miércoles, 18 de octubre de 2017

ALGO QUE POCOS SE ATREVEN A RECONOCER



La crisis catalana sigue y seguirá mientras no se ponga el foco en la causa. Ni siquiera mencionaremos la respuesta evasiva del partitócrata Puigdemont al partitócrata Rajoy porque no es más que otra anécdota, no vale la pena dar publicidad a los bellacos.

Lo importante hoy es constatar como notarios otra cosa: España no puede enfrentarse con toda la fuerza de la democracia al desafío fascista catalán. Porque en España no existe la democracia más que en las juntas de vecinos de las escaleras. Lo más que puede hacer la España actual es oponer su partitocracia y sus intereses partitocráticos a los de la partitocracia catalana y los suyos. Y es lo que están haciendo a ojos vista: para ello, no dudan ninguna de las partes en litigio en presentar a la batalla a sus votantes. "Pues a mí me han votado todos estos. Pues a mí, estos otros". Pobres votantes a fondo perdido que, en el colmo de la credulidad, se sienten protagonistas de esta historieta infantil que terminará mal.

Los partidos en España, en toda la España de este régimen concreto, son tumores que se niegan a morir, aunque maten al huésped. Los partidos, una vez tomada su cuota de poder estatal, no tienen que responder ante sus votantes y campan con las manos libres para vender su influencia al mejor postor. Por eso la corrupción es consecuencia inexorable de la partitocracia. Así que el huésped, que está apunto de morir, AKA España, ha de tener un momento de lucidez antes de recibir el viático y preguntarse: "¿Cómo puede pasarme esto al final de la segunda década del siglo XXI?"

Pero le va a costar hallar la respuesta, porque España está ya muy enferma y porque los partidos son todos como calamares soltando tinta para que los ciudadanos, en medio de tanta oscuridad, no encuentren respuesta a la pregunta. Si escuchan alguna voz que acusa al sistema partitocrático de todas las crisis y las corrupciones que ha sufrido España desde 1978, corren a coro a tildar a esa voz de fascista. Paradoja, que los herederos del franquismo sin pegar un tiro tachen de fascista a quien les cuenta lo que es la democracia. Llamarían fascista al propio Montesquieu si se levantara de la tumba a contarles lo que es la democracia, esperando que la gente no supiera quién fue (esperando bien).

Pero, querido y parasitado huésped llamado España: Para que comprendas la verdad te basta con un simple y mínimo esfuerzo. Mira detrás de los Pirineos y atiende, moribunda: "Francia es una verdadera democracia y puede oponer fortaleza democrática a cualquier intento de fascismo territorial, lingüístico o ideológico. Mira a Francia y copia de nuevo, copia como siempre, como has copiado todas las leyes particulares del Estado Español." Por supuesto, los partitócratas sacarán ahora sus restos de antieuropeismo de sacristía y criticarán al francés por jacobino o ilustrado y poco romántico sistema. Pero el francés es un régimen democrático. Y eso es innegable.

Si España fuese una democracia REPRESENTATIVA, como lo es Francia, es decir, si cada diputado fuera el único representante popular de una circunscripción de 50.000 habitantes, a cuyo mandato imperativo estuviera obligado, esto de Cataluña no podría suceder. Porque cualquier tipo de organización o reunión de esos diputados, aparte de la única natural en el Parlamento Español, estaría condicionada por la opinión de los habitantes de la circunscripción del diputado. No harían falta referendos. Porque la política sería representativa y las decisiones de los votantes serían inmediatamente ejecutivas para el diputado. Si en Cataluña se reunieran los apenas 140 diputados de todo el territorio catalán con un mandato unívoco de secesión de sus respectivas asambleas, Cataluña sería independiente de inmediato. Pero es que eso no podría suceder, porque esos 140 diputados o recaderos representarían a todos los catalanes. O sea, que habría 90 diputados que representarían a los 4.500.000 catalanes castellano parlantes. Secesión imposible. Y porque todos, los 140 diputados, con sus representados detrás, sabrían valorar el hecho de pertenecer a un país cuyo régimen es democrático y se comporta exactamente como ellos votan.

