lunes, 3 de abril de 2017

GRAVE ATENTADO EN SAN PETERSBURGO DURANTE LA VISITA DE PUTIN A SU CIUDAD



Este lunes se han registrado varias explosiones en las estaciones de metro Sennaya Plóschad y Tejnologuícheski Institut en la ciudad rusa de San Petersburgo. Han sido evacuadas siete estaciones, que aparecen llenas de humo en las fotos obtenidas por los testigos.

Al menos 10 personas han perdido la vida y otras 50 han resultado heridas tras producirse una explosión en el metro de San Petersburgo, según las autoridades de la ciudad. Todas las estaciones han sido clausuradas.

Según policía, la deflagración fue causada por artefactos explosivos rellenos con metralla, con una potencia relativamente pequeña, equivalente a 200-300 gramos del TNT.

Mientras, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha discutido con el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Alexánder Bórtnikov, la situación en el metro de San Petersburgo. Según el mandatario ruso, se baraja tanto la versión doméstica y criminal como la de terrorismo como posible causa de las explosiones.

Las explosiones coinciden con la visita a la ciudad de Putin, que participa en el foro Frente Popular Panruso formado por partidos políticos de este país.

Testigos afirman que la explosión dejó numerosos heridos y que los pasajeros salieron corriendo de la plataforma, que rápidamente se llenó de humo.

Aún no está claro si fue un atentado terrorista ni si lo provocó un atentado suicida.

“Es una pesadilla, como si fuera la guerra. Las caras de la gente están quemadas”, ha relatado en directo uno de los presentes a la cadena de radio Kommersant. Otro testigo ha confirmado que “las explosiones han tenido lugar en dos vagones, entre las estaciones Sennaya Plóschad y Tejnologuícheski Institut”.

“Hubo un estallido ensordecedor, luego un olor fuerte y humo. En seguida nos dirigimos al final del vagón y empezó la estampida. Dos mujeres se sintieron mal y se desmayaron. Todo ocurrió en marcha, el tren no se detuvo”, cita las palabras de otro testigo Lenta.ch.

“En la estación Tejnologuícheski Institut todos salimos. Vimos que el vagón contiguo estaba reventado y con las ventanas rotas, vimos que no tenía luz y vimos la sangre. De allí sacaban a la gente. A algunos les llevaban; a otros, les sostenían. Hubo muchas víctimas, entre 10 y 15 personas, como mínimo”, añade el testigo.


A continuación un recopilatorio de las primeras informaciones breves aparecidas al respecto …

Rusia responderá de manera contundente a lo ocurrido en San Petersburgo

“Estoy absolutamente convencido de que a este descarado desafío se dará una respuesta contundente”, dijo el presidente adjunto del Comité para la Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación de Rusia —Cámara Alta del Parlamento—, Frants Klintsévich.


El político también apuntó a que las explosiones “indudablemente son atentados terroristas”.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, señaló que se están investigando todas las posibles causas de las explosiones ocurridas en San Petersburgo.

El artefacto explosivo fue abandonado en un vagón del metro de San Petersburgo. Se investiga la posibilidad de que sea un caso de extremismo, según la fuente.

Las bombas que estallaron en el metro de San Petersburgo eran de fabricación casera y tenían poca potencia

El medio ruso “Fontanka” informa que una bomba que no hizo explosión fue encontrada en la estación Ploschad Vosstaniya.

El Senado ruso está dispuesto a reforzar la legislación antiterrorista tras las explosiones

De momento hay varios elementos que llaman especialmente la atención: el primero es que los artefactos eran de escasa potencia, algo no esperable en el caso de un atentado de Estado islámico, por poner un ejemplo.


El segundo elemento es que el atentado se produce en la ciudad de Putin, justo cuando el propio Putin la visitaba en una reunión con su homólogo bielorruso Alexander Lukashenko. Este hecho convertiría el atentado en una auténtica provocación contra Putin, en el caso de que fuera un ataque planificado desde el exterior del país, o si tuviera un carácter terrorista.

Algo que confirmaría Dmitri Efímov en una entrevista a Sputnik …


La explosión que sacudió el metro de San Petersburgo mientras Vladímir Putin se encontraba en la ciudad es un desafío personal al presidente ruso, opinó en una entrevista a Sputnik Dmitri Efímov, miembro de la junta de expertos del Comité para la seguridad de la Duma de Moscú.

“Teniendo en cuenta que el presidente de nuestro país se encuentra ahora en San Petersburgo, que el atentado se haya producido precisamente en este momento es un desafío personal. Creo que ahora van a tomarse todas las medidas de búsqueda operativa”, comentó a Sputnik.

Otro elemento, es que Putin deja abierta de entrada, la opción de que no sea un atentado terrorista, sino que podría deberse de un ataque relacionado con delincuencia, mafias, etc…algo en principio poco esperable.

Un cuarto elemento a considerar, y nada desdeñable, es que el suceso se produce tras una semana de protestas antigubernamentales por toda Rusia, en las que se ha llegado a detener al opositor Alexey Navalny. Sea en el sentido que sea, este “detalle” no debe ser ignorado, pues el momento en que se producen los hechos, puede indicar muchas cosas.

HIPÓTESIS INICIALES SOBRE LA AUTORÍA

Las hipótesis pueden ser muy diversas, aunque parece muy claro que el atentado será presentado como un acto terrorista islamista.

La cuestión está en tratar de deducir quién puede ocultarse tras el ataque, algo muy difícil de dirimir.

Evidentemente, se puede pensar en que el atentado ha sido perpetrado por Daesh, si es que alguien cree realmente en la existencia de un terrorismo islamista real y no controlado por fuerzas ocultas de carácter occidental.

Sin duda, muchos lectores y muchos medios alternativos, lo primero que pensarán es que tras el atentado se esconde en realidad occidente y en particular facciones del gobierno profundo norteamericano que pretenden castigar o provocar a Putin. Esto concordaría con el momento en que se produce el ataque (justo cuando Putin visita su ciudad natal).

Si éste fuera el caso, por más que se nos presente el atentado como un acto terrorista de corte islamista, es de esperar que los servicios de inteligencia rusos descubrirán pronto la autoria real del ataque, y aunque de cara a lo opinión pública escondan quién es el autor real, es de prever que responderán con la habitual y proverbial contundencia rusa, lo que haría prever una próxima escalada de tensión.

Dicho de otra manera: no nos gustaría estar en la piel de quien haya hecho esto.

Pero también se debe tener en cuenta la misma posibilidad que en medios como éste, siempre se tiene en cuenta en lo que hace referencia a atentados terroristas en occidente: la posibilidad de un atentado de falsa bandera, perpetrado por el propio gobierno ruso.

Como indicábamos anteriormente, establecer esta hipótesis no es tan descabellado, teniendo en cuenta las crecientes protestas que se han vivido dentro del país, contra la generalizada corrupción, en especial alrededor del delfín de Putin, Dimitri Medvedev.

Un atentado de este tipo sería muy útil para volver a situar a todos los rusos tras la bandera, llamar a la unidad nacional patriótica frente al terrorismo y quien sabe si aumentar las medidas de control y seguridad de puertas adentro, precisamente como excusa para perseguir a los posibles disidentes, muchos de los cuales podrían estar recibiendo apoyo desde el extranjero.

Al respecto, hay una noticia pequeña, que llama la atención, relativa a las protestas de estos últimos días.

Así es como lo expone Sputnik …


Kremlin niega que el retraso de la ‘línea directa’ de Putin tenga motivos políticos

Las causas del aplazamiento de la tradicional sesión de preguntas y respuestas con la ciudadanía del presidente de Rusia, Vladimir Putin, no tienen ninguna relación con el mitin que se celebró el domingo 26 de marzo, declaró el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

“La decisión sobre el aplazamiento de la fecha (del evento) se tomó hace dos meses, mucho antes de las manifestaciones que se celebraron hace una semana”, dijo Peskov al añadir que “relacionar estas cosas es bastante absurdo”.

Subrayó que “no hay ningún trasfondo ideológico” en el aplazamiento de la ‘línea directa’.

Peskov recordó que la fecha de la sesión fue cambiada tomando en consideración la agenda de Putin.

Este año, el mandatario ruso celebrará su ‘línea directa’ más tarde de lo habitual, entre los meses de mayo y julio.

La primera sesión de preguntas y respuestas con el presidente tuvo lugar el 24 de diciembre de 2001.

Las cuatro últimas, en los años 2013-2016, se celebraron en abril.

La más reciente, la 14ª edición organizada el 14 de abril de 2016, duró 3 horas 40 minutos, en el transcurso de los cuales el presidente ruso contestó a 80 preguntas de un total de 2,5 millones que se recibieron antes y durante el evento.

Esta noticia,quizás sí daría pie a pensar que las protestas tengan algo que ver, aunque evidentemente, es algo más que discutible.

El hecho de que los explosivos sean de poca potencia también podrían dar pie a crear la hipótsesis de un nuevo modelo de terrorismo doméstico anti-gubernamental de carácter no islamista, precisamente para poder perseguir a la disidencia interna, aunque ciertamente, esta idea parece bastante más descabellada.

Pero de hecho, al menos visto desde fuera, no parece que Putin necesitara de un auto-atentado de esta índole para aplacar a una disidencia, que si bien se manifestó estos últimos días de forma bastante llamativa, tampoco parece representar un peligro real para el mandatario. Ni las manifestaciones fueron demasiado masivas, ni su efecto parece ser demasiado grande. De hecho, el kremlin ha optado por no hacer demasiado caso de las manifestaciones, minimizando su importancia, por lo que pensar en un aunto-atentado, no parece la mejor opción. Pero evidentemente, el auto-atentado, nunca debe desdeñarse en ningún lugar del mundo, pues es una herramienta potencialmente útil …

(Fuente: https://elrobotpescador.com/)



1 comentario:

  1. Personalmente, opino que las manifestaciones recientes, han sido llevadas a cabo para tapar los movimientos de transfondo tendentes a cometer estos atentados. Y por supuesto, estoy convencida de que tras estos atentados está la mano de George Soros.
    Así de sencillo.

    ResponderEliminar