lunes, 26 de octubre de 2015

LA CONSPIRACIÓN DEL CAMBIO DE HORA



'El control de la élite sobre la masa empieza por el control de la élite sobre el lenguaje de la masa: la semántica'. Cuando le preguntas a un borrego escogido al azar sobre las razones del cambio de hora el borrego contestará al instante algo similar a lo siguiente:

-"El cambio de hora tiene como objeto último el ahorro de energía"

- Perdone, señor borrego ¿Cómo ha dicho?¿Que la élite quiere ahorrar energía?

¿¿¿AHORRAR ENERGÍA???

A ver si queda claro esto: la energía no se puede ahorrar como tampoco se puede ahorrar el dinero ni el agua potable.

La anterior noción de ahorro está diametralmente enfrentada con el principio de conservación de la energía pero más enfrentada aún con el principio de evolución.

Para empezar la energía ni se crea ni se destruye, se transforma, pero lo que es más sangrante, la energía evoluciona por lo tanto es imposible retenerla = imposible ahorrarla.

La única fuente de energía de verdadero interés para la élite es LA energía humana. Hablemos, por ejemplo, del petróleo: ¿acaso el petróleo se extrae a sí mismo?¿Se transporta sólo a la refinería?¿La refinería, por su parte, se construye a sí misma?¿Y los oleoductos, las carreteras, los barcos petroleros, las gasolineras, quién las construye? Sencillo, las élites aplican termodinámica pura y deducen que, si no se puede crear energía, como tampoco se puede destruir, pero sí se puede transformar, transforman energía humana para revenderla a través de, entre otros, el ciclo del petróleo.

En nuestro mundo existen unos ciclos que no se pueden ignorar: las estaciones, la posición del sol durante las horas del día, la noche, las fases de la Luna. Dichos ciclos son una consecuencia directa de las leyes naturales y como tales, deben ser respetados.

No respetar los ciclos naturales implica siempre una mayor explotación personal, puesto que, a su vez, implica no respetar el óptimo que la naturaleza ya ha calculado para nosotros. La naturaleza arroja, en latitudes medias, entre 8 y 15 horas de luz diaria entre los dos solsticios alcanzando el máximo de 15 horas en el solsticio de verano y el mínimo de 8 horas durante el solsticio de invierno (aproximadamente en ambos casos para el hemisferio norte). Por eso la mayoría de las especies hibernan (descansan durante el invierno) y curran durante la estación estival, no para ahorrar, sino para optimizar el uso de la energía.

Por su parte, la especie borrega humana hace justo lo contrario: curra durante el invierno y holgazanea durante el verano, lo cual implica una raciolización pésima del uso energético = mayor esclavitud de la especie humana.

A poco que se piense, es obvio que uno trabaja para las bombillas de su casa, y no a la inversa. La electricidad que funciona en nuestros hogares nos explota a través del recibo de la luz que estamos obligados a pagar por la cuantía de entre 8 y 15 horas de nuestro trabajo cada mes. Ahora la pregunta del millón:

¿Cúando es mayor el importe de la factura de la luz, en Invierno o en Verano? Sencillo, incluso a pesar del aire acondicionado, caso de que lo uses, normalmente, en Invierno el importe es mayor. No es ya sólo el coste de mantener la casa alumbrada sino, aparte, la calefacción y la cocina, que requiere más 'cocidos y asados' que 'ensaladitas y gazpachos'.

Ahora estudiemos el efecto de los cambios de hora a lo largo del año:

En verano se adelantan los relojes para ganar una hora de luz En invierno se atrasan los relojes para perder una hora de luz

La factura de la luz es como la temperatura, que no puede bajar por debajo de -273 °C pero puede elevarse indefinidamente. Es decir, la élite, con sus cambios de hora, acentúa las características propias de cada estación añadiendo más luz al verano y restando más luz al invierno. Pero la factura de la electricidad, durante el verano, ya es suficientemente baja por lo que una hora de más, tendrá un efecto despreciable sobre su cuantía. Sin embargo, en Invierno, una hora de luz menos por la noche implicará un mayor consumo energético de calefacción y luz = una explotación más eficiente de los borregos = un ahorro de energía para la élite a costa de exprimir más a la masa.

Lo anterior es evidente y meridiano para la inteligencia. Sin embargo el cerebro de Homer Simpson que anida en todo borrego prefiere pensar que, durante el invierno, gracias al cambio de hora, las centrales nucleares reducen personal, contaminan menos, producen bajo mínimos cuando es justamente lo contrario, como pruebla irrefutable es la factura que le llega en enero-febrero de los meses anteriores: precisamente la más sangrante de todo el año = TOMA AHORRO ENERGÉTICO!

ÉLITES 1 - HOMER SIMPSON 0

Oscar Oliva
(Visto en http://stopsecrets.ning.com/)

Y, ya que estamos en ello, una reflexión nada ociosa:

7 comentarios:

  1. ¿Y con lo de "un borrego escogido al azar" se incluye el autor del reportaje?

    ResponderEliminar
  2. Sospecho -no puedo hablar en su nombre, puesto que es un artículo que reproduzco tal cual él lo ha publicado- que el autor del "reportaje" considera borrego a quien acepta los planteamientos que le impone el poder sin hacerse preguntas al respecto. Si ese es el criterio, el señor Oliva quedaría excluido.

    Entiendo el desagrado que a cualquier lector mínimamente sensible pueda producirle el despectivo uso que del término "borrego" hace el autor. No lo encontrarás en ninguna entrada de mi autoría, pero en este caso reproduzco un escrito ajeno que me ha parecido sumamente interesante. Lo publico tras sopesar dicho interés frente a lo que tiene de peyorativo, y no lo corrijo, modifico o censuro porque ni quiero traicionar ni el espíritu ni la letra de su autor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Señor no borrego.
    Con el debido respeto no debería olvidar que los borregos son de natural borregos y si usted es el encargado de entrevistarlos no debería extresarlos demasiado. Para empezar habría que adpatarse a sus códigos y tienen poco que decir individualmente porque su fuerza está en actuar como grupo.
    Dar respuestas aprendidas al entrevistador sería para que pueda rellenar el formulario porque ellos harán lo que haga el grupo.
    Por cierto, los borregos saben ahorrar energía: minimizan perdidas y almacenan excedentes

    ResponderEliminar
  4. Y digo yo ! Porque os quedáis con la palabra "borregos" como fuente principal de vuestras quejas ?
    No os parece suficientemente importante el
    Artículo que dice verdades como panes y q es lo que nos debería indignar ? Que nos someten y engañan costantemente.
    Sigo este blog desde hace ya mucho tiempo
    Y no suelo entrar en debates absurdos pero creo q el tema lo merece.
    Estoy totalmente de acuerdo en todas y cada una de las palabras del autor y viendo el articulo tan fácilmente de entender se lo mandare a algunos amigos que siguen creciendo q con el cambio de hora se ahorra dinero.

    Un saludo y gracias de nuevo por tus grandísimos artículos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema puede ser interesante, pero mejor que lo cocine alguien con cariño. (Pediría con menos fe, pero eso no se puede pedir, cada uno tiene la que tiene)
      Ya se que me engañan y también se que que veo la mota en el ojo ajeno y no veo la biga (o era la viga) en el mio... y claro cuando alguien ve una mota en mi ojo imagina lo que veo yo.

      Eliminar
  5. El cambio de hora obedece a algo impensable. Hacer que a los humanos no dé en la cabeza más horas de sol al día porque el Sol actual es perjudicial en Europa. Es que como si fuera tropical y claro, no estamos preparados ni prevenidos. Nos convendría llevar sombrero, cubrirnos... Seguro que nos afectan mucho más los rayos ultravioleta. Señores, si no saben, que es ingeniería climática, apañados estamos.

    ResponderEliminar
  6. No detenerce en borregadas! y veamos lo importante.

    ResponderEliminar