LOS MITOS DE LA TAUROMAQUIA:

MITO Nº 1: “EL TORO NO SUFRE”

Ante la pregunta de si los toros sufren o no durante las corridas de toros, María González, veterinaria y co-fundadora del santuario de animales La Vida Color Frambuesa, responde que “el toro sufre como cualquier individuo con sistema nervioso central. Sufre desde el momento que es acosado para subirse a un camión, sufre miedo, pánico en el trayecto. Los gritos, la oscuridad, todo eso es procesado por su cerebro como algo desconocido, como algo peligroso”.

Por los ideólogos de "nadie ama más al bosque
que el pirómano" o "nadie ama más a la mujer
que el maltratador", llega el esperado corolario:
"Nadie ama más al toro que el matador"
Esta especialista recuerda también que los toros son animales herbívoros y que está en su naturaleza “huir del peligro en lugar de enfrentarse a él. Para ellos, verse acorralados ya supone un tremendo estrés psicológico con el sufrimiento que esto conlleva, el estrés afecta a la presión sanguínea, al sistema inmunológico y al delicado sistema digestivo de un rumiante como es el toro. A nivel físico poco queda por decir, que atraviesen tu piel, tus músculos y tus órganos es doloroso, muy doloroso, que el toro jadee, se asfixie, pierda visión por los movimientos bruscos de cabeza y la falta de oxígeno que daña sus nervios oculares, que se ahogue en su propia sangre”.

El toro sufre, “por supuesto que sufre”, concluye González. “El análisis de algunos parámetros sanguíneos como marcadores de estrés y de la función muscular, así como los cambios de pH y la concentración de gases en sangre son indicadores que no dejan lugar a dudas acerca de ese atroz sufrimiento”.

MITO Nº 2: “LOS TOROS GENERAN EMPLEO Y RIQUEZA PARA MUCHAS PERSONAS”

José Enrique Zaldivar Laguía aclara la cuestión monetaria: “Esta es una de las grandes mentiras taurinas. Hace poco el Ministerio de Cultura, al publicar sus estadísticas taurinas del año 2017, lo ha puesto una vez más en evidencia”.

En la imagen, un sádico genocida. Enfrente, Himmler.
Este veterinario recuerda que, en la última década, los festejos taurinos en plaza han descendido un 58%, pasando de 3.651 en 2007 a 1.553 en 2017. “Curiosamente —valora—, sabemos también que en los últimos diez años los profesionales taurinos registrados han aumentado un 32,6%. Si en 2007 eran 7.397, ahora son 10.959. Si estas son las cifras que da el ministerio del que depende la tauromaquia, ya nos podemos imaginar la credibilidad que le podemos dar a las que nos ofrece el mundo del toro, que llegó a decir hace unos años que generaba el 2,5% del PIB, que poco después rebajó al 1,5%, y ahora lo ha dejado en el 0,16%. Esto refleja la seriedad con la que los taurinos publican sus datos económicos”.

Yendo más lejos, y estos son datos de 2016 precisa este veterinario, del total de matadores de toros o toreros registrados, solo torearon el 17%, entre los novilleros solo lo hicieron el 4% y entre los rejoneadores el 23%.

Otro dato muy importante, según Zaldivar, es que “solo vendieron algún animal para festejos en plaza el 23% de las ganaderías de lidia registradas, que por cierto, no sabemos cuántas son, porque mientras el Ministerio de Cultura contabiliza 1.329, el de Agricultura las cuantifica en 917. Sabemos que la raza de lidia está en recesión, es decir, que disminuye el número de ejemplares, y que los espectadores también lo hacen, como ha ocurrido en la Feria de Fallas y en la de Sevilla de este año”.

No me digan que no ven el amor, el respeto y la devoción
en la mirada de este amante de la naturaleza
Zaldivar considera que este negocio está en manos de muy pocos, “y dirigido y manejado por los grandes empresarios taurinos, que en ocasiones también son ganaderos, que controlan las grandes ferias y que por tanto establecen las reglas del juego en cuanto a las contrataciones. Ya tenemos algunos toreros que también son empresarios y ganaderos, así que, que los lectores saquen sus propias conclusiones. Hay empresarios, propietarios de plazas de toros, que tienen importantes deudas con organismos públicos, y que también mantienen deudas con profesionales taurinos, e incluso que hay novilleros que no cobran o que pagan por intervenir en algunos festejos”.

MITO Nº 3: “LA TAUROMAQUIA NO RECIBE SUBVENCIONES”

Zaldivar también responde tajante al tema de las ayudas públicas: “Claro, claro que las reciben y lo hace de diversas maneras. Tenemos cánones de explotación de plazas de toros públicas, es decir pliegos de condiciones, cuya propiedad es de ayuntamientos, diputaciones o comunidades autónomas, que recogen ayudas para el empresario que se haga cargo de ellas en cuanto a la programación de festejos taurinos, o bien los organizan ellos mismos con el dinero de los vecinos: Collado Villalba (Madrid) 180.000 euros, Estella 50.000 euros, Huesca 18.000 euros, Benavente 50.000 euros, Chiclana 100.000 euros, Soria 100.000 euros, Hoyo de Manzanares, el pueblo en el que vivo, 50.000 euros”.

Zaldivar opina que hay cánones “que han disminuido de forma asombrosa para que algún empresario se haga cargo de ellos” y cita como dos ejemplos muy ilustrativos los de la plaza de toros de Algeciras, cuyo canon de explotación era de 50.000 euros y ahora es de 3.000 euros, y el de la plaza de toros del Puerto de Santa María, cuyo ayuntamiento tuvo que revisar a la baja porque ningún empresario quería hacerse cargo de la organización de la feria.

Asimismo, este veterinario señala que “la evidencia de que sin subvenciones hay muchas dificultades para la programación de estos festejos está en Vitoria, A Coruña y Cáceres, ciudades en las que no hay ferias porque sus ayuntamientos fueron estrictos a la hora de redactar sus pliegos y ningún empresario quiso hacerse cargo de ellos o bien porque se retiró directamente la subvención municipal”.

Otra manera de subvencionar la tauromaquia, apunta Zaldivar, es darle dinero a peñas taurinas, como los 100.000 euros que reciben desde la Diputación de Castellón.

Otra forma es fomentar el aprendizaje de los alumnos de escuelas de tauromaquia. Ejemplos de esto último son los 40.000 euros de la Diputación de Salamanca para organizar festejos en los que intervengan aprendices de la provincia o los 237.402 euros de la Diputación de Badajoz con este mismo fin. Las subvenciones públicas llegan hasta escuelas taurinas privadas como la de El Juli en Arganda, que recibe 9.000 euros del ayuntamiento del municipio.

“Sin dinero público —resume Zaldivar—, la tauromaquia estaría agonizando aún más de lo que lo está haciendo ya”.

Arte y tradición que no hemos conservado. Si es que somos unos descastados

MITO Nº 4: “LAS CORRIDAS DE TOROS DEBEN SER PRESERVADAS PORQUE SON ARTE Y TRADICIÓN”

Oscar Horta es miembro de la Fundación Ética Animal y Doctor en Filosofía por la Universidad de Santiago de Compostela, donde en la actualidad imparte clases de Filosofía Moral y Política. Para él, “el hecho de que algo sea una tradición no implica que deba continuar teniendo lugar. Algo puede ser una tradición o un elemento central en una determinada cultura y ser injusto. Hay múltiples ejemplos de esto. Ello ha sucedido en el caso de instituciones como la esclavitud. Igualmente, en muchas tradiciones se manifiestan de forma muy clara el sexismo, el racismo y otras formas de discriminación. Además, cualquier valor que tengan la cultura y la tradición es un valor para los seres humanos que lo aprecian o se benefician de él”.

Demostración palmaria del nivel cultural que acompaña a la
tauromaquia.
Horta manifiesta que “cuando consideramos una práctica como la tauromaquia, hemos de tener en cuenta no solamente los intereses de los seres humanos, sino también los de los animales de otras especies afectados por ella, en este caso los toros, así como los caballos. Y el interés en disfrutar de una cierta tradición es mucho menos importante que el interés en no ser víctima de graves sufrimientos y en que no te maten. Por eso el interés de los animales matados y atormentados en las actividades taurinas ha de tener más peso que el de los seres humanos aficionados a esas actividades en mantener la tradición de la tauromaquia”.

También afirma Horta que el hecho de que los seres humanos sean de una cierta especie es una mera circunstancia biológica que no justifica dar más peso a sus intereses. “Tampoco el hecho de que puedan tener unas capacidades cognitivas mayores justifica que sus intereses tengan prioridad sobre intereses más importantes de los animales, por el mismo motivo por el que no está justificado discriminar a los seres humanos menos inteligentes”.

Por todo esto, Horta cree que las tradiciones que benefician a algunos seres humanos a costa de dañar a animales de otras especies pueden considerarse ejemplos de lo que se conoce como especismo, la discriminación de quienes no pertenecen a una cierta especie, “y deben ser dejadas de lado”.

Pues yo me se de quien ha vivido como un rey bastantes más
años y nadie le ha dejado en este estado
MITO Nº 5: EL TORO VIVE “COMO UN REY” HASTA LOS CUATRO AÑOS

Para la veterinaria María González, esta afirmación es otro falso mito que carece de fundamento real: “En las ganaderías de lidia, donde se dice que los toros viven de lujo, se llevan a cabo una serie de prácticas que chocan frontalmente contra las leyes sobre bienestar animal. Por un lado se realiza el lañado, que consiste en realizar una serie de cortes en las orejas característicos de cada ganadería en los becerros de pocos días, bien sea a tijera o a cuchillo, a veces se les persigue por el campo y a veces se les captura. Este procedimiento por supuesto se realiza sin anestesia”.

Otro procedimiento extremadamente cruel y doloroso, en opinión de Gonzñalez, es el herrado, que se realiza a partir de los siete meses cuando son separados definitivamente de sus madres y se les marca con un hierro ardiendo en cuatro lugares de su cuerpo, con la marca de la ganadería, la asociación ganadera, el año de nacimiento y otra con el número con el que será toreado. “El dolor del herrado es inmenso, es quemarle la piel a lo vivo, con el estrés añadido por la inmovilización”, asegura.

González añade otro trauma, el de la separación de sus madres, “ya que los bóvidos viven toda su vida junto a su familia. Otra de las prácticas que se realizan en estas ganaderías es el tentadero, entre los dos y los tres años se prueba a machos y a hembras para ser los reproductores de lidia, para ello y montado a caballo un señor les clava varias veces la puya en la espalda para ver cómo responden, a veces también se les torea con capote, si no son aptos irán a matadero, si lo son quedarán como reproductores”.

Además de estas prácticas, existen otras que son consideradas ilegales como la manipulación de los cuernos. “Queda claro —concluye González— que en estas ganaderías aunque nos lo quieran vender como un spa para toros lo último que se tiene en cuenta es el bienestar de éstos, primando por encima de todo el conseguir ejemplares ‘aptos’ para la lidia”.

MITO Nº 6: “SI NO SE LES UTILIZA PARA LOS ESPECTÁCULOS, LA 'ESPECIE' SE EXTINGUIRÁ”

Alba Mendoza, portavoz de Piztiak (asociación y comparsa animalista de Bilbao), contesta a esta afirmación: “El toro bravo no es una especie. Es simplemente el macho de la vaca, a quien se ha seleccionado genéticamente durante generaciones para obtener individuos grandes, de aspecto impresionante y con mayor bravura, para que embistan en las plazas ante la intimidación y el acoso que sufren siendo encerrados en un recinto lleno de gente. Esto significa que no se trata de una una especie, ni siquiera de una raza o una sub-raza. Dado que las especies no sienten dolor, y los individuos sí, desde el punto de vista del sufrimiento y el maltrato lo importante no es la extinción de la especie, sino el sufrimiento del individuo”.

El proceso de selección que ha dado lugar a "inteligencias"
como la de Talavante sí que es digno de estudio
Laura Luengo, cofundadora y presidenta del santuario de animales Wings of Heart, explica que “el ancestro del toro bravo es el Bos Taurus, del que descienden todos los toros que conocemos de las diferentes razas que habitan en Europa. Los humanos fueron seleccionando los individuos para crear la raza que hoy conocemos como Toro bravo y esto data de pocos siglos atrás”.

Luengo considera que una raza que fue creada por el humano “para ser sometida, explotada y torturada sí puede desaparecer con la tortura. Sin embargo, dado que para muchas personas puede ser importante preservar esta raza, se pueden optar por alternativas éticas que tengan en cuenta el sentir de los animales. Cada año surgen santuarios y reservas en todo el mundo donde los animales que no son salvajes, o que han perdido su condición para poder vivir por su cuenta, son mantenidos y cuidados hasta el final de sus días”.

En su opinión, “el papel principal de los santuarios es educar y proteger. Mostrar que todos aquellos animales víctimas de la crueldad humana, y la tauromaquia es una forma de crueldad con los animales, merecen una segunda oportunidad. Y merecen espacios adaptados para ellos y sus necesidades donde el humano muestre su faceta más amable con los animales. Tenemos una responsabilidad con todos los animales que criamos y sometemos a un mundo completamente cruel y antinatural para ellos. Esto es aprender a respetarles por quiénes son y dejar que hagan sus vidas en paz, siendo nosotros los que garanticemos que estamos paliando todo el daño que les hicimos durante siglos. Sin duda, para mí este es el futuro para miles de animales que hoy en día sufren la explotación y el maltrato”.

MITO Nº 7: “LOS TOROS SON NATURALMENTE AGRESIVOS”

Para Luengo, que cuenta con la perspectiva de alguien que dirige un santuario animal y que convive día a día con animales como estos, “ninguna raza de toro es naturalmente agresiva. Son animales herbívoros y rumiantes que tienen en común que ante una amenaza huyen si tienen la posibilidad. Los toros, como machos dentro de su especie tienen un comportamiento protector y territorial con su manada. Esto pasa en todas las razas, en algunas más marcado y en otras menos. El proceso de domesticación y selección hizo que algunas razas se mantuvieran más cercanas a sus patrones salvajes y otras fueran más manejables en la convivencia junto al humano. Un toro, independientemente de su especie, no es más que un animal que va a proteger su vida, la de su manada y la de su territorio. Muchos patrones de comportamiento también son aprendidos aparte de innatos. Así pues, dos mismos toros dependiendo de sus vivencias se comportarán agresivamente o no”.

El ejemplo, explica Luengo, “lo tenemos en un perro que ha vivido en un ambiente familiar y amable, o un perro que ha sido entrenado para peleas o para atacar”.

Ella comenta también que en el santuario Wings of Heart conviven con cuatro toros y nueve vacas, uno de los toros es de la raza conocida como Toro de lidia, otro es mezclado con toro de lidia y el resto pertenecen a razas explotadas para carne y leche. “Los cuatro tienen un comportamiento muy similar —reconoce—, han aprendido en el santuario, a través de experiencias positivas, que el humano no es una amenaza para ellos y que no tienen por qué atacarnos. Las personas que les cuidamos también respetamos sus patrones naturales y sabemos del comportamiento y lenguaje de los bovinos. Porque al igual que cualquier animal, si se siente molesto por algo siempre va a avisar mediante el lenguaje corporal, con lo que todos los conflictos pueden resolverse de manera amistosa”.

Con respecto a los toros de la raza Brava, Luengo considera que se puede afirmar que “han sido menos domesticados que otras razas y son mucho más sensibles al estrés, como cualquier otro animal salvaje, que es un factor a tener en cuenta en el trato con ellos. Jamás definiría su comportamiento como agresividad, sino como individuos más sensibles a su entorno, al manejo y a los cambios”.

“En nuestro día a día, todos los toros con los que convivimos se comportan de una manera amistosa y nos permiten estar con ellos. Algunos se dejan cepillar o rascar... Su personalidad y comportamiento dependerá mucho del trato que reciban. En las ganaderías taurinas, desde que el toro o la vaca nace se fuerza un ambiente hostil en presencia del humano, para que aprendan a embestir y a atacar. Cuando un toro es llevado a una plaza o a un recorrido urbano, todo está pensado para que ese animal no pueda huir y se vea forzado a embestir, ya que es lo único que le queda para defender su vida”.

Alba Mendoza, desde Piztiak, añade: “Da exactamente igual si los toros son agresivos o mansos. Las corridas de toros son un proceso de tortura, durante el cual el animal sufre, es acosado y es dañado muy gravemente hasta hacerle perder la vida. Arrebatar la vida a quien desea conservarla y dañar a quien no desea ser dañado es injustificable moralmente, independientemente de lo bravo o manso de su naturaleza”.

MITO Nº 8: SI NO SE TOREA, DESAPARECERÁN LAS DEHESAS

Francisco Vásquez Neira, Presidente de AnimaNaturalis Internacional, nos habla sobre este tipo de bosques típicos de la península ibérica y formados principalmente por encinas, alcornoques y matorral: “La mayoría de las dehesas no son utilizadas exclusivamente para criar ganado para las corridas de toros, sino que también tienen otros fines. Las subvenciones llegan a los poseedores de tierras dedicadas a la ganadería, y ese dinero seguirá llegando aunque se deje de destinar parte de esa tierra al toro bravo. Además, si llegamos al momento en que esos territorios puedan ‘desaparecer’, tendremos que plantearnos si tienen otro valor para ser conservados. Los taurinos siempre sacan a relucir el gran valor ecológico de esos terrenos, pero ningún organismo medioambiental independiente parece compartir ese criterio. Casi todas las especies protegidas en España viven en otro tipo de paisaje, las aves no migran en esas zonas ni existen ningún ciclo biológico natural en el que los toros sean parte esencial”.

Si no se torea, lo que corre riesgo de desaparición es la barbarie, el salvajismo
y la insensibilidad hacia la vida, bienes inmateriales a presevar, parece.

Alba Mendoza concluye: “Si existe un motivo por el que mantener las dehesas, deberían ser conservadas por sí mismas como motivo, no por la tauromaquia. Las subvenciones que se dan desde el estado español y desde Europa a los toros permitirían mantener dichas dehesas si existiera interés real. Y en cualquier caso, la permanencia de dehesas no puede justificar que se torture, se acose ni se arrebate la vida a ningún ser capaz de sentir. Los seres humanos somos agentes morales y como tales tenemos una responsabilidad ética sobre nuestros actos, por lo que acosar, dañar y matar es moralmente injustificable independientemente del fin por el que se haga y de las consecuencias que de ello se obtengan”.

(Visto en https://www.elsaltodiario.com/)

17 comentarios:

  1. En este país en el que vivimos se defiende mas al macho de la vaca,que al macho de la mujer. En el futuro como esto siga así, sustituirán al toro por el hombre en las corridas. A todo se llegará.
    Sobre el tema de la tauromaquia, lo que se debería condenar principalmente, es que exista un espectáculo que consista en arriesgar la vida de un ser humano, (por mucho que sea mayor de edad para decidir lo que quiera),y que influya a que niños a seguir sus pasos.
    Comentarios de antitaurinos diciendo: torero torea a tu madre o muérete torero directamente,o simplemente,alegrarse por la muerte del mismo, dejan mucho que desear de los que lanzan estos improperios. Por no decir ya los que amenazaron de muerte, a un niño que quería ser torero.
    No olvidemos, que un torero es un ser humano,tiene padres, hermanos, mujer , hijos etc. Aunque sea difícil de creer, tienen sentimientos e incluso puede que sean buenas personas fuera de las corridas. Vete a saber tu, igual si te caes en la calle y te abres la cabeza,si hay un torero cerca, hasta te ayuda y todo. En cambio un toro, no se yo. No creo que su familia lo vaya echar de menos por mucho tiempo, por poner un ejemplo.
    Con esto no digo que me parezca bien el mundo del toreo, pero ver a esos antitaurinos diciendo barbaridades, no se yo,dudo mucho que les importe el toro, y si no aprecias a los de tu especie...
    Por otra parte, lo de que en este país maltratamos a los animales(ya se que no viene el el artículo, a no se que se me pasase por alto), ja,ja,ja. La peña en este país, está "tronadísima" por los animales, que si paseando el perro de aquí para allá, que si lo visten, que si todo el día sobando el gato... en fin, es lo que tiene,la falta de hijos o nietos tienes que compensarla de alguna manera.Al final, los animales reciben el cariño ante la ausencia de niños.
    Maltratar animales se maltrata en todo el mundo, que si los japoneses acaban con las ballenas,que si en otro lugar apalean focas, que si chinos y coreanos se comen al mejor "amigo del hombre", y no se yo si en esos lugares se arma tanto revuelo. Lo que yo creo, es que se aprovecha cualquier cosa para machacar a España. Saliéndome del tema, tengo la impresión que también ahora se ataca a la selección nacional de fútbol,es como si hubiera una especie de conspiración contra ella, que mal juegan da asco verlos, se meten ellos mismos los goles, echan al entrenador dos días antes, de locos. Desde que se ganó en 2012,es llegar a los torneos importantes y se les olvida como se juega a esto. En fin con tantos títulos logrados y tanta euforia de españolismo, tanta banderita española, a alguien le debió de dar un ataque de antiespañolitis aguda. Para dividir un país, tiene que haber el máximo rechazo general al mismo, a ver si resulta que una cosa tan tonta como el fúbtol nos manda el "chiringuito" separatista al carajo.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente, leyendo a éste sujeto, el tal sito (así, en minúscula) pues uno entiende muchas cosas:mezclar el amor a los animales (todos lo somos), con ya por éso odiar al ser humano (¿quienes son animales y quienes humanos?), pues dice mucho de la inteligencia o sensibilidad de quien tal escribe. Decir que uno tiene a un perro porque no tiene hijos es abyecto, si sabes el significado de tal palabra, cosa que dudo. Supongo que tendrás 20 ó 30 hijos, e irás poniendo veneno a los gatos y perros por las calles. ¿Nos puedes hacer un favor y dejar de leer, de escribir bobadas, y volver a la cueva de la cual has surgido?

    ResponderEliminar
  3. Ese no es Goebbels, es Himmler. En total desacuerdo contigo, y eso que no me gustan los toros. Que dejen de prohibirlo todo esta panda de ladrones criminales progrefascistas. El animalismo, el feminazismo, el gaycapitalismo, el ecofascismo, no son mas que tentáculos del globalismo para homogeneizar, infantilizar y reprimir a los pueblos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corregida la equivocada identificación del chico de gafas. En cuanto a tu desacuerdo, si la ley no protege al débil entonces es que la ley que rige es la de la selva. Prohibir abusar del débil es un imperativo moral. Y como Sánchez Ferlosio, no condeno la tauromaquia tanto por compasión del toro como por vergüenza de la masa morbosa.

      Eliminar
    2. De acuerdo contigo en todo salvo en los toros,son un espectáculo abyecto,deleznable y cruel como pocos ,con una víctima inocente (Como los niños que la élite mata y abusa) y torturado sin ninguna función ni necesidad para deleite del populacho...Lamentable y te lo dice un patriota,pero los cojones no tienen que ver para comer trigo.

      Eliminar
  4. Eso de los toros es de fachas incultos sin ninguna sensibilidad, como Ernest Hemmingway o Federico García Lorca o los dos banderilleros anarquistas que fueron asesinados por falangistas junto con él. La gente sensible de izquierdas, como Primo de Rivera, Hitler o Goering (ya que te gustan estos ejemplos manidos de nazis) siempre ha estado del lado de los animalitos y del vegetarianismo.

    https://quenosocultan.wordpress.com/2013/11/11/nacional-socialistas-inventores-de-los-derechos-animales/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, desconocía la filiación nazi de filósofos como Pitágoras, reformadores religiosos como Buda, gobernantes como Justiniano, místicos como Francisco de Asís o artistas como Leonardo, defensores todos ellos de la compasión hacia los animales no humanos.

      En cuanto a tu enfoque del problema desde la distinción fachas-izquierdas, creo que responde más a tus fijaciones mentales que al contenido del artículo. Supongo que algunos solo interpretan lo que previamente quieren interpretar.

      El artículo al que me remites falsea la realidad desde su mismo título: la primera ley que busca mitigar el sufrimiento de los animales se promulga en Irlanda en 1635, y la prohibición de las peleas de gallos, perros o toros se da bajo el gobierno de Cromwell.

      Antes, en 1567, el Papa Pío V había promulgado la bula "DE SALUTIS GREGIS DOMINICI", que condenaba a la excomunión, incurriendo en anatema y a la maldición eterna, la práctica de corridas de toros a pie o a caballo.

      Para dignidad del género humano, los "animalitos" han tenido otros defensores que los nazis.

      Eliminar
  5. MUY buen articulo ya iba siendo hora de que se hable y se diga la verdad de está psicopatía. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Que conste, respecto a mi anterior comentario, que no critico a alguien que no pueda tener hijos o simplemente no quiera, porque no se vea capacitado para mantenerlos o educarlos y vuelque su cariño en sus mascotas, mas fáciles de mantener y educar. Un niño no es una mascota.
    Me pregunto porqué se enojarán tanto algunos,(yo sólo priorizo a los humanos, sobre los animales nada mas), si tan subnormal parezco, ¿porqué se picarán tanto?. ¿Como se puede interpretar en mi comentario que probablemente, sea un maltratador de animales?
    Todo esto, me recuerda a un chiste que oí sobre twiter, alguien dice en el mismo: "dulces sueños" y todo el mundo se da por aludido contestando con todo tipo de improperios,que si soy diabético, cabrón insensible...

