viernes, 18 de agosto de 2017

EL CASO JUANA RIVAS, TODO UN TEST DE CÓMO MANIPULAR LOS PEORES INSTINTOS DE LA TROPA




La cita que introduce esta entrada representa con un grado de exactitud preocupante el veredicto del juicio paralelo promovido por el feminismo oficialista en el caso "Juana Rivas": no hay nada que ponderar ni reflexionar, la madre despechada -e indudablemente desquiciada- tiene razón por principio y el padre, varón, discreto y extranjero, es culpable de todo lo que se quiera. La secuestradora de menores ha llegado a llamar "terrorista" a su pareja días antes de que los sucesos de Barcelona nos recuerden en qué consiste el terrorismo real. Pero a quienes se piensan en posesión de la verdad absoluta nada puede moverles de su discurso monocorde. Así que eslóganes simplistas en vez de matices, condena maximalista en vez de reflexión y presión mediática sobre la justicia en vez de respeto a su independencia.

Juana Rivas junto a Vanessa Skewes, espabilada cuya preten-
sión de haber sido maltratada por su marido fue desmontada
por el Juzgado de violencia sobre la mujer de Alicante
. Dime
con quien andas ... 
Lo más exasperante de todo esto es que ni siquiera debería haber saltado a las primeras páginas de los medios. Se trata de una disputa prevista y arbitrada por leyes, acuerdos y normas. Ha ocurrido anteriormente, y, dada la creación de un espacio europeo común en el que las relaciones entre particulares no se circunscriben a su nacionalidad de origen, volverá a ocurrir. Lo inaudito es el empecinamiento de un sector de la población en convertir un triste conflicto de pareja en una historia -e histeria- de buenos y malos, o, para ser más exacto, de buena irreprochable y de nuevo Maquiavelo. El juicio paralelo ha sido brutal, saltándose las mas elementales precauciones (como escuchar las dos versiones de una historia, y no solo la más lacrimógenea, mejor publicitada y más digerible para la simpleza mental del personal). Tal vez porque había que justificar la nueva vuelta de tuerca a una ley tan inútil como inconstitucional, la Ley de Género 2.0, de cuya motivación hablaré más adelante.

El argumentario con que tanto desinformado ha aceptado sin más las consignas lanzadas por el "lobby" feminista abochorna a cualquier inteligencia medianamente operativa: "Cualquier madre hubiera hecho lo mismo que Juana", leo en Twitter. ¿Denunciar a su esposo por malos tratos y luego volver con él y tener otro hijo?. Se de mujeres que en cuanto un energúmeno les ha levantado la mano han puesto fin a una relación. Pretender que todas las mujeres son adictas al maltrato es un insulto al sexo que las paniaguadas de turno dicen defender. "Que no lo busquen más porque está en todas nuestras casas". ¿La habéis descuartizado para repartirosla? Y a esta desatinada pseudo-solidaridad la llaman "sororidad". En otros tiempos se llamaba corporativismo, y venía siendo lo opuesto a la ecuanimidad. Claro que "sororidad" parece remitir a uno de los grandes pagadores de esta ideología del resentimiento y el odio al varón, el nefasto Soros.

... y una calumniadora no es una buena persona. Por muchos
corifeos que te acompañen. Ningún tribunal ha condenado a
Francesco Arcuri por maltrato. Informaos.
En todo caso, asistir al linchamiento público de un marido al que todo quisque trata de maltratador sin que ninguna sentencia judicial dice que lo sea produce cuando menos sonrojo. Francesco Arcuri tiene su propia versión de los hechos, y parece más coherente que la de su esposa. Afirma que aceptó una condena por lesiones -no por maltrato, sino porque en una pelea con su mejor ésta resultó lesionada al agarrarla por las muñecas para impedirla que destrozase su ordenador- para no dejar de ver a su hijo mientras se desarrollaba un juicio que no deseaba. Bien escarmentado debe estar de haber cedido a uno de estos "acuerdos" que tan comunes son en los tribunales de excepción que ha creado la nefasta LIVG. ¿Miente? Entra en lo posible, pero de las lesiones aducidas no hay parte alguno, ni más constancia que la denuncia de Juana Rivas, denuncia con que ella respondió a la previa de su marido, algo que las voceadoras de su entorno callan. Y de conocerle le aconsejaría denunciar por calumnias a tantos medios, asociaciones, ayuntamiento de (Eeeeeeh!) Macarena y Junta de Andalucía que con tanta alegría le tildan de maltratador.

En cuanto a la más reciente denuncia por maltrato, aún no se han pronunciado los tribunales, y la prudencia, la presunción de inocencia y la estricta legalidad desaconsejan convertir una mera acusación -harto interesada, pues fue puesta una vez consumada la no devolución de los hijos y en España, no en Italia, donde la familia residía- en evidencia.

Una obviedad como una catedral. Solo que el hostelero italia-
no no ha querido ejercer de cajero y sí de padre, algo en lo
que la ley le ampara.
En lo que sí se han pronunciado los tribunales, hasta en cinco ocasiones, es en que los hijos de la pareja deben volver al entorno en que están arraigados, que es Italia, donde vivían con su padre y donde están escolarizados. El usarlos como moneda de presión por parte de Juana Rivas es, cuando menos, innoble, tanto como sospechosa es la subida de tono de sus acusaciones según el caso se prolonga. Ha llegado a acusar a Francesco de haberle escondido el pasaporte, un documento que no es necesario para viajar de Italia a España, algo que sabe cualquiera. Otra cosa es que quisiera llevarse a sus hijos a Burundi o al Tibet, pero, ¿qué ventajas iba a tener allí cuando España es el paraíso de las mujeres victimistas? Veremos cuanto tarda en acusarle también de abusos sexuales.

Ojo, no digo que no existan unos índices inaceptables de maltrato hacia mujeres en nuestro país, y que no sean necesarias medidas para erradicar esta lacra, lo que es obvio es que visibilizar casos tan discutibles como el de Juana Rivas hace un flaco favor a las mujeres que necesitan apoyo, protección y amparo de las leyes y de las personas. Pero, claro, la institucionalización de una industria del maltrato, con institutos, observatorios y asociaciones bien subvencionadas con dinero público hace que de vez en cuando haya que justificar todo el entramado con disparatadas campañas como la dirigida contra el futbolista Rubén Castro, otro "maltratador" que ha tenido la fortuna de demostrar en los tribunales su inocencia ante las falsas acusaciones de una ex despechada (y con quien ninguna integrante de la jauría que pedía su cabeza ha tenido el detalle de disculparse). Ya vivió una situación idéntica el también futbolista Theo Hernández (que ya es casualidad, cuando las denuncias falsas -pese a quedar casi siempre impunes o saldarse con multas simbólicas- son tan pocas que casi ni existen ...)

- Juana, hija, ¿qué maquillaje usas? Porque lloras más que un
recolector de cebollas y el rimmel ni se te altera.
Y es que detrás de lo fácil que resulta enmierdar -se que no soy elegante, pero prefiero ahorrarme circunloquios- la reputación y la vida de un hombre está el innoble estímulo económico. No solo la U.E. "premia" las denuncias con generosas subvenciones. Es que la dotación que la nueva Ley de Género 2.0 otorga al entramado asociativo feminazi -1.000 millones de euros de dinero del contribuyente- es un poderoso engrasante para que la maquinaria misándrica y heterofóbica funcione a todo tren. ¿Soy el único que preve que cada partido político dispondrá de su propia fundación-asociación-aparato feminista -por supuesto con alguna noble denominación que exalte la igualdad- como fuente de financiación opaca complementaria a las que ya disfrutan estas mafias?

Eso sí, si todo este escándalo se ha planificado como apoyo a la nueva Viogen lleva camino de convertirse en un tiro en el pie para sus muñidores. Las contradicciones en que incurre la señora Rivas, la evidente dejadez de las fuerzas de seguridad en hacer cumplir las sentencias judiciales y el incumplimiento de los compromisos internacionales de España en materia de tráfico de menores, en particular el Convenio de la Haya, están dejando en evidencia el experimento de ingeniería social que supone esta artificial guerra de sexos que eleva lo excepcional -los tristes casos de violencia en la pareja- en el patrón absoluto de las relaciones humanas.

Ahí queda eso.

Entretanto, alargar esta situación daña a dos menores que tienen derecho a la estabilidad, al arraigo y a una familia. Lástima que esta última esté rota, pero imposibilitar por la vía de los hechos que se pueda reconstituir en lo posible un entorno equilibrado para ellos es una vileza, en la que una mujer mal aconsejada ha incurrido con el aplauso irreflexivo e histérico de muchos y muchas desinformados.

(Posesodegerasa)

4 comentarios:

  1. No se puede hablar más claro ,el llanto le funciona de coña.
    En um programa de TV las féminas han llegado incluso a criticar no solo la sentencia del juez sino la opinión de el Doctor Gaona .

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido, de nuevo, lo triste es lo que ha motivado tu retorno, quizás antes de lo que tenías previsto. Ya ves que este desgraciado mundo sigue dando mucho material en forma de malas noticias.
    Por lo que respecta a la entrada de hoy, decir que tanto esta desquiciada mujer como el lobby que la ampara están haciendo un flaco favor a aquellas personas, que verdaderamente estén viviendo una situación de malos tratos.
    Aquí no se trata de justicia, sino de dinero, hay demasiados parásitos viviendo del cuento "gracias" a las generosas subvenciones del siniestro Soros y está claro que se trata de otra operación de ingeniería social contra los hombres blancos y heteros. Lo malo es que en el borregomátrix en el que vivimos no parece que haya demasiado personal que se esté dando cuenta de esta manipulación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Nuestas emociones son extremadamente manipulables, como bien saben los que están al mando de este circo, mientras que nuestras ideas son analizables, exigen una lógica y se pueden validar o refutar. El bombardeo mediático -tanto en este como en otros temas de actualidad- obedece a saturarnos emocionalmente y a impedir la reflexión y el raciocinio. Y, a la luz de los acontecimientos, funciona impecablemente.

      Eliminar
  3. Desde luego que los hombres estamos en clara desentaja en los procesos de divorcio. Yo lo tengo claro en caso de separación o divorcio (ni de coña me caso) prefiero esfumarme. Prefiero empezar de cero en otro país que ser el cajero automático. No me voy a quedar ahí viendo como me descuartizan económicamente para dárselo todo a una lista de la vida. Encima tampoco hay garantías de saber si la prole es tuya y aunque no lo sea la ley te obliga a ti a responsabilizarte económicamente del niño que no sea tuyo ; muy justo todo. Además de que cualquier divorcio siempre quedas como el malo , que sí no funciono es más culpa tuya siempre. Lo más gracioso es que terminas manteniéndola a ella también y a sus futuras parejas... Y a la mujer no se le exgije que ponga la mitad de todo NO a ti te toca desembolsar TODO y hasta darle a la niña ( que de independiente, capaz y empoderada de la noche a la mañana por muy estudiada y/o moderna que sea , se convierte en otra hija a la que mantener...) una pensión por servicio doméstico. Da igual si tu también haces cosas en el hogar no te lo van a reconocer "ella siempre hace más" , en fin que si yo fuera el padre italiano le propondría un trato " quedate con los niños pero me escaqueo de dar pasta" , total ya ella vivirá aquí en España y el en Italia...

    ResponderEliminar