miércoles, 2 de mayo de 2018

"LA MANADA", UNA SENTENCIA TERGIVERSADA


Las masas zombis demostrando "everywhere" su nivel de ignorancia: la "vio-
lación" no es un tipo jurídico específico, sino que admite dos modalidades:
abuso y agresión. Y por abuso han sido condenados los miembros de la "ma-
nada". Su "no es abuso, es violación" equivale a "no es porcino, es jamón" 

La emoción desbordada e irreflexiva y el comportamiento tribal han campado a sus anchas con la recepción de una sentencia que el feminismo sobreactuado no ha analizado en modo alguno, en parte por pereza y en parte por incapacidad intelectual para entender su complejidad. Una vez más, se pierde la ocasión de hacer pedagogía y se aprovecha para la caza de brujas, sacar réditos políticos del sufrimiento y exigir cambios legislativos por parte de los mismos hipócritas que rechazaban hace nada "legislar en caliente". Vivimos en un país de oportunistas sin escrúpulos.

La diferencia entre justicia y ajusticiamiento es la que separa la civilización de
la barbarie. En la imagen, linchamiento en esfinge de los integrantes de la "ma-
nada" bajo un puente de Pamplona, al más puro estilo de Ciudad Juárez. Al
parecer, lo que muchos claman por hacer con los reos, y no con muñecos.

La sentencia del caso mediáticamente conocido como “La Manada” ha generado un enorme revuelo en torno a conceptos como el de violación, intimidación o prevalencia.

El derecho, como la economía, la medicina u otras disciplinas, dispone de un vocabulario propio, técnico, en el que se emplean términos y expresiones cuyo significado difiere del que a menudo le otorga el común de los mortales, lo que no sólo puede llevar a equívocos, sino también emplearse de manera más o menos interesada para generar polémicas.

El tribunal no afirma en su sentencia que la víctima no hubie-
ra sufrido intimidación, sino que este hecho no ha podido ser
probado. ¿Demasiada sutileza para el populacho vociferante?
Un ejemplo de tergiversación y de polémica interesada lo hemos tenido a raíz de la sentencia de “La Manada” con la palabra "violación". Mientras que el diccionario de la lengua española, el DRAE, la define como: “el delito consistente en violar (tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad)”, el término como tal aparece apenas mencionado en el actual Código Penal.

Aprobado en el año 1995 siendo Ministro de Justicia Alberto Belloch (PSOE), el Código Penal contiene una nueva regulación de los delitos contra la libertad sexual, cuya finalidad es proteger la libertad sexual de todos, utilizando para ello nuevas técnicas punitivas (y esto no lo digo yo, sino que lo afirma expresamente la exposición de motivos de la ley).

Opinar sin saber. La afición nacional, infinitamente más arrai-
gada que el fútbol, los toros o las procesiones.
Bajo el título “delitos contra la libertad y la indemnidad sexuales“, el Código Penal distingue, básicamente, entre cinco tipos delictivos: la agresión sexual, el abuso sexual, el acoso sexual, el exhibicionismo y la explotación sexual.

Pues bien, tanto el delito de agresión sexual, como el de abuso sexual, encajan en la definición de violación que recoge la RAE, pues uno de los elementos integrantes de ambos tipos penales es, precisamente, que exista acceso carnal con alguien en contra de su voluntad. Es decir, tanto la agresión sexual como el abuso sexual suponen, en lenguaje coloquial, la existencia de una violación.

Y entonces se preguntará usted, querido lector, ¿si tanto agresión como abuso conllevan una violación, por qué la ley hace esa distinción? Pues seguramente para ayudar a jueces y tribunales a subsumir hechos en el tipo penal en atención a los diferentes matices que presente el caso, intentado que ninguna conducta que pueda resultar merecedora de reproche penal quede sin castigo por una inexistente o deficiente tipificación.

¿Obedece toda esta histeria a eliminar de un plumazo la pre-
sunción de inocencia del varón?
Un sistema necesariamente garantista

Pero antes de pasar a analizar las diferencias entre los dos tipos de violación que se regulan en nuestro código penal, y su incidencia en la sentencia del caso “La Manada”, hay que partir de dos premisas fundamentales:

Primera: como siempre digo, el derecho son tonalidades de gris, y no caben fórmulas matemáticas para su comprensión o aplicación. Y esto es debido a que tanto sus destinatarios (el justiciable), como quienes la interpretan y aplican (jueces) son individuos, con toda la subjetividad que ello supone. Por eso, ningún caso es idéntico a otro, y los mismos hechos pueden ser considerados jurídicamente de forma distinta en función de quien los juzga, de su autor o de la víctima.

Segunda: el derecho penal tiene que ser necesariamente (hiper)garantista. La privación de libertad es algo muy serio, y quien se enfrenta a la imputación de un delito debe hacerlo con todos los instrumentos legales que garanticen su defensa, sin que ello suponga desatender a las víctimas, sino al contrario: un sistema penal garantista asegura a la víctima que el condenado por el delito no pueda erigirse, a su vez, en una víctima del sistema. Por ello, al enfrentar la lectura de una sentencia penal, hay que hacerlo desde el prisma de principios como la presunción de inocencia (es quien acusa a quien corresponde demostrar la culpabilidad), o el in dubio pro reo, (la prueba ha de valorarse de la forma más favorable para el acusado), y que no cabe condenar a nadie en base a meros indicios o presunciones.

Creer a pies juntillas a la víctima implica aceptar que, tal como reconoció, fue
con ellos a un hotel a pedir una habitación. Por su propia voluntad. Y eso com-
plica mucho la simplista narrativa a que reduce todo esto la moderna inquisi-
ción mediática. Posiblemente, la chica cambió de opinión cuando ya su nega-
tiva iba a pasar inadvertida a unos trogloditas puestos en "modo animal".

Partiendo de estas dos premisas, la principal diferencia entre la agresión sexual y el abuso sexual desde el punto de vista conceptual es que la primera requiere que concurran violencia o intimidación. Desde el punto de vista del castigo, la agresión sexual “simple” conlleva penas de hasta 5 años de prisión, pero si existe penetración (vaginal, anal o bucal) la pena será entre 6 y 12 años, pudiendo incluso llegar a ser de 15 años en circunstancias agravadas (como la prevalencia). En cuanto al abuso, está castigado con penas de 1 a 3 años de prisión, si bien las penas irán entre los 4 y 10 años si existe penetración, resultando también de aplicación algunos agravantes, como la prevalencia.

La violencia es entendida como fuerza física, la cual no tiene porque ser grave ni generar un resultado lesivo en la víctima, pero si ser suficiente para anular su voluntad, así como ser el medio que emplee el agresor para perpetuar la agresión.

Al César lo que es del César: la pancarta exhibe lo que a todas luces constituye
una extralimitación del juez Ricardo González, quien parece saber interpretar sin
error la emoción que transmite cada gemido. Una cualificación que ni el más
avezado pornógrafo, oiga. Placer y dolor tienen expresiones intercambiables.

La intimidación es, por el contrario, una fuerza psíquica que debe exteriorizarse previamente al acto, persiguiendo doblegar la voluntad de la victima con el propósito de causarle un mal. Debe ser un mal que afecte a la vida o salud de la victima o a su entorno de manera grave, real y próxima.

En cuanto a la prevalencia, podemos definirla como una suerte de posición dominante respecto a la víctima.

Expresado de una forma más coloquial, esto supone que penalmente sean considerados como violación supuestos tanto en los que concurre violencia o intimidación, como en los que no. Y como os podéis imaginar, la valoración de la existencia de violencia o intimidación, y la entidad, intensidad o gravedad de las mismas, es una tarea que corresponde realizar a los jueces, con arreglo a las premisas que he mencionado antes.

No a las agresiones, por supuesto. Pero también a esa educa-
ción dimisionaria que no advierte de los peligros de jugar con
fuego.
Toca ahora trasladar todo lo explicado al caso de “La Manada”. La sentencia condena a los acusados por un delito de abuso sexual con agravante de prevalencia, partiendo de que la acusación no ha probado la concurrencia de la violencia o intimidación que requiere el tipo penal de la agresión, siendo especialmente importante a este respecto lo declarado por la propia víctima en el acto del juicio.

Pero, al contrario de lo que se ha afirmado tras la publicación de la sentencia, esto no quiere decir que el tribunal no crea a la víctima, ni que los acusados hayan sido absueltos, o que el tribunal haya interpretado que ella prestó su consentimiento. Todas estas afirmaciones son una burda falsedad.

Los hechos probados

No hace falta ser docto en derecho ni gozar de una gran comprensión lectora para comprobar que, en la sentencia, el Tribunal cree en todo momento en la versión de la víctima, dedicando apartados enteros a fundamentar su credibilidad, verosimilitud y consistencia. La cree cuando dice que no consintió el acceso carnal, en ninguna de las formas, y que éste fue contra su voluntad a pesar de que no llegó a exteriorizarlo verbal o físicamente por miedo.

Criatura ... ¿justicia feminista? ¿Sabes tú por què se representa
a la justicia sosteniendo una balanza en equilibrio? Pues eso ...
La cuestión nuclear es: ¿por qué la sentencia condena por abuso sexual, en su forma agravada, y no por agresión sexual? Si nos atenemos al relato de hechos probados de la sentencia, lo cierto es que nos encontramos ante uno de esos casos que está en esa delgada línea que separa ambos delitos, y que no cabe más que resolver con arreglo a los dos principios inspiradores del derecho penal, esto es, la presunción de inocencia y el in dubio pro reo. Especialmente relevante para inclinar la balanza ha sido, como ya he dicho, la declaración de la propia víctima, que afirmó, por ejemplo, que no se sintió intimidada con carácter previo al acto, ni siquiera cuando la meten en el portal “siento en plan de ¿cómo decirlo? No miedo, ni intimidación, pero … sorprende”, o que estando ya en el cubículo afirmó que no le daba la cabeza para pensar, y simplemente se sometió, pues quería que todo acabara para poder irse.

A pesar de que se encontraba rodeada de cinco hombres, ¿concurren TODOS los requisitos de la intimidación? Si la hubo, ¿fue previa al acto? Si existe una duda razonable, por mínima que sea, sobre la concurrencia de algunos de los requisitos de la intimidación ¿qué debe hacerse?

Como verá, ni todo se reduce a una mera cuestión semántica, ni se puede solucionar con arreglo a fórmulas matemáticas. Quienes creen que todo se soluciona llamando violación a lo que ahora se llama agresión o abuso, se equivocan, porque a efectos prácticos nada cambiará y las dudas interpretativas seguirán surgiendo. Es más, reducir los tipos penales puede tener un efecto contrario al que se persigue, pues algunas conductas que ahora son merecedoras de reproche penal puede que, con la reforma, no lo sean, o que las que lo sean tengan una pena desproporcionada al no valorar debidamente las circunstancias concurrentes.

Prejuzgar es lo propio de la masa. La histeria popular ya condenó en su dia a
Dolores Vázquez como asesina de Rocío Wannikhof, pero las pruebas acaba-
rían exulpándola ...  con la vida destrozada. Los jucios paralelos no contem-
plan la apelación. Una razón para confiar en las garantías que la justicia ofrece

En cualquier caso, cabe recurso, y esta pena no es la única a la que se pueden enfrentar los acusados de este delito, que están incursos en otros procesos judiciales y que, por muy repugnantes que nos parezcan, tienen derecho a un proceso con todas las garantías.

Guadalupe Sánchez Baena
(Fuente: https://disidentia.com/)

16 comentarios:

  1. Opinar sin saber...
    Es que cuando se sabe ya no es opinión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Filosoficamente siempre sera opinar por que nunca sabras la verdad absolucta. O lo que se dice muchas veces la apariencias engañan. Opinar es opinar. Y la gente habla sin indagar ni lo mas minimo en el tema. Esa es la cuestion.

      Eliminar
    2. Las opiniones son sin saber. Sobre el caso tengo una opinión, pero si me pidiesen un informe tendría que enterarme y ya no sería opinión aunque fuese rebatible.

      Eliminar
  2. cuando los abogados s e ponen las orejeras ,, ni atienden a hechos ni razones

    Nuestro ccdigo penal es ambiguo como todo lo que hacen politicos españoles

    Esa ambiguedad esta pensada para la defensa del criminal y va en detrimento de la victima

    Siendo abuso y volacion lo mismo ( segun la docta articulista) ¿porqu e la diferencia ? para proteger al agresor

    Los abusos a menores incluyen la violacion, es decir escamotean a la violacion tras de la palabra abuso

    esa trapaceria de los politicos se refleja en una permisividad enorme para los violadores

    La cosa no acaba aqui las neofeministas pretebden que lo de una mujer follandose a varios hombres es algo perfectamente natural (¿?¿?¿?) asi que sa faccion en relaidad estan encantadas con el suceso y con los de la manada y en el fondo piensan que la niña deberia dr gracia spor ser tan "deseada" esa aberracion ideologica ahra msio esta escandida porque le pueden llover piedras si lo dicen en voz alta

    despeus la sociedad pornopata que crea monstruos como los de la manada y que los politico scelebran como un grnalogro la imposicon de a lpornografia ala sociedad ( ellos dicen normalizacion)

    Todo lo anteriror alejandose cada evz mas de la Especie y de la racionalidad y moralidad creada por la Especie rebajandonos a nivel de los animales que para eso ah surgido y finaciado el animalismo

    en fin un bonito lio patorcinado por nuestros politicos y sus amos
    sobr elo de Catala que es un impertinenete? en opinion d esus señoras corporativas lo es pero quizas lo que pasa es que este señor sabe "cosas" quelos demas ignoramos Lomismo que la portavoz del PSOE Margarita Robes una jueza que "sabe cosas" de lso otros jueces

    ¿Que Catalá ha sacado los pies del tiesto? Obvio pero la hipocresia, nos cuesta la vida Quien tenfga orportunidad que hable conlos funcionarios que "padecen " also jueces y alas pretensiones de so jueces y que pregunten en que pierden la mayor parte de su precioso tiempo entonces entenderan ams cosas

    la podredumbre arrasa a partidos sindicatos universidades y funcionariado


    ResponderEliminar
  3. Éramos pocos, y parió Catalá. En España tenemos un problema singular, nuestros políticos de todo tipo y condición. https://www.actuall.com/criterio/democracia/problema-singular-rafael-catala/

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, gracias por conpartirlo, la manada de zoobies histéricas hembristas está quedando en evidencia

    ResponderEliminar
  5. Hay muchos datos que llaman sumamente la atención en este caso. Dejando aparte el espectáculo político-mediático montado, que da para unos cuantos análisis que no augurarían nada positivo, se puede señalar por ejemplo que en uno de los exámenes periciales de los vídeos se dice que una voz masculina pregunta: "¿Quieres que te la meta?" Y otra voz dice: "Sí". Sin embargo al escuchar ese "Sí" los peritos dicen que no pueden determinar que ese "Sí" es un asentimiento de la presunta víctima. También se dice en la sentencia que se ve que la presunta víctima acerca por su propia iniciativa su mano al pene de uno de los acusados y hace movimientos masturbatorios. Uno de los peritos ante esta escena dice algo tan llamativo como que puede que la chica hiciera eso para no perder el equilibrio (frase literal). Otro dato es que la chica reconoce que estaba con ellos cuando fueron a un hotel y le preguntaron al conserje si tenía una habitación "para follar" (todo esto literalmente está en la sentencia), pero ella dice que no recuerda haber oído "para follar". Los acusados dicen que antes habían acordado con la chica tener sexo en grupo. La chica o no recuerda o lo niega. La chica lo que reconoce es que se besó con uno de ellos antes de los hechos. El sexo que se practicó fue por las tres vías corporales posibles. La chica no presentó ninguna lesión. La chica en sus primeras declaraciones dijo que la obligaron, por tanto que hubo violencia. Después en el juicio cambió radicalmente su versión, dijo que no hubo violencia ni intimidación. Quizás, quién sabe, el cambio se deba a un remordimiento de conciencia al ver que el fiscal pedía 18 años de prisión para los acusados. Pese al radical cambio en la declaración de la chica, sorprendentemente las acusaciones no modificaron sus escritos (los dejaron intactos,es decir, solicitando condena por delitos de violación, pero sin darse los requisitos que para este delito exige el Código Penal, esto es llamativo). A pesar de eso, los dos magistrados finalmente condenaron por un delito de abusos que no estaba en las acusaciones, algo que puede ir contra el principio acusatorio. El juez discordante así lo señala. También argumenta por qué le parece que tampoco hay abuso sexual. Otro dato llamativo es que las acusaciones, a pesar de haberlo afirmado, no han aportado ninguna prueba de que la presunta víctima haya necesitado tratamiento psicológico por estrés postraumático a consecuencia de los hechos. Algo que de existir, sería muy fácil de aportar al juicio. Otra dato es que pasado un año de los hechos, cuando supuestamente se decía que la chica aún estaba en tratamiento (sin aportan ninguna prueba de ello), colgó en su cuenta de instagram la foto de una camiseta con el lema "hagas lo que hagas, quítate las bragas". También cabe señalar que la chica reclamaba una indemnización de 250.000 euros por daños morales, finalmente en la sentencia se le concedieron 50.000 euros. Hay tal cantidad de datos en la sentencia que es imposible de resumirla. Por eso recomiendo que se lea en su totalidad (por supuesto junto con el voto particular, es imprescindible tener todos los datos sobre la mesa antes de reflexionar y sacar conclusiones). Perdón por el el rollo, pero por mi formación jurídica me resulta especialmente lamentable y peligroso el tratamiento tan sesgado y maniqueo que hacen los medios de este asunto. Animo tanto al autor de este blog como a todos los lectores a seguir analizando lo más minuciosamente posible cualquier caso que los grandes medios (sus propietarios más bien) y la clase política conviertan en un espectáculo. Siempre hay que preguntarse por qué tratan un caso concreto de determinada manera y qué fin persiguen con ello. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quito el sombrero ante su comentario.

      Eliminar
    2. La gente no quiere verlo con su propio criterio, quiere que se le diga que querer y que odiar. Es bastante patetico. Aun asi indagar tanto en un caso como aficion no es lo mio por eso intento no opinar al respecto y creer en la buena accion de los profesionales y sus decisiones en muchos casos. Aun sabiendo que la corrupcion es el pan de este pais.

      Eliminar
  6. Es conocido ( y yo no lo reprocho ni lo juzgo ) que hay mujeres que les gusta el sexo con varios hombres .
    Es una fantasía sexual perfectamente respetable .
    Lo curioso es que vivimos un mundo en que se están normalizando cosas que , hasta hace poco , se veían como perversiones no sanas por psiquiatras ; me refiero , claro ,a toda la parafernalia de genero , trans etc que nos quieren imponer como algo común y que incluso adiestran a nuestros hijos en estas perversiones .
    Es de locos , lo anormal se quiere normalizar y lo normal se quiere presentar como delito ; pero ¿que clase de mundo están creando ? .
    En los sanfermines - cualquiera de la zona lo sabe - estas cosas han pasado desde hace mucho y nadie se ha escandalizado . Si la chica quiere pasárselo bien con un grupo de hombres ( a mas de una le gusta ) , ¿por que hemos llegado a esto ?

    ResponderEliminar
  7. Amarna Miller ha hecho videos porno que recrean violaciones y era podemita. La sociedad cada vez resulta más contradictoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no es contradictoria, es rebajar a la persona al nivel del bicho, del animal No es casual lo de los animalistas ni lo de Podemos

      Tampoco es casual qu e los jueces de los juzgados de violencia machista sean todos jueces ¿y las juezas? NO hay

      Las asociciones de juezas lo deuncian pero los Media ni siquiera lo publican Eso tsampoco es casual

      Recordar que los jueces de la manada eran todos hombres y que la fiscal, que era mujer, al ver el video habla directamente de violacion ( o como dicen ahora " agresion sexual") ¿porque? Porque para cualquier mujer NO HAY NINGUNA DUDA para los jueces parece que hay todo tipo de dudas

