jueves, 22 de diciembre de 2016

ALEMANIA: SOLICITANTES DE ASILO QUE ESCONDEN INTENCIONES FRAUDULENTAS


Rauf Mohammed. Puede circular libremente por Arabia Saudí, donde se vive
según sus creencias, pero prefiere Europa, donde cuenta con que pronto se
diluirán las diferencias y acogeremos -de buen grado o por la fuerza- la sharia.

Un emigrante afgano que llegó a Alemania solicitando asilo junto con su familia ha resultado ser un antiguo miembro del gobierno talibán. El hombre llegó al aeropuerto de Frankfurt procedente de Riad, la capital de Arabia Saudí, pero fue interrogado por la policía al sospecharse que su pasaporte era una falsificación. Tras una rápida investigación se averiguó que no era quien decía ser, sino que se trataba de Abdul Rauf Mohammed, ministro afgano de salud durante el régimen talibán de los años 90. Después de que la Oficina Federal para Emigrantes y Refugiados rechazara su solicitud fue devuelto a Riad.

Al parecer no es la primera vez que este ex-miembro del depuesto régimen talibán intenta obtener asilo en Europa. En 2000 ya logró ser admitido como refugiado en Noruega, alegando que se había convertido en un opositor al régimen y que se había visto forzado a abandonar su país.

Las consecuencias de que E.E.U.U. se alíe con cierta gente:
el régimen talibán fue su ariete contra la URSS en los 80, an-
tes de convertirse en enemigo. Hoy le sustituye la Alianza
del Norte, tan brutal y misógina como los talibanes
En declaraciones efectuadas entonces, alegó que no suponía ningún riesgo para la seguridad, e incluso dijo que si Noruega o las tropas noruegas se hallaran en peligro, él sería el primero en ayudarles a defender su territorio. Pero en 2014 acabó siendo expulsado del país ante la evidencia de que estaba tratando de radicalizar a los jóvenes musulmanes residentes.

Un portavoz del ministerio del interior alemán afirma que un elevado número de solicitantes de asilo en el país declaran ser antiguos talibanes esperando que esa circunstancia paralice su deportación, al abrirse un proceso de investigación que puede prolongarse meses, dada la lentitud de la burocracia germana.

(Fuente: http://wearechange.org/)

La noticia viene a sumarse a la polémica en torno a la acogida de cerca de un millón de refugiados efectuada por el gobierno de Angela Merkel, una medida que muchos alegan que se tomó sin garantías de que se evitase la infiltración de terroristas cuyas acciones pueden suponer un factor de desestabilización de una sociedad que cada día se siente más amenazada. De hecho, los últimos episodios de violencia terrorista han sido protagonizados por activistas admitidos al amparo de esta acogida:

Atentado contra una cervecería en Ansbach siguiendo ins-
trucciones del ISIS, en julio de este año
- En julio un suicida se hizo estallar en un bar de Ansbach, matando a 15 personas. Era solicitante de asilo.

- También ese mes un joven afgano hirió a cuatro personas, tres de ellas de gravedad, en un tren en Wurzburgo. Fue abatido por la policía.

- Un refugiado sirio mató a hachazos a una mujer en un tren en Reutlingen en el mismo funesto mes.

- En octubre la policía detuvo a otro refugiado sirio que escondía explosivos en su casa. Tras 24 horas de detención fue encontrado ahorcado en su celda.

- Este mismo mes la policía detuvo a un niño de solo 12 años que pretendía cometer atentados contra la población en Ludwigshafen.

(Fuente: Diario EL PAÍS, edición escrita del 20 de diciembre)

Algunos han visto una propaganda subliminal en favor de
Pegida en la matrícula del camión del atentado de Berlín
(GDA). También hay quien ve de todo en todas partes.
Estas acciones están provocando una progresiva desafección en la población respecto al partido de Angela Merkel, restandole apoyo de cara a las próximas elecciones generales y creando adhesiones a formaciones anti-inmigración como Pegida. Analistas suspicaces han llegado a sospechar que las declaraciones de la Policía alemana en el sentido de que el detenido como sospechoso de haber conducido el camión asesino del mercadillo de Berlín no era el verdadero autor obedecen solo a que resultaría inasumible otro atentado realizado por un refugiado, dada la nacionalidad paquistaní del detenido, identificado por al menos un testigo presencial.

(posesodegerasa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada