jueves, 23 de marzo de 2017

LAS REGLAS DEL JUEGO (3ª parte)



Hay una tendencia a inculpar a los judíos de dominar el planeta desde la sombra. Y es cierto que La Ley Judía de la Torah o Ley de Moisés también sirve para gobernar el mundo.

El planeta vive bajo lo que la Biblia llama Mamon -Dios de la codicia-. Mamon se define como ´Ley de Procedimiento Civil´ de los sabios israelitas que adoptaron promulgaciones y decretos, e instituyeron las prácticas y tomaron las decisiones que derivaron en la Ley Judía del Shetar, la más importante en el encumbramiento a la propiedad inmobiliaria, adoptada por la Ley Inglesa que se convirtió en Ley de la Tierra.

En la ´Leyes civiles´ del rey Jorge, tomo 71, páginas 1179-1200, se lee en un artículo que ´los judíos son propiedad de los reyes Normandos y Anglosajones´.

También explica que el Talmud es la ley de la tierra, y de cómo el Talmud Babilónico se convirtió en ley de la tierra, lo que ahora se conoce como el Código Comercial Uniforme, que es la Ley Internacional Privada que trata sobre Personas Jurídicas. El acuerdo de crédito escrito, el Shetar judío, es un embargo preventivo de toda la propiedad del planeta.

El tratado también explica que los judíos son propiedad de Gran Bretaña y que están a cargo del Sistema Bancario.

En esencia, no se puede juzgar a un miembro del gobierno por no estar adherido a un contrato del que uno no es parte. Cuando una persona jurídica intenta usar la Constitución, está de hecho cometiendo un delito conocido legalmente como ´allanamiento de morada´, porque intenta interferir en un contrato privado del que no es parte.

La propiedad última de todo bien raíz es del Estado: La ´propiedad´, así llamada individual, lo está sólo en virtud del Gobierno, es decir, que la ley se refiere a él como a un mero usuario, y el uso debe estar en acuerdo con la ley y subordinarse a la necesidad del Estado.

El derecho de transmisión de la propiedad, como derecho absoluto inalienable, es aquel que nunca ha existido desde que los gobiernos fueron instituidos y nunca podrá existir bajo ningún gobierno.

Los fenicios eran una raza aria o blanca avanzada. Los babilonios eran parte de esta raza. No eran de una raza semita como previamente se creía, sino una raza aria. Los fenicios a menudo tenían los ojos azules. Kassi o Cassi era un título usado primero por los fenicios hace más de 6.000 años y fue adoptado por los babilonios que gobernaban el imperio mesopotámico.

La expansión aria empezó temprano, con su rama navegante, los fenicios, un pueblo tecnológicamente avanzado, lo que ha oscurecido ante la historia oficial su identidad verdadera. Son fundamentales para comprender desde dónde hemos venido y dónde estamos ahora como civilización. Fueron ellos los que trajeron tanto sus líneas genéticas como sus conocimientos a Europa, Escandinavia y al Continente Americano, miles de años antes de Cristo.

Los fenicios viajaron el mundo antiguo por mar desde sus bases en Asia Menor, Siria y Egipto para instalarse en las islas del Mediterráneo como Creta y Chipre y también Grecia e Italia.

La llegada de los fenicios arios a las islas británicas da origen a británicos, escoceses y anglo-sajones, y también corresponde con la construcción de los grandes círculos de piedra y observatorios como Stonehenge y Avebury en Wiltshire.

Los fenicio-sumerios avanzados de raza aria, tenían unos conocimientos muy desarrollados de astronomía, astrología, geometría sagrada, matemática y la red de líneas de fuerza magnética de la Tierra conocida como la cuadrícula de energía global, poseían todos los conocimientos necesarios para construir estas grandes estructuras.

Fueron los fenicios que llevaron los conocimientos que después hicieron surgir civilizaciones como la Minóica de Creta, la Grecia clásica y la Italia romana. Eran también los cerebros detrás de gran parte de la cultura egipcia en este mismo período. Es la una razón simple de por qué los egipcios retrataban a muchos de sus dioses con piel blanca y ojos azules en exactamente el mismo modo como hicieron otras culturas por todo el mundo.

También son el origen del mito de la ´raza superior aria´ que tanto obsesionaba a los Nazis y las sociedades secretas que los crearon.

Los fenicios desembarcaron en el Continente Americano miles de años antes que Colón. Hay pruebas de su presencia en Brasil, las islas del Caribe y en el Gran Cañon del Colorado.

Esto es también el porqué de que los posteriores invasores blancos del siglo XV estaban asombrados de descubrir que los pueblos nativos del continente americano tenían las mismas historias y mitos religiosos básicos que ellos.

Esto es perfectamente explicable ahora. Venían del mismo origen, la raza aria conocida como los fenicios, entre muchos otros nombres como sumerios e hititas.

La completa fundación de la cultura y mitología Británica vino de los fenicios. La famosa leyenda de San Jorge y el Dragón se remonta a San Jorge de Cappadocia, centro fenicio en Asia Menor. Las batallas entre San Jorge y el dragón bien podrían haber sido simbólicas de conflictos que parecen remontarse muy atrás en el tiempo.

La cruz roja de San Jorge -Inglaterra-, las cruces de San Andrés -Escocia- y San Patricio -Irlanda-, las insignias de Escandinavia, fueron todas llevadas como estandartes de victoria por los fenicios.

La cruz roja era la cruz de fuego, un símbolo fenicio-ario para el Sol, como lo fue la esvástica, después utilizada por los Nazis. Una esvástica puede ser vista sobre una piedra dedicada al dios Sol fenicio Baal o Bel, que fue encontrada en Craig-Narget en Escocia y usada para decorar las batas de sus sumas sacerdotisas.

El símbolo británico clásico de Britannia viene de la diosa fenicia, Barati, asociada con el agua. Uno de los centros más importantes de los ario-hitita-fenicios era Cilicia en Asia Menor y aquí Barati fue venerada como Perathea y Diana.

El clan dinástico real de los arios era llamado los Barats.

Barati era la figura de la reina/diosa de los fenicios cuando Barat era el dios/rey. Éstos son posiblemente los nombres para las deidades babilónicas Nimrod y Semíramis.

La forma idiomática original era Barat-ana o Brithad-ana. El sufijo ana en hitita-sumerio ario significa ´uno´. Barat-ana o britano por lo tanto significa ´Uno de los Barats´. Algo similar ocurre con muchos otros países ocupados por esta raza blanca.

Los hititas arios de Asia Menor y Siria o Fenicia se llamaban los Catti o los Khatti, Por ello los reyes británicos tempranos se llamaban a ellos mismos y su raza los ´Catti´ y esto aparece en sus monedas.

El término Khatti evolucionó a través de las traducciones hebreas e inglesas en los hititas del Antiguo Testamento. Kassi o Cassi en su origen era el título usado por la primera dinastía fenicia alrededor de 3.000 antes de Cristo y luego adoptado por la dinastía babilónica.

Sumeria viene del término ario de la palabra fenicia, Arri, que significa ´noble´. Así el nombre Sum-Arian, y palabra aristocracia o Arian -stock o valor -cracia.

Los arios del Cercano y Medio Oriente tuvieron algunos otros nombres; hititas, fenicios, celtas o godos; para mostrar que tenían el mismo origen.

Algunos de los círculos de piedra se denominaban Harri o Heria.

El título para los dirigentes godos, y del título hitita de Harri, Arri o Ario sale la pababra Piedras-Hare o piedras Arias.

El círculo de piedra de Castlerigg en Cumberland. Inglaterra, lleva la palabra ´rig´, un título para reyes y príncipes Góticos. El Gótico también proviene del acervo cultural de los arios.

(Fuente: http://noficcin.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario