miércoles, 21 de febrero de 2018

EL MITO DE LA BRECHA SALARIAL


Todo empresario busca maximizar su beneficio, minimizando sus costes,
¿para qué iba a contratar a hombres si pudiera contratar a  mujeres pagán-
doles menos para que hicieran el mismo trabajo? He ahí la cuestión

Empezaré por lo obvio: un problema que no existe no puede ser solucionado. Y si, frente a su evidente irrealidad, alguien insiste en su existencia, no es para combatirlo, sino para proyectar un perverso estigma de culpabilidad contra otro u otros. Es una táctica tramposa pero eficaz que ideologías diversas han utilizado contra sectores de la población a los que buscaban marginar, someter o, directamente, exterminar, ... lo primero es encender el odio contra el colectivo rechazado mediante argumentos inconsistentes pero insistentes, según el conocido "modus operandi" de propaganda Goebbels-Bernaysiana. Luego ya vendrán las medidas contra ese colectivo.

Y, cuando se recurre a las más retorcidas mentiras, el único problema para el Poder es bien fácil: silenciar su refutación.


Hoy la ideología de odio promovida, financiada y respaldada por el Poder político es el misandrismo disfrazado de feminismo igualitario, pero sin igualdad por ninguna parte (discriminación del varón, ley VioGen, sustitución del mérito por el género como criterio de acceso al funcionariado, etc.) ... salvo en las proclamas teóricas, el campo en que el totalitarismo siempre se pone presentable.

De acuerdo con la apuntada necesidad de diagnosticar problemas inexistentes, la retórica inflamada (en el sentido en que la inflamación es una alteración patológica y un estado enfermizo) del feminismo de tercera generación exige aplicar una óptica desquiciada a la realidad para poder victimizar a media sociedad y culpabilizar a la otra media ("cuanto peor, mejor", según la lógica terrorista adoptada por la "intelligentzia" oficialnoica). Y, al margen de la falacia que supone juzgar al machismo por sus efectos y al feminismo por sus intenciones, las reclamaciones del supremacismo homomatriarcal varían entre lo grotesco (la lucha contra el "manspreading") y lo tramposo (la inexistencia oficial de denuncias falsas que tan ventajosas resultan para sus impunes autoras), con la paranoia prefabricada de la "brecha salarial hombre-mujer" como recurrente punta de lanza y pespunte sin hilo, pues las evidencias en contra, la clamorosa ausencia de pruebas y el sentido común lo contradicen.


Pero es que discutir con los palmeros y las palmeras de la propaganda oficial es tan infructuoso como hacerlo con un posavasos de Ikea: repiten como papagayos el mantra de que hay que informarse para poder llevarles la contraria y al primer desglose razonado de las tramposas estadísticas a las que recurren se quedan sin habla.

Y es que la cantinela de la brecha salarial ha sido refutada en incontables ocasiones, pero está visto que no se enteran (lo de informarse es solo para sus contradictores), y eso que los desmentidos han venido en ocasiones de los mismos que promocionaban la patraña: hace años el ministro Caldera reconocía que la diferencia bruta de salarios entre sexos se explica porque el porcentaje de hombres que sacrifica una vida familiar en aras de ocupar puestos de poder es mayor que el de las mujeres, por lo que invierten más horas en el ámbito laboral y suelen copar los cargos directivos.



Basta con tres sencillas preguntas para demostrar la falacia de la distinta remuneración hombre-mujer: ¿Alguien ha podido presentar ante los medios las nóminas de dos trabajadores -varón y mujer- de la misma empresa que desempeñen la misma categoría profesional, con la misma antigüedad y mismas condiciones (responsabilidades, horas extras, etc.) en la que aparezca diferencia salarial alguna en función del sexo del titular? ¿Alguien sabe de alguna empresa en todo el territorio español donde esté implementada una gratificación extraordinaria por ser hombre? ¿Alguien se cree que en una empresa cualquiera, por el mismo trabajo (el mismo perfil y duración), una mujer podría cobrar ni un solo euro menos que un hombre sin que interveniera la inspección de trabajo?

Pero es que suponer que existe una especie de conjura secreta entre malignos empresarios que prefieren postergar, humillar y marginar a las mujeres antes que obtener el beneficio económico que es la razón de ser del sistema capitalista no solo es ilógico, es absurdo. La regla número uno del sistema económico es obtener el máximo beneficio con el menor costo posible. Suponiendo que los empresarios no son lerdos -condición desventajosa en la jungla de la economía-, ¿para qué iban a contratar a hombres si pudieran contratar a mujeres pagándoles menos para que hicieran el mismo trabajo?

Y, ya que estoy lanzado, subrayo lo de "el mismo trabajo", porque si el del hombre es diferente (mas horas, mas disponibilidad, mas riesgos, mas nocturnidades, mas responsabilidades, ...) la remuneración, por justicia, ha de serlo también. Pero es que la estadística ignora el esfuerzo y lo sitúa todo en una media tramposa: con la media, coges el total (salario sumado de hombres o mujeres) y lo divides por un número (hombres, mujeres), pero nada más. La media no usa ni horas trabajadas, ni tipo de empleo, ni posición, ni méritos, ... La trampa es tan obvia que no tengo ni que salirme de mi propia experiencia laboral para refutarla: cuando trabajaba de dependiente en ciertos grandes almacenes había una noche terrorífica, la del 5 de enero, en que se desmontaba toda la parafernalia de Reyes y se dejaba la tienda montada para la venta de las rebajas de enero. Eso significaba que la plantilla de vendedores nos pasábamos una madrugada de locura acarreando mercancía, reponiendo, colocando, etiquetando y sudando la gota gorda. Solo que a una infame hora de la madrugada las mujeres eran liberadas de la tarea y podían irse a casa a descansar mientras que los  hombres seguíamos "faenando" hasta casi el alba (¡toma privilegio heteropatriarcal!). Por supuesto, las horas extras de la noche eran remuneradas, pero al ser más las graciosamente endosadas al esclavo masculino -lo de la negociación previa de esas horas, de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores, debió ocurrir mientras yo estaba distraído- que las de nuestras compañeras del otro sexo (libres para estar mas tiempo con sus familias, libres del entonces vigente servicio militar obligatorio, libres de tantas cosas, pobrecillas ...), la media delataba que los hombres cobrábamos más ... porque habíamos trabajado más. Brecha salarial al canto.

Logo que habría hecho las delicias del dr. Freud. Piensen mal,
depravadillos, y acertarán ... ¡qué demonios, se quedarán cor-
tos! Pero no hay "envidia del pene", que va.
Y no creo que mi experiencia particular sea una aguja en medio de un pajar de desigualdades, al menos de desigualdades desfavorables para las mujeres, dada la cultura empresarial dominante en esta piel de toro: en la mayoría de los supermercados, por ejemplo, se encuentran eximidas de todo esfuerzo físico. ¡Cuanta opresión falocrática-heteropatriarcal-machista-cisnormativa-y-no-se-qué-más!

Queridas tardo-feministas: pretendéis que es más rentable contratar mujeres, pero ignoráis que en España está prohibido por ley y por convenio cobrar distinto por igual trabajo. Podéis aplaudir con las orejas la iniciativa islandesa de garantizar por ley la equiparación salarial, pero es que en España esa equiparación está garantizada desde hace décadas. Os quejáis cansinamente de afrentas imaginarias cuando deberíais estar celebrando logros reales. Mucho me temo que sin el cabreo como única actitud ante el mundo perdéis vuestra esencia, pero al menos molestaros en no acudir a falacias tan sencillas de rebatir.

(posesodegerasa)

11 comentarios:

  1. Cuando decian que los hombres lo dominan todo la historia se acababa diciendo: y las mujeres dominan al hombre
    En mi trabajo nunca he visto la brecha salarial. Como siempre, deberían decir de donde sacan los datos.

    ResponderEliminar
  2. Empresa de construccion con 10 albañiles y 2 mujeres currando en la oficina, los hombres ganan 1000 euros al mes, las mujeres 4000 euros al mes, vamos a hacer las cuentas:
    10 x 1000 = 10.000 euros
    2 x 4000 = 8.000 euros
    Version feminista: los hombres ganan 10.000 y las mujeres 8.000, los hombres ganan un 20% mas que las mujeres.
    Logica pura y dura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había caido en la cuenta... Pero hay noticias parecidas, recuerdo una "ha bajado el IPC" y lo que había bajado era el indice (había subido menos)

      Eliminar
  3. Hola.
    Muy buena tu coletilla final.
    Realmente en este tema la logica impera por su ausencia. Siempre que he discutido con alguien por que hay convenios laborales que no especifican sueldos diferentes por ser hombre o mujer y que hay inspecciones de trabajo que no permitirian esa diferencia de ganancias, me he encontrado con la pared. El ultimo fue no hace mucho que su salida fue "No entres en eso que ahi si lo tienes todo perdido". Por que el decia que si conocia un caso, en Gibraltar, donde una compañera ganaba menos que los hombres. Resulto que era un tema de construccion, que en Gibraltar cada trabajador acuerda su salario con su empleador, segun experiencia y otros varemos supongo. Y por mas que le decia que en España nunca lo vi con ninguna compañera, no hubo forma.
    Es una historia como aquella que sacaron de que los fumadores pasivos tenian mas riesgo de contraer cancer que los activos. Como si el humo del ambiente no se sumara en los activos al que directamente se meten en los pulmones. Menos mal que aquella tonteria no tuvo seguimiento de las masas. Quizas en estos tiempos, con tanto Chemtrail y tanta contaminacion de radiofrecuencias estamos mas atontados.
    Un saludo y tambien mirare mañana los comentarios a este tema.

    ResponderEliminar
  4. He trabajado en la administración pública y puedo afirmar que, en nuestro convenio, no existía ninguna cláusula que premiase al hombre con mejor sueldo por el hecho de serlo.

    Las mujeres que se acogen a la reducción del horario laboral por maternidad, con su correspondiente reducción salarial, hasta que la criatura tenga 12 años, no pueden ser despedidas durante ese período. Cierto que los hombres también podrían acogerse, pero mayoritariamente son las mujeres quienes prefieren reducir su jornada por conciliación familiar.

    Por otro lado no hace falta ser muy lumbreras para darse cuenta de que al empresario lo que le va es obtener el máximo con el mínimo, por tanto, de ser cierta la "brecha salarial" lo lógico es que todos los hombres estuviesen en el paro.

    En este país hay demasiadas feminecias y tontos útiles dispuestos a comprar sin cuestionar las falacias excretadas por el sistema. Lo malo es que todo este proyecto de ingeniería social está diseñado para provocar una brecha, pero no salarial, sino entre hombres y mujeres, con la que finalmente saldremos todos perdiendo, para regocijo de los que mueven los hilos de este mundo. Debemos evitarlo a toda costa.

    ResponderEliminar
  5. Dice el dicho que "no se da puntada sin hilo". Pues veréis como van a "poner a caldo" a los varones un día (8 de marzo) llamado "día de la mujer trabajadora". Está organizándose una especie de "revolución femenina", que será un "copia y pega" de otros sucesos similares en otros países y los medios de manera masiva dándoles cobertura.

    Sinceramente, parece enfermizo (probablemente lo sea). Llamarán a los varones con los siguientes "magníficos" calificativos: "machistas", "maltratadores", "opresores", "abusadores", "asesinos" y un largo etcétera...(todo provocación)

    Sí, hay lugares (países) dónde la mujer verdaderamente está oprimida, pero aquí en España y en muchos países llamados "occidentales" más bien tienen, incluso, ventajas legales. No quiere decir que no tengan problemas las mujeres, pero son los comunes que afectan a ambos sexos. La maldad y la injusticia afecta, y no distingue, por sexos.

    ResponderEliminar
  6. Tranquilo, hay varios tipos de hombres que debaten con lógica, cosa muy rara en esta época que nos ha tocado vivir, y luego hay dos tipos que añado a la lista, los que les dicen a todo que si a las mujeres para un desenlace feliz ;, y los pagafantas, los eternos "amigos", los imbéciles de lo políticamente correcto y los bien quedan son de otra especie que un día desarrollaré, saludos amigo del blog y los demás que debaten con la lógica sin importar el genero.

    ResponderEliminar
  7. No nos Equivoquemos y pues que las cosas están muy claras, en Europa Occidental y en sitios como Estados Unidos, Japón y algunos más, los Empresarios Cumplen la Ley y nada más y pues que eso de la Brecha Salarial es un Embuste de Golfas Malvivientes Mugrientas para vivir del Cuento y Nada Más.

    ResponderEliminar
  8. En Europa ser de izquieradas ¿Es ser gilipollas? Copio el articulo sobre la manifestacion en Berlin del pasado sábado

    "La manifestación del sábado en Berlín estaba anunciada y era legal. Convocada por mujeres contra la violencia sexual y por una mayor seguridad. Pocos pueden estar en desacuerdo con estos lemas porque la seguridad en las ciudades de Alemania ha colapsado. Sobre todo para las mujeres. Ya no se ven mujeres solas por la noche en el metro o en trenes. Hasta en pueblos en los que no se cerraban las casas ya no están cómodas las mujeres si han de salir después de anochecer. Los medios apenas hablan de ello. Salvo si no hay más remedio en algún suceso concreto, no dicen que los agresores son extranjeros. Y lo son en su inmensa mayoría. Mucho menos informan si son, como muchas veces son, refugiados llegados después de que Angela Merkel abriera las fronteras en septiembre de 2015.

