viernes, 19 de mayo de 2017

LA "LEY MORDAZA" DE PODEMOS: LOS FUNCIONARIOS PODRÁN DESTRUIR LIBROS QUE CONSIDEREN HOMÓFOBOS



Tal como comentaba recientemente el blog, el partido que lidera Pablo Iglesias ha registrado recientemente en el Congreso una "Proposición de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales" que facultaría a un orwelliana policía del pensamiento para castigar todo ejercicio de libertad de expresión que cualquier miembro del citado colectivo considerase ofensiva, discriminatoria o lesiva para su imagen, intereses, deseos o veleidades.

Algo en lo que han estado de acuerdo la Santa Inqui-
sición, el partido nazi, la dictadura argentina y ...
Podemos
Dicho organismo se crearía bajo la denominación de "Agencia Estatal contra la discriminación por orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales" y velaría por que todos los acogidos a cualquier tipo de sexualidad distinta de la tradicional gozasen de la condición de "especie protegida" en el ejercicio de sus derechos, obviamente superiores a los del resto de los ciudadanos. Dispondría de potestad para cerrar páginas web y blogs, multar a los infractores e incluso clausurar locales por un plazo que podría llegar a dos años, todo ello según el criterio del censor de turno, mero funcionario, y sin las garantías que respaldan al pronunciamiento de un juez.

Ante cualquier infracción, cualquiera que sea su naturaleza, se procederá al decomiso y destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto de las infracción administrativas contempladas en la presente Ley o por medio de las cuales se hubiera cometido. Cuando el delito se hubiera cometido a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos. En los casos en los que, a través de un portal de acceso a Internet o servicio de la sociedad de la información, se difundan exclusiva o preponderantemente los contenidos a que se refiere el apartado anterior, se ordenará el bloqueo del acceso o la interrupción de la prestación del mismo.


¿Es esta la legalidad que pretende Podemos? ¿Destrucción de libros y documentos? ¿Borrado de archivos? No desmerece de otros dislates previos, como su propuesta de negar la presunción de inocencia a todo acusado de violencia de género o la de aplicar un toque de queda a los varones a ciertas horas de la noche, mamarrachadas risibles si no fuera por sus posibilidades de prosperar.

Las comparaciones con la Ley Sinde (PSOE) o la infame Ley Mordaza del PP, contra la que protestaron en su día los diputados podemitas, se quedan cortas frente a una propuesta que nos retrotrae a las hogueras de la Inquisición, con su índice de libros condenados, o la quema de libros por los nazis en la Alemania de los años 30.



Los que venían a regenerar la política se han quedado en meros censores culturales. Extraña vocación que amenaza nuestro patrimonio literario, pues autores como Lope o Quevedo (autor del feroz "Epitafio a un bujarrón") pueden sin titubeo alguno ser tachados de homófobos (entre otras "particularidades" suyas). Y fuera de nuestras letras, no digamos ya los que, pese a vivir de la pluma, se tenían por "machos" sin mácula, como Céline, Hemingway o Faulkner. Y en la cultura del rock tenemos a Elvis, un homófobo tan recalcitrante que especificaba en sus contratos que jamás ningún gay podría acercarse a él.

¡A la hoguera con su legado!

(posesodegerasa)

15 comentarios:

  1. estos hijos de su madre funcionan asi

    https://es.scribd.com/document/332788783/El-Libro-Negro-de-La-Nueva-Izquierda-230

    y sirven a sus amos



    a nadie mas que a sus amos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virgen santa. Me ha bastado leer cuatro líneas de ese libro para ver que es extremadamente homófobo y retrógrado. Quienes defendéis esa bazofia y predicáis su palabra deberíais estar en un diván contándole vuestros complejos a un psicólogo.

      Lo mejor de todo es que tenéis los huevos de criticar a lo que llamáis nueva izquierda porque según vosotros viene a censurar la espuma que echáis por la boca, cuando nada censura más la libertad del ser humano que libros como el que has mencionado.

      Eliminar
  2. El Partido Nacionalsocialista obrero alemán quemó libros de pornografia, pederastia, homosexualidad y zoofilia, literatura de editoriales judias que convirtió a Berlin en la capital de la decadencia y la depravación de Europa. No es lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, todos sabemos que Bertolt Brecht, Albert Einstein, Sigmund Freud, Ernst Hemingway, Franz Kafka, Jack London, Thomas Mann, Marcel Proust, H. G. Wells o Emilio Zola, autores prohibidos por el Partido Nacionalsocialista, eran todos pederastas, zoófilos y depravados carentes de toda valía artística, no como los grandes títulos que debemos a un movimiento tan fecundo en lo literario como el nazismo.

      Eliminar
    2. Insisto, la mayoria de los libros que se quemaron eran literatura pornográfica. Pero la quema de libros no fue para censurar fue un acto simbólico contra la degradación judia que plasmaron asi. La mayoria de autores judios que cita, no se censuraron por su obra que es de una calidad incuestionable, incluso añadiria a Stefan Zweig, sino por su postura ideológica o personal de confrontación que adoptaron hacia un gobierno democrático y legítimo como fue el Tercer Reich.
      Le recomiendo a Knut Hansum, uno de los mejores escritores del siglo xx que fue relegado al ostracismo por apoyar al nacionalsocialismo alemán. El arte bajo el Tercer Reich fue bastante prolífico en todas las áreas como escultura con Breitner, etc. Era una visión sobre el pangermanismo y el romanticismo alemán del siglo xix, donde el arte es adoptado como un sentimiento de elevación espiritual, belleza estética hoy bastante perdida con la promoción de la fealdad, arte moderno, etc..

      Eliminar
    3. Ah, que no se les podía leer pero ¡era por un buen motivo! Y yo pensando que privar a la gente del cultivo del espíritu es totalitario e inaceptable. Me ha reconcilidado usted con el ejercicio de la crítica literaria con gasolina y mechero.

      Eliminar
    4. Creo que no me explicado bien. Claro que se podía leer, como los libros que echaron a la hoguera. Era un símbolo de protesta y lucha del pueblo alemán contra el pueblo más racista, etnocéntrico que subvierte las naciones para esquilarlas como el judio internacional. El problema no es leer a Freud y sus teorias aberrantes que sacan lo peor de la esencia del ser humano sino no promover a Jung, por ejemplo. Eche un vistazo a la cultura que impera en occidente y el discurso de valores dominante. Creo que estará de acuerdo conmigo que no es el cultivo del espíritu y su elevación lo que se promociona.

      Eliminar
    5. Se ha explicado usted perfectamente: considera que destruir libros, esos objetos que constituyen una extensión de nuestra memoria e imaginación, que amueblan nuestra mente y que nos permiten ensanchar el ámbito de nuestra experiencia, es defender ideas. Y es evidente que le da usted al estado el privilegio de decidir qué debe ser leído y qué no.

      Dos sencillas preguntas: esos libros, cuya incineración era un mero "símbolo", pese a privar con cada ejemplar aniquilado a un posible futuro lector de encontrar solaz en sus páginas, ¿habían sido adquiridos por los furibundos biblioclastas o más bien habían sido confiscados? Y segundo, ¿cómo se puede leer un libro que ha ardido en la hoguera?

      Supongo que debe resultarle frustrante no vivir en el mundo de "Fahrenheit 451", donde sus totalitarias ideas encontrarían el respaldo de un gobierno indecente que librase a los ciudadanos de la funesta manía de pensar.

      Yo, por mi parte, aunque no comparta el discurso de valores dominante, prefiero disfrutar de la lectura de "La montaña mágica" o de "El viejo y el mar" a su inaceptable prohibición.

      Eliminar
    6. Estoy de acuerdo con usted pero en el caso concreto de la Alemania de 1933 no es ningun Fahrenheit 451 sino preguntele al casi 100 por 100 de los alemanes y austriacos que votó por el Tercer Reich en el 36. Yo otra cosa no se pero a los alemanes por tontos no los tengo en consideración.

      Eliminar
  3. Como criaturas del siniestro Soros y cía. que son siguen al dedillo sus dictados: uno de ellos la imposición a la mayoría de la agenda de la minoría lgtetc. etc.
    Estos neo fachas, aprendices de dictadorzuelos, cada vez dan más miedo. ¿Quién se han creído que son para determinar qué podemos leer o no?.
    Para bien o para mal, como sociedad somos el resultado de la acción y cultura de las generaciones anteriores. Querer amputar una parte de la historia sólo conlleva volver a cometer los mismos errores.
    Pasito a pasito quieren llevarnos al tétrico escenario de la película "Farenheit 451", algo que. en su momento, podía parecer inverosímil y que refleja una sociedad absolutamente lobotomizada....

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero es que ya todo se sale de madre o que? ¿Todo se tiende a exagerar o generalizar?, estamos muy flipados ya me parece a mi. Dejad de dedicarle tantisimas horas a las redes y vivir un poco mas el dia a dia con la gente cara a cara, que presuponemos que lo sabemos todo de los demás sin siquiera tenerlos delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo sabes cuántas horas dedico al día a las redes? ¿No será que eres tú el que presupone que lo sabe todo de los demás?

      Eliminar
  5. El juego es victimizar tanto a ciertos colectivos (que no significa que no sufran cierta marginación e incomprensión, pero eso no es todo el problema) para que cualquier individuo que exprese su desacuerdo de manera lógica, sin ofender, ya sea calificado como intolerable y delictivo y de camino fomentar conductas que no son la norma y que degeneran más al ser humano.

    Es verdad, hay que ser respetuoso con las personas sin mirar a quién, pero todo tiene un límite. Palabras como machista, homófobo, transfóbico, fascista, retrógrado, etc, son utilizadas para atacar para el que disienta (no esté de acuerdo) en ciertas cuestiones y que también tiene el derecho de expresarse y respetarse su punto de vista. Por ejemplo, si a unos padres no les gusta que les enseñe en la escuela a sus hijos que la homosexualidad es algo "natural y normal" y encima de manera sutil se les induce a "que prueben" ¿por qué se han de ver obligados a que se les enseñe eso, y además, se les llame, "retrógrados y homófobos"?

    Si de verdad hay libertad, no debería haber ningún problema y no meter con calzador estos asuntos y menos a niños. Y eso no significa, que esos padres odien, simplemente no están de acuerdo, pero respetan que otros tengan la libertad de hacer lo que crean conveniente.

    ResponderEliminar
  6. totalmente de acuerdo, si no creo en la teoría de la evolución
    (soy católico)porque se empeñan en enseñárselas a mis hijos. Lo que no entiendo es porque Soros se gasta dinero en podemos si luego los va ha fumigar

    ResponderEliminar
  7. tú te teneraste que hace años el actual rey de españa secuestró la revista el jueves por una portada en la que según él le caricaturizaban?

    ResponderEliminar