jueves, 23 de febrero de 2017

DESINFORMACIÓN ABSOLUTA ACERCA DE LAS DOS NOTICIAS MÁS RELEVANTES DEL MOMENTO



Si aún hay alguien que encuentre algún tipo de argumento para defender a la prensa oficial debería contrastarlo con dos de las noticias de las que este blog se ha hecho eco en los últimos días: el atentado frustrado en Barcelona por los Mossos d´Esquadra (esta vez hay que felicitarles) que un supuesto sueco -o que se lo hace- estuvo a punto de perpetrar al volante de un camión cargado de bombonas de gas y el isótopo radiactivo que se expande por Europa sin que nadie de explicaciones sobre ello.

El "improvisador" ("mass media" dixit), del que nos cuentan
que tiene nacionalidad sueca pero se nos oculta su país de
origen. Esto apesta a encubrimiento de un intento de atentado,
justo lo que los medios juran y perjuran que no ha sido.
Respecto al primer asunto, lo que se nos cuenta es de un rocambolesco que tira de espaldas, con un sujeto venido de Moscú, vía Copenhague, con un amigo que se larga de España a las pocas horas (¿un controlador MkUltra?), que además tenía antecedentes penales en Suecia, donde estuvo en prisión, pero, gracias al garantismo de dicho país, el motivo de su encarcelamiento se ha borrado -luego habrá quien se extrañe de la falta de eficacia de la policía de un país donde el asesinato de un jefe de gobierno (Olof Palme) sigue sin resolverse y donde el crimen florece, y no solo en la ficción novelística-, y del que se nos cuenta que tras una noche de juerga decide robar un vehículo cualquiera, optando al final por un camión de reparto de butano, que conduce alegremente en sentido contrario ... estamos ante algo más que raro, inverosímil. Parece el guión de "Torrente 6: Resacón en Montjuit". Y lo de gastarse 20.000 € en una noche de fiesta salvaje bien pudiera ser la despedida a todo trapo de alguien a quien han contratado para inmolarse al día siguiente. No es lo habitual, pero más coherente que lo de la "improvisación" sí que resulta (digo yo que a alguien que puede gastarse veinte mil boniatos de una tacada, algo de "cash" podía quedarle para alquilar un vehículo en vez de robarlo).

"Atentados como los de Niza o Berlín (con un camión usado para arrollar a
los viandantes) no pueden ocurrir en España" afirmaba el ministro del inte-
rior. Observese en la foto la contundente tecnología que lo evitaría, pensada
por la TIA e instalada por Pepe Gotera y Otilio. ¡Qué nivel de previsión!

El esfuerzo de los medios por desvincular lo sucedido de la hipótesis del atentado resulta más que sospechoso. Tal vez porque demostraría lo desacertadas de las declaraciones del Ministro del Interior Juan Ignacio Zoido, quien se ufanaba de que "un atentado como el de Berlín no puede suceder en España". ¡Vaya si puede suceder! Más bien creo que debemos felicitarnos porque anteayer se evitó una masacre anunciada por medios alternativos, y espoleada por las insistentes llamadas del Estado Islámico a atentar en suelo español. Si al final resulta innegable la conexión del "sueco" con las llamadas a la acción del yihadismo nos contarán que sufrió una "radicalización express" de esas que los periodistas al dictado deben suponer que se producen con el último sorbo del café de la mañana.

¿Por qué c... tenemos que informarnos de lo que pasa aquí
en la prensa extranjera? Luego se extrañarán del descenso
de credibilidad -y de ventas- de los periódicos nacionales.
El caso es que una matanza en el puerto de Barcelona (en pleno conflicto laboral de los estibadores, otro factor añadido) hubiera provocado una crisis sin precedentes, con un separatismo catalán que hubiera acusado al Estado central de haber desprotegido su capital y un ritual de sangre consumado que hubiera concitado para la independencia de la República Sionista de Cataluña el favor de las fuerzas oscuras con que la élite juega.

Y que nadie me diga que estoy disparatando, porque no se trata de mis creencias, sino de aquéllas por las que la élite secreta se rige. Aún en grado de tentativa, ese gran atentado frustrado daría bastante munición a los intereses de Soros e Israel en arrancar los "paissos catalans" de España. De ahí los esfuerzos del gobierno central y sus portavoces por minimizar lo sucedido.

Pero aún más grave es el silencio mediático acerca de la expansión del isótopo radiactivo Yodo-131 por toda Europa, expansión que se detecta la segunda semana de enero en el entorno del Ártico -concretamente en la base de Svanhovd (Noruega)- para extenderse luego al resto de Europa hasta alcanzar España.

Pese a que el Instituto Oficial de Protección Radiológica en Francia insiste en los bajos niveles detectados en nuestro área, la exposición al Yodo-131 es causa de cáncer de tiroides y de laringe.

El silencio de medios y gobiernos solo nos permite especular con la causa de esta radiación, que no deja de recordarnos a lo sucedido el 26 de abril de 1986 con la explosión del reactor 4 de la central nuclear de Chernobyl, un suceso del que las autoridades soviéticas tardaron en informar hasta que la evidencia suministrada por las alarmantes mediciones de la radiactividad ambiental en diversos países europeos forzó al presidente Gorbachov a reconocer que el "accidente" anunciado por la agencia Vremya cuatro días después del suceso era en realidad una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia. El tardío "mea culpa" no se produjo hasta el 14 de mayo. ¿Tendremos que esperar semanas para saber qué está ocurriendo en estos mismos momentos?

Ante la consideración de "alto secreto" del lugar, la fuente y las circunstancias de la contaminación radioactiva detectada, solo podemos especular con las diversas posibilidades que parecen más plausibles.

- Una prueba militar secreta realizada por Rusia, que viene utilizando el Ártico como plataforma para sus ensayos armamentísticos.

- Un sabotaje, accidente o fallo que se intenta silenciar, o bien en una central termonuclear o bien en el equipamiento militar de alguna potencia (incluídas las armas concentradas por la OTAN en Polonia en el enésimo acto de enseñar los dientes y sacar músculo ante Putin)

- Un ataque deliberado entre potencias, cuyo alcance no puede reconocer la parte atacada sin poner en marcha a la vez una represalia militar.

- Un primer ensayo -con la población europea como cobaya colectiva- de los intereses de la élite en pro de la reducción de la población.

No es la intención de este bloguero fomentar el alarmismo, pero las explicaciones "razonables" que han ofrecido voces aisladas como la de la Autoridad Noruega para la Protección contra las Radiaciones, afirmando que la fuga a la atmósfera ha sido causada por el uso de Yodo-131 en tratamientos contra el cáncer en hospitales de Europa del Este, contrastan con datos inquietantes, como el envío a la base aérea de Midenhall (Gran Bretaña), procedente de Florida, del avión militar estadounidense "Constant Phoenix", experto en mediciones de radiación y en la detección de detonaciones nucleares secretas.

Algo muy extraño está ocurriendo, algo que nos puede afectar profundamente y de lo que, sin embargo, nadie nos está informando. Al menos de manera oficial, dado que los medios alternativos (El Robot Pescador, Donde la verdad nos lleva, Eladio Fernández y éste que estás leyendo), una vez más, están cumpliendo con el papel del que el periodismo tradicional dimitió hace tiempo, cuando antepuso la comodidad que supone el apoyo gubernamental y del gran capital al derecho de los ciudadanos de conocer la verdad ... por incómoda que resulte.

(posesodegerasa)

3 comentarios:

  1. Puede ser de Fukushima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, aún es pronto para descartar ninguna hipótesis, pero el mapa que ilustra la entrada http://astillasderealidad.blogspot.com.es/2017/02/detectan-contaminacion-radiactiva-en.html muestra que el mayor índice de radiactividad se da en Polonia (a falta de datos de las repúblicas bálticas y Rusia), lo que sugiere una zona zero más próxima.

      Eliminar
  2. Alguna central nuclear o la explosión de unos depósitos en Francia: "Explosión en una central nuclear en el norte de Francia; Flamanville". Donde dijeron que no hubo fuga radiactiva.

    ResponderEliminar