miércoles, 7 de diciembre de 2016

EL BURDO INTENTO DE LA ÉLITE POR DESACTIVAR EL ESCÁNDALO "PIZZAGATE"



Anteayer los medios informaban de un inesperado episodio en torno al escándalo de la pizzería "Comet Ping Pong" de Washington, aparente tapadera de una trama de pedofilia que ha visto la luz gracias a la publicación, por parte de Wikileaks, de los eMails del jefe de campaña de Hillary Clinton John Podesta: un tipo armado con un rifle de asalto irrumpió en el local para "investigar" las denuncias aparecidas en diversos medios alternativos, llegando a disparar -sin herir a nadie- y siendo detenido por las fuerzas de seguridad.

Edgar Maddison Welch, actor de crisis para papeles facilones:
entrar en un local, asustar a la gente, disparar al suelo y dejar-
se detener. No optará al Oscar por una interpretación así.
El "chiflado" fue identificado como Edgar Maddison Welch, de 28 años, y residente en Salisbury, Carolina del Norte. Diversos medios han acompañado su reseña de la noticia con etiquetas como las exhibidas en la reseña de EL PAÍS: "oleada de noticias FALSAS en torno al restaurante", "teoría conspiratoria FALSA sobre el local", "El incidente se ha convertido en una muestra de las posibles consecuencias fatales de la diseminación de noticias FALSAS por la web" y machacones mensajes de esta índole, subrayando que quienes propagan estos FALSOS rumores son (somos) medios y redes sociales ligados a la utraderecha.

Las acusaciones de falsedad por parte del medio que anunció en primera plana la autoría del 11-M por parte de ETA o que publicó las fotos de un falso Hugo Chávez entubado no dejan de ser paradójicas. Pero es que además, el suceso huele a una PsyOpp de manual, destinada a desacreditar a los investigadores del "Pizzagate", la clásica jugada del "debunker" que pretende asociar en la mente de los lectores la idea de que creer en el entorno de Hillary Clinton como un nido de pervertidos y satanistas equivale a ser un chalado dispuesto a liarse a tiros a la primera de cambio. En el caso de EL PAÍS, agravado dicho proceder por ser este medio uno de los que en su día se subió al tren de las exclusivas de Wikileaks, cuya veracidad no ha sido nunca puesta en tela de juicio, incluida su última entrega, los correos de Clinton, Podesta y Alefantis (el propietario del local Comet Ping Pong), de las que en cambio parece que ningún redactor está capacitado para sacar consecuencias.

El caso es que los correos publicados abundan en referencias a "pizza" y "hot dogs" sumamente extrañas, y absolutamente extravagantes si aceptamos que se trata solo de dos referencias culinarias, porque el hecho es que en el argot de la "deep web" ambos términos -junto con otros que utilizan los personajillos en cuestión- son parte de un código utilizado por los asiduos a la pornografía infantil. No creo que nadie me tache de malpensado si recuerdo al lector que la "salchicha" -"hot dog"- es constante metáfora de lo que al menos el 95 % de los lectores tiene en mente, aunque no hayan paladeado el exquisito, elegante y sutil film "La fiesta de las salchichas", mientras que en el código del hampa, la "pizza" -visualice el lector los triángulos en que se divide para comerla- hace referencia al sexo de las niñas.

También sería interesante saber cómo interpretan los medios que pretenden desmentir las informaciones sobre el "Pizzagate" el correo de Podesta en que se informa de que Obama se gastó la friolera de 65.000 $ en llevar “pizzas” y “hot dogs” de Chicago a la Casa Blanca para una “fiesta privada”. ¡Tantos miles de dólares en una comida que iba a llegar fría! Ya debían tener hambre los selectos invitados (y desconfianza en las habilidades de los cocineros locales).

Pizza de Chicago, groinf, groinf, la mejor, groinf, groinf. Pago lo que sea por ella ... 

Pero es que la historia del "violento conspiranoico" hace aguas en cuanto su imagen ha sido divulgada, dado que se trata, una vez más, de un actor, evidentemente contratado para desacreditar con su acción la denuncias de los "sites" alternativos. El tal Edgar Maddison Welch dispone de un perfil en IMDB (que será editado o borrado en breve, si no lo ha sido ya) en el que -en el momento de redactar estas líneas- constan algunas de sus interpretaciones previa a la de "loco justiciero" sacado de una película tipo hermanos Coen:


De nuevo, el recurso a actores de crisis que ya vamos conociendo al dedillo. Los "debunkers" de la élite son cada vez menos cuidadosos, y su juego es cada vez más evidente.

Lo más hipócrita del caso son las alegaciones de Alefantis, propietario del local e íntimo de Podesta, al señalar que el incidente “demuestra que promover teorías conspiratorias falsas y temerarias tiene sus consecuencias”. Esperemos que simular delitos -para encubrir otros más grave- también las tenga.

(posesodegerasa)

2 comentarios:

  1. Hahahahahahaha. Este caso es patético. Unos correos en los cuales se habla de hot dogs y pizzas y que según la deep web hacen referencia a abusos sexuales. Unos correos filtrados por ¡el FBI!. Una organización nada sospechosa de trabajar para la élite.... hahahahaha.

    Luego también hay unos cuadros sobre canibalismo y tal...

    ¿Y eso es todo? Patético

    Pero la gran pregunta es... ¿dónde están las víctimas? ¿dónde están las pruebas?

    Ah, que eso no es necesario para los "himbestigadores" de la conspiración. Ellos no necesitan pruebas, ni nada parecido, les bastan unas cuantos comentarios de alguien anónimo en un foro de internet para estar seguros de que ha habido pederastia.

    Que la filtración proceda del FBI igual que filtró correos sobre Hillary en la última semana de la campaña, no importa. Ningún conspiranoico es capaz de ver aquí un intento de los poderosos de que gane Trump en vez de Hillary.

    Cual Testigos de Jehová que tienen respuestas pre-fabricadas para cualquier duda que les pregunten, los conspiranoicos saltan diciendo que "los verdaderos patriotas" están infiltrados en el FBI para desenmascarar a Hillary y favorecer a Trump, el salvador de América.

    Pero cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que el gobierno oculto de USA quiere que gane Trump. Una parte de la élite yanki quiere a Trump y otra a Hillary, y parece que tienen más fuerza los de Trump. Eso es lo que ha pasado, nada de héroes patriotas, una facción de la élite ha derrotada a la otra.

    Y las "pruebas" de pederastia en la pizzería son inventos de infiltrados del partido republicano en internet.

    Claro que para llegar a esta conclusión hay que tener dos dedos de frente, cosa de la que muchos conspiranoicos carecen.

    Que el dueño de la pizzeria desmienta no vale de nada, claro. Cualquier interpretación que haga un tipo anónimo en internet sobre los hots dogs y las pizzas es válida. Pero lo que diga el dueño no.

    Y por cierto el Trump acaba de despedir a su jefe de campaña por inventar noticias falsas sobre Clinton en relación al pizzagate. Claro que esto no conviene publicarlo, no sea que los que tienen dos dedos de frenten vean confirmadas sus sospechas de que todo es un montaje electoral del partido republicano y de quienes lo sustentan económicamente, y se desmonte el bulo del pizzagate.

    En fin, cada vez sois más patéticos los que "informáis" sobre estos temas. No sé quienes serán peores, si los medios sionistas o vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Redondea ya tu sesudo análisis: seguro que lo que pasa es que nos da envidia el éxito de un emprendedor -y autoreconocido pedófilo, aunque eso lo pasas por alto- que siendo un tio cutre y sin estudios, abre una pizzería de barrio que le acaba situando en la lista de las 50 personas “most powerful in Washington DC”, a la que Soros le encarga un evento por 11.500 $ y de la que se convierten en habituales Obama, Hillary, Podesta y otros de su calaña, asiduos de "torture chambers" -esa parte tampoco la has debido leer- y con aficiones "morbosillas".

      Que los Podesta sean sospechosos del secuestro de Maddie McCann tampoco se te ha quedado a la primera. Y como nunca en la historia nadie ha filtrado desde dentro de una organización y contra el parecer de sus superiores documentos comprometedores (Bradley Manning debe ser un personaje de comic), todo es un montaje. Contra la veracidad de lo filtrado no dices ni mu, solo contra la intención de los filtradores, y desde esa posición pretendes dar lecciones de qué es verdad y qué no.

      Que 800.000 menores desaparezcan al año en E.E.U.U. (y la mayoría justo en el estado de Virginia) debe parecerte también risible. Eso sí, no han aparecido cadáveres entre las bolsas de desperdicios de la pizzería. Solo (aquí le doy la palabra a Pilar Baselga, porque repetir lo obvio me aburre) cuadros siniestros en las paredes, niños entrando y saliendo de fiestas privadas a las tantas de la noche, flyers del local con un cuadro de Kim Noble que muestra un adulto violando a un niño en el suelo sobre un pañuelo, un eMail en el que le dicen a John Podesta que se olvidó su pañuelo “pizza related” y si quiere recuperarlo (¡qué coño tiene que ver un pañuelo con comer "pizza" y cuán grave es olvidarlo por ahí!, aguardo tu clarividente explicación), imágenes del Instagram privado de Alefantis (el dueño de la "pizzería" "que desmiente", a la vez que ha transformado su apellido en "yo amo a los niños", enternecedor detalle que también pasas por alto) donde hay :

      1. una siniestra sala que él mismo califica en el comentario de "killroom" y "murder room".

      2. una niña atada a una mesa con el comentario de que ese es el “procedimiento para nuestros clientes más jóvenes”.

      3. Obama jugando al ping pong con un niño en los sótanos de la Casa Blanca (¿Desde cuándo un presidente juega al ping pong con un niño en el palacio presidencial?)

      4. Mail de FRed Burton diciendo que Obama se gastó 65.000 $ de dinero público para traer “pizza/dogs” EN AVIÓN DESDE CHICAGO para una PRIVATE PARTY y que van a “seguir los mismos canales”. ¿Qué pasa que de repente todos estos políticos se han vuelto locos por comer pizzas y perritos calientes? Acaso te crees que están hablando de comida basura? ¿Acaso no tienen en estas altas esferas cocineros que les cocinene sus caprichos y tienen que traer las pizzas en avión desde otra ciudad?

      En fin, tal vez tú veas todo esto de lo más normal (no se que clase de persona eres, aparte de las que comentan como "anónimo"). Pero si reduces todo a un pulso entre dos candidatos, señalando al "outsider" como de la élite, pienso que tu capacidad de análisis es más bien escasa: evidentemente, los dos son candidatos de la élite.

      Se te escapan también los intentos por "normalizar" la pedofilia. Y por implantar un micro-chip a los niños. Y de, tras desactivar el caso Pizzagate, ir a por los medios alternativos, como infowars, amenazado de cierre porque los medios oficiales le acusan de instigar el falso asalto (¿has leído la entrada o solo vienes aquí a soltar tu bilis?) al Ping Pong Comet.

      Todo esto tiene demasiada complejidad para ser un mero "montaje electoral del partido republicano". Por esa razón no todo el mundo tiene suficientes datos a mano para interpretarlo. Y por esa misma razón, los simples echan humo por la cabeza y espumarajos por la boca contra quienes tienen el atrevimiento de querer facilitárselos.

      Se lo dice un conspiranoico orgulloso de serlo.

      Eliminar