miércoles, 2 de noviembre de 2016

WIKILEAKS Y LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA DESTRUYEN LA CREDIBILIDAD DE HILLARY CLINTON




Que en las elecciones norteamericanas se está jugando algo más que quien ocupará la Casa Blanca es obvio: en anteriores elecciones las sospechas de manipulación electoral se habían producido después de las votaciones, no antes. Que tantos estamentos del poder estén poniendo la venda antes que la herida solo puede significar dos cosas: que hay constancia de que ya antes se ha producido fraude electoral y que las evidencias de que el guión se va a repetir son abrumadoras. Al fin y al cabo, Hillary Clinton tiene un amplio historial de uso de las instituciones del estado en su beneficio.

En ese sentido el anuncio de Smartmatic, una empresa con sede en Gran Bretaña que se encuentra vinculada a la Open Society del millonario, supuesto "filántropo" y amigo de los Clinton, George Soros, de que proporcionaría máquinas de votación a Arizona, California, Colorado, Washington, DC, Florida, Illinois, Luisiana, Michigan, Missouri, Nueva Jersey, Nevada, Oregón, Pensilvania, Virginia, Washington y Wisconsin ha despertado las sospechas de manipulación al no estar certificada para proporcionar el equipo para las elecciones americanas. Máquinas de votación de dicha empresa ya fueron objeto de sospechas de fraude en el referendum venezolano de 2004.

También el recuento electrónico está en tela de juicio ante la posibilidad de un ataque hacker. Tal como informa El Robot Pescador "hace unos días, el grupo de hackers “New World Hackers”, se atribuyó la responsabilidad de interrumpir repetidamente la disponibilidad de sitios web populares en los Estados Unidos, y explicó que esas acciones formaron parte de un ensayo general y que tiene la vista puesta en un objetivo mucho más grande". ¿Más grande que dejar inoperantes Twitter, Spotify, Amazon, CNN, Pay Pal, Netflix o The New York Times simultáneamente? Parece que es obvio a qué apuntan los hackers: impedir el voto de ciudadanos en las elecciones presidenciales del día ocho.

Tenemos un tercer ingrediente que eleva la temperatura de estas elecciones: la atribución a una potencia exterior de cuanta intoxicación pueda producirse en torno a los resultados. Obviamente, es Rusia hacia quien se dirigen las sospechas, máxime cuando el país ha dado asilo a Edward Snowden y aparece como el principal interesado en deslegitimar la credibilidad de las elecciones presidenciales, lo que podría generar una paranoia digna de la "caza de brujas" del senador McCarthy con acusaciones de pro-ruso a todo aquel que haga explícitas sus dudas sobre la legitimidad del resultado. O incluso una represalia militar si se produjesen enfrentamientos violentos en las calles de los que se culpase a la inteligencia rusa ...

El hecho es que Hillary Clinton es la candidata de los impulsores del Nuevo Orden Mundial, de quienes quieren que E.E.U.U. siga siendo el gendarme internacional y practicando la ingerencia militar en países díscolos (de ahí la apuesta por incrementar la presión contra Assad en Siria) y un peligroso desafío bélico contra China, Irán y Rusia, a quien ya hemos visto que se presentará como instigadora de cualquier desaguisado que se produzca de aquí en pocos días. Es respaldada por el presidente que, pese a su prematuro Nobel de la Paz, es el que más guerras ha iniciado o mantenido en su mandato. Es, finalmente, la beneficiaria de un inaudito sobreseimiento de cargos gravísimos que van desde la financiación del ISIS hasta su probado -y sospechoso- conocimiento previo del ataque al consulado norteamericano de Bengasi, pasando por su irresponsable uso de información secreta. Sus correos privados, filtrados por WikiLeaks, dibujan a un personaje intrigante, enfermizo y desequilibrado.

Para rebajar la posibilidad de un encontronazo con Rusia, Steve Pieczenic daba ayer un paso al frente para reivindicar el origen interno de las filtraciones de los correos de Hillary. Doy la palabra a Rafapal, quien resume lo que implica este gesto:

Mucha atención a esto. Steve Pieczenic, que fue asesor de varios presidentes y actualmente colabora con Alex Jones, ha emitido un comunicado anunciando que funcionarios de la CIA, el FBI, militares y hasta 15 agencias de inteligencia son quienes han surtido a Assange con los correos de Hillary en lo que dice es un “contragolpe de estado” frente a la casta que ha usurpado la República de los Estados Unidos para América.

Los cargos por los cuales les persiguen son la corrupción de la Fundación Clinton y utilizar las instituciones del estado en su beneficio (en eso consiste su “golpe de estado”). También prometen enjuiciar a Obama y a la actual ministra de Justicia, Loretta Lynch. En ambos casos, señala Piezcnenic, “su golpe de estado y nuestro golpe de estado suave se están produciendo utilizando la red de redes”. [Se sobreentiende que los medios de comunicación oficiales no están informando de esta batalla]. “Algo que no se había producido antes”, asegura.

Pieczenic asegura solemnemente que no permitirán que Obama obstaculice este movimiento de regeneración del país, lo que añade un elemento inesperado a estas elecciones, con solo una semana de margen. También matiza que este “contragolpe suave” es pacífico y sin armas, y se realizará a través de la Justicia.

“Estamos ante la Segunda Revolución Americana”, asegura.

Es la primera vez que los conocidos como “caballeros blancos” o “sombreros blancos” se muestran abiertamente y exponen sus planes en los más de 15 años que vienen actuando en la sombra.



El caso es que la posición del FBI ante la candidatura de Hillary Clinton revela una profunda división interna: fue su máximo mandatario quien decidió en su momento no presentar cargos contra la candidata democráta pese a la gravedad de las acusaciones, lo que llevó, al parecer, a funcionarios del cuerpo de policía de Nueva York que habían investigado a la ex-primera dama (la ciudad es su lugar de residencia, así como la sede de la Fundación Clinton) y proporcionado pruebas de peso que deberían haber conducido a su arresto a jugarse el órdago de exigir medidas contundentes o dar a la luz pública lo que habían obtenido. El resultado fue la reapertura de la investigación federal a solo dos semanas de unas elecciones que todavía a dia de hoy hay quien afirma que serán suspendidas.

El informador Kent Dunn afirma que la investigación federal ha revelado el hallazgo en el ordenador del congresista pederasta Anthony Weiner de una serie de correos intercambiados por Hillary y la asesora de Hillary y esposa de Wiener, Huma Abedin, que prueban la participación de la candidata demócrata en numerosos actos pedófilos. En la carpeta designada "Life Insurance" ("seguro de vida") existirían, según esta fuente, tres subcarpetas demoledoras para las pretensiones presidenciales de la esposa del ex-presidente Bill Clinton:

La primera está etiquetada como "Arsenal Nuclear DNC", y contendría pruebas de fraude electoral en el Congreso Demócrata del que Hillary salió como candidata a la presidencia del país.

El segundo archivo se llama 'Intimate XXX' y contiene fotografías de Huma, Hillary y una adolescente realizando actos sexuales.

Del tercer archivo no ha trascendido su contenido, aunque se comenta que su contenido es tan explosivo que se ha juzgado conveniente no hacerlo público para no entorpecer las investigaciones.

Además, Dunn afirma que entre los 650.000 correos electrónicos en la computadora de Anthony Weiner se encuentran las pruebas de que el ISIS fue un proyecto creado por la CIA en colaboración con el Mossad israelí. Sus inventores serían Joe Lieberman, John McCain y Lindsey Graham.



Lo singular es que la obtención de este material por parte del cuerpo de policía de Nueva York no se debió a una investigación de contenido político, sino a la búsqueda de pruebas de una trama de pedofilia en la que estarían implicados altos miembros del "stablishment" de Washington. Fue esa investigación la que les llevó a incautarse del ordenador portátil de Weiner donde hallaron pruebas de la implicación de Hillary en numerosos delitos.

Before it news llega a afirmar que la gravedad de lo descubierto expone a ciertos personajes de un modo tan evidente que solo cabe esperar el suicidio de Preet Bharara, fiscal estatal para el Distrito Sur de Nueva York y el cuerpo de policía de la ciudad, personaje al que solo dan cinco días, por lo que no habrá que esperar mucho para ver si la macabra predicción se cumple.


El caso es que su círculo más inmediato está empezando a marcar distancias con una Hillary Clinton que parece "quemada": Barak Obama, su esposa Michelle, la senadora Elisabeth Warren e incluso su propio jefe de campaña, Robby Mook, entre otros, han procedido en las últimas horas a borrar de sus Twitters respectivos las entradas en que mostraban su apoyo y cercanía a la candidata demócrata.

Otra de las demoledoras revelaciones que están saliendo a la luz tiene que ver con el apoyo de Clinton a Qatar en su pretensión de construir un oleoducto a través de Siria, "apoyo" que tiene todo el aspecto de constituir un soborno "de manual": cuando el gobierno sirio denegó el permiso para el Gasoducto de Gas Natural QATAR, este país hizo una "contribución" multimillonaria a la Fundación Clinton. Poco después, siete agentes de la CIA fueron enviados a Siria para formar el "Ejército Libre Sirio" (FSA) con el fin de derrocar al presidente electo Bashar al Assad. El resultado: cientos de miles de víctimas civiles cuya "culpa" era interponerse en los negocios de la Secretaria de Estado.

La PRESidentA HILLARY, en la "otra"
Casa Blanca, ganada, esta sí, a pulso.
Que Qatar hubiera sobornado a Clinton para que procediera al derrocamiento del gobierno sirio explica por qué Hillary quiso que su correo electrónico se ejecutase a través de un servidor privado ,y no -como es preceptivo por motivos de seguridad- a través de computadoras del gobierno: habría querido mantener toda esta información lejos del escrutinio gubernamental. Este proceder ilegal posibilitó que se produjeran nada menos que diez ataques hacker a su eMail en solo dos días, algo que el Departamento de Estado puso en conocimiento del Servicio Secreto ... que no hizo absolutamente nada al respecto.

Lo lógico sería suponer que todo esta información solo puede concluir con el arresto de Hillary y su ingreso en prisión. ¿Será así o veremos desplegarse alguna inesperada cortina de humo que tape el escándalo? De momento Hillary ha cancelado los actos de campaña programados para Florida, Ohio y Carolina del Norte, aunque mantiene su agenda en Pennsylvania, New Hampshire, Virginia y Michigan.

(posesodegerasa)

1 comentario:

  1. "A 11 días de las elecciones de EEUU...".Me parece nos la quieren dar con queso otra vez.

    ResponderEliminar