miércoles, 9 de mayo de 2018

NO, NADA VA BIEN



Corren malos tiempos. Tiempos de miseria material e intelectual. Tiempos de miedo. Tiempos de censura.

Al poder se le ha caído la careta. Se ve lo que hay detrás de las bambalinas y a los que tiran de los hilos de la caterva de políticos que figuran al frente de la sociedad: Se ve a la banca y su dinero falso, a las multinacionales y su expolio absoluto, se evidencian las guerras extractivas. Y a la etnia dominante y su dios único.

Sin careta, el poder fáctico se ha lanzado al dominio por la fuerza y al control de las personas a través de sus metadatos con una desvergüenza sin límites. Como borregos de rebaño, cada hombre lleva clavada una etiqueta en la oreja que permite identificarlo y ordenar su sacrificio en el momento apropiado. A los que aún no llevan identificación, se les acorrala para marcarlos. Con suspensiones de derechos sin motivo y exigencia de datos físicos, personalidad, ubicación, relaciones. Mientras, la sociedad vulgar, la mayoría sin una sola idea propia, entrega voluntariamente todos sus datos, sus fotos y el control de sus vidas a maleantes como Zuckerberg, otro pájaro de la banda, para que éste los venda o los ceda a sus colegas, y manipule sus vidas. La Humanidad está perdida con estos líderes al timón.

No esperemos nada de la política y sus partidos: las ideologías ya no existen. Ni de las asociaciones sindicales para las que ya no hay clases sociales. Los escándalos políticos se suceden a diario. Cuando un partido se agota, hay ya otro para reemplazarlo y seguir con la fiesta de las mentiras.

Para saber quiénes mandan, hay que observar quiénes no son nunca criticados por los medios. Ahí están, expuestos en negativo, como sombras. No son los políticos, meros juguetes del pimpampúm creados para ser vapuleados y cuyo relevo en el poder se produce mediante el inexorable mecanismo de hacer bueno al electo anterior.

No esperemos nada de la democracia. De la partitocrática, porque no hay otra. La voluntad mayoritaria no existe porque la mayoría no tiene voluntad, no hay voluntad donde no existe criterio. Por indigerible que resulte, la minoría aún capaz de pensar está siendo aplastada por la mayoría que vive inmersa en una ficción social que asumen como real.

En España, no se puede disentir fuera de ámbitos estériles, diseñados para despotricar sin consecuencias. En el resto de campos se legisla incluso para impedir no ya la crítica, sino hasta la legítima duda. El siglo nos conduce hacia una infrahumanidad altamente tecnificada incapaz de resistirse a su jodido destino.

No, nada va bien.


(Fuente: https://acratasnew.blogspot.com.es/)

7 comentarios:

  1. No se puede expresar con mayor claridad y precisión. Chapó, lo peor de todo ésto es que no está ocurriendo sólo en España sino en el mundo entero; el "divide et impera" llevado a su máxima expresión y a rajatabla, el ser humano jamás ha estado tan atomizado y sometido como bajo este supuesto "Estado de Derecho" (pura farsa)que una MANADA de imbéciles e infelices se empeña en seguir CREYENDO que resolverá nuestros problemas. No, señores, la DEMOCRACIA REPRESENTATIVA no solucionará ningún problema porque no es esa su función, sino tenernos cada día más controlados y sometidos y seguir concentrando el poder en manos de unos pocos psicópatas que ya ni se molestan en esconder su depravación e inmoralidad: Es tiempo de dejar de CREER, de dejar de votarles; es tiempo de UNIRSE y ECHARLOS de una vez. Ojalá todavía fuera posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramon Sánchez, aun teniendo razón. dices que hay que unirse y echarlos. Y digo yo, como? Si no mal recuerdo esa era la idea inicial de Podemos. ¿Y qué ha hecho Podemos? Lejos de atiar una revolución, a sentado en el sofá a toda esa buena gente que estaba dispuesta a remover cimientos con la excusa que ya lo harían ellos desde el Congreso. No, no hay esperanza. La alternativa cunado se traduce en realidad se vuelve como el enemigo. La conclusión és que una revolución del sistema no se puede llevar a cabo desde el sistema.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo contigo, el problema y lo llevo diciendo mucho tiempo es creerse que desde el sistema, se puede derrocar al sistema. Imposible!!! Ellos son los creadores del juego, son los dueños del tablero y las reglas del juego las ponen ellos. No hay nadie que llegue a las ligas mayores, nuevos partidos políticos, dígase podemos, ciudadanos etc.... que no tengan la bendición del propio sistema. En lo que consiste éste juego es hacer creer al populacho que tienen opciones y no las tienen, nunca las han tenido. Larken Rose (americano) te desmonta la ilusión en una charla de 40 minutos. La tan manida constitución de los estados unidos es la primera farsa, así como la república francesa etc, etc. aquí os dejo el mensaje de éste tipo donde te lo deja tan claro que es imposible seguir soñando con cuentos de adolescentes, que por otra parte es una de las formas de hacernos creer que hay manera de escapar del sistema aplicando más sistema!!! https://www.youtube.com/watch?v=woo0flnCLAs

      Eliminar
  2. No "NO va nada bien pero ESO NO ES LO PEOR

    LO peor es que, los que lo tendrian que arreglar, son complices de los que estan en el poder

    ¿No selo creen? pue sy alo veran vds Su amdos lideres ( amados de cada cual) estan planificando la destrucicond e la clase media, o lo uqe es lo mismo la destruccion de la España que conocemos

    Cualquier partido de cualqueir presunta ideologia, ya en el Poder solo legislan a favor de los QUE NO HAN PaGADO O NO PAGAN IMPUESTOS Y PARA SAQUEAR A LAS CLASES MEDIAS

    Esos solas dos uncias cosas apr aas que legislan ¿Que vd se cree los cuentos que le dicen sus respectivos amdos lideres? Pue speor para vd
    Las presuntas izquierdas lo qu equieren es que hay as pobres porque asi "les votaran a ellos"
    Las presuntas derechas solo estan preocupados por las grades fortuans si apra que sus fortunas sigan creciendo tien qu esaquear y empobrecer als clases emdias , lo hacen

    Y eso es todo, Como ven aun es muchismo peor

    ResponderEliminar
  3. Se puede empezar por no aceptar el sistema de Dictadura parlamentaria y no participar en él. Denunciar la legitimidad de este "Estado de Derecho" y todas sus instituciones que ya no se sabe muy bien si son públicas o privadas. Si su mayor preocupación es mantenernos divididos y enfrentados por cualquier tontería, está claro que lo realmente temen es nuestra UNIÓN. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Si el Sistema, no te gusta,..¿¿¿para qué votar???. No veo ningún partido que esté dispuesto a cambiarlo.

    ResponderEliminar
  5. Para eso esta la ingenieria social de cambiar el chip a favor del nuevo paradigma, ya se hizo en Cataluña pais Vasco baleares Valencia, se traga con cualquier cosa, caso La manada feminazis exigiendo endurecer las penas sin apenas despeinarse, viendo libertad donde solo hay opresion y asi facilitar el trabajo represivo del pueblo todo se le da mascado al poder sin apenas resistencia, no veo la salida cuando solo hay una minoria que lo ve claro ante la manada servil.


    ResponderEliminar