domingo, 14 de enero de 2018

LOS "GOLDEN GLOBES": EL FUNERAL FEMINISTA



El pasado domingo 07 de enero fuimos testigos de un capítulo más de la larga farsa victimista-chantajista que han montado algunas partidarias faranduleras de la mitología feminista: la 75 entrega de los Premios Golden Globes ("Globos de Oro", que, por cierto, no es una alusión al habitual muestrario de pechos siliconados que se dan cita en dicha ocasión). Y en la que, tal vez por razones extra-cinematográficas, la gran premiada ha sido una cinta -"Tres anuncios en las afueras"- con tenaz "madre coraje" de protagonista, y de la que conviene dejar claro que se trata de un peliculón como la copa de un pino ... y el mejor estreno en lo que va de año.


Acostumbradas a actuar, y casi siempre mal, las “actrices” que se dieron cita en la entrega de los últimos "Globos de Oro" se pusieron de acuerdo para asistir vestidas de negro, dizque para protestar por el ambiente de “abuso y acoso sexuales” que han afectado al negocio fílmico de los EEUU.

Y ahí estaba una sala repleta de damas vestidas de negro, como si se tratara de un funeral. Obvio, al color negro de la vestimenta se sumaron los lloriqueos y los discursos encendidos e indignados, siguiendo la más fiel pauta de la propaganda instaurada por el Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945, Joseph Goebbels: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”.

Demagogia feminecia: "Los hombres blancos no
pueden entender lo que es ser atacado".  En este
mundo solo han sufrido ellas, y nadie más que ellas
¡Claro, que luego se molestan cuando uno las llama “feminazis”!

Así es. Siguiendo el patrón propagandístico de la Alemania nazi, las faranduleras feministas le han apostado a la repetición ad nauseam de sus mantras y consignas para influir sobre cerebros débiles, sobre todo dentro de las altas esferas gubernamentales y los medios masivos de comunicación. Esta vez, las feminazis del espectáculo llamaron Total Black a su táctica propagandística y, obviamente, todas ellas se mostraron afines al movimiento mediático llamado Time’s Up, organizado dizque contra “el acoso y el abuso sexuales”.

Y, claro, de nuevo la gente medianamente pensante, como ustedes y yo, mis apreciables lectores, se quedó esperando las pruebas de tanta afirmación estridente y lacrimógena.

Y no puede ser de otra forma, porque la gente medianamente pensante, que se sabe perteneciente a una sociedad moderna, donde sólo tienen peso las afirmaciones que se acompañan con pruebas fehacientes, espera que toda acusación, sobre todo de orden penal, vaya acompañada con elementos suficientes para demostrar la comisión del hecho delictuoso y para exhibir al responsable.

La gente inteligente se volvió a preguntar: ¿en dónde están las pruebas? Y, nuevamente, esa gente se quedó esperando, con la decepción a cuestas, porque la mitología feminista, fiel a su esencia falsa y fantasiosa, recurre sobre todo a ideas irracionales y a posturas viscerales. Lo suyo no es la racionalidad científica, sino esa cosa que hoy en día ha sido llamada la posverdad. No lo olviden: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”.

Por eso, quienes apostamos por el Proyecto de la Modernidad (ciencia, libre mercado, democracia y laicidad) rechazamos, de forma tajante y rotunda, toda esa basura mitológica llamada feminismo, bajo cualesquiera de sus modalidades.

Y por supuesto que el feminismo farandulero, como el que se desplegó en los Golden Globes, resulta todavía más aborrecible, ya que deviene increíble, pero de veras increíble, que dentro del ámbito fílmico, en donde se tienen los medios idóneos para grabar cualquier cosa en audio y video, no exista grabación alguna que demuestre la dimensión paranoica del abuso y del acoso sexuales del que se quejan las feminazis.

¡Simplemente es increíble! ¡Sólo gente imbécil puede prestar oídos a tanta paranoia feminista!

Y no sólo me refiero al enorme poder que tienen hoy en día los teléfonos inteligentes, sino al fácil acceso que se tiene a micrófonos minúsculos y a cámaras escondidas dentro del mundo hollywoodense desde hace varias décadas. Cabe recordar cómo se echó mano del espionaje dentro del show business por parte del paranoico senador anti-comunista Joseph McCarthy, a mediados del siglo XX, justo al inicio de la Guerra Fría.

Por otro lado, ¿a cuántos políticos, artistas y deportistas han filmado consumiendo drogas en “ambientes controlados o privados”, por ejemplo?

La "pobrecita" Hermione, que no sería nadie sin la saga "Harry
Potter, recitando los habituales mantras feministas: victimismo,
resentimiento,  revanchismo, egocentrismo narcisista, insensi-
bilidad a todo problema que no le afecte directamente, etc.
¡Y ahora resulta que, con más tecnología y más oportunidades para grabar incluso clandestinamente a la gente, no existe una cascada de pruebas fehacientes para demostrar todo cuanto dicen las militantes de la paranoia feminista!

¡Carajo, pero cuánta pendejada! Y el hecho de que haya gente que lo crea nos da una idea de cuánta gente pendeja hay en este mundo.

Todo esto es un insulto a los millones de años de evolución humana. Tantos siglos acumulados para que nuestro cerebro se desarrollara hasta donde lo ha hecho… ¡para que mucha gente no use su pinche cerebro!

Para colmo, la hipocresía, el arribismo y el oportunismo a todo galope, como en el caso de Oprah Winfrey, que hasta utilizó los Golden Globes como plataforma de lanzamiento político. Buen negocio ése de montarse en la “lucha contra el acoso y el abuso sexuales” sumándole el “soy negra”, el “soy mujer”, el “soy exitosa”, el “fui discriminada”, etc.

Buenos bonos ideológicos para saltar a la política por parte del Partido Demócrata, ¿no creen?

¡Y qué tal la mexicana Salma Hayek! Creo que es la primera vez, en décadas de “carrera artística”, que Salma no se presenta mostrando las tetas a medias y con vestidos a punto de reventar por el silicón. ¿Será porque ya no necesita el apoyo de Harvey Weinstein para uno más de sus “churros” fílmicos? ¿Será porque ahora va a interpretar un nuevo papel: “la víctima de Weinstein”?

Lo que más me encantó fue que hay público que tiene buena memoria y, de inmediato, comenzó a subir las fotos de todas las “artistas” que, antes de ser las “víctimas de ese monstruo sexual llamado Harvey Weinstein”, gustosamente se tomaban fotos con él, son su “padrino”, su “amigo”, su “promotor”, su “bendición”, etc.





Parece que el gran depredador sexual fue usado de trampolín por muchas para
 impulsar sus carreras. Tal vez fuera un acosador, pero las que se avinieron a
sus manejos no son víctimas: son negociantes (por no usar un término más ro-
tundo) que aceptaron interesadamente tratos que les resultaron ventajosos

¡Caray, cuántas deferencias y calificativos positivos para un “delincuente sexual” de tiempo completo!

A mí, todo este rollo de la paranoia feminista en el ámbito farandulero siempre me ha parecido, a manera de hipótesis, una convenenciera resignificación de viejos actos de prostitución para conseguir papeles. Y miren que yo no tengo nada contra el negocio de la prostitución de carácter privado y empresarial, pero la hipocresía me parece aberrante.

Para terminar, debo resaltar un hecho que espero resulte ilustrativo para todos los varoncitos tarados que, en su afán por pasar como “progres”, se han puesto del lado de la mitología feminista.

Otro panoli que por fin se ha enterado de cómo agradece el
feminsimo la condición de alelado "aliado".
En la entrega de los Golden Globes, James Franco resultó premiado, y de nada le sirvió haberse sumado al show de la vestimenta negra, ya que, a las pocas horas de recibir la figurilla respectiva, fue acusado de “acoso sexual” por tres “actrices”.

Es muy importante destacar este hecho, porque ya ven cómo hay varoncitos idiotas que creen que por apoyar al feminismo quedarán indemnes ante la androfobia inherente a éste. Ya ven que no.

Así que, mis queridos varoncitos “progres”, piensen detenidamente si quieren pasar por manginos, por femininos o por feministos. Ni así estarán seguros ni así serán aceptados como “aliados”.

En fin, terminemos diciendo que los vestidos negros que invadieron la 75 ceremonia de los Golden Globes daban cuenta de un funeral: el funeral de la razón.

Carlos Arturo Baños Lemoine
(Fuente: http://www.elarsenal.net/)

10 comentarios:

  1. la conocida historia de

    la puta y el putero
    puta rica, puta pobre
    putero rico, putero pobre
    putero rico y putas ricas
    ....
    pero claro hay quien dice, en la izquierda de Podemos, que dar licencia municipal a un puticlub es "crear puestos de trabajo" pues apaga y vámonos

    Ah! y luego esa misma concejala, se rasga las vestiduras ante las cámaras por lo de la violencia de genero ¿?¿?¿?

    ResponderEliminar
  2. De ser ciertas esas acusaciones, en las que, en muchos casos, se denuncian situaciones ocurridas hace tiempo, ¿Por qué no hubo ni una sola víctima que lo denunciara en su momento? ¿Por qué no entonces y sí ahora?. Y no vale que digan que “temían” por su carrera, porque muchas de las actuales denunciantes llevan años en el candelero, podrían haber hablado antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que antes era "normal" violar, era un daño colateral por lo del fomento de la promiscuidad por parte del sistema. Ahora se ha cambiado la hoja de ruta del poder hacia la homosexualidad por motivos de control de natalidad. Ahora mismo nunca se sacarían "problemas" derivados de la homosexualidad.

      Eliminar
    2. La afirmación de que antes -¿cuándo?- era "normal" violar no se sostiene por ningún lado. "Normal" viene de "norma", y la ley ha prohibido y castigado esta conducta siempre. Solo en tiempo de guerra, con la población civil expuesta a abusos y terror, han disfrutado los violadores con uniforme de impunidad, pero difícilmente podemos calificar esta excepción de "normal", a menos que digamos que también antes era normal la confiscación de bienes, el desplazamiento forzoso de personas, la violencia generalizada y el asesinato.

      La delirante denuncia de una supuesta "cultura de la violación" es una invención del feminismo desquiciado que pretende que padres, hermanos y hombres cuidadores en general se han desentendido de la violencia sexual ejercida contra las mujeres, a las que, al parecer, cambiaban como cromos, cuando la historia abunda en ejemplos de lo contrario: véase https://es.wikipedia.org/wiki/Lucrecia.

      Y si bien el sistema fomenta la homosexualidad, la existencia de fenómenos de abuso análogos a los de las relaciones heterosexuales no puede censurarse indefinidamente, como prueba este artículo de EL PAÍS: https://elpais.com/elpais/2018/01/13/estilo/1515876252_064472.html

      Eliminar
    3. Mi comentario era en tono irónico, leyendo el anterior comentario creo que se comprende.
      Los que violan me imagino que sabrán que es ilegal,pero aún así ocurre, igual tiene algo que ver con la maldad.

      Eliminar
  3. Increíble articulo, el deseo de toda feminazi, que no feminista, seria y luchadora por los derechos de las "personas", todas, es que el hombre se desprenda de serlo... buscan un mundo utópico e irreal, por suerte se empiezan a ver a mujeres que están en contra de este "movimiento"...

    ResponderEliminar
  4. Cada vez se ve más claro que todo esto se utiliza para echar a pelear a los dos sexos, apelando al orgullo de ambos. Es muy descarado, y cada vez más lo hacen así, para provocar odio, indiferencia por el sexo contrario y violencia. Hombres y mujeres nos pertenecemos. Tenemos virtudes y defectos, no somos perfectos. Pero tenemos muchas más cosas que nos unen que lo que supuestamente nos separa. No es justo culpabilizar por todo a un sexo por lo que haya ocurrido en el pasado o que algunos cometan barbaridades y por el otro lado, victimista al otro sexo por todo lo que "sufre" pues el sufrimiento también a veces nos lo causamos nosotros mismos por nuestras malas decisiones.

    ResponderEliminar
  5. El feminismo histérico de nuestros días, que fomenta el odio hacia los hombres, no tiene nada que ver con el feminismo histórico, que realmente abogaba por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres (En España, no hace tantos años en que la mujer necesitaba el permiso del padre o del marido para abrir una cuenta corriente, por ejemplo).
    .
    La campaña actual es un ataque furibundo contra los hombres, que los convierte a todos en culpables por lo que hayan podido hacer una minoría descerebrada y salvaje de ellos y a las mujeres, en seres débiles e incapaces, que por lo visto han de ser pastoreadas por desequilibradas, que desean ver muertos a los hombres, por el hecho de serlo.
    https://gaceta.es/noticias/youtuber-feminista-defiende-asesinato-los-hombres-26012017-1333/

    Sin embargo, llama poderosamente la atención que precisamente las feministas de ahora callen como p-tas respecto de sociedades verdaderamente opresivas hacia la mujer, como lo son los países islámicos.
    En países como Iraq, Libia o Afganistán, las mujeres disfrutaban de más libertades que en Arabia Saudita, por ejemplo (país aliado de Occidente) y ahora, tras el paso del martillo "liberador" occidental, las mujeres viven muchísimo peor que antaño (al igual que los hombres), algo que no parece preocupar en exceso a las histéricas feminazis.

    ResponderEliminar
  6. Hay otro lado a esta historia y es el de los muchos actores, hombres y mujeres que hoy son grandes estrellas gracias a haber pasado por la piedra en su momento, conscientes de la transacción que hacían y me sospecho que de esos habría unos cuantos hipócritas vestidos de negro dando discursitos. Otra cosa es una violación que me parece algo execrable en cualquier circunstancia.

    ResponderEliminar