miércoles, 6 de enero de 2016

LEY TERRESTRE, LEY MARÍTIMA (2ª PARTE)



Comienzo por plantear la enorme importancia que el estudio de la Intenational High Seas Admiralty Law , o Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, en razón de que la élite globalista que dirige el mundo desde la sombra ha decidido “desembarcar” tal Ley en tierra firme. Es decir, suplantar nuestra jurisdicción.

Como nuestro amigo Adrián Salbuchi sostiene, estamos asistiendo a un proceso, que a estas alturas resulta innegable, de “privatización del poder”.

A través de las Asociaciones Público-Privadas tan promocionadas desde el año 1998 en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), se pergeñó mucho de lo que, en esta materia de privatización del poder, estamos viendo implementarse.


Tuve una amiga norteamericana de nombre Joan Veon que participó en foros de Naciones Unidas, y también en el Foro Económico Mundial de Davos, e investigó intensivamente el carácter de Gobierno Mundial de ambas ONG’s. Y fue así que ella nos relataba en uno de sus informes sobre este foro:

“En mis primeros encuentros en 1998, vi que la estructura principal del Foro Económico Mundial era la de una mega-conferencia de Naciones Unidas con reuniones y talleres que trataban de la agenda de la Naciones Unidas también conocida como Gobierno Global.

En ella se dieron cita el secretario general de la ONU Kofi Annan, reyes y reinas, y líderes de importantes negocios globales.

Sin embargo, la red de negocios no parece ser la función primordial del Foro Económico Mundial de Davos, ya que éste posee estatus de ONG, como la UNESCO.

Quizás podríamos decir que el Foro Económico Mundial de Davos fue instituido para facilitar la fusión futura entre gobierno, negocio, y sociedad civil.

Kofi Annan me dijo que Naciones Unidas sostendría una Cumbre del Milenio en el 2000, donde a ellos les gustaría instalar una “Asamblea Popular” que representaría la población mundial la cual – en su momento -, elegiría sus propios representantes.

También anunció la formación del “PACTO GLOBAL” de Naciones Unidas, que solicitaría al mundo de los negocios trabajar junto a ella para ayudar a esta institución a alcanzar sus metas. ¿Se trata de la fusión de gobierno y negocio?.

En el total de mis entrevistas e investigaciones sobre este “PACTO GLOBAL”, tal iniciativa ha sido acreditada a Kofi Annan. Sin embargo, cuando el Príncipe Carlos recorrió USA el Noviembre pasado, en una alocución mencionó el hecho de que; – encontrándose con el Secretario General de Naciones Unidas (Kofi Annan) en Nueva York-, discutieron juntos la posibilidad de que negocios y gobiernos trabajaran juntos, y que el “PACTO GLOBAL” era SU iniciativa (del Príncipe Carlos). Verdaderamente tendríamos que preguntarnos, ¿quien es Carlos de Inglaterra, que va por el mundo demostrando y ejerciendo tanto poder para dar esas ordenes ?

En su última ponencia en Davos como Secretario General, Kofi Annan exigió la reforma radical de las Naciones Unidas en el sentido de que los objetivos que persigue dicha institución se deben extender, e incluir a los individuos y no sólo países.

La implicación del mundo de los negocios ayudando a Naciones Unidas a movilizar ingentes sumas de dinero es una significativa novedad. 

El hecho que Naciones Unidas ahora pretenda tener poder sobre las PERSONAS del mundo, representa el principal cambio en la naturaleza de su poder.

Si la ONU adquiere tal prerrogativa sobre los individuos, entonces esto significa que las resoluciones de la Naciones Unidas reemplazarán la leyes nacionales, algo que está pasando HOY.

De manera que debemos preguntarnos, “Que hay detrás de la jurisdicción de la Corte Internacional Delictiva?”

El Foro “Lideres del Negocio Internacional Príncipe de Gales” (PWIBL) fue creado en 1990 -y su objetivo consiste en : “formar sociedades público-privadas con negocios, gobiernos, y organizaciones no-gubernamentales”.

La idea por la cual; líderes de grandes negocios y gobiernos forman una sociedad para manejar entes públicos de suministro de agua o electricidad, tratamientos de aguas agua servidas, o sistema de transporte colectivo, es – básicamente -, fascista.

Fascismo es donde gobierno y negocio “co-maneja” lo que anteriormente era una responsabilidad gubernamental. En 1990 el Príncipe Carlos comenzó abrir el camino globalizado hacia sociedades público-privadas (PPS). Desde entonces su popularidad se ha vuelto el agente del cambio global, para alterar la estructura del gobierno tradicional como lo hemos conocido. En relación a esto, el príncipe ayudó a abrir camino el concepto de “responsabilidad social Corporativa” (o CSR) la cual promueve a las corporaciones a tomar la responsabilidad de resolver asuntos sociales. En el pasado sólo los socialistas hacían esto”.

Bueno, como verás esta gente son verdaderamente francotiradores. ¡¡¡ No yerran un solo tiro!!!.

Y este fenómeno, es lo que en realidad está ya ocurriendo frente a nuestras narices, pero que somos incapaces de internalizar como tal. Nos llega bajo la forma de “Privatización del Poder”, de la subrepticia “conjunción de intereses público con el privado”, y de infieles funcionarios públicos que manejan “información privilegiada” puesta al servicio de sus propios intereses, (tan común en nuestro presente), nos llega a través de los tratados de inversión con multinacionales amparadas por el CIADI, y, más en general, en toda instancia donde el Estado ceda posiciones a corporaciones, constituyendo un caso extremo aquel que encuentra al mismo Estado, quebrado, en bancarrota, e insolvencia, cayendo de rodillas ante los fondos buitres del SEC (Securities and Exchange Commission), como los Estados Unidos de Norteamérica hicieron durante la década de 1930, frente a los banqueros que crearon la Reserva Federal.

A partir de lo que vimos en Argentina y Uruguay a partir de 2002, si los accionistas toman control del Estado, que, – en bancarrota-, ha renunciando a su soberanía para cotizar en la bolsa de la “Securities and Exchange Commission” (SEC), COMO CORPORACION y NO COMO PAIS SOBERANO, se habrá cerrado el circuito de esclavitud, donde hemos cambiado “derechos ciudadanos” por “permisos franquiciarios”. Como veremos, ese circuito ya se encuentra cerrado y activado.

Argentina y Uruguay, figuran como corporaciones embargadas ante la mencionada SEC, ello está comprobado. Argentina y Uruguay, al igual que U.S.A., y vaya uno a saber cuántas naciones más, están en bancarrota, declarados insolventes, y cotizando para los fondos buitres como empresa o corporación.

Literalmente, en la SEC de New York, la Corporación “ARGENTINE REPUBLIC”, y la Corporación “REPUBLIC OF URUGUAY”, tienen su Directorio de accionistas. Luego como toda Corporación, debe existir un Presidente, Vice, y Secretario del Tesoro. Y nuestras corporaciones lo tienen. Sólo que siguen instrucciones de su Directorio en el extranjero. Y luego venimos nosotros, los franquisiarios de estas Corporaciones, sin derechos, y representando la Seguridad Social de nuestros acreedores (Directorio) en el extranjero.

¡Esto es -hablando en plata- bien jodido! Porque nos coloca en el rol de un producto o bien marítimo movible o semoviente de propiedad ajena, asociados a una generación de capital durante el promedio de vida estimado, y comprometido al pago de nuestra deuda eterna, junto a nuestras empresas públicas y recursos naturales.

Igual a lo que ocurre actualmente en U.S.A., con el IRS (Internal Revenue Service), que ilegalmente grava los ingresos de los ciudadanos norteamericanos, cada país -forzado por la bancarrota y la insolvencia- se convertirá en una Corporación cotizando en bolsa. Con nuestro trabajo, con nuestras horas extras, con nuestro riesgo y esfuerzo, contribuiremos a pagar una deuda externa fraudulenta desde nuestro salario gravados con impuestos tales que quien más trabaja, más paga!!!

(en breve, la tercera parte de esta entrada)

Roberto Sosa del Puerto
(Fuente: http://argentinatoday.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada