martes, 12 de julio de 2016

LA AFICIÓN QUE NOS GUSTA VER


Ocurrió el domingo tras la final de la Eurocopa. Un niño portugués se solidarizó con un aficionado francés que con lágrimas lamentaba la derrota y tuvo con él un gesto de consuelo. Una imagen muy distinta de los disturbios y la violencia desatadas al hilo de la competición, y que demuestra que en ocasiones el deporte sí hermana a los seres humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada