jueves, 13 de abril de 2017

YA ES OFICIAL: "EXPERIMENTO" DE GEOINGENIERÍA PARA ENFRIAR LA ATMÓSFERA



Las cartas están ahora boca arriba: el gobierno de los Estados Unidos nos quiere fumigar de forma oficial.

Los profesores de Harvard, David Keith y Frank Keutsch quieren fumigar el cielo con óxido de aluminio y otros químicos para “experimentar” con geoingeniería. Lo llaman Solar Radiation Management (SRM), Gestión de Radiación Solar, ya que el propósito de estas fumigaciones es tapar el sol para supuestamente combatir el cambio climático si bien la historia, más que documentada, sobre modificación climática para propósitos militares nos sugiere que pueden existir otros motivos.

Tal como informa el periódico británico, The Guardian:

“Científicos americanos realizarán pruebas de inyección de aerosoles en la estratosfera de la tierra, a una altura de 20 km, en el mayor programa de geoingeniería solar hasta la fecha con el objetivo de estudiar el potencial de una solución tecnológica para paliar el calentamiento global.

El proyecto ha recibido 20 millones de dólares y en unas semanas será puesto en práctica con la intención de valorar si la tecnología puede simular de forma segura los efectos de enfriamiento provocados en una erupción volcánica por si en un futuro fuese necesario su uso para proteger el planeta.

Los científicos afirman que el planeta podría ser recubierto por un escudo solar por 10 billones de dólares al año.

La propuesta llega por un plan de las Naciones Unidas llamado “Iniciativa gubernamental de geoingeniería” y de otra propuesta del Carnegie Council llamada “Iniciativa gubernamental de Geoingeniería Climática Carnegie”. Igualmente, el director de la CIA, John Brennan, ha propuesto que se fumiguen los cielos con el programa Solar Radiation Management (Gestión de Radiación Solar) para combatir el cambio climático”.

Por lo que podemos ver, grupos de presión muy poderosos están metiendo mucha presión y mucho dinero a esta idea. No obstante, la realidad es que la geoingeniería ya es un hecho tanto en los Estados Unidos como en todo el planeta. Solamente tenemos que mirar al cielo para ver esas inmensas estelas que cruzan nuestros cielos conocidas como Chemtrails, estelas químicas.

Ahora dan un paso más queriendo oficializar algo que estamos denunciando muchas personas y asociaciones desde hace muchos años. Haciéndolo público quieren normalizarlo, no encontrar ninguna oposición en la opinión pública y así sentar un precedente. Si bien no sabemos cuál es el fin último de estas fumigaciones, sí podemos saber que la geoingeniería ha sido utilizada con anterioridad para provocar inundaciones y sequías en algunas zonas estratégicamente interesantes para algunos gobiernos.

Si no protestamos contra estas fumigaciones ahora, en el plazo de veinte años viviremos bajo unos cielos bombardeados con aluminio, bario, cloruro de calcio, amoniaco, butano, propano, freones, ácido sulfúrico y polímeros. Todas ellas sustancias altamente peligrosas para la salud. ¿Se ha preguntado usted por qué antiguamente el cáncer era una enfermedad rara y estadísticamente se espera que el número de casos nuevos de cáncer aumente a 22 millones de casos en las próximas dos décadas? Son datos del Instituto Nacional del Cáncer.

Viviremos una pesadilla de cielos químicos, unos tiempos donde cuestionar este sistema de geoingeniería del clima será políticamente incorrecto o incluso con el tiempo será prohibida o enmarcada dentro de lo que llaman “conducta antisocial” en el mejor de los casos, quizá porque te estés oponiendo a esas “benéficas” fumigaciones que solo velan por ti y tu bienestar tratando de paliar el cambio climático. El clima cambia cíclicamente. No es la actividad humana sino la solar la que decide y manda sobre estos cambios.


No debemos permitir que los gobiernos “normalicen” en la consciencia colectiva este envenenamiento masivo de nuestros cielos y por tanto de nosotros, los seres humanos.

(Fuente: https://www.theguardian.com/; visto en Mundo Desconocido)

5 comentarios:

  1. Aunque la radiación solar tiene un papel importante en el calentamiento global del planeta, está documentado que son las causas artificiales, provocadas por la acción del hombre, las que están desvastando en mayor medida nuestro planeta con los llamados gases de efecto invernadero, producto de la quema de combustibles fósiles. Este efecto invernadero lo provoca el dióxido de carbono, la causa más importante del calentamiento de nuestro planeta en la actualidad y la mayor amenaza y peligro para la vida en la Tierra..