    La manifestación sumaba algo más de mil mujeres cuando le salieron al paso decenas de jóvenes con atuendos negros de la «antifa» de extrema izquierda. Acompañados por unos políticos, dirigentes de Los Verdes y de Die Linke, para sabotear la manifestación de «mujeres fascistas». Según ellos, la protesta contra las agresiones sexuales aludía a sus autores inmigrantes. Luego era una «manifestación xenófoba e islamófoba. La ultraizquierda ganó. La Policía no protegió a la manifestación autorizada de mujeres frente al sabotaje de la violenta contramanifestación porque en esta había parlamentarios. Hay más razones. Convocaba la manifestación Leila Bilge, una inmigrante kurda y musulmana combativa. Si fuera de izquierdas o islamista estaría a diario en todas las televisiones y galas oficiales.

    Pero Leila Bilge es miembro de Alternativa por Alemania (AfD), un partido derechista que ha pasado a ocupar todo el espacio político que ha abandonado la CDU de Angela Merkel, en su deriva a la izquierda. Merkel, la izquierda y casi todos los medios tachan de «nazis», «ultraderechistas» y «xenófobos» a los militantes del AfD. Incluso a la kurda y musulmana Leila Bilge u otros inmigrantes de este partido. Que es legal. Que es de derechas. Que es democrático en funcionamiento, estatutos y objetivos. Que tiene 93 escaños en el Bundestag. Y que es desde ayer, según los sondeos, el segundo partido de Alemania, ya por encima del histórico SPD. La Policía y los medios ayudan a la «ultraizquierda» y atacan a la «ultraderecha». Pero la terca realidad es que las alemanas temen por su seguridad. No van a manifestaciones con la AfD. Muchas por miedo a ser tachadas de nazis. Pero ejercen su voto secreto. Como en septiembre. Como en los sondeos que ya han hecho del AfD el segundo partido de Alemania.

    Mientras la musulmana Bilge que exige legalidad y seguridad es agredida impunemente por izquierdistas en presencia de la Policía, otro musulmán, el sirio Ahmad A. ante las cámaras de SpiegelTV se declara feliz de estar en Alemania. Con sus dos mujeres y sus siete hijos está cómodo en la casa que le han dado. Pero advierte de que tendrán que ampliarla si trae otras dos mujeres hasta las cuatro que le permite su ley. ¿Bigamia, poligamia? Dice que a él no le afectan las leyes alemanas, solo la sharía. Tendrá los hijos que diga Alá, «veinte o más», dice con desenfado. Es refugiado pese a no cumplir las condiciones. Llegado por muchos países sin guerra. Estuvo en Grecia, Francia y Dinamarca. Pero quería Alemania. No buscaba seguridad. Esa la habría tenido en esos países. Quería las subvenciones. Ah, y dice que no piensa aprender alemán ni trabajar, que prefiere quedarse con los niños. Que con el dinero que recibe por ellos no lo necesita. Mientras, los trabajadores alemanes sufren dramáticos recortes en prestaciones y los servicios municipales se deterioran sin parar. Pregunten los sesudos analistas que cómo es posible el cada vez mayor éxito del AfD."

    http://www.abc.es/internacional/abci-historia-alemana-musulmanes-201802201101_noticia.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual, lo que buscan en realidad, además del caos y el enfrentamiento entre etnias y religiones, es que vuelvan los nazis al poder.

      Eso, sí, en este caso, en el que se está conculcando el derecho de las alemanas a manifestarse, salir, vestir y disfrutar de seguridad, cuando, como y donde les dé la gana, las feminazis callan como pu.tas

      Eliminar
  9. Me congratula que toques este peliagudo tema.
    Esto huele a ingeniería social que apesta para dividir el núcleo central de la familia y destruir nuestra santa sociedad y la patria.
    Con casi 40 años solo he conocido favoritismo y por supuesto indulgencias para con las mujeres. Tratos de favor y otras argucias que son utilizadas para aniquilar al muñeco masculino ó menospreciarlo.

    Desde luego que la táctica del instituto Tavistock está funcionando. Solo hay que ver la cantidad de insatisfacción femenina que existe a pesar de tener derechos y privilegios legales. No hay una feminista feliz, se puede ver en sus caras y acciones.
    A pesar de sus Luciferinos logros este plan no triunfará por ser antinatural. El amor entre mujeres y hombres prevalecerá.

    ResponderEliminar