Mucho colegueo, pero como no declare la independencia esta
le mata, y como la declare acaba en el trullo.
Si en España hubiera INDEPENDENCIA DE PODERES como la hay en Francia, tampoco podría suceder que 10 diputados de la CUP condicionaran el comportamiento de un presidente Puigdemont que teme por el mantenimiento de su cargo. Exactamente por el mismo corrupto mecanismo partitocrático por el que los 15-20 diputados de CiU en el Congreso han condicionado tantas veces la política española. Porque, en la partitocracia, primero está el sillón y luego la ideología. Y cada presidente ha pagado lo que ha hecho falta para asegurarse el sillón. De nuevo, cualquier partidario exclamará "¡Eso que dices es fascismo!", soltando tinta de calamar. No, no señor. Fascismo es lo de usted. ASÍ SON LOS PARTIDOS y no pueden ser de otra manera. Son asociaciones para medrar vendiendo sueños y cobrando corruptelas.

La crisis catalana está siendo protagonizada por las partitocracias española y la catalana, que quiere otro reparto de cuotas de poder que vender. Y no les duelen prendas si van a provocar una crisis violenta entre la ciudadanía. Al final, como en toda crisis partitocrática, hay un componente de corrupción económica. En el caso de Cataluña es una corrupción de gran calado y envergadura. Pero eso ya os lo hemos contado con detalle. Releed el artículo El negocio de liquidar la Constitución Suicida de 1978. Y prestadle atención. Luego, poneros en marcha para rescatar a España de la indignidad partitocrática. No os harán falta revólveres. Sólo necesitáis la palabra.

(Visto en http://acratasnew.blogspot.com.es/)

4 comentarios:

  1. Si los parlamentarios catalanes pretendiesen representar a los catalanes no dirian que dos millones es el 90% de ocho millones

    ResponderEliminar
  2. El fascismo catalanista ha sido alimentado durante el franquismo por la izquierda española y durante la democracia por la izquierda y la derecha

    Cuando le franquismo el PCE decidio que los supremacismos fascistas Catalanista y Vasquista eran cosas democraticas Lo decretó por el temor a que cambairan de bandos ( Ya lo hiceron cuando la guerra) Por eso y porque el franquismo no iba a reconocer ni a vasqusitas ni a catalanistas, esas dos bandas racistas s eunieron como compañeros de viaje a la oposicion antifranquista liderada por el PCE

    En la democracia los grandes partidos siguieron tonteando con ambos fascismos, resultado los fascismos Catalanistas y Vasquistas son los verdaderos herederos de Franquismo

    Ek estado actual es la partiticracia si, pero resulta que es lo unico que tenemos para defendernos de esos fascismos RACISTAS

    La izquierda sigue siendo victima de aquella decision de Carrillo Podemos (IU) y PSOE siguen babeando por los supremacistas y por lo tanto traicionando su propia ideologia

    Asi que matizo sobre que "contra el estado solo tenemos el estado Partitocracico" no se puede contar cona izquierda ( porque se descalificna ellos mismos) y solo los queda el PP y C´s

    Manda huevos que HOY el PP sea practicamnee el unico bastion contra el fascismo, pero eso es lo que hay

    No obstante tampoco me hago ilusiones, Rajoy sigue ofreciendo dialogo comprension a lso fascistas y pidiendo por favor que vuelvan a la senda de la cosntitucion lo que quiere decir qeu si hace el paripé s ele perdona todo todo y todo

    Asi que si al final Rajoy, en contra de su voluntad, tiene que imponer la Ley y el 155 y desnaZifica cataluña lo mismo nos viene muy bien a todos

    NO AL APARTHEID XENOFOBO CATALANISTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdona?? el pp el ultimo bastion contra el fascismo? no me hagas reír. El Pp el partido mas fascista, ladrón, corrupto y falso que he visto en años, vamos no se salva ninguno pero el pp. Por favor. Estais tan ciegos que a dia de hoy aun creeis que los politicos hacen algo por la poblacion. Bueno si... engañar y robar y luego hechar la culpa a la gente, que encima se lo cree que es lo peor. Ningun partido politico JAMAS trabajara para los ciudadanos sino para sus intereses y ellos mismos. Os tienen bien adoctrinados, esto es de sentido común y se ve a km de distancia. El dia que ocurra algo mas gordo vereis como se esconde el gobierno y a los ciudadanos que les den, como han hecho toda la vida.

      Eliminar
  3. Excelente texto. Pero hago una puntualización: Francia tampoco es una democracia en absoluto. Se acerca más que España, pero no lo es.

    ResponderEliminar