    También es responsable el hombre del aumento de la deforestación de muchos de los bosques del planeta (como por ejemplo en el Amazonas, pulmón terrestres).
    Los árboles procesas el CO2 y lo convierten el oxígenos, por tanto, si cada vez hay menos árboles, es evidente que la concentración de CO2 aumentará en la atmósfera, lo que conllevará un aumento de las temperaturas.

    Por tanto, si la actividad humana es responsable mayoritariamente de lo que llaman “calentamiento global”, ¿Por qué no inciden en ésta, en lugar de intentar “apagar” el sol, algo cuyas consecuencias pueden ser un desastre?. ¿A quién quieren engañar?

    Está claro que, como es habitual, no nos cuentan toda la verdad y que la dispersión de elementos tóxicos para manipular el clima sólo puede traer muerte, enfermedades, sequías, hambrunas,
    ¿Se trata de un plan eugenésico tal vez?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaro que la conexión CO2-Efecto invernadero es refutada por muchos científicos. Según István E. Markó - químico de la Universidad de Lovaina en Bélgica - en un artículo titulado: "La fuite en avant du GIEC" [La huida hacia adelante del IPCC], publicado el 3 de octubre de 2013:

      « el CO2 es la molécula de la vida y [...], sin ella, no habrían plantas o microorganismos en la Tierra. Ningún ser humano, tampoco. En la antigüedad, la atmósfera contenía mucho más CO2 que hoy. Siendo prueba de ello que ciertas bacterias han debido establecer sistemas de apoyo para adaptarse a la disminución de CO2. Por último, señalemos que en algunos períodos glaciares, los niveles de CO2 eran tres o cuatro veces superiores a las medidas de hoy, atestiguando, si es que todavía es necesario, de su mínimo efecto invernadero. En cuanto a los valores "constantes" del orden de 280 ppm antes de la revolución industrial, éstas son el resultado de una cuidadosa selección, guiada por el deseo de demostrar una teoría acerca de la influencia dañina de la utilización de combustibles fósiles. Esta actitud totalmente anticientífica es común en este área donde lo político triunfa sobre lo científico. [...]

      El CO2 se produce después de un aumento de la temperatura, no antes. Es una consecuencia de la subida de la temperatura y no su causa. [...] si nosotros aumentamos aún más la cantidad de CO2 en la atmósfera, eso no cambiará casi nada su efecto invernadero, habiendo éste llegado a su máximo. Este hallazgo, basado en las leyes de la física, confirma lo que los climatólogos más importantes han estado diciendo y publicando: cuanto más CO2 haya en la atmósfera, ¡menos importante es su efecto invernadero! »

      Las teorías acientíficas y plagadas de errores de Al Gore y su IPCC han popularizado un falso modelo antropogénico porque hay en él un negocio que no funcionaría sin la culpabilización de las personas. Hablar de "la mayor amenaza y peligro para la vida en la tierra" a propósito del Co2 que producimos directamente al respirar es una exageración, y en la era de Fukushima, la proliferación de armas atómicas y los residuos plásticos colonizando los océanos es sencillamente inadecuado. Si hay una raíz antropogénica para un -supuesto- cambio climático se debe a la dispersión de fumigaciones con metales pesados en la atmósfera que lleva produciéndose dos décadas, y que hace imposible aislar otros factores al alterar el clima de un modo que tal vez ya sea irreversible.

      Eliminar
  2. Como siempre y llegados a este punto, no se sabe quién dice realmente la verdad: Hay quienes afirman que sí hay calentamiento (y se agarran a todo tipo de pruebas e informes científicos) y los que hay que lo niegan con su correspondiente batería de teorías e informes científicos.

    Estoy de acuerdo contigo en que posiblemente el clima esté siendo alterado deliberada y artificialmente por la acción de los chemtrails y otros medios no tan conocidos.
    Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme: Si esto se está produciendo a escala global, ¿Qué pasa con los que dan las órdenes de fumigarnos y los que nos rocían?. ¿Es que, en su prepotencia, se creen tan inmunes, que a ellos no les va a afectar?. ¿O más bien será que tienen los remedios, algo que, por supuesto, no está al alcance de la mayoría?. De hecho, alguien me comentó de una conversación con un ejecutivo de la farmamafia, cuya esposa se había curado de un cáncer y que reconocía que la cura definitiva ya existe pero que no les interesaba ponerla a disposición de todo el mundo “porque entonces no ganarían tanto dinero como ganan ahora”…. No quieren que nos curemos, nos quieren enfermos crónicos.

    La verdad en todo este asunto es que realmente no nos la están contando y que jugar a ser dioses sólo puede traer un desastre irreparable para la Tierra y para todos los seres vivos que en ella vivimos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que hacen intervenciones de calentamiento son los que ponen la tela del invernadero

      Eliminar
  3. Y curiosamente pretenden ponerle la tela, chemtrails, al invernadero para evitar que se pierda el calor.

    ResponderEliminar