lunes, 25 de junio de 2018

EL RELATO FALSEADO Y VICTIMISTA DEL NACIONALISMO CATALÁN



Uno de los retos más importantes que tendrá que resolver España en los próximos años es la definitiva vertebración de su estructura territorial. Frente a la preocupante desintegración de la nación española caben dos posicionamientos.

Uno es asumir el relato de cierto izquierdismo que afirma que España es una nación política fallida tras un tormentoso siglo XIX, de manera que el separatismo catalán y el vasco no dejan de ser actualizaciones posmodernas del viejo carlismo del siglo XIX.

Otra opción es intentar analizar las causas que han llevado a una de las naciones más antiguas de Europa a una crisis política sin precedentes que amenaza con balcanizar el país. En este artículo analizaré el caso catalán, que es actualmente el que plantea un desafío más claro al sistema político español nacido de la constitución de 1978.

Un relato histórico falseado

Una de las herramientas fundamentales del nacionalismo catalán ha consistido en la construcción de un relato histórico tan falso como eficaz, de claro signo victimista. Según dicho relato Cataluña es una nación milenaria, fundadora de la moderna identidad europea y que hasta el siglo XVIII ha tenido instituciones estatales.

Poco importa que esto haya supuesto una reinvención de la historia de la corona de Aragón, rebautizada en el siglo XIX como confederación catalano-aragonesa por el archivero de la corona de Aragón Antoni de Brofarull y Brocá. Tesis delirante que no se corresponde con la estructura institucional de la corona de Aragón durante la baja edad media y que además supone un flagrante anacronismo histórico. La misma tesis nacionalista que insiste en presentar su nación como milenaria es ya en si misma otro anacronismo.

La nación política y el nacionalismo cultural son fenómenos más o menos recientes y su uso para casos medievales hace más referencia a aspectos geográficos que políticos. Por mucho que insista el historiador Jaume Sobrequés, Cataluña no fue ni pudo ser esa nación milenaria que con tanto deleite pregonan los voceros mediáticos de la Generalidad de Cataluña.

El nacionalismo catalán ha insistido en insistir una y otra vez, como uno de los elementos centrales, en el carácter diferenciado de la identidad catalana. Tesis que ha gozado de cierto predicamento en ambientes progresistas o más recientemente en los planteamientos federalizantes del Partido Socialista de Cataluña (PSC) y de parte del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Se trata de un tesis que hunde sus raíces en los planteamientos culturalistas de la llamada Renaixença o en las tesis del historiador Jaume Vicens Vives sobre la mayor modernidad de Cataluña en relación con la atrasada y autoritaria España.

Según esta tesis, Cataluña ha desempeñado el papel de motor del progreso peninsular y España el de lastre. Un papel que no siempre se le ha reconocido debidamente a Cataluña y que ha supuesto una pesada carga para la nación catalana en términos de oportunidades históricas perdidas. No es infrecuente escuchar a los políticos nacionalistas lamentarse de la innumerable cantidad de oportunidades que han otorgado a España para avanzar en la senda de la modernidad y de progreso.

Como España quiere seguir instalada en los tópicos tan manidos de la leyenda negra, a Cataluña no le queda más remedio que emprender su propio camino. El lugar natural de Cataluña es Europa, el de España el continente africano.

La invención de una identidad catalana contrapuesta a la española

El pujolismo (por Jordi Pujol, que fue presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1980 a 2003), al que una buena parte de la prensa de este país rindió una vergonzante pleitesía durante demasiados años, contribuyó en gran medida a crear esa idea artificial de una identidad catalana que poco o nada tiene que ver con España. La instrumentación de la educación con fines nacionalistas y la existencia de una pluralidad de medios de comunicación dependientes del poder nacionalista ha contribuido a crear una sociedad civil aparentemente uniforme en su adhesión al nacionalismo.

El pluralismo real de la sociedad catalana no tiene traducción alguna en los medios de comunicación dependientes del poder. Durante demasiados años la visión de Jordi Pujol como estadista oscureció la realidad de un político cuya meta siempre fue clara: construir las condiciones políticas, sociales y económicas que crearan una desafección hacia lo español como paso previo hacia la independencia.

Los orígenes racistas y supremacistas del nacionalismo catalán fueron ocultados durante demasiado tiempo. Los medios de comunicación y los tertulianos al uso destacaron el carácter moderado, integrador y fundamentalmente económico del nacionalismo catalán, en contraposición al etnicismo excluyente de los herederos de Sabino Arana (1865-1903), considerado el fundador del nacionalismo vasco.

Se ocultaron a la opinión pública figuras vergonzantes como la de Valentí Almirall y su defensa de la raza pirenaica catalana o la frenología etnicista del doctor Bartolomé Robert. Que algunos hayan descubierto en ciertos exabruptos del presidente Quim Torra el carácter etnicista y racista del nacionalismo catalán no deja de resultar paradójico.


La izquierda y el nacionalismo catalán

Tampoco se salva la izquierda española, cuyo papel en la promoción y justificación del nacionalismo resulta poco ejemplar. Por un lado cierta izquierda anti sistema ha visto en el nacionalismo catalán y en el vasco dos aliados para erosionar los fundamentos del sistema político español. De ahí vienen las famosas lecturas de ciertos grupos anti sistema progresistas del famoso proces.

Frente a la obvia contradicción entre el clásico internacionalismo y el nacionalismo supremacista, la izquierda anti sistema ha querido presentar el independentismo como algo contrapuesto al nacionalismo. Es la tesis de la CUP que busca retomar el célebre posicionamiento del estalinismo; la construcción del socialismo en un solo país.

Por otra parte la izquierda institucional, representada por el PSC, ha manifestado un claro complejo de inferioridad ante el nacionalismo. Ya lo demostró durante la tramitación del parcialmente inconstitucional estatuto de autonomía de 2006, cuando los socialistas quisieron competir en nacionalismo con los los nacionalistas catalanes de la antigua Convergencia.

El Partido Popular (PP) tampoco está exento de responsabilidad. Los populares han sido incapaces de contrarrestar el relato victimista de un nacionalismo catalán que ha sabido vender su relato en el extranjero a las mil maravillas. Por otra parte, la defensa de la nación española por parte del PP ha sido exclusivamente jurídica y se ha sustentado tan solo en medidas judiciales. Este normativismo no ha ido acompañado de una defensa política e histórica de la identidad común de los españoles.

También resulta muy preocupante la insistencia del nuevo presidente Pedro Sánchez en retomar los errores del pasado, proponiendo una inútil reforma de la constitución y un verdadero diálogo de sordos. El nacionalismo catalán es una religión política basada en el fanatismo que nada quiere dialogar sino los plazos de la rendición del Estado. Resulta sonrojante escuchar a políticos y tertulianos de radio y televisión abogar por el diálogo como mecanismo de solución política.


Ya desde los tiempos de Prat de la Riba el nacionalismo catalán ha dejado claro su objetivo: un estado para su milenaria nación. El lenguaje político del nacionalismo catalán sigue poblado de mitos románticos, sofismas y soflamas diversas. El entendimiento es una quimera y lo único que oculta es un aplazamiento de su objetivo irredentista.

Y la opción federalista que proponen algunos está abocada al fracaso. La práctica política de aquellos modelos federales que han funcionado, como por el ejemplo el estadounidense, nos muestra a las claras que el federalismo exige dos cosas que los nacionalistas aborrecen: la lealtad federal y la simetría en las relaciones institucionales. El lenguaje del nacionalismo catalán sigue instalado en los fueros, en los agravios y el privilegio como categorías políticas fundamentales.

(Fuente: https://disidentia.com/)

UN EX- AGENTE DEL MI6 CONFIRMA QUE DIANA DE GALES FUE ASESINADA



El ex-agente del Mi6 condenado por revelación de secretos, Richard Tomlinson ha confirmado que un plan secreto del MI6 para eliminar al líder serbio Slobodan Milosevic fue utilizado en el asesinato a sangre fría de la Princesa Diana de Gales.

El plan de los servicios de inteligencia británicos para eliminar a Milosevic, según Tomlinson, consistía en la utilización de una potente luz o rayo laser que cegaría al conductor de la limusina del líder serbio, justo en la entrada de un túnel cercano a Ginebra (Suiza), donde en el año 1993 el dirigente participaba en una conferencia internacional sobre la ex-Yugoslvia.

Al plan finalmente no se le dio luz verde, pero “el modus operandi” fue utilizado posteriormente en el asesinato de Lady Di, cuenta el ex-espía británico.

Estas declaraciones están confirmadas por testigos que estuvieron en el túnel de París en el momento del “accidente”, como Francois Levistre, quien conducía su vehículo justo detrás del coche de Lady Diana y dijo haber visto “un repentino y potente destello de luz blanco que procedía de la parte trasera de una motocicleta ocupada por dos hombres que se habían colocado previamente delante del coche ocupado por la pareja Lady Di y Dodi Al Fayed”.

Levistre declaró también que “el pasajero de la motocicleta se acercó al vehículo destrozado de la princesa una vez ocurrido el impacto e hizo un gesto con las dos manos a su compañero indicando trabajo hecho”.

Expertos agentes del MI6 como Tomlinson y varios testigos como Levistre confirman que el accidente del coche de Diana de Gales, fue provocado por un potente láser que deslumbró al conductor de una manera inapelable.

Fue, por tanto, un asesinato, un crimen ordenado por alguien poderoso que no quería a Diana de Gales con vida, alguien quizá que sabía que Diana estaba embarazada del egipcio Al Fayed.

Alguien quizá demasiado poderoso

... o poderosa.


(Visto en https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)

PRONOMBRES TRANS Y DOCTRINAS TOTALITARIAS


O de cómo el "humanitario" reconocimiento de los delirios identitarios pergeñados por cada cual acaba por convertirse en una herramienta de represión. Tal cual. Confío en que esta entradilla no sea denunciada por "hombres con vulva", sujetos de "género fluído" (o "magmático", o "de género afín al estado Einstein-Bose", o vaya Vd. a saber), o "sharia-dependientes" o "lo que Soros diga", que al final es lo que cuenta. Porque el (des)nivel de tontería ambiental algún día será motivo de mofa, befa, chanza y chirigota.

domingo, 24 de junio de 2018

LA CORRECCIÓN POLÍTICA, UNA ENORME AMENAZA PARA LA SOCIEDAD ABIERTA



La llamada ‘Corrección Política’ se ha erigido en las últimas décadas como la ideología dominante en Occidente, como su verdadera ortodoxia. Y se ha convertido en una creencia transversal, aceptada por casi todo el espectro político, impregnando la mayor parte de las políticas que se llevan a cabo hoy en día.

Sin embargo, a pesar de lo que muchos creen, o se ven obligados a sostener, no se trata de una benévola visión del mundo. Ni de una manera educada y elegante de proteger a las víctimas, de evitar cualquier expresión que pudiera molestarlas. Tampoco es una ingenua ideología, rayana en el puritanismo, que intenta convertir a la gente en justa y benéfica.

Una amenaza al debate de ideas

Es una doctrina fanática que amenaza los fundamentos de la democracia, la libertad, la sociedad abierta, la libre expresión, los derechos individuales, la igualdad ante la ley y el imperio de la razón. Y que, a contracorriente de la mejor tradición de Occidente, no tolera la heterodoxia, impide el debate de ideas porque directamente ataca y descalifica a quienes no comparten su “indiscutible” creencia.

En ese sentido, la Corrección política se constituye en una cuasi-religión, pero no en su sentido moderno, en una creencia voluntaria, sino en una especie de religión medieval que envía al hereje a la hoguera. Ser disidente hoy no es una mera posición intelectual más: es un acto de valentía, de resistencia ante la descalificación y la muerte civil. Por ello, el disidente debe estar alerta ante la corrección política, ser una de sus “obsesiones” y, ante la generalizada manipulación del lenguaje y el pensamiento, debe recurrir al pensamiento lateral, salir de los caminos trillados, de los lugares comunes y comenzar el razonamiento desde el principio, sin los prejuicios que hoy lo atenazan.

La corrección política es un sistema de creencias que impregna todos los aspectos de la política y la sociedad, dictaminando lo que puede ser discutido y lo que no puede ponerse en cuestión por constituir un tabú. Su principio fundamental es que la sociedad se compone de grupos víctimas (buenos, que siempre tienen razón) y grupos verdugo (malos, que no tienen razón).

El imperio de las emociones

Que un dogma tan sencillo como falaz haya enraizado de manera tan profunda en la sociedad occidental solo puede explicarse por el peculiar contexto histórico que vivimos, donde las creencias, las ideologías, el pensamiento, la autoridad, los principios y la legitimidad entraron en crisis y su espacio fue llenado por una doctrina elaborada a la medida de ciertos grupos de intereses. Un mundo donde la razón fue sustituida por la emoción.

Uno de los atractivos de esta nueva ideología es su sencillez: proporciona respuestas simples y, sobre todo, emocionalmente satisfactorias en un mundo complejo. Y hace sentir al creyente estar en el lado, no tanto de la razón como en el de la virtud: pertenecer al”bando de los buenos“. Por el mismo motivo, los que osan oponerse a ella no lo harían por ignorancia o equivocación sino por maldad y perfidia.

Los contrarios no son tratados como adversarios sino como enemigos a quienes no se responde con argumentos sino con descalificaciones y ataques personales. Se les acusa de “machistas”, “sexistas”, “racistas”, que son los términos modernos equivalentes a los antiguos “herejes”, “apóstatas” o “blasfemos”, unos seres despreciables a los que hay que enviar, simbólicamente, a la hoguera por vulnerar los tabúes, pronunciar las palabras prohibidas, formular argumentos intolerables o, simplemente, mantener pensamientos incorrectos.

La corrección política genera tal pánico en intelectuales, periodistas, políticos y ciudadanos corrientes, que muchos se sienten coartados no sólo para expresar ciertos razonamientos: también para pensarlos. Vivimos en un marco de intensa censura y autocensura: muchos asuntos quedan excluidos de la discusión racional, siendo sustituidos por dogmas.

Así, la Corrección Política deteriora uno de los pilares de la democracia moderna: el debate de ideas y el libre pensamiento. Se trata de un solapado y oculto totalitarismo que, con la excusa de defender a los débiles, impone una orwelliana neolengua, en la creencia de que aquello que no puede decirse, tampoco puede pensarse. Una doctrina que trata de inculcar un un sentido de culpa a quien no comparte sus postulados.

