sábado, 23 de enero de 2016

EL GOBIERNO DE E.E.U.U. ES LA ORGANIZACIÓN CRIMINAL MÁS PODEROSA DE LA HISTORIA




Entre los países de la tierra, solo el gobierno de Estados Unidos mantiene la inédita pretensión de que sus leyes y mandatos tienen prioridad sobre la soberanía de las demás naciones.Washington afirma la supremacía de los tribunales estadounidenses sobre los extranjeros y reclama para sí la jurisdicción extraterritorial sobre actividades en el extranjero que sus mandatarios -o los grupos de interés a cuyo servicio aquéllos se encuentran- desaprueban.

Quizás los peores frutos de esa prepotencia norteamericana sean las condenas contra extranjeros por cargos de terrorismo carentes de toda prueba.

Considere unos pocos ejemplos.

Washington primero obligó al gobierno suizo a violar sus propias leyes bancarias. Acto seguido obligó a la nación helvética a derogar sus leyes de secreto bancario. Supuestamente, Suiza es una democracia, pero las leyes del país se determinan en Washington por personas no elegidas por los suizos para que los representen.

Considere el "escándalo del fútbol" que Washington inventó, al parecer con el propósito de castigar a Rusia. El hogar de la organización del fútbol es Suiza, pero esto no impidió que Washington enviase agentes del FBI a Suiza para detener a ciudadanos suizos, violando la soberanía nacional del país. Trate de imaginar Suiza enviando agentes federales suizos en los EE.UU. para detener a estadounidenses.

Considere la multa de 9000 millones de dólares que Washington impuso a un banco francés por no cumplir plenamente con las sanciones contra Irán. Este control de Washington sobre una institución financiera extranjera es aún más audaz en vista del hecho de que las sanciones impuestas a Irán y exigidas a otros países soberanos son estrictamente ilegales. De hecho, en este caso tenemos un caso de triple de ilegalidad como la imposición de las sanciones sobre la base de acusaciones inventadas y fabricadas que eran mentiras.

O considerar que Washington afirmó su autoridad sobre el contrato entre un constructor naval francés y el gobierno ruso y obligó a la compañía francesa a violar un contrato a expensas de la pérdida de miles de millones de dólares y un gran número de puestos de trabajo. Esta era una parte de Washington enseñar a los rusos una lección por no seguir las órdenes de Washington en Crimea.

Trate de imaginar un mundo en el que todos los países afirmasen la extraterritorialidad de sus leyes. El planeta sería un caos permanente con el PIB mundial gastado en batallas legales y militares.

La caterva "neocon" del gobierno norteamericano afirma que, como la historia eligió América para ejercer su hegemonía sobre el mundo, ninguna otra ley es relevante. La voluntad de Washington sería la única que cuenta. Ni siquiera las propias leyes norteamericanas son aplicadas en caso como cuando Richard Armitage, subsecretario de Estado (un cargo no electo) chantajéo al presidente de Pakistán para cumplir sus demandas bajo la amenaza de bombardear su país "hasta devolverlo a la edad de piedra".

Trate de imaginar los Presidentes de Rusia o China dando tal orden a una nación soberana.

De hecho, Washington ha bombardeado grandes áreas de Pakistán, asesinando a miles de mujeres, niños y ancianos de aldeas supuestamente vinculadas al terrorismo. La justificación de Washington era la afirmación de la extraterritorialidad de las acciones militares en otros países con los que Washington no está en guerra.

El peor de los crímenes de Washington contra otros pueblos es el secuestro de ciudadanos de otros países y su encarcelamiento en Guantánamo, en Cuba, o en mazmorras secretas de estados criminales como Egipto y Polonia, colaboradores de la violación de la legislación tanto estadounidense como del derecho internacional. Estos crímenes atroces demuestran más allá de toda duda de que el gobierno de Estados Unidos es la peor empresa criminal que ha existido en la Tierra.

Cuando el régimen neoconservador de George W. Bush lanzó su invasión ilegal de Afganistán, el sistema jurídico de Washington necesitaba desesperadamente "terroristas", con el fin de proporcionar una justificación para una invasión ilegal que constituye un crimen de guerra según el derecho internacional. Sin embargo, no había terroristas. Así que Washington dejó caer panfletos sobre los territorios de señores de la guerra ofreciendo miles de dólares de recompensa por "terroristas". Los señores de la guerra respondieron a la oferta, capturaron a todos los inocentes sin protección que pudieron y los vendieron a los estadounidenses por la recompensa.

La única evidencia que los desdichados ilegalmente detenidos eran terroristas es que fueron vendidos a los americanos como "terroristas".

Fayiz Mohammed Ahmed Al Kantauri antes de Guantánamo
Hace dos semanas Fayez Mohammed Ahmed Al-Kandari fue puesto en libertad después de 14 años de tortura por parte de "la libre y democrática América."

El oficial militar de los Estados Unidos, el coronel Barry Wingard, que representó a Al-Kandari dijo que "la única acusación que puede hacérsele es el ser musulmán en Afganistán en el momento equivocado, algo que nunca he visto para justificar un encarcelamiento ".

Pese a ello, dijo el coronel Wingard, su cliente sufrió varios años de tortura en un esfuerzo por forzar una confesión de supuestos delitos.

Que nadie espere que los prostituídos medios de comunicación occidentales informen de estos hechos.

Fayiz Mohammed Ahmed Al Kantauri (izquierda) después de ha-
ber sufrido catorce años de detención y tortura ilegal en Guantánamo

Para saber, hay que ir a RT https://www.rt.com/usa/328329-kuwaiti-detainee-guantanamo-transfer/ oa Stephen Lendman, http://sjlendman.blogspot.com o aquí.

Los prostituídos medios de comunicación occidentales son parte de la operación criminal de Washington.

Paul Craig Roberts
(Fuente: http://centrodeperiodicos.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada