domingo, 17 de julio de 2016

EL INFIERNO COMO ARMA DE MANIPULACIÓN DE MASAS



Los psicólogos Azim F. Shariff, de la Universidad de Oregon y Lara B. Aknin de la Universidad Simon Fraser, British Columbia realizaron un estudio en el que se pidió a más de cuatrocientos estadounidenses que escribieran su opinión sobre el cielo o el infierno y lo que habían hecho el día anterior. Los americanos que escribieron acerca del infierno eran más propensos a mostrar negatividad emocional en comparación con los otros grupos.

El resultado fue consistente entre creyentes y no creyentes. Sólo de pensar en el infierno hace que la gente “enferme” y se ponga de mal humor, y ni siquiera se tiene que creer que es real. Y para los verdaderos creyentes en la existencia del infierno es aún peor: la creencia individual en que los investigadores denominan "maldad sobrenatural" ( Próximamente en pay-per-view) se asoció con la poca habilidad a la hora de afrontar situaciones difíciles, la baja autoestima y la falta de capacidad para la recuperación de la salud.

Shariff y Aknin hacen referencia también a un segundo estudio que informó de que en los países en desarrollo, la creencia en el infierno produce una masa de población "coordinada" más dócil. Además, se encontró que los países con mayor Producto Interior Bruto eran los países con la creencia más generalizada en un futuro castigo.

Creer en el infierno puede hacer que se enferme y considerarse miserable, pero también puede resultar como un lubricante en esta gran maquinaria en la que nos tienen engañados y subyugados. Es una especie de un buen arreglo: Tener demasiado miedo para vivir de verdad, pensando en lo que podría suceder cuando usted muera. Realmente se convierte en una cuestión de elegir el diablo rebelándote contra lo impuesto o mantener la boca cerrada y pasar la eternidad en el paraíso. Estás incentivado - o por lo menos intimidado - en no crear problemas.

El infierno no es sólo una idea religiosa, es un meme, uno especialmente tóxico para que podamos ser preparados para creer en él desde el. El infierno es como un virus mortal de la mente, tan virulento que incluso las mentes seculares tienen problemas para combatirlo. Y es que parece que hay un interés creado en que esto se mantenga fuerte.

Jesús exhortó a sus seguidores a dar al César lo que es del César, e hizo un buen ejemplo de lo que condenadamente supongo es una respuesta adecuada a la persecución del gobierno: Poner la otra mejilla y dejar que los bastardos te claven a un árbol si quieren. Reconociendo una buena cosa cuando lo vieron, los romanos compraron el cristianismo - por lo menos en la medida en que permitió a la élite para mantener bien agarradas a las masas. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Papa Pío XI en secreto soñaba con la construcción de un estado de "totalitarismo católico", yendo tan lejos como para instar a los católicos que no se rebelanaw contra el líder fascista Mussolini a través de diversas publicaciones de la iglesia. (Véase El Papa y Mussolini de David Kertzer.)

Los valores de cumplimiento, la servidumbre y el sacrificio no son sólo cosas cristianas, tampoco. La antigua concepción china de la otra vida era una pesadilla burocrática reflejando su gobierno terrenal, con un emperador celestial. Por lo menos algunos versículos en el Corán instruyen a los creyentes a no rebelarse contra los líderes terrenales. Y sí, hay infiernos en espera de los pecadores que cruzan la línea.

Inculcar una creencia - incluso una irrazonable que persiste a pesar de los deseos del creyente - es claramente de interés de los poderes de este mundo, pero ¿qué puede hacer uno al respecto? ¿Cómo puede el hombre o mujer libre aspirar a exorcizarse a sí mismos de las garras del infierno? Es una pregunta difícil, y tal vez no podría tener respuesta. Incluso el novelista Anthony Burgess escribió sobre el sufrimiento de un "miedo irracional del Infierno":

"¿Soy feliz? Probablemente no. Después de haber pasado el límite de edad bíblica prescrito, tengo que pensar en la muerte, y no me gusta la idea. Existe el temor irracional del infierno, y del purgatorio, y a pesar de releer autores racionalistas se puede borrar. En la cara de la oscuridad que se acerca, que Winston Churchill denominó jocosamente terciopelo negro, que se refiera a sí mismo con un mundo que está pronto a desaparecer gradualmente una imagen de televisión que se va a negro, parece mera frivolidad. Pero la rabia contra la agonía de la luz es sólo humana, especialmente cuando todavía hay cosas por hacer, y mi rabia a veces suena en mí mismo como una locura. No es sólo una cuestión de obras que nunca se escribirán, sino que es una cuestión de cosas no aprendidas. He empezado a aprender japonés, pero es demasiado tarde, me he puesto a leer hebreo, pero mis ojos no diferencian entre tildes y puntos. ¿Cómo puede desvanecerse en paz, llevándote una gran ignorancia y en un estado de total ignorancia? "

Burgess no estaba solo - si haces un poco de investigación en la red, descubrirás que hay bastantes auto-definidos ateos pero que se preocupan de las inquietudes de la vida futura. ¿Podría ser que el adoctrinamiento temprano es suficiente para cicatrizar permanentemente la mente humana? El Neurólogo DF Swaab hace un argumento elocuente para los efectos a largo plazo de las influencias ambientales tempranas. Un argumento de mucho pesor (y en mi opinión, no hay discusión al respecto) es que la introducción de los niños a una idea malévola como el Infierno es el abuso de menores, y los primeros casos de abuso puede causar cambios neurológicos permanentes. Tal vez en el momento en que somos lo suficientemente mayores para considerar realmente el infierno, ya es demasiado tarde. Esa pequeña manchita, persistente del miedo nunca jamás se desvanece, y se necesitará de un gran esfuerzo para superar sus efectos.

A medida que el estado recibe los beneficios de este abuso religioso, hay poco incentivo para frenar los poderes de diversos cultos y sectas. Un ciudadano asustado es un ciudadano obediente, y no hay mucho más aterrador que ser arrancado a pedazos por los demonios en un abismo de fuego. No es sólo afrontar el problema de la separación entre Iglesia y Estado: Es una guerra ideológica contra una amenaza existencial, y un esfuerzo desesperado para liberar a la mente humana de la amenaza de una enfermedad peligrosa y contagiosa.

(Fuente: http://www.psychologicalscience.org/; visto en http://tonyfdez.blogspot.com.es/)

3 comentarios:

  1. La disyuntiva es la siguiente:

    1.- Creer en el infierno y así que permanezca en el más allá.

    2.- No creer en el infierno y tenerlo aquí, que es lo que vamos consiguiendo en dosis crecientes.

    Cuestión de elegir.



    ResponderEliminar
  2. Los psicologos pretenden saberlo todo y opinan de todo como si todo lo supieran ¿? y juzgan todas las cosas como si todos fueramos cultisimos y ateisimos y vivieramos en un lujoso atico en Manhatan

    Yo no tengo tan claro que eso de remitir a un castigo en un instante futuro no sea una estrategia de la Especie para permitir la vida en sociedad y que nos asesinemos los unos a los otros

    El Bien y el Mal son categorizaciones absolutas y basicas (nas aun que los numeros) Me asesinas MAL, me ayudas a vivir BIEN

    De ahi a la necesidad de reprimir castigar al MAL y premiar al BIEN hay medio paso

    Y como el MAL solo puede puede quedar sin castigo "aparentemente" ¿que mejor que alguien con un palo esperando al final del camino?

    Es un instinto basico de la Especie que cada quien vive como puede o como se imagina ¿Erradicarlo? es una soberana gilipollez, como si quisieramos erradicar el coito como metodo de reproduccion

    el bien y el mal y los castigos no son tanto un metodo para fomentar la produccion si no algo que permite a la Especie establecer counidades basicas de apoyo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es que no hay que ser un Umberto Eco (por pensar en alguien cultísimo) para entender que moral, termodinámica y lógicamente lo del infierno es un cuento más bien infantiloide, y que necesitar traumatizar al personal para que se comporte es como recurrir a la artillería para matar mosquitos. Eso por no entrar en el disparate de considerar que el Estado es anterior a las comunidades básicas. La "Política" de Aristóteles lo desmiente con una elegancia que me considero incapaz de resumir aquí, pero cuya lectura no puedo mas que recomendarle.

      En cuanto al coito, es prescindible merced a la reproducción "in vitro". Aunque si me dan a elegir, en este dilema soy un absoluto conservador.

      Eliminar