La imposición de la corrección política se fundamenta en el dominio de la emoción sobre la razón, aprovechando la lástima que generan las supuestas víctimas y el odio hacia los supuestos verdugos. Aprovecha que mucha gente es propensa a creer aquello que le hace sentir buena y virtuosa: necesita sentir que forma parte del bando del bien, no del lado oscuro. Así, se hace creer al público que lo importante no es que un argumento sea verdad sino que sea “puro” desde el punto de vista de la nueva moral.

La razón no se obtiene por la calidad de los argumentos; sólo desde la condición de supuesta víctima o de uno de sus defensores. Y los actos dejan de ser buenos o malos, correctos e incorrectos en sí mismos; la valoración moral dependerá del grupo al que pertenezca quien los cometa. Serán horribles si los ejecuta un miembro de un grupo “malo” pero disculpables si se trata de un individuo de un grupo víctima. En este relativista esquema de pensamiento, la identidad individual se diluye en la grupal pues las características de cada individuo, su conciencia, dependen ahora del colectivo al que pertenezca.

A pesar de su atractivo emocional, la clasificación de la sociedad en grupos víctimas y verdugos no solo es bastante arbitraria. También es absurda pues los colectivos son muy heterogéneos, sus miembros son muy distintos entre sí a pesar de que compartan alguna característica circunstancial como el sexo, la raza, la religión, la orientación sexual etc. Sus problemas fundamentales suelen ser de carácter individual, no grupal, distintos en cada persona. Juzgar a las personas por el colectivo al que pertenecen implica privarlas de su individualidad, de su naturaleza de sujetos responsables de sus acciones y dueños de su propio destino, considerar que son meros ejemplares de un rebaño homogéneo.

Una de las consecuencias más graves de la corrección política es que, al identificar los problemas de forma errónea, las soluciones propuestas no los resuelven, los agravan. Pero quizá sea en última instancia el verdadero propósito. Así, aunque el objetivo teórico sea combatir la discriminación, esta ideología la impulsa hasta sus últimas consecuencias.

Desincentivo a la responsabilidad individual

También crea incentivos incorrectos, desalentando la responsabilidad individual. Promover la mentalidad de víctima desanima a muchas personas a tomar las riendas de su propia vida, a esforzarse, a intentar mejorar, a resolver las dificultades pues, les dicen, la solución no está en sus manos: la culpa la tienen siempre otros. Tan sólo los expertos y los gobernantes pueden remediar estos supuestos males, ejerciendo su particular paternalismo.

Por ello, la corrección política es la ideología clase dirigente, de los técnicos, de los expertos. Se ha extendido tan rápido y sin oposición porque no supone una amenaza para el poder establecido, sino una ventaja. Divide a la sociedad civil, la desvertebra; sus opositores quedan fragmentados, muchos de ellos inmersos en un complejo de culpa colectiva.

Favorece a las nuevas élites de intelectuales y expertos ya que son ellos, y no los individuos o la sociedad civil, quienes poseen la fórmula mágica, la supuesta autoridad para proponer e imponer esos remedios de ingeniería social que salven a las víctimas de sus verdugos. Son soluciones que, en demasiadas ocasiones, consisten en leyes que permiten limitar la competencia, favoreciendo a los grandes empresarios.

La corrección política implica una renuncia al libre pensamiento, al debate de ideas, a la verdad y a la razón. Pero … nadie podía sospechar al principio la enorme rentabilidad que aportaría al poder y a las nuevas clases dirigentes.

Juan M. Blanco
(Fuente: https://disidentia.com/)

TRÁNSITO MORTAL EN EL "MEDITERRÁNEO AMPLIADO"



Una extraña circulación se ve hoy en el Mediterráneo. En un sentido, circulación de armamento hacia África y el Medio Oriente. En sentido contrario, refugiados víctimas de ese armamento. Pero los políticos europeos fingen no conocer la principal causa del flujo de refugiados.

Las luces del espectáculo político-mediático se concentran en los flujos migratorios Sur-Norte que atraviesan el Mediterráneo, pero dejan en la sombra otros flujos: los que, en el sentido Norte-Sur, llevan tropas y armamento, también a través del Mediterráneo. O más bien a través del «Mediterráneo ampliado», un área que, en el marco de la estrategia de Estados Unidos y la OTAN, se extiende desde el Atlántico hasta el Mar Negro y, por el sur, desde el Golfo Pérsico hasta el Océano Índico.

Durante su encuentro en Roma con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el primer ministro italiano Giuseppe Conte subrayó la «centralidad del Mediterráneo ampliado para la seguridad europea», amenazada por «el arco de inestabilidad que va desde el Mediterráneo hasta el Medio Oriente». De ahí su importancia para la OTAN, alianza militar bajo las órdenes de Estados Unidos que Conte define como «pilar de la seguridad interna e internacional», una declaración que invierte por completo la realidad.

Es fundamentalmente la estrategia de Estados Unidos y la OTAN lo que ha dado lugar al «arco de inestabilidad» con las dos guerras contra Irak, las otras dos guerras que destruyeron el Estado yugoslavo y la Yamahiriya Árabe Libia y, ahora, con otra guerra tendiente a destruir el Estado sirio. Italia, que ha participado en todas esas guerras, desempeña, según Conte, «un papel clave para la seguridad y la estabilidad del flanco sur de la alianza atlántica».

¿Cómo lo hace? Eso es algo que puede entenderse analizando lo que los medios de difusión esconden a la opinión pública. 

El barco de la marina de guerra estadounidense USS Trenton que recogió 42 refugiados –autorizados a desembarcar en Sicilia, contrariamente a los que se hallaban en el navío Aquarius– no está en Sicilia para cumplir labores humanitarias en el Mediterráneo.

El USS Trenton es una unidad naval rápida (jusqu’à 80 km/h), capaz de hacer desembarcar en cuestión de horas un cuerpo expedicionario de 400 soldados con sus vehículos en las costas del norte de África. Fuerzas especiales estadounidenses operan en Libia, donde entrenan y dirigen grupos armados aliados, mientras que drones armados de Estados Unidos, que despegan desde la base de Sigonella –en la isla italiana de Sicilia–, golpean objetivos en Libia. Stoltenberg anunció que, dentro de poco, también operarán desde Sigonella drones de la OTAN. Esos artefactos aéreos sin piloto integrarán el «Hub de dirección estratégica de la OTAN para el sur», un centro de inteligencia para operaciones militares que se desarrollan en el Medio Oriente, en el norte de África, el Sahel y el África subsahariana.

El «Hub», que entrará en su fase operativa en julio, tiene su sede en Lago Patria (Italia), en el Mando de Fuerza Conjunta de la OTAN (JFC Naples), bajo las órdenes de un almirante estadounidense –actualmente el almirante James Foggo– quien también tiene bajo su mando las fuerzas navales de Estados Unidos en Europa (incluyendo el cuartel general de esas fuerzas en Nápoles-Capodichino y la Sexta Flota estadounidense, con base en Gaeta, Italia) y las fuerzas navales de Estados Unidos en África. A todas esas fuerzas se integró ahora el portaviones USS Harry Truman, que entró hace 2 meses al Mediterráneo con su grupo de ataque. El 10 de junio de 2018, mientras la atención de los medios se concentraba en el Aquarius, la flota estadounidense –que incluye 8 000 soldados, 90 aviones de guerra y más de 1 000 misiles, se desplegaba en el este del Mediterráneo, lista para actuar en Siria e Irak. En esos mismos días, el 12 y el 13 de junio, hacía escala en Livorno (Italia) el Liberty Pride, uno de los navíos militarizados estadounidenses, con otro más de los cargamentos de armas que llegan mensualmente a Jordania y Arabia Saudita, desde la base estadounidense de Camp Darby (en Pisa, Italia), para la guerra en Siria y en Yemen.

Así se alimentan las guerras que, con los mecanismos neocoloniales de explotación, empobrecen poblaciones y las llevan a huir de sus países. La consecuencia es el dramático aumento de los flujos migratorios, con su cortejo de víctimas y de nuevas formas de esclavitud.

«Parece que ser duro en materia de inmigración da resultado», comenta el presidente Trump, refiriéndose a las medidas decididas no sólo por Matteo Salvini [ministro italiano del Interior] sino por todo el gobierno italiano, cuyo primer ministro recibe de Trump el calificativo de «fantástico». Un elogio merecido de parte de Estados Unidos, definido como «aliado privilegiado» de Italia, en el programa de gobierno del nuevo ejecutivo italiano.

Manlio Dinucci
(Fuente: http://www.voltairenet.org/)

sábado, 23 de junio de 2018

PARANTROPOLOGÍA: RELATOS QUE DESAFÍAN LA LÓGICA (2)



Las cenizas adivinatorias zulúes

A finales del siglo XIX, D. Leslie penetró en territorio zulú en busca de sus cazadores kafari. Siguió determinadas pistas que le habían facilitado algunos informantes, pero al alcanzar el lugar del posible encuentro no había nadie. Decepcionado y frustrado, uno de sus criados le aconsejó consultar a un vidente a lo que Leslie accedió. El hechicero zulú conocía el secreto arte de “abrir las puertas de la distancia” y para ello prendió ocho fuegos pequeños, tantos como los cazadores que buscaba el explorador. La ceremonia comenzó arrojando a las llamas dos objetos: unas raíces que desprendían desagradable olor y una piedra por cada hoguera. Después, el oficiante tomó una medicina que le indujo un trance muy violento y convulsivo durante diez minutos.

A continuación, empezó la verdadera adivinación, según refirió Leslie en su obra Among the Zulú and Amatongos, publicada en 1875: “Dio la impresión de despertarse, se dirigió a uno de los fuegos, removió las cenizas, miró con atención el guijarro, describió fielmente al hombre y dijo: ‘Este hombre murió de fiebre y tu fusil se ha perdido’. Luego, se situó ante el segundo fuego: ‘Este hombre (correctamente descrito) ha matado cuatro elefantes’ y pasó a describir sus colmillos. Fue luego ante el tercer fuego: ‘Este hombre (tras describirlo también) ha sido muerto por un elefante, pero tu fusil volverá a casa’, y así con el resto, con descripciones minuciosas y correctas de los hombres y con la indicación de su éxito o su fracaso”. Precisa Leslie en su estudio que también le comunicó el hechicero dónde estaban los supervivientes y que regresarían al cabo de tres meses aunque no por el itinerario esperado. Remata la exposición el etnógrafo diciendo: “Estas informaciones, de las que tomé diligente nota, más tarde, para mi gran estupor, se revelaron exactas en todos sus detalles. Que este hombre hubiera podido obtener esa información de los cazadores por vía normal era poco probable: se encontraban diseminados por una región a unas doscientas millas de nosotros”.

El espejo mágico de los pigmeos

El misionero católico y etnógrafo Henri Trilles publicó un trabajo de referencia en 1932 titulado Les Pygmées de la forét équatorial. Durante 15 años recorrió Gabón explorando y conviviendo con los míticos pigmeos. En la citada obra, el sacerdote francés recopiló sistemáticamente aquellas exóticas costumbres, vida cotidiana y creencias que luego difundió en charlas universitarias y publicaciones académicas. Una vez más, entre las páginas de este voluminoso estudio asoman un puñado de sucesos prodigiosos que desconcertaron la mente del investigador.

Al padre Trilles le desapareció un objeto e, inmediatamente, un amable pigmeo acudió en su ayuda para identificar al posible causante del hurto. Lo curioso del caso es que aquel improvisado detective realizó la pesquisa con un espejo mágico: “Poco después de unos encantamientos me declaró con aire decidido: ‘Veo a tu ladrón; es fulano – y me indicó a uno de los jóvenes que me habían acompañado-. Además, mira tú mismo’. Y, para mi gran asombro, vi reflejarse en el espejo los rasgos de mi ladrón. El hombre, enseguida interrogado, confesó que, en efecto, era culpable”.

No fue la única vez que el padre Trilles contempló hechos de difícil explicación para él efectuados con un espejo mágico: “Un día yo conversaba con un hechicero pigmeo. Mis hombres, con sus piraguas, debían alcanzarme para traerme provisiones. Incidentalmente hablé a mi hombre de esto, preguntándole: ‘¿Estarán todavía muy lejos? ¿Me traerán lo que les he pedido?’. ‘Decírtelo es facilísimo.’ Tomó su espejo mágico, se concentró, pronunció unos encantamientos. Después: ‘En este momento los hombres están doblando tal punto del río (estaba a más de un día de piragua), el más alto acaba de disparar con la escopeta a un gran pájaro; lo ha abatido; los hombres reman enérgicamente para alcanzarlo; ha caído al agua. Lo han agarrado. Te traen lo que les has pedido’”. No cabía duda de que el hechicero empleaba aquel espejo mágico como si se tratara de la pantalla de un televisor transmitiendo una remota señal en directo. Trilles verificó las apreciaciones del pigmeo y anotó en su estudio: “En efecto, todo era verdad: provisiones, disparo, ave abatida; y estaba, lo repetimos, a un día de distancia del lugar”.

El rudimentario espejo de los pigmeos siguió asombrando a Trilles, quien describió en su libro alguna otra de sus funcionalidades extraordinarias. Además de identificar malhechores o visualizar sucesos a increíbles distancias, cuenta el sacerdote que aquel objeto mágico era utilizado para traducir idiomas desconocidos: “En uno de los viajes que hicimos con monseñor Le Roy, el hechicero de la aldea donde llegamos por la noche nos describió con suma exactitud el camino que habíamos recorrido, lo que habíamos comido y hasta las conversaciones mantenidas. Uno de los detalles de nuestra conversación era particularmente típico. Habíamos encontrado una pequeña tortuga. ‘Puede servir para la cena de esta noche’, me dijo monseñor Le Roy, y yo añadí riendo, ya que teníamos mucha hambre: ‘Si hace falta, agregaremos la cabeza del guía’. Hablábamos en francés, idioma del que el hechicero no entendía una palabra, y sin embargo, sin moverse de su aldea, en presencia de todos, él nos había ‘visto’ en su espejo mágico ¡y nos repetía lo que habíamos dicho!”.

En otras ocasiones, la adivinación se efectuaba sin la mediación de ningún objeto prodigioso: “poco a poco el hechicero se exalta; cantando, gira con rapidez sobre sí mismo, se curva en forma de arco, la cabeza echada hacia atrás toca el suelo golpeándolo con violencia. Después brinca ininterrumpidamente: sumido en un estado psíquico intermedio entre lo consciente y el trance”. Bajo esas condiciones el brujo pigmeo describe al consultante qué suerte correrá durante la caza de elefantes que “es representada mímicamente con una precisión extraordinaria: el hechicero ve. Se lanzan las azagayas: el hechicero ha designado al cazador, muestra al que huye, al que ataca, al que es atacado por el animal agonizante, dilacerado, ya no hay nada que hacer. Luego muestra a los vencedores y los vencidos de esta caza siempre peligrosa”. El padre Trilles no puede disimular su fascinación al terminar subrayando que: “algo de lo más extraño – he podido constatarlo-, esta visión a distancia del futuro se realiza hasta en los más mínimos detalles: no sólo el lugar de la caza, no sólo los hombres muertos o heridos y el número de los elefantes matados, sino también el número de los colmillos [capturados]. ¡Todo es exacto!”. En la sesión adivinatoria de la que Trilles fue testigo “el clan supo con satisfacción que se matarían ocho elefantes, de los cuales cinco serían machos y un solo cazador encontraría la muerte”. Pues bien, “lo que luego encontré más sorprendente es que las predicciones del mago se cumplieron exactamente”.

El reiterado contacto del padre Trilles con los pigmeos le deparó la contemplación de otro episodio extraordinario: el ritual en el que los magos más ancianos aceptaban a nuevos discípulos para transmitirles su saber. Los neófitos se sentaban en el extremo de la tabla de un balancín. Bajo la otra punta del rudimentario columpio se ubicaba el hechicero con los brazos estirados. Entonces, los neófitos procedían a impulsarse y elevarse, pero cuando el extremo opuesto iba a golpear la cabeza del viejo brujo, una suerte de fuerza invisible lo impedía. El hechicero detenía el movimiento de la tabla y conseguía equilibrar el balancín sin tocarlo, sin que hubiera ningún peso en el otro extremo. Tan solo apuntando con las palmas de sus manos en dirección a ese lado del columpio. El rito dejaba exhausto al veterano brujo que perdía el conocimiento, caía bruscamente al suelo y era alejado de la ceremonia por los compañeros para reanimarlo.

Sueños premonitorios en tierra de fuego

Los fueguinos son una etnia de cazadores-recolectores y pescadores que habita en los archipiélagos más meridionales de Chile y Argentina. El sacerdote y etnólogo alemán Martin Gusinde convivió con ellos durante muchos años a principios del siglo XX, justo en un momento en que dicha comunidad era considerada una raza inferior y objeto de exterminio por el hombre blanco. La monumental obra etnográfica publicada en tres gruesos tomos por Gusinde el año 1937 contribuyó a eliminar todos esos prejuicios, denunciar las matanzas y dar valor a la cultura de los fueguinos.

Pues bien, cita el misionero alemán en su estudio una premonición de la que fue testigo y que protagonizó una mujer de la etnia yamana: “El 26 de julio de 1923 Nelly me contó afligida que la noche anterior había soñado cosas muy feas: ‘De Mejillones (Isla Navarino) vinieron aquí (a Punta Remolino) algunas familias y me han contado que en aquel lugar reina un luto general. Hoy seguramente arribará alguien de allá y podremos saber quién ha muerto. Después de este sueño me he desvelado y ya no he podido dormir’”. Cuenta Gusinde que trató de tranquilizarla y convencerla de que las pesadillas no servían para hacer vaticinios. Sin embargo, durante varios días no se recibieron noticias de Mejillones y comenzaron a sospechar que algo extraño había pasado allí. Finalmente, “para nuestra gran sorpresa, Alejandro llegó a Punta Remolino y enseguida contó: ‘La noche pasada murieron allá dos mujeres entre nosotros. Anita, mujer de Willer y Sara, mujer de Masemikens. El propio Masemikens y la vieja Emilia están seriamente enfermos y sucumbirán pronto’”.

Desmaterializaciones ilusiorias

El antropólogo y lingüista ruso Vladimir Bogoraz recoge en su obra de 1910 Chukchee Mythology que las chamanas de esta comunidad autóctona de la península de Chukchee junto al Océano Ártico realizaban prodigios en público con absoluta naturalidad. En una ocasión, una chamana entró en trance después de atraer a ciertos espíritus. Luego, colocó una gran piedra redonda sobre su tambor. La mujer comenzó a apretarla como si la exprimiera y de su interior cayeron infinidad de piedras que se fueron apilando sobre el suelo durante cinco minutos. Durante dicha acción, la piedra redonda no experimentó ningún cambio.

Permaneció intacta y lisa. Apunta Bogaraz que “yo estaba sentado muy cerca de la prestidigitadora, y no logré descubrir de dónde provenían estas piedras. Además, toda la parte superior de su cuerpo estaba completamente desnudo y accesible a la inspección. Al cabo de unos momentos pedí de pronto a la chamana que repitiera el truco, para tratar de sorprenderla desprevenida, pero enseguida tomó la piedra y de nuevo hizo brotar de ella un flujo de pequeñas piedras, aunque de mayores proporciones que las anteriores”.

Bogaraz nunca dio credibilidad a aquellos efectos anómalos aunque no detectara la manera en que se llevaban a cabo. Para él, “todas estas cosas sucedieron muchas veces en mi presencia” y “todos estos trucos se parecen de manera extraordinaria a los hechos de las modernas sesiones espiritistas, y sin duda no pueden realizarse sin ayuda de asistentes humanos”.

Juan José Sánchez Oro
(Visto en https://libertaliadehatali.wordpress.com/)

ASÍ RESPETA EL DIARIO "EL PAÍS" A LAS VÍCTIMAS DE ASESINATO



Cuando se busca manipular a los lectores que no se someten al canon ideológico impuesto desde el poder político se manipula la información siguiendo un proceder "de manual": obviar la estadística oficial, retorcerla y falsearla con el mayor despreció a las víctimas que de tal forma invisibiliza.

Es lo que encontramos en un artículo del 7 de marzo del 2018 firmado por Noelia Ramírez y publicado en la sección de moda del diario atlantista EL PAÍS, donde se dice: “Según los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial en su Informe sobre víctimas mortales de la Violencia de Género y de la Violencia Doméstica en el ámbito de la pareja o ex pareja (en este caso del año 2013, último año disponible), las víctimas mortales masculinas no fueron más de 10 entre 2007 y 2013 (cinco de estos asesinatos, además, fueron cometidos por hombres). En ese mismo periodo de tiempo fueron asesinadas 443 mujeres. Esto supone que las muertes violentas que han sufrido los hombres a manos de mujeres apenas alcanzan el 1,1% frente al 98,9% de mujeres asesinadas.”

Veamos todas las mentiras de este simple párrafo:

1ª- “… en este caso del año 2013, último año disponible“. FALSO! también tenemos disponibles 2014 y 2015. Pero como sabe que en estos 2 años hay 32 mujeres víctima menos que en 2007 y 2008 y más hombres asesinados, pero mejor ocultarlo, porque de lo que se trata es de manipular a los lectores como si fueran borregos.

2ª – “las víctimas mortales masculinas no fueron más de 10 entre 2007 y 2013″. FALSO! ella misma enlaza y muestra que son 40. Realmente fueron 10 solo en el 2009 no en los 7 años que cita (2007-2013).

3ª- “… no fueron más de 10 entre 2007 y 2013” .FALSO! No son 40 víctimas en esos 7 años sino en 6 años (2008-2013).

4ª- “En ese mismo periodo de tiempo fueron asesinadas 443 mujeres.” FALSO! No es el mismo periodo. Como le debió parecer poco los sesgos que aplicó en 2ª y 3ª, la cifra de mujeres víctima si que la coge de 7 años (2007-2013 y no solo de 6 como hizo con hombres (2008-2013), bueno de uno realmente (2009), los 10 que cifró.

5ª- “Esto supone que las muertes violentas que han sufrido los hombres a manos de mujeres apenas alcanzan el 1,1%” FALSO! los 3 sesgos anteriores le seguirían pareciendo pocos y procede con este otro. sumemos lo que nos cifra ella: 443 mujeres + 10 hombres = 453. 10 de 453 es un 2,2% no el 1,1% que inventa ante sus engañadas. Pero vamos a la cifra real de los 7 años que ella citó (2007-2013): 443 mujeres + 42 hombres = 485. 42 de 485 es un 8,7% no su falso 1,1%.

¿Que “igualitario feminismo” le habrá enseñado a manejar esas “matemáticas” para engañar a sus lectores?

Si os fijáis quienes se hacen llamar feministas siempre se limitan a hablar solo de víctimas y agresores en el ámbito de pareja y este sin incluir a lesbianas ya que ningún informe oficial las recoje. ¿Sabéis por qué?, pues porque saben que es el ámbito donde las mujeres homicidas logran matar en menor tasa. SÍ ese 8,7% que añadiéndole el sesgo aplicado por el CGPJ se eleva a un 10% o 12% según el año, pero que esta femiLista redujo con esas 5 mentiras al 1,1%.

Cuando el OVDyG vuelva a informar de lo que en 2009 dejaron de informar (violencia doméstica ajena a pareja), se podrá volver a apreciar como las mujeres matan en mayor tasa a los más indefensos, niñas, niños, ancianos y ancianas, y de ahí que ya desde el 2013 haya más niñas y mujeres asesinadas sin VG que por la VG de la que muchos viven desde que crearon una Ley para protejer a mujeres adultas mientras todavía no la han creado para protejer a los más indefensos, será que el patriarcado estatal gusta de minusvalorar a la mujer y tratarla como más indefensa que a menores de edad ….

Noelia Ramirez: reducir víctimas de un 8,7% a un 1,1% es faltar y despreciar a esas víctimas de asesinato u homicidio y a sus familiares, a parte de faltar a sus lectoras tratándolas de borregos fácilmente engañables… Aunque la falsedad en ese medio hace 20 años (299 víctimas mortales en vez de las 92 de la fuente oficial que citaba) es peor que la tuya, no te libras. Igual que solo una víctima es mucho, una sola mentira en prensa también ES MUCHO!

Aquí los últimos cuatro años informados oficialmente, pero en IGUALDAD, no en la IGUAL-DÁ del usurpado feminismo que maneja Noelia:


(Nota: tras de la publicación de esta denuncia la edición electrónica del diario EL PAÍS procedió a corregir 4 de las 5 falsedades señaladas, por lo que acudiendo al enlace correspondiente encontramos que donde leíamos “las víctimas mortales masculinas no fueron más de 10 entre 2007 y 2013” ya se lee la cifra de 40 en vez de aquel falso 10, y el falso “1,1% frente al 98,9% de mujeres asesinadas.” ahora está escrito como: “el 8,7% frente al 91,3% de mujeres asesinadas”

Aun asi, los 42 asesinados de la fuente oficial que citan para 2007-2013 lo dejan en un “no fueron más de 40″ … menos dá una piedra … y les falta corregir la 4ª falsedad citada: “mismo periodo”, cuando son 2 periodos distintos con un año de diferencia, ya que el de sus hombres víctima no contempla los del 2007 que si osan citar.


Siendo este el proceder de uno de los medios que más se ha significado en la denuncia de las "fake news" que ahora tanto obsesionan a quienes pretenden seguir detentando el monopolio de la información en la era de Internet dice mucho, y nada bueno, del fariseísmo de la Élite).

(Visto en http://merecessaberlo.es/)

EL PAN Y CIRCO DE "LA MANADA", EN 2 MINUTOS


viernes, 22 de junio de 2018

MÁS CASOS DE DENUNCIAS FALSAS, DE ESAS QUE OFICIALMENTE "NO EXISTEN"



La actualidad informativa no deja de desmentir la propaganda oficial que insiste en que, pese a que solo reportan ventajas, no hay mujer sobre la piel de toro que habitamos que incurra en denunciar falsamente a un hombre. Son seres tan angelicales, tan naturalmente bondadosos, íntegros e inmaculados que incluso cuando cometen alguna atrocidad esta solo puede explicarse desde el influjo corruptor y maligno del heteropatriarcado, el machismo y la opresión secular de machirulos cisgénero falocráticos y demás (la versión moderna del "contubernio judeo-masónico" de antaño).

La asesina del pequeño Gabriel, justificada.

El fundamento de ese engendro (anti)jurídico de la Ley Integral contra la Violencia de Género, que quintaesencia la ideología de odio de la feminecedad post-moderna, es que el hombre es siempre culpable. Está genéticamente marcado como agresor, abusador y violador, y las garantías jurídicas que en otro tiempo le asistían son solo un obstáculo inaceptable que dificulta la represión de sus instintos brutales, destructores y misóginos. Solo puede ser tolerado cuando se somete explícitamente al supremacismo femenino, se autoacusa de culpas varias, micro-machismos diversos y privilegios inconcretos, y reniega de una masculinidad tóxica y destructiva. Si se castra, figurada o realmente, se homosexualiza o se quita de en medio como sea, mejor. Sobre todo si se quita de en medio. Es un residuo de un pasado que debe ser superado.

Lo primero, concedido de antemano. Para lo otro, espera
sentada, ricura.

Pero mientras llega el momento de su definitiva aniquilación, bueno es ir despojándole de "privilegios" tales como la presunción de inocencia. La tendencia jurídica, que sin duda será reforzada por el "presidente por sorpresa" y vendedor de humo Pedro Sánchez (el de "todo dentro de la Constitución, porque si se sale, cambiamos la Constitución y ya está dentro"), es que toda acusación contra un hombre debe poder hacerse sin ningún elemento probatorio, pasando la carga de la prueba a quien sea capaz de probar inequívocamente su inocencia de tal acusación. Todo hombre es culpable hasta que demuestre su inocencia.


Con todo, hay afortunados que han podido salir indemnes de la "probatio diabolica" que exige la nueva Inquisición. Es el caso del almeriense M.T., a quien su amante exigía matrimonio bajo chantaje y que, pese a haber sido sometido a medidas cautelares, pudo demostrar, gracias al testimonio de un vecino, que era ajeno a los golpes que la falsaria se autoinfligía para acusarle luego de maltrato. O el del asturiano que grabó en video a su mujer jactándose de acusarle en falso y que gracias a ello pudo librarse de una pena de tres años de prisión y cuatro de alejamiento. Hechos que van saliendo a la luz y desmintiendo la intachabilidad moral de mujeres que exprimen las desmesuradas armas que un sistema abusivo ha puesto en sus manos para aprovecharse de los varones.

