lunes, 10 de abril de 2017

EL RIGOR INFORMATIVO DE LOS "MASS-MEDIA"


Cuando una empresa es la principal proveedora de publicidad de periódicos y tiene participaciones y acciones en los grandes medios, estos se cuidan bien de invisibilizar todo aquello que la desacredite. Una vez más, somos los medios "oficiosos" los que podemos completar lo que los grandes escamotean. Luego se extrañarán de su pérdida de credibilidad (y ventas).



2 comentarios:

  1. Pues mire vd yo jamas he llamado chochito a nadie y ademas me parece una groseria deleznable

    Pero la incuria actual del pais donden en zonas como andalucia se dice y se repite las expresiones "Chocho" y "Picha" para referirse a alguien o "Jodeputa" para referirse al amigote de turno

    Y ademas esas coloristas expresiones se jalean y se fomentan desde las televisiones publicas

    ¿que quiere que le diga? que el que las llama chochitos es un gilipollas por descontado, pero a la vez ese fulano si que es una victima del actual sistema Des-educativo y que posiblemente llame chochitos a sus propias hijas( si las tiene)

    el juez le habra absuelto porque "lo hace por su nivel educativo y no por fastidiar"

    Nuestros poliitcos rebajan el nivel educativo y fomentan la falta de respeto y luego ¿nos extrañamos de esto? Pues algo no cuadra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso cree Vd. que el sujeto que usó estas expresiones contra sus empleadas no recibió antes de la denuncia señal ninguna de incomodidad o rechazo por parte de éstas? Máxime cuando ambas estuvieron de baja por ansiedad con su correspondiente diagnóstico. Vamos, que el energúmeno con mando no pudo alegar nada como “Yo creía que no les importaba”, “pues en la tele tiene gracia” o “en casa hablo así” (una empleada no es un familiar con el que las confianzas se dan por descontado).

      Leáse la noticia, con copiar el titular en un buscador podrá comprobar que sus justificaciones no eximen a un jefecillo que no se limitaba a usar esas “coloristas expresiones”, sino que había sido denunciado ante la gerencia del centro por acompañarlas de “hostigamiento y tocamientos”.

      ¿Vd. disculparía un trato así a su mujer o hijas?

      Lo de presentar al perpetrador como víctima puede ser eficaz en otros casos, pero a un jefe de tienda se le supone una formación, no solo facilitada por el sistema educativo, sino específicamente por la empresa (que solo para ser vendedor dura semanas), que por algo le impuso una sanción de empleo y sueldo durante 21 días por “conducta improcedente”.

      Si hubiera leído la noticia, en vez de opinar “a lo Pablo Iglesias” (el de “es que si leo las sentencias no tengo tiempo para más”), verá que el juez tampoco absuelve por el nivel educativo del jefe de tienda o por sus intenciones, manifiestamente lúbricas, sino por considerar insuficientemente probados los hechos, pese a reconocer “la falta de respeto y consideración debida a una de las querellantes”.

      Por último le recuerdo que esta entrada no obedece a denunciar el proceder del acusado, sino a mostrar el servilismo con que los medios evitan sacarle los colores a una empresa patrocinadora con la que practican la ley del silencio que nace de “el que paga manda”, anteponiendo los intereses del anunciante al derecho a la información del lector.

      Eliminar