domingo, 13 de noviembre de 2016

A UN AÑO DEL ATENTADO DE LA SALA BATACLÁN HAY COSAS QUE SIGUEN SIN ESTAR CLARAS



Hoy domingo se cumple un año de los atentados terroristas de París.

Mas allá de los homenajes y las buenas palabras las víctimas reclaman la verdad. Una verdad que no coincide con lo que los medios nos han contado. Existen testimonios de primera mano que niegan que los terroristas tuvieran rasgos árabes y que los describen como tres hombres y una mujer de inequivoco aspecto europeo.

Ningún medio ha recogido esos incómodos testimonios que contradicen la versión oficial de los hechos y que nos hacen pensar que los autores materiales de la masacre disfrutan de una insultante impunidad.

Una de las supervivientes de la Sala Bataclán vio una mujer entre el comando terrorista, una mujer que, al parecer, coordinaba al grupo. La testigo refiere que no iba armada, a diferencia de los tres hombres que portaban armas automáticas.



Otro de los testigos, que estaba fuera de la sala, vio el coche negro con matrícula belga que llevaba a los asesinos antes de cometer la masacre. Afirma que pudo ver de cerca al conductor y al acompañante del asiento delantero, y que ambos eran europeos.

Un tercer testigo en el interior de la sala dice que uno de los terroristas era un tipo blanco con gafas y pelo claro.

La versión oficial habla de terroristas de origen árabe e incluso de terroristas suicidas que ningún testigo en la sala ve.



Los mass media siempre hablan de suicidas, pero ningún testimonio lo corrobora. No hay autopsias accesibles ni ningún dato empírico que corrobore esa información; solo la palabra de los vasallos del sistema y sus medios de comunicación a sueldo. ¿A quién vamos a creer? ¿ A las fuerzas controladas por la élite oscura propietaria del sistema y a sus lacayos? ¿A sus medios de comunicación manipulados? ¿O a las víctimas que pudieron resistir con vida para contarlo y que ven como su testimonio se pierde en el limbo?

Probablemente los terroristas descritos por las víctimas formaban parte de un equipo de mercenarios clandestinos a sueldo de la élite, y nos encontramos con otra "black op", otra operación de falsa bandera como tantas otras realizadas antes.

Pero cada vez la élite oscura lo tiene más crudo. La mentira cada vez queda más al descubierto. Cada vez somos más los que decimos "Basta de masacres, basta de utilizar la vida de los ciudadanos como moneda de cambio en las transacciones secretas de siniestros poderes en la sombra". Estamos hartos de estos asesinos de guante blanco, amos y señores de este sistema deudocrático corrupto y genocida.

Hartos de que nos tomen el pelo y nos traten como a borregos listos para ir al matadero según les convenga a estos psicópatas, estos asesinos trajeados que planean, financian y dirigen estos bárbaros sacrificios en masa.

El mejor homenaje que podemos hacerle a las víctimas es difundir la verdad que su recuerdo merece en este primer aniversario de la masacre de París.

(Fuente: http://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario