lunes, 28 de marzo de 2016

OPERACIÓN "MIRAGE": LAS ABDUCCIONES SECRETAS DE LA C.I.A. (2ª PARTE)



El investigador Manuel Carballal en su libro “Los Expedientes Secretos” exponía que: “En 1992 (…) me atrevía a sugerir la disparatada idea de que, psicóticos y falsarios al margen, detrás de algunas experiencias de supuestas “abducciones” podían ocultarse experimentos realizados por algunas agencias de inteligencia que, ocultos tras la pantalla OVNI, podían continuar los ensayos bioquímicos psicológicos iniciados durante la guerra fría. Según mi teoría, un puñado de esos relatos, en los que los abducidos presentaban indicios de haber protagonizado una experiencia exógena, real y objetiva, se asemejaban más a las descripciones de un experimento médico clandestino que a ninguna otra cosa. Si los médicos que utilizaron las cobayas humanas durante los años cincuenta, sesenta y setenta hubiesen podido convencer a sus víctimas de que, en lugar de científicos humanos, habían sido secuestrados por OVNIs, habrían disfrutado de una impunidad extraordinaria”.

Bajo los efectos de poderosas drogas alucinógenas, los equipos
de protección utilizados por los miembros del MK-Ultra po-
dían distorsionarse de tal manera que los testigos creyeran que
estaban siendo secuestrados por alienígenas
Curiosamente, el especialista Gordon Thomas en su documentado libro “Las Armas Secretas de la CIA” (2007) describía la extraña indumentaria que portaban algunos de los participantes en los experimentos del MK ULTRA: “llevaban traje de laboratorio de goma, gafas protectoras y mascarillas. Parecían extraterrestres”.

Indudablemente bajo los efectos de poderosas drogas alucinógenas un desprevenido sujeto podría creer, ante varias personas vestidas de esa forma, que unas misteriosas “criaturas” le habían secuestrado… Además si se utilizaba la hipnosis, el recuerdo que pudiera tener el testigo de estas experiencias podría ser radicalmente distinto a la realidad vivida.

El investigador Thomas E. Bullard publicó en 1987 un informe titulado “UFO Abductions: The Measure of a Mistery” donde esbozaba un esquema, basado en 270 casos de abducción, los principales elementos que componen este tipo de experiencias: “El interior de las naves extraterrestres, según los informes, está muy bien iluminado, pero con luz difusa, y a menudo se distribuye en salas circulares o de planta curvilínea. Tiene aspecto frio y aséptico, a menudo con mobiliario, instalaciones y complementos de color blanco o de metal (…) al abducido se le despoja de sus ropas (a menudo por la fuerza) y se le prepara para la exploración bañándolo o sumergiéndolo en algún liquido (…) el abducido suele ser explorado con un artefacto que recuerda vagamente a las cámaras de rayos X (…) también pueden introducirse sondas y cuerpos extraños por diferentes orificios naturales del cuerpo del testigo (…) durante la exploración, la víctima puede soportan que introduzcan o extraigan de su cuerpo pequeños implantes de diferente tipo (…) muchos abducidos afirman que las criaturas que se encontraban al mando tenían distinto aspecto (normalmente más altos y de aspecto humano) que el resto de los seres que participaron en la operación (…) concluido el examen, a la víctima se le permite volver a vestirse y, según muchos relatos, entrevistarse largamente con sus raptores antes de abandonar la nave”.

Como vemos muchos de estos aspectos se encuentran perfectamente descritos en los manuales de experimentación del MK ULTRA.

El destacado investigador argentino Alex Chionetti desde hacía décadas recelaba de las presuntas abducciones alienígenas, tal y como manifestó al autor del reportaje: "El fenómeno abducción y los visitantes de dormitorios es un producto, una subsecuente de la Cultura Norteamericana. Años atrás comencé a estudiar, y a vivir o experimentar este “fenómeno” desde los dos lados. Desde el escritorio, desde el diván o desde la cama, digamos, inmediatamente comencé a sospechar del mismo. Mis conclusiones finales me distanciarían de dos investigadores que han estado muy presentes en mi vida investigativa, como el estimado Budd Hopkins y David Jacobs . Por años acepté sus teorías de la hibridación, sus visiones tecno-materiales de un fenómeno que se pierde en los límites del consciente con el subconsciente, entre las aguas profundas de lo hipnagógico, entre el dormir y el despertar, clave del fenómeno. Pero también, de las oscuras fuerzas que han estado utilizando este fenómeno, más allá de las influencias marcadas por las tendencias de la visión mediática y la desinformación impertinente e impuesta por los mismos investigadores, pseudoinvestigadores, psicópatas teóricos y recurrentes del tema, de que existen “pactos” entre una inteligencia extraterrestre y una terrestre. Uno concluye que muchas de las abducciones pueden ser pantallas de una técnica aplicada por la inteligencia, presuntamente la militar, sobre los ciudadanos y residentes. Sobre todo en aquellos casos en que las víctimas son inducidas a distancia por irradiación de microondas, o hipnosis a distancia, mas la aplicación de otras técnicas electro-magnéticas que desconocemos. Por el acta de información libre “freedom information act” muchos de esos experimentos son fechados hasta la década de los ochenta, pero a partir de esa fecha, no tenemos muchos indicios y detalles de la casuística. Sabemos de muchos casos en que los testigos/víctimas eran arrebatados de sus camas, de dormitorios y aparecían en bases militares, principalmente subterráneas. Muchas de las criaturas intervinientes eran primero “grises”, a veces “lagartiformes”, que terminaban en adaptar una forma de reptiles, o “reptilianos”. Sin duda el fenómeno de Abducción es una perfecta forma de camuflaje para experimentar con la población mientras dormían”.

Además, Chionetti destacaba en sus comentarios al autor un aspecto fundamental de las abducciones que las hacían tremendamente sospechosas: "Hay que diferenciar estas abducciones de las que existían en los tiempos clásicos, cuando los testigos y víctimas eran arrebatados de la carretera o de ciertos lugares con ciertos testigos, durante los años sesentas o setentas. Casos que entraban dentro de lo que uno entendía como clásicos de la casuistica extraterrestre, donde el testigo siempre contaba lo que le había pasado, y no le decía a uno que todo había sucedido en la cama, dormido, en los neblinosos momentos de caer en el sueño, profundo o ligero, y en el momento de despertar…. Siempre había que remarcarles a los testigos “pero, ya se había dormido… no era un sueño o una pesadilla”. En algunos casos los testigos decían que estaban despiertos, pero en la cama, o no recordaban el momento en que habían perdido el conocimiento. Un caso incierto es también el del matrimonio Hill (Betty y Barney)… Pero nadie se atreve a cuestionar un caso sagrado ya inamovible, por evidencias paralelas, como el mapa cósmico, o la presunta detección en el radar. Pero la evidencia de que los Hill se quedaron también dormidos en algún momento es un detalle indiscutido más que indiscutible”. En opinión del ufólogo Jacques Vallee, tomada de su libro “Revelations” (1992): “sea lo que sea, lo que los supuestos extraterrestres están haciendo, si verdaderamente están llevando a cabo lo que parece ser un chocante y cruel simulacro de experimentos biológicos en los cuerpos de los abducidos, es difícil que esto represente una misión científica relevante para los objetivos de unos visitantes extraterrestres. Entonces, las respuestas habrá que buscarlas en otras direcciones”.

El doctor Helmut Lammer, publicó varios polémicos y controvertidos libros y artículos, donde exponía claramente que la inteligencia militar estaba detrás de muchas experiencias de abducciones "extraterrestres" (es autor de la tesis MILABS Military Abductions). Así lo manifestaba en la lista de correos de “UFO Up Dates” en 2007 cuando decía: “Recientemente, algunos abducidos por OVNIs también han informado que habían sido secuestrados por militares y personal de inteligencia y trasladados a hospitales y/o a instalaciones militares, algunas de las cuales se describen como subterráneas. Muy pocos de los libros más populares dedicados al tema de las abducciones han mencionado este tipo de experiencias. Especialmente desconcertante es el hecho de los abducidos recuerdan haber visto a personal de inteligencia militar junto a los seres extraterrestres, trabajando codo a codo en estas instalaciones secretas. La presencia de militares y de personal civil ocupando la misma realidad física que los alienígenas supera los esquemas mentales de los escépticos y la de los propios investigadores de mente abierta en varios órdenes de magnitud. Los investigadores en el campo del control mental sugieren que estos casos son una evidencia de que todo el fenómeno de abducción OVNI es organizado por la comunidad de inteligencia como una cobertura para sus experimentos ilegales”. Concluyendo que: “La presunta participación en este fenómeno de los secuestros militares, podría ser una evidencia de que el ejército utiliza secuestrados para los experimentos de control mental como prueba para armas de microondas. Por otra parte, los militares podrían estar monitoreando a los secuestrados para fines de recopilación de información, antes y después de una abducción OVNI”.

El Dr. Lammer señalaba la extraña actividad de helicópteros sin marcas, registrados en las cercanías del lugar de residencia de algunos abducidos, como otra evidencia de estas operaciones clandestinas: El ufólogo “Dan Wright tiene diez casos investigados por la MUFON (…) donde helicópteros fueron vistos sobrevolando en la zona de la casa de los abducidos, pocas horas después de una supuesta abducción OVNI (…) Betty Andreasson-Luca, así como Debbie Jordan, Kathy Mitchell, Whitley Strieber, Leah Haley, Katharina Wilson, Beth Collins, Anna Jamerson y muchos más, han sido acosados por estos helicópteros fantasmas”. Además el Dr. Lammer aseguraba que muchos abducidos denuncian la presencia de extrañas furgonetas y autobuses aparcados en el exterior de sus casas, que podrían servir para albergar los equipos de control y monitorización de los secuestrados.

(Fuente: http://caravaca.blogspot.com.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario