lunes, 23 de abril de 2018

FILTRACIÓN ACCIDENTAL CONFIRMA LA EXISTENCIA DEL PROGRAMA DE CONTROL MENTAL DE E.E.U.U.



Muy pocos saben hasta que punto la sociedad actual está manipulada y controlada por el llamado “Estado Profundo”, en parte por la pereza mental de quienes rechazan investigar por su cuenta, limitándose a la pseudo-información inocua, sesgada y mentirosa que le suministran los centros de poder, y en parte por el rechazo a aceptar que somos simples dóciles marionetas dirigidas mediante ingeniería social, propaganda, "fake news" y "post-verdades", técnicas de control mental, teléfonos, redes sociales, 5G, redes satelitales, chemtrails, fármacos y tecnologías secretas de microondas y VLF, armas cuya operatividad es más cómodo ignorar que denunciar.

La pasada semana llegaba hasta el público una prueba de esta inquietante realidad a través de lo que, si nos atenemos al modo en que sucedió, parece una filtración accidental.

Curtis Waltman, articulista del portal "Muckrock" que se encontraba realizando una investigación sobre grupos supremacistas realizó una petición de archivos públicos sobre actividades de organizaciones fascistas y neonazis, al amparo del Acta de libertad de información, al Washington State Fusion Center (WSFC), organismo de seguridad estatal de E.E.U.U. encargado del procesamiento de datos sobre terrorismo y extremismo.

Entre los archivos que le fueron remitidos, Waltman encontró una serie de documentos que nada tenían que ver con su petición, agrupados en un extraño archivo titulado 'EM effects on human body.zip' ('Efectos electromagnéticos en el cuerpo humano'), documentos relacionados con los efectos de las ondas electromagnéticas en el cuerpo y la mente de los seres humanos y las armas “psicoelectrónicas” -oficialmente inexistentes- que provocan esos efectos.


Los archivos cedidos “accidentalmente” detallan cómo el uso de diferentes frecuencias electromagnéticas pueden provocar:

Borrado de memoria e inducción a errores de acción.

Lectura y difusión de pensamientos.

Cambios en el volumen de la audición.

Picazón de párpados.

Control de sueños.

Rechinar de dientes.

Alucinaciones tanto visuales como auditivas.

Control de las vías respiratorias.

Taquicardias.

Espasmos musculares, malestar general.

Especialmente escalofriante resulta la posibilidad de transmitir voces directamente al cerebro, experimento que los documentos confirman que se realizó con éxito por primera vez, en 1974 en una investigación militar comandada por el neuro-psiquiatra Joseph C. Sharp.

Lo más inquietante es sin duda que esta tecnología de control humano puede implementarse a través de la red de telefonía móvil, además de mediante unidades de control remoto instaladas en vehículos y también en helicópteros y aviones.


El control físico y mental de la población es un hecho.

Un hecho que muy pocos se atreven a reconocer en su estéril orgullo de “individuo libre” un grotesco espejismo en la práctica.


Con la tecnología actual las capacidades para influir y manipular nuestros procesos psicofisiológicos harían que lo ¿imaginado? por John Carpenter en su película “Están vivos” se quede corto.



(Fuente: https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/; RT; https://mundo.sputniknews.com/)

5 comentarios:

  1. Eso explicaría la mansedumbre con que la población traga sin rechistar todos los recortes, atropellos y corrupciones varias.
    Asco mundo. Dan ganas de apearse...

    ResponderEliminar
  2. ¿¿¿¿accidental?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. POr si queire leer el "estado del arte" de esas tecbicas ( que no estan ocultas) le remito a un libro
      https://revolucionesmlm.files.wordpress.com/2014/07/robert-caldini-influencia-ciencia-y-practica.pdf

      los pelos como escarpias

      Vale

      Eliminar
  3. este producto ahora también en hezpaña

    ResponderEliminar