viernes, 25 de noviembre de 2016

LAS "VENTAJAS" DE SER VARÓN
































Los varones, al parecer, no merecen apoyo, compasión ni solidaridad. Su sufrimiento y muerte están socialmente aceptados. El discurso, simplista y sin matices, del odio contra el sexo masculino les ha señalado como reses cuyo sacrificio viene exigido para compensar sus privilegios históricos. El papel de víctima ya está cogido, y no han tenido suerte en esa asignación.

Desde hace décadas hay barra libre para su estigmatización, humillación y pérdida de derechos, todo ello amparado cínicamente en discursos sobre la igualdad mas falsos que un billete de siete euros, y en una doble moral que justifica toda violencia ejercida por mujeres y castiga la menor reivindicación masculina.  Y no hablo de violencia -injustificable siempre-, sino de mera reivindicación. Hoy mismo, en una campaña publicitaria exhibida en cines, se presentaba el no querer visitar a la familia de la esposa como una acción constitutiva de maltrato.

¡No querer ir de visita!

¿Qué será lo siguiente?

¿Será considerado violencia de género no reirle los chistes a una mujer?

¿No pedirle perdón el suficiente número de veces por todas las ofensas que la mera existencia del varón supone?

¿No hacer explícita profesión de fe del carácter de todo hombre como ser prescindible?

¿Resistirse a ser sojuzgado?

Que vea esto cualquier ser humano decente y que diga si no existe un totalitarismo de género que ha convertido una ideología de odio en el patrón por el que la élite oscura pretende regir las relaciones humanas.

Hubo un tiempo en que los hombres y las mujeres creímos que era posible amarnos. Nunca fue posible sin superar dificultades, pero la idea que hoy se nos inculca es que es eso es algo sencillamente imposible.

¿Hasta donde hemos de llegar antes de recuperar el sentido común?

(posesodegerasa)

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por el post.
    Es necesario.

    ResponderEliminar
  2. Respeto a las personas: hombres, mujeres, heterosexuales, homosexuales, rubios, morenos, altos, bajos, gordos y flacos y cualquier otra categoría que se nos ocurra. Somos todo PERSONAS, otra etiqueta adicional es absurda y por nuestra dignidad humana merecemos respeto, no por tener alguna de las etiquetas adicionales.
    Divide y vencerás. ¿Quién quiere vencer, a quién?
    Si tan solo cada uno actuara amándose y amando al prójimo como a uno mismo...un mensaje antiguo, sencillo y claro, que algunos no han cesado de retorcer desde hace miles de años...

    ResponderEliminar