lunes, 24 de octubre de 2016

EL PENTÁGONO ENCARGÓ A UNA EMPRESA AUDIOVISUAL VIDEOS FALSOS DE AL QAEDA



Información publicada por el Bureau of Investigative Journalism revela que el Pentágono pagó más de 500 millones de dólares a Bell Pottinger, una compañía de relaciones públicas británica, para el desarrollo de un programa de propaganda en Iraq. La empresa recibió más de 100 millones de dólares anuales en contratos de 2007 a 2011 para crear videos de propaganda dentro de uno de los llamados "black ops", programas secretos de desinformación creados por agencias militares estadounidenses. Bell Pottinger llegó a emplear hasta 300 personas para el desarrollo de este programa.

El general David Petraeus, jefe de la coalición contra Saddam
Hussein y firmante de los generosos cheques que pagaban los
falsos videos de Al Qaeda
El trabajo consistió en el desarrollo de tres tipos de productos, los "blancos", atribuidos correctamente, los "grises", sin atribución, y los "negros" falsamente atribuidos.

Los primeros fueron segmentos audiovisuales que representaban a Al-Qaeda de forma negativa; los segundos fueron productos que simulaban ser emisiones de televisiones árabes y que eran distribuidas por estaciones de noticias en la región. El tercer tipo fue la producción de videos falsos de propaganda de Al-Qaeda, entre los que podrían estar los comunicados de Bin Laden que la CIA reconoció como "fakes" hace tiempo.

Esta información se suma a una amplia colección de filtraciones que muestran cómo las agencias de inteligencia de Estados Unidos han fabricado la percepción de los terroristas islámicos, tanto de al-Qaeda como de ISIS. Esto después de que incluso armaran y entrenaran a lo que sería Al-Qaeda originalmente en Afganistán.

Armas de destrucción masiva al final hubo en Iraq , pero fueron las
aportadas por la coalición internacional comandada por E.E.U.U.

Es sabido que a finales de los 70, Estados Unidos "aprovechó" la oportunidad para utilizar grupos de resistencia anticomunista financiando rebeldes que se oponían al gobierno pro soviético en Afganistán. La CIA suministró armas, dinero y demás recursos para favorecer a los muyahidines. Esta decisión estratégica fue implementada por el Consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski, con el conocimiento del presidente Carter. En una entrevista años después Brzezinski dijo no arrepentirse de la operación secreta ya que detuvo la expansión del comunismo, un objetivo "más importante que impedir el fortalecimiento talibán".

Como suele decirse, "de aquello polvos vinieron estos lodos".

1983: Reagan recibe en la Casa Blanca a los enemigos de sus enemigos, que pese a
 lo que afirma el dicho, no iban a ser amigos de los E.E.U.U. durante mucho tiempo.

(Fuente: http://pijamasurf.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada