martes, 1 de marzo de 2016

UNA ORANGUTÁN SE QUEDA EMBOBADA ANTE UNA MADRE DANDO EL PECHO



Cuando Elizabeth Hunt Burrett trató de buscar un lugar discreto en el zoo para dar el pecho a su bebé nunca pensó que atraería a una espectadora tan curiosa.

"La orangután clavó sus ojos en mí y se quedó para ver qué pasaba", contó Burret, que había ido al zoo de Melbourne (Australia) para celebrar el cumpleaños de su hija mayor, a la emisora de radio 775 ABC Melbourne.

El pequeño mamoncete
Burrett publicó la imagen en Facebook, explicando que a su hijo de 13 semanas le entró hambre cuando la familia estaba junto al recinto de los orangutanes.

Sólo quería compartir con todos vosotros esta impresionante experiencia que me ocurrió dando el pecho.

Mientras celebrábamos el tercer cumpleaños de mi hija en el zoo de Melbourne, a mi bebé de 13 semanas le entró hambre justo cuando estábamos frente al recinto de los orangutanes.

Me lo llevé a una esquina tranquila lejos de la gente para amamantarlo. Y entonces sucedió esto… Esta mami se acercó a investigar y se quedó mirando durante todo el proceso.

¡Fue algo tan bello!

Ahora todo el mundo en Melbourne (vale, no todo el mundo) tiene una foto mía dando de mamar, porque alguien vio lo que estaba pasando, se corrió la voz y acudieron a mirar lo que ocurría. Me sentí como en una exhibición…

Me alegra poder decir que nadie hizo ningún comentario desagradable sobre el hecho de que estuviera amamantando en público.

La mirada -increíblemente expresiva- de una pariente muy,
muy cercana a nuestra realidad y, evidentemente, a nuestra
sensibilidad. Y necesitada de nuestro reconocimiento.
Lo cierto es que la hembra de orangután que sale en la foto —tomada por la propia madre de Burrett— no fue el único simio que se acercó a curiosear.

"Al principio sólo era una, pero luego vino otro un poco mayor y trató de espantar a la primera… Pero la orangutana volvió y me hizo como un gesto de saludo. Fue algo totalmente increíble", explicó Burrett en la radio.

No resulta tan descabellado que se produjera tal escena, teniendo en cuenta el estrecho vínculo maternal que mantienen muchas especies de primates. La relación entre la orangután madre y su cría es "una de las más fuertes en la naturaleza", según la organización World Wildlife Fund.

De hecho, los orangutanes no sólo permanecen junto a su madre hasta los 6 o 7 años, sino que además las hembras van a visitar con frecuencia a su progenitora hasta que cumplen 15 o 16.

(Visto en http://www.huffingtonpost.es/)

1 comentario:

  1. Preciosa imagen. Para que luego digan que los animales no tienen conciencia, ni sienten, ni padecen.
    Al menos hay algo positivo en el mundo, entre tanta podredumbre, escoria humana y miseria moral...

    ResponderEliminar