      LA reaccion genralizada contra la sentencia se debe al voto particular de un tarado que ve jolgorio y diversion en los videos de la violacion que no sabe que una persona en shock se queda bloqueada, que no admite como pruebas conversaciones de washapp previas dice s e preparaban con la burundanga un juez que no deberia serlo y menos de un juzgado de proteccion a la mujer

      Eso ha desencadenado la ola de portestas que los partidos se han visto obligados a seguir ( a pesar de no estar de acuerdo) esos son los indignados que han salido a la calle

      Despacharlo qcon que son unas histericas o que "hay mujeres con fantasias de ser violada por varios" eso es creer en la pornografia como antes se creia en los reyes mahgos ( Y si, Amarna Miller dice esas cosas y otras gilipolleces ya que su "feminsimo" se reduce a que las mujeres hagan lo que los puteros desean que hagan)

      NO somos una sociedad adulta porque mantienen a la gente lo mas estupidizados posible

      Se echa de menos oir la estupidez "NO hay que elegislar en caliente" pero no se preocupen an algunmoomneto aguon poliitco hijo de puta al soltara en relacion con este caso y con otros parecidos

      Si los partiditos PSOE IU y Podemos estan ahora calladtos es para mantener un perfil bajo no sea que la gente se de cuenta que las leyes no se modifican porque a ELLOS no les interesa que se modificquen y que dejen de ser ambiguas Por eso estan tan calladitos

      Sigan vds divirtiendose hasta que algun criminal (Especie protegida por los poiticos) entre en sus vidas entonces su calvario se lo chuparan vds solitos porque las leyes no van a defenderle ni a vd ni a los suyos

      y ahora, alguien me largara el rollo de la reinsercion Si hombre! reinsertemos a los asesinos Empecemos por Franco ¿a que si? pero no los reinsertemos de cualquier manera reinsertemosles pagandoles una carrera superior y dandoles un trabajo bien remunerado ...¿Mola ¿Verdad? Oiga !!!que les den por el culo!!! ( en el peor d e los sentidos posibles) ¿Porque no reinsertan aun pobre pastor que no ha asesinado a andie?¿Porque no le pagan una carrera y le meten en la clase dirigente¿ POrque los politicos ( y muchos de vds, a quienes han lijado el cerebro ) prefieren meter en la clase dirigente a un asesino que a un pobre obrero De hecho: estan vds pagando por ello

      La sociedad está podrida sin remedio

      Saludos

      Eliminar
    2. Me temo que yerra Vd. en varios asuntos importantes: 1º) de los tres magistrados que han juzgado a La Manada una era mujer (Raquel Fernandina) y 2º) las concentraciones contra la sentencia estaban convocadas antes de que ésta fuera pública y se conociera el voto particular de Ricardo González.

      Por otra parte, aunque este juez ha sido cuestionado hasta lo indecible, es la sentencia misma lo discutido, con el "No es abuso, es violación" como absurdo lema (véase el primer pie de foto de esta entrada).

      Eliminar
  8. Me da pena decirlo pero esta chica estaba muy perdida en la vida para no ver la escritura en la pared. O muy borracha iba que no pudo verla. Es muy triste este caso. A los anormales estos darles primero burundanga y después cortarles los "pendientes" tipo película Tic-Tac de los 70. Pos sí!

    ResponderEliminar
  9. Genial articulo. No hay mas que añadir.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien explicado, desde la imparcialidad.

    Hay muy poca gente que se haya leído la Sentencia para conocer un poco lo sucedido, pero sin embargo todo el mundo se ha permitido el lujo de opinar, de posicionarse y de lanzarse a las calles, pidiendo y exigiendo, entre otras cosas, la cabeza del Juez que emitió un voto particular. Juez que por otro lado aportó muchos más detalles importantes, que lo que hicieron sus 2 colegas (obviando muchos de esos detalles).

    Por otro lado todos esos partidos políticos que ahora promulgan lo mal que están las Leyes en esta situación, fueron los que en 1995 las cambiaron, y que han servido para que la Sentencia emitida se tipifique de una manera concreta. Eso tiene un nombre, se llama hipocresía.

    ResponderEliminar