Pero ya se sabe que cuando los hechos desmienten la teoría, lo que está equivocado son los hechos, ¿verdad?

(posesodegerasa)

JUDÍOS EXTREMISTAS SE BURLAN DE BEBÉ PALESTINO QUEMADO EN ATAQUE TERRORISTA


Saad y Riham Dawabsha con el bebé Alí

Decenas de israelíes se reunieron en las afueras de la corte donde se abordaba el caso de la muerte del bebé palestino Ali Saad Daubasha y festejaron su muerte en un aquelarre solo calificable como un ejercicio de psicopatía en masa, algo que también define su criminal ideología sionista (veáse la celebración de boda bajo estas líneas).



En julio de 2015, murió quemado vivo un infante de 18 meses, Ali Saad Daubasha. Nueve días después, el padre del niño, Saad, falleció en el Hospital de Soroka, donde había sido tratado por quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo. Más tarde, también la madre del niño palestino perdió la vida por la gravedad de sus quemaduras. Su hermano mayor, de 4 años, sufrió quemaduras graves en más del 70 % de su cuerpo y actualmente sigue bajo tratamiento médico.

El juicio contra los autores de tal atrocidad, que se viene celebrando en la ciudad de Al-Lod, en territorio palestion ocupado ilegalmente por Israel, sirvió para que el martes extremistas israelíes se congregaran frente a la corte para apoyar a los colonos que la perpetraron.

"¿Dónde está Ali? Se ha quemado. ¿Dónde está Ali? Ha muerto. Se ha achicharrado", gritaban algunos de los israelíes mientras otros ridiculizaban a la familia Daubasha.


En un vídeo filmado el mismo día se aprecia a varios israelíes gritando eslóganes contra la familia Daubasha mientras que los soldados y policías israelíes desplegados ahí actúan como si les estuvieran protegiendo.

En declaraciones al rotativo The Times of Israel, el tío del bebé fallecido criticó la actuación de las fuerzas militares del régimen de Israel y aseguró que, en una situación similar en la que la victima fuera un israelí, las autoridades del régimen darían una respuesta violenta a los palestinos que se atrevieran a insultarles.

(Visto en https://es.sott.net/)

jueves, 21 de junio de 2018

LOS EJECUTIVOS DE SILICON VALLEY PREFIEREN ESCUELAS SIN PANTALLAS PARA SUS HIJOS



Hace algunos años se dio a conocer que Steve Jobs casi no dejaba que sus hijos usaran el iPad, siendo él mismo un padre low-tech. Esta información generó cierta controversia, pues (según se argumentaba) la empresa de Jobs diseñaba y promovía sus productos en todo el mundo con la intención de que fueran utilizados todo el tiempo. Esta doble moral, por así decirlo, sólo se ha vuelto más pronunciada en los últimos años. En un artículo anterior mecionamos que muchos de los ejecutivos de Silicon Valley estaban abandonando las redes sociales y desconectándose de los gadgets, conscientes de los efectos negativos que producen en términos de atención. Ahora, un artículo del New York Times revela la tendencia entre diversos ejecutivos de tecnología de meter a sus hijos a escuelas Waldorf, donde se les prohíbe usar gadgets.

Según escribe Gal Beckerman, la escuela Waldorf de Peninsula, en "el corazón de Silicon Valley", es el lugar predilecto de los ejecutivos de Google, justamente porque allí los niños aprenden a tejer, escriben con gis, interactúan con la naturaleza y demás y, sobre todo, porque no hay pantallas: "ni una sola pieza de multimedia interactiva" es parte del contenido educativo. Es como una especie de idilio fuera del sistema.

El sistema Waldorf, basado en la filosofía de Rudolf Steiner, es diametralmente opuesto a los valores que representa la tecnología digital dentro de la economía del consumo y la gratificación inmediata.

No se puede dejar de notar una cierta hipocresía, ya que esto es al menos un reconocimiento de que estas tecnologías deberían ser controladas o moderadas. Hoy en día el lujo ya no es vivir donde existen pantallas y aparatos, es poder vivir en espacios libres de ellos para poder desintoxicarse o desarrollarse naturalmente.

(Visto en https://pijamasurf.com/)

EUROPA EN LA CUERDA FLOJA



José Manuel Campoy Goig aborda un tema incómodo, la irreflexiva apertura de fronteras a una inmigración "de barra libre" cuya integración es imposible. La futura crisis de convivencia en Europa, cuyo preludio empieza a entreverse, será la consecuencia inevitable de un buenismo instrumentalizado por las ONGs de Soros, la auténtica "mano negra" detrás de la acogida indiscriminada convertida en negocio.

EL HOMENAJE DE VANGELIS A STEPHEN HAWKING



El solemne enterramiento de las cenizas del astrofísico más popular de los últimos tiempos, Stephen Hawking, tuvo lugar el pasado viernes 15 de junio en la abadía de Westminster. Para acompañar el acto, el músico Vangelis compuso una pieza de seis minutos cuya grabación en soporte físico fue regalada a los afortunados asistentes. En dicho tributo pueden escucharse los característicos teclados del "griego de oro" acompañando a la voz computerizada del homenajeado.

Dicha pieza fue emitida por la estación de seguimiento espacial de Cebreros, en Madrid, en dirección al agujero negro más próximo a la tierra, donde llegará dentro de 3500 años.

"A través del sonido y la música, el lenguaje que mejor conozco-escribe en su dedicatoria el autor de álbumes fundamentales de la música contemporánea, como "Heaven and Hell", "Albedo 039" o las bandas sonoras de "Carros de fuego" y "Blade Runner"-, rindo tributo y expreso mi gran respeto y aprecio por este hombre extraordinario. Imagino que continuará viajando con la misma devoción, donde quiera que se halle, en lo conocido o lo desconocido. Hasta siempre, profesor Hawking".

miércoles, 20 de junio de 2018

PARANTROPOLOGÍA: RELATOS QUE DESAFÍAN LA LÓGICA (1)



Precognición, telepatía, la acción de la mente sobre la materia, apariciones extraordinarias … ocurren en pueblos preindustriales y culturas exóticas ante los ojos de antropólogos que fueron hasta allí interesados por otras cuestiones. Desconcertados por los sucesos anómalos que vivieron, estos investigadores de la condición humana decidieron anotarlos en sus cuadernos de campo. Un puñado de historias insólitas que surgen justo allí donde menos se las espera.

La antropología aspira a desentrañar las claves de la condición humana. Para ello, sus investigadores se miran en el espejo de otras culturas, en ocasiones, muy exóticas. Recopilan datos preguntando a informantes acerca de sus usos, costumbres y creencias, o bien, directamente efectuando la denominada “observación participante”. Es decir, introducirse y convivir durante un largo período de tiempo dentro de una comunidad con el propósito de recabar, de primera mano, todos los datos necesarios. Durante esa inmersión en la vida cotidiana de otras gentes, el antropólogo suele suspender el juicio de aquello que observa. Actúa como una suerte de frío y distante notario de la realidad que pasa ante sus ojos. También, parece inevitable caer en una cierta superioridad intelectual. Al fin y al cabo, aspira a explicar aspectos y comportamientos de la comunidad, cuyo sentido, los propios miembros que la componen ignoran por qué los hacen o los creen.

Sin embargo, el antropólogo también es humano y su aplomo científico, en ocasiones, se ve sacudido por sucesos que desafían su intelecto. En muchos cuadernos de campo y publicaciones etnográficas asoman un puñado de experiencias extraordinarias donde los testigos de anomalías son, precisamente, aquellos que estaban llamados a explicarlas. Un conjunto de sucesos raros que descolocó la mente de los más ilustres y afamados investigadores de los pueblos y etnias preindustriales.

Telepatía amazónica

En 2003 murió uno de los mejores reporteros de la revista National Geographic. Se llamaba Loren McIntyre, un fotógrafo y ex oficial de la marina que gustaba calificarse a sí mismo como un “yonkie de la exploración”. Entre sus principales gestas periodísticas destacó el haber accedido a las fuentes más recónditas del Amazonas el año 1971. Pero, antes de rubricar tan espectacular reportaje, vivió una extrañísima aventura que durante mucho tiempo apenas confió a sus más íntimos amigos. Una peripecia de la que rara vez solía hablar.

A finales de los años sesenta, McIntyre marchó a Brasil en busca de una comunidad indígena no contactada perteneciente a la etnia de los mayoruna. Los indicios acerca de su ubicación le habían sido facilitados por un piloto de avioneta que divisó un posible enclave de la tribu en un claro de la selva. El reportero acudió a las proximidades de ese lugar en un hidroavión que le dejó a un guía indio y a él junto al río Javari sobre la frontera entre Perú y Brasil.

Pero desde el primer momento, las cosas comenzaron a torcerse. Su guía nativo contrajo la malaria y el piloto accedió a trasladarlo en el hidroavión al hospital más cercano bajo la promesa de regresar a por McIntyre al cabo de dos días. Este aprovecharía tan escaso lapso tiempo para intentar trabar contacto con los mayoruna. Sin embargo, también este plan se vino abajo. A la mañana siguiente, el reportero fue abordado por cuatro cazadores de monos que vestían la indumentaria tradicional mayoruna. Para ganarse su confianza, McIntyre les obsequió con telas y espejos y aprovechó el encuentro para ir tras ellos por mitad de la selva. No tardó mucho tiempo en advertir que, conforme se alejaba del río, estaba perdiendo su camino de vuelta, así que nunca más volvió a tomar el hidroavión y pasó a convivir con esa desconocida tribu durante dos meses.

Los mayoruma, apodados “gentes del gato”, se creían descendientes de los jaguares y perforaban sus labios y mejillas con finas púas a imitación de los bigotes de tales felinos. Eran expertos cazadores de monos, no practicaban la agricultura pero sí la guerra. De hecho, confeccionaban collares con huesos humanos y empleaban los cráneos de los vencidos a modo de copas para beber. El panorama para el periodista estaba muy lejos de ser halagüeño porque, en ausencia de su guía indio, no tenía manera de entenderse con ellos. Además, extravió todas sus posesiones occidentales. Los indios quemaron sus zapatillas deportivas y su reloj. Un mono destruyó su cámara y los rollos de película. Y, al llegar a un claro de la jungla, McIntyre se dio de bruces con un macabro hallazgo: varios cuerpos humanos devorados por hormigas y alguno todavía con una flecha clavada en el pecho.

A pesar de tanta contrariedad, el desubicado periodista logró ser aceptado por la comunidad indígena aunque no por todos sus miembros. Un guerrero, al que el reportero denominó “Mejillas Rojas” por la pintura con la que maquillaba su cara, se mostró especialmente hostil. De hecho, una noche, Mejillas Rojas llevó al forastero a un punto apartado del poblado para hacerle partícipe de una simulación de caza con antorchas. Cuando ambos alcanzaron un rincón solitario, el guerrero mayoruna empujó a McIntyre contra unos espinos, abandonándolo a su suerte para dejarlo morir.

Sin embargo, dos días después, mientras su cuerpo empezaba a ser devorado por infinidad de insectos, el reportero consiguió ser rescatado por la facción más hospitalaria de la comunidad. Al regresar a la aldea, topó con el cadáver de Mejillas Rojas, que había sido ejecutado por la tribu y colocado en un sitio prominente, a la vista de todo el mundo, para escarmiento y ejemplo general.

Desde ese momento, la vida fue más fácil para McIntyre, pero también mucho más extraña. El líder del grupo era un venerable anciano al que el periodista apodó “Lapa” por su piel arrugada. Y, aunque el forastero no compartía ningún lenguaje común con él, consiguió comunicarse por un procedimiento absolutamente insólito: sin palabras, a través del pensamiento; mediante un fenómeno que McIntyre bautizó como “radiación”. Gracias a esta telepatía con el jefe, el reportero logró hacerse entender y, también, a “escuchar” al jefe mayoruna. Fue así como averiguó por qué se desplazaban por la selva de un extremo a otro, levantando frecuentemente el campamento sin razón aparente. La tribu estaba realizando un viaje espiritual, guiado por Lapa, quien deseaba reconectar con el “principio de los tiempos”. Una época dorada y mítica fuera del alcance de cualquier civilización invasora donde la vida trascurría de manera más sencilla y había menos miedo en el mundo.

McIntyre también aprendió que esa habilidad para comunicarse sin abrir la boca era el “otro idioma” que manejaban únicamente los más ancianos. Bastaba con que se sentara al lado de uno de ellos para “oír” sus pensamientos. A veces, los mensajes le llegaban bajo la confusa sensación de acceder al fondo de un indescifrable “zumbido” en el cual se manifestaba toda la actividad mental de la tribu.

Pero la aventura con los mayoruna tuvo un punto y final. Llegada la temporada de lluvias, McIntyre aprovechó para hacer una dramática huida río abajo a bordo de una rudimentaria balsa. Una vez en el mundo moderno prefirió no contar nada de sus experiencias telepáticas. “Yo mismo no estaba seguro si realmente había sucedido o no”, dijo al diario Seattle Times en los años 90. “Las alucinaciones son algo que les pasa a muchos exploradores y a todos los escaladores de montaña”.

Pero la duda siempre quedó flotando sobre su mente. Posteriormente tuvo encuentros con más de 30 tribus en el ejercicio de su labor profesional y jamás vivió un fenómeno de “radiación” siquiera parecido. Dudando de sus propios recuerdos, rastreó en 1977 lo que quedaba de la tribu mayoruna. Una parte de la comunidad se había movido más al interior de la selva, mientras que otra facción se había trasladado fuera de ella en Brasil. Fue así como el reportero coincidió y reconoció a uno de los hombres de la comunidad con la que convivió durante dos meses. Le abordó y preguntó directamente si el “viejo lenguaje”, la radiación, se seguía utilizando. “Sí, se fala” [“Sí, se habla”], respondió el indígena en portugués.


La historia de Loren McIntyre fue recopilada y dada a conocer por Petru Popescu en el libro Amazon Beaming del año 1991 y también ha inspirado una obra de teatro titulada “The Encounter”, adaptada por Simon McBurney.

Juan José Sánchez Oro
(Visto en https://libertaliadehatali.wordpress.com/)