domingo, 25 de diciembre de 2016

FEMINISMO Y FALSOS MITOS (10)




Mito nº 6: El feminismo es fruto del progreso moral e intelectual de Occidente.

El feminismo es otra farsa más y, como quedará demostrado a continuación, una creación sionista. Por tanto, es un instrumento de un proyecto totalitario de sumisión de los "goyim" (ganado, nombre con que el supremacismo judío se refiere a todos los que no pertenecemos a su etnia). Observe y medite sobre lo que ha ocurrido en los últimos años por la reducción del Rol de Madre en la Mujer a un mero trámite biológico de incubación de nueve meses: el hombre necio es el más feliz, el idiota retrógrado autodefinido como “machista”, ese que se ríe a carcajadas con los chistes para imbéciles que ponen en ridículo a la mujer, especialmente en su sexualidad íntima. La mujer ha sido reducido a un mero objeto de placer decorativo, una vil mercancía, denigrada, explotable … una máquina para penetrar. Salvo algunos notables casos, la mujer es tratada en los medios como un bulto sexual: si le faltan tetas, ahí están las siliconas; si le sobran kilos, ahí está la liposucción. La publicidad vende millones con sus bustos, sus nalgas y su propia alma. Nada la ha sacado más de su rol natural, de su genuino sitial de lucha vital.


Ya no basta con que la mujer vista atractiva y sugerente, luciendo su belleza, resaltando su cuerpo que siempre, siempre fue de admiración y emblema de estética, inspiración de artistas. Ya no basta con ello y no volverá a bastar. Desde temprana edad, se les induce a vestir provocativas, apelando a sexualismos que no podrían pasar inadvertidos ni por las más inocentes miradas. Ya no basta con que luzca sus piernas, sino que tendrá que agregar un pedazo de glúteo saliendo del pantalón. No basta con la forma de sus senos, sino que además deberá usar transparencias para hacer visibles detalles interiores y hacerse cirugía. No basta con su cintura, sino que debe mostrarse mucho más arriba y abajo. No basta con su peso, tienen que adelgazar hasta caer en la anorexia y/o la bulimia. Se acaba el pudor y el encanto. Se complace la vista y el deseo de esos “hombres” dominados por sus líbidos, llenos de sombras oscuras, incapaces relacionarse con el sexo opuesto sin pensar en alguna aventura sexual de por medio. La genitalización de la mujer es fomentada por esos patanes que utilizan su cuerpo no para admirarlo ni para el deleite de la contemplación, sino para vender productos comerciales o subir la audiencia de los shows televisivos … Y la expresión máxima de humillación de la imagen de la mujer: la pornografía, que exhibe con impúdica obscenidad una imagen de la mujer como mera mercadería.


¿Dónde están las feministas cuando a diario las mujeres ven su dignidad prostituida de este modo? ¿Acaso nadie nota que aparecen sólo para reclamar los tan manoseados “derechos” que en la realidad son sólo palabras huecas, como el aborto? ¿Por qué? ¿Para qué? … Sencillo: PARA DESTRUIR A LA FAMILIA, organización básica de toda Nación, consiguiendo que la mujer se aleje por completo del hogar, de su esposo y de sus hijos. A pesar de que famosas feministas norteamericanas como Betty Friedan (llamada de soltera Betty Goldstein) y Gloria Steinem eran judías, ¿Cree usted que exageramos al vincular al feminismo con el Poder de Sión? … Si es así, lea con atención el siguiente extracto de un cínico escrito, perteneciente a Gustavo D. Perednik, periodista del Hagshamá, Departamento de la Organización Sionista Mundial:

“Hace más de dos siglos, una inglesa, Mary Wollstonecraft, publicó ‘Una vindicación de los derechos de las mujeres’, en el que exigía despertar la mente reprimida de sus pares por medios educativos. Desde entonces el ideal feminista ha recorrido un sinuoso trayecto, en muchos casos protagonizado por judías de vanguardia, como Berta Pappenheim en Europa y Emma Goldman en Estados Unidos de América. En buena medida, las inspiró la tradición judía”.

Es curioso comprobar la similitud entre el lo-
go feminista y el "ankh" egipcio.
Sepa usted que el Talmud Babilónico considera a la mujer inferior, de hecho Betty Friedan reconoce que, mientras lideraba las protestas feministas de los años ’60, aceptaba perfectamente que en su casa su marido Carl Friedan la golpeara y la hiciese objeto de constantes agresiones.

La organización de mujeres sionistas denominada WIZO (Women International Zionist Organization) es uno de los organismos instigadores del feminismo mal entendido como “liberación de la mujer”. WIZO va reclutando entre mujeres no judías muchas “miembros honorarias”, especialmente entre las “primeras damas influyentes” de cada nación, lo que les reporta notables influencias y poder. Prácticamente, no existe líder feminista no judía que en la actualidad no esté vinculada a la membresía honoraria del WIZO. También han conseguido gran predicamento entre mujeres que han conquistado cargos públicos. Su presencia suele ser constante, aunque indirecta, en campañas en favor del aborto y de los “derechos uterinos” de la mujer.

Es curioso que este interés “feminista” venga de personas pertenecientes a una religión que, en lo fundamental, es enfermizamente restrictiva con sus mujeres, colocadas en un muy inferior segundo plano y obligadas a ciertas prácticas de sometimiento interno en el matrimonio, como dos relaciones sexuales obligadas los domingos y cosas por el estilo. Lo que debe quedarnos claro es que el feminismo ha sido inventado por los judíos, pero PARA LOS NO JUDÍOS, ya que en su sociedad y su constitución familiar la independencia de la mujer es imposible.

(Fuente: https://cazadebunkers.wordpress.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada