lunes, 25 de junio de 2018

EL RELATO FALSEADO Y VICTIMISTA DEL NACIONALISMO CATALÁN



Uno de los retos más importantes que tendrá que resolver España en los próximos años es la definitiva vertebración de su estructura territorial. Frente a la preocupante desintegración de la nación española caben dos posicionamientos.

Uno es asumir el relato de cierto izquierdismo que afirma que España es una nación política fallida tras un tormentoso siglo XIX, de manera que el separatismo catalán y el vasco no dejan de ser actualizaciones posmodernas del viejo carlismo del siglo XIX.

Otra opción es intentar analizar las causas que han llevado a una de las naciones más antiguas de Europa a una crisis política sin precedentes que amenaza con balcanizar el país. En este artículo analizaré el caso catalán, que es actualmente el que plantea un desafío más claro al sistema político español nacido de la constitución de 1978.

Un relato histórico falseado

Una de las herramientas fundamentales del nacionalismo catalán ha consistido en la construcción de un relato histórico tan falso como eficaz, de claro signo victimista. Según dicho relato Cataluña es una nación milenaria, fundadora de la moderna identidad europea y que hasta el siglo XVIII ha tenido instituciones estatales.

Poco importa que esto haya supuesto una reinvención de la historia de la corona de Aragón, rebautizada en el siglo XIX como confederación catalano-aragonesa por el archivero de la corona de Aragón Antoni de Brofarull y Brocá. Tesis delirante que no se corresponde con la estructura institucional de la corona de Aragón durante la baja edad media y que además supone un flagrante anacronismo histórico. La misma tesis nacionalista que insiste en presentar su nación como milenaria es ya en si misma otro anacronismo.

La nación política y el nacionalismo cultural son fenómenos más o menos recientes y su uso para casos medievales hace más referencia a aspectos geográficos que políticos. Por mucho que insista el historiador Jaume Sobrequés, Cataluña no fue ni pudo ser esa nación milenaria que con tanto deleite pregonan los voceros mediáticos de la Generalidad de Cataluña.

El nacionalismo catalán ha insistido en insistir una y otra vez, como uno de los elementos centrales, en el carácter diferenciado de la identidad catalana. Tesis que ha gozado de cierto predicamento en ambientes progresistas o más recientemente en los planteamientos federalizantes del Partido Socialista de Cataluña (PSC) y de parte del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Se trata de un tesis que hunde sus raíces en los planteamientos culturalistas de la llamada Renaixença o en las tesis del historiador Jaume Vicens Vives sobre la mayor modernidad de Cataluña en relación con la atrasada y autoritaria España.

Según esta tesis, Cataluña ha desempeñado el papel de motor del progreso peninsular y España el de lastre. Un papel que no siempre se le ha reconocido debidamente a Cataluña y que ha supuesto una pesada carga para la nación catalana en términos de oportunidades históricas perdidas. No es infrecuente escuchar a los políticos nacionalistas lamentarse de la innumerable cantidad de oportunidades que han otorgado a España para avanzar en la senda de la modernidad y de progreso.

Como España quiere seguir instalada en los tópicos tan manidos de la leyenda negra, a Cataluña no le queda más remedio que emprender su propio camino. El lugar natural de Cataluña es Europa, el de España el continente africano.

La invención de una identidad catalana contrapuesta a la española

El pujolismo (por Jordi Pujol, que fue presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1980 a 2003), al que una buena parte de la prensa de este país rindió una vergonzante pleitesía durante demasiados años, contribuyó en gran medida a crear esa idea artificial de una identidad catalana que poco o nada tiene que ver con España. La instrumentación de la educación con fines nacionalistas y la existencia de una pluralidad de medios de comunicación dependientes del poder nacionalista ha contribuido a crear una sociedad civil aparentemente uniforme en su adhesión al nacionalismo.

El pluralismo real de la sociedad catalana no tiene traducción alguna en los medios de comunicación dependientes del poder. Durante demasiados años la visión de Jordi Pujol como estadista oscureció la realidad de un político cuya meta siempre fue clara: construir las condiciones políticas, sociales y económicas que crearan una desafección hacia lo español como paso previo hacia la independencia.

Los orígenes racistas y supremacistas del nacionalismo catalán fueron ocultados durante demasiado tiempo. Los medios de comunicación y los tertulianos al uso destacaron el carácter moderado, integrador y fundamentalmente económico del nacionalismo catalán, en contraposición al etnicismo excluyente de los herederos de Sabino Arana (1865-1903), considerado el fundador del nacionalismo vasco.

Se ocultaron a la opinión pública figuras vergonzantes como la de Valentí Almirall y su defensa de la raza pirenaica catalana o la frenología etnicista del doctor Bartolomé Robert. Que algunos hayan descubierto en ciertos exabruptos del presidente Quim Torra el carácter etnicista y racista del nacionalismo catalán no deja de resultar paradójico.


La izquierda y el nacionalismo catalán

Tampoco se salva la izquierda española, cuyo papel en la promoción y justificación del nacionalismo resulta poco ejemplar. Por un lado cierta izquierda anti sistema ha visto en el nacionalismo catalán y en el vasco dos aliados para erosionar los fundamentos del sistema político español. De ahí vienen las famosas lecturas de ciertos grupos anti sistema progresistas del famoso proces.

