miércoles, 29 de noviembre de 2017

CAUSA Y EFECTO



6 comentarios:

  1. Pues exactamente igual que me paso con mi primer hijo.
    Con los demas, ya no hubieron mas enfermedades.

    ResponderEliminar
  2. Pues mis hijos, como los demas niños que conozco,tienen todas sus vacunas y estan sanos.
    No sera tal vez que los niños que morian en la infancia por pura seleccion natural hoy sobreviven con sus particularidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea es un motivo de alegría por el que solo puedo felicitarte. Pero en la vacunación, como en casi todo, ni todo son sombras ni todo son luces: su generalización ha hecho que remita la inmunidad natural que el cuerpo debe producir, su abuso está en relación directa con el negocio que suponen y el uso en ellas de conservantes como el mercurio y el aluminio amenazan el cerebro en formación de los niños, habiendo contribuido al aumento exponencial de enfermedades -antes anecdóticas- como el autismo: https://jonrappoport.wordpress.com/2017/11/28/super-high-levels-of-toxic-aluminum-found-in-the-brains-of-autistic-patients-aluminum-is-present-in-many-vaccines/

      Eliminar
  3. Todavía falta el punto 0. La madre ha ido al doctor antes varias veces con posibles recetas.
    Es un cuadro de confianza progenitor doctor, el que no cree no va; más miedo me da ver las filas de vacunandos en las campañas, porque la comunidad condiciona mucho.

    ResponderEliminar
  4. Estoy intrigado por los contagios supuestamente relacionados con guarderías; pareciéndome mucho, es lógico que se contagien pero que luego los niños contagien a la familia lo encuentro raro porque los adultos ya se habrían contagiado en su día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una persona ya sea niño o adulto después de ser vacunado debería de cumplir una cuarenta.

      Eliminar