    ResponderEliminar
  7. Te aconsejo que te quites el velo d los
    Malvados nazis..lee..si quieres te digo títulos..si hubieran ganado a los sionistas viviríamos en el paraíso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, vivirían los arios de linaje puro, sin tara y sumisos a la ideología imperante. Los eslavos, judíos, gitanos, disidentes, discapacitados ... no disfrutarían de dicho paraíso, conquistado a base de deportaciones, ejecuciones en masa, violación de los tratados internacionales, etc.

      La verdad, prefiero deambular por la hermosa ciudad de París, que Hitler en persona ordenó destruir, que disfrutar de un "paraíso" del que estuvieran excluídos los Jardínes de Luxemburgo, Notre Dame, Las Tullerías, el museo d´Orsay o la Sainte Chapelle ...

      Rarezas que tiene uno.

      Eliminar
    2. Poseso,Estás verdísimo en cuanto al "nazismo...pero verde verde.El holocuento no resiste ni medio análisis racional,histórico ni de ninguna forma.

      Eliminar
    3. Vamos que sigues al pie de la letra la historia del Hollywood nazi,no me lo hubiera imaginado((

      Eliminar
    4. Obviamente, no lo se todo, pero no renuncio a investigar, y me atengo a mis certezas. He denunciado en este blog la colaboración de Hitler con el sionismo (https://astillasderealidad.blogspot.com/2018/06/1933-el-acuerdo-de-haavara-convirtio.html; https://astillasderealidad.blogspot.com/2015/11/el-sionismo-aliado-de-hitler.html), el uso del holocausto como propaganda (https://astillasderealidad.blogspot.com/2014/03/el-holocausto-judio-como-excusa.html; https://astillasderealidad.blogspot.com/2017/02/a-proposito-del-holocausto.html; https://astillasderealidad.blogspot.com/2012/11/norman-finkelstein-denuncia-el-abuso.html) o la industria del victimismo que ha utilizado figuras como la de Anna Frank (https://astillasderealidad.blogspot.com/2014/04/es-el-diario-de-ana-frank-una.html).

      Si pese a ello no alcanzo tu aprobación, te tengo que recordar que el blog es una vía de expresión de mi estado de conciencia, no del tuyo ni el de ningún otro.

      Y si quieres pensar en la historia reciente como en una fábula de buenos y malos -sustituyendo el discurso de Hollywood por el de Universum Film AG (a.k.a. UFA)- no se quién es el que está más verde. Bueno, sí, el pasto de las dehesas ganaderas, que al fin y al cabo esta entrada pretende hablar de tauromaquia, y aquí nos hemos ido por los cerros de Úbeda.

      Pero ya que estamos en ello, el nacionalsocialismo fue un títere de la banca internacional, como demuestra su "exquisito" respeto hacia la nación suiza. Es algo que ya documentó Antony C. Sutton en su libro "Wall Street and the Rise of Hitler", y que también ha tenido cabida en el blog:http://astillasderealidad.blogspot.com/2014/06/hitler-el-monstruo-creado-por-la-banca.html .

      Eliminar
    5. Resumiendo,aunque el nacionalsocialismo fuera creado por los de siempre(no lo descarto) sé y hay pruebas y datos para aburrir,que ni fueron lo que dijeron,ni hicieron lo que dijeron y si me apuras ni comenzaron la guerra puesto que la internacional judía ya se la declaró en el 33.Mencionas a Sutton y yo te recomiendo a Suvorov.Todo es más que suficiente para replantearse las matanzas,los holocuentos,los jabones y todas las mamarrachadas que el nazihollywood lleva décadas inoculandonos.Conmigo que no cuenten que ya me cansé un saludo.

      Eliminar
  8. Te lo comenté sin ánimo de criticar y por supuesto no tienes que buscar aprobación ninguna y menos la mía. Sin embargo todo o parte de lo que ya has sacado aquí entra en contradicción con el comentario al que me refería y por eso lo dije. La colaboración de haavara no hace sino reafirmar lo que un servidor y muchos otros creen,que Hitler no fue lo que se dice y que el holocuento no fue más que eso,un cuento,como bien dejó claro la Cruz Roja y todo ello utilizado por parte de los que detentan el poder en el mundo.Si Hitler no hubiera lanzado barbarroja,el Politburó gobernaría hasta en las Canarias.

    ResponderEliminar
  9. Entiendo que una sociedad que esconde la muerte no quiera verla, a mi tampoco me gusta, pero desconfío de los salvadores... y más cuando inducen a la extinción del salvado.
    Me imagino la oración del toro... "virgencita que me quede como estoy"

    ResponderEliminar