Frente a la obvia contradicción entre el clásico internacionalismo y el nacionalismo supremacista, la izquierda anti sistema ha querido presentar el independentismo como algo contrapuesto al nacionalismo. Es la tesis de la CUP que busca retomar el célebre posicionamiento del estalinismo; la construcción del socialismo en un solo país.

Por otra parte la izquierda institucional, representada por el PSC, ha manifestado un claro complejo de inferioridad ante el nacionalismo. Ya lo demostró durante la tramitación del parcialmente inconstitucional estatuto de autonomía de 2006, cuando los socialistas quisieron competir en nacionalismo con los los nacionalistas catalanes de la antigua Convergencia.

El Partido Popular (PP) tampoco está exento de responsabilidad. Los populares han sido incapaces de contrarrestar el relato victimista de un nacionalismo catalán que ha sabido vender su relato en el extranjero a las mil maravillas. Por otra parte, la defensa de la nación española por parte del PP ha sido exclusivamente jurídica y se ha sustentado tan solo en medidas judiciales. Este normativismo no ha ido acompañado de una defensa política e histórica de la identidad común de los españoles.

También resulta muy preocupante la insistencia del nuevo presidente Pedro Sánchez en retomar los errores del pasado, proponiendo una inútil reforma de la constitución y un verdadero diálogo de sordos. El nacionalismo catalán es una religión política basada en el fanatismo que nada quiere dialogar sino los plazos de la rendición del Estado. Resulta sonrojante escuchar a políticos y tertulianos de radio y televisión abogar por el diálogo como mecanismo de solución política.


Ya desde los tiempos de Prat de la Riba el nacionalismo catalán ha dejado claro su objetivo: un estado para su milenaria nación. El lenguaje político del nacionalismo catalán sigue poblado de mitos románticos, sofismas y soflamas diversas. El entendimiento es una quimera y lo único que oculta es un aplazamiento de su objetivo irredentista.

Y la opción federalista que proponen algunos está abocada al fracaso. La práctica política de aquellos modelos federales que han funcionado, como por el ejemplo el estadounidense, nos muestra a las claras que el federalismo exige dos cosas que los nacionalistas aborrecen: la lealtad federal y la simetría en las relaciones institucionales. El lenguaje del nacionalismo catalán sigue instalado en los fueros, en los agravios y el privilegio como categorías políticas fundamentales.

Carlos Barrio
(Fuente: https://disidentia.com/)

8 comentarios:

  1. Magnífico artículo, al que cabría añadir la sobrerrepresentación del voto rural frente al urbanita, que propicia la situación actual. De ser cada voto igual a una persona, quizás se vería el peso real del nacional-separatismo catalibán, al que se le llena la boca con la palabra diálogo, pero que, en realidad significa, referéndum sí o sí, romper con España, sí o sí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Referéndum si o si, vale. El resto mentiras. Lo que vote el pueblo en el referéndum y ahí sí que cada voto es igual a una persona.

      Eliminar
    2. Se trata de pedir algo que no se pueda conceder.
      Se entiende que la soberanía de España le corresponde a los españoles. Si la soberanía de España la tienen los catalanes es que los catalanes son los soberanos de España.

      Eliminar
  2. Por otro lado, en un momento, en el que se han llevado a cabo grandes recortes, que afectan al bienestar de las personas (sanidad, educación, dependencia, etc), resulta increíble que nadie se pregunte de dónde salen los ingentes recursos económicos, con los que parecen contar los prebostes catalibanes y entidades cizañeras como la anc y omnium.

    Y que no vengan con el cuento de la llamada "caja de solidaridad", que eso no se lo creen ni hartos de vino. Si esos dineros fuesen realmente fruto de la "solidaridad", más valdría que los emplearan en evitar los recortes, en lugar de servir para defender los privilegios de los verdaderos culpables de los mismos...

    ResponderEliminar
  3. Se critica mucho a Sánchez por haber pactado con los nacionalistas para llegar a la presidencia con la moción de censura, nadie parece acordarse del pacto de Aznar con el clan Pujol para poder ser presidente, ahí fue donde el condenado Zaplana traicionó a todo el Reino de Valencia pactando una unidad de la singular lengua Valenciana y el infecto dialecto barceloni.

    ResponderEliminar
  4. Lo que no quieren reconocer los independentistas es :
    1. Cataluña nunca fue un reino como si lo fue Aragon Castilla Asturias etc .
    2. Los borbones a los que desprecian fueron los que facilitaron la industria textil catalana allá sobre el siglo XVIII
    3. El idioma catalán es un invento : proviene del valenciano mas el occitano . La lengua valenciana es mas antigua
    4. No son mas europeos y civilizados , como dicen ellos que los demás españoles . Son tan mediterráneos como el resto de españoles
    5. Cuando dicen que los españoles votan al PP no se quieren acordar que ellos votaron durante mas de 20 años al corrupto pujol que les robó aunque en catalán

    No , los catalanes no sois tan especiales como os creeis . Salid , por vuestro bien de esa extraña hipnosis que os han implantado durante años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo es más antigua, el propio Miguel de Cervantes se refería a la lengua Valenciana cómo una de las más dulces junto a la Portuguesa.

      Mientras en Valencia se escribían novelas cómo una de las importantes de Europa el Tirant lo Blanc, en los condados de Barcelona apenas sabían leer ni escribir, hablaban varios dialectos entre ellos el occitano, llemosi o Barceloni.

      La casta política parasitaria a permitido está descarada manipulación de la historia y han sido cómplices de la actual situación

      Eliminar