lunes, 5 de octubre de 2015

CESADO EL GENERAL ALLEN, JEFE DE LA COALICIÓN INTERNACIONAL CONTRA SIRIA



La intervención de Rusia en el campo de batalla sirio ha precipitado el cese del general Allen, jefe de la coalición internacional contra el Estado Islámico. Allen ha sido hasta ahora el responsable de manipular los informes de inteligencia para presentar la -poco menos que inexistente- campaña militar occidental como un éxito. Una "campaña" que consistía sin más en dejar cancha libre a los yihadistas cuando atacaban al Ejército de Bashar al-Asad.

El general retirado John R. Allen, de 62 años, enviado especial de Barack Obama ante la coalición internacional contra el Emirato Islámico, ha sido cesado por el secretario de Estado de Defensa, Ashton Carter, tras salir a la luz pública la estrategia secreta en la guerra de Siria que la Casa Blanca encargó al condecorado general de cuatro estrellas.

Esta es la secuencia de los hechos:

1) Rebelión de los analistas de inteligencia. Medio centenar de analistas de inteligencia del Mando Central (CENTCOM) con sedes en Tampa (Florida) y Qatar denunciaron que sus informes eran manipulados con la finalidad de mostrar que la campaña militar de la coalición internacional liderada por Estados contra el Estado islámico es un éxito.

La denuncia fue subiendo los diferentes escalones de la jerarquía militar hasta llegar al general Allen, máximo responsable de la coalición.

2) Tormenta parlamentaria. Las acusaciones, publicadas por el New York Times, exacerbaron la ira de los congresistas que se sientieron engañados por la información que los Comités de Inteligencia del Congreso y Senado han recibido desde agosto de 2014, fecha del inicio de los bombardeos de la coalición internacional.

La gravedad de las acusaciones de los analistas de inteligencia obligó al jefe del CENTCOM, general Lloyd Austin, a comparecer ante el Comité de Servicios del Senado.

3) Entrada en escena de Rusia. La decisión de Putin de enviar tropas a Siria ha terminado por desbaratar la ficción mantenida durante un año por Estados Unidos, obligandole a cambiar las reglas con que hasta ahora ha jugado.

Fuentes militares europeas señalan que la fuerza aérea rusa en Siria dispone de “inteligencia propia” mediante los satélites de observación, lo que le permite conocer en tiempo real los movimientos sobre el terreno de los combatientes del Estado Islámico.

Este aspecto es esencial para explicar cómo se desarrollaba la estrategia secreta del general Allen al frente de la coalición.

Sectores del Pentágono críticos con la forma con que Obama conduce la guerra, desevelaron que Allen cumplía al pie de la letra la estrategia secreta encomendada: apoyo encubierto o “dejar hacer” a los yihadistas siempre que dirigiesen sus ataques contra el ejército sirio fiel al presidente Bashar al-Asad.

La prensa norteamericana ha publicado que el respaldo del general Allen al Estado Islámico llegaba hasta el extremo de efectuar numerosos lanzamientos en paracaídas de cargamentos de armas que acababan cayendo “por error” en manos de los yihadistas.

Los rusos, en cambio, han puesto en práctica la estrategia contraria: apoyan a las tropas del presidente sirio y bombardean a las fuerzas del Estado Islámico en el momento que entran “en contacto” con el Ejército sirio.

U.S.A.: El ejército mejor pertrechado del mundo,
¿o el más inoperante?
Para Putin es vital mantener en el poder al debilitado Bashar al-Asad, que permite al Ejército ruso combatir al Estado Islámico sin restricciones. Moscú considera prioritario derrotar a los yihadistas en los territorios que ocupan de Siria e Irak antes de que se asienten en el Cáucaso ruso.

Obviamente, el secretario de Defensa no ha purgado al general Allen sin el visto bueno del presidente Obama, lo que lleva a otro aspecto esencial según las citadas fuentes.

Se trata del acuerdo al que habrían llegado Obama y Putin para colaborar bajo cuerda en la guerra contra el Estado Islámico, una vez que todo apunta a que los yihadistas se han vuelto incontrolables para Washington.

En su inicio, el nebuloso Estado Islámico fue impulsado por Estados Unidos con el apoyo técnico de la CIA y la generosa financiación de Qatar y Arabia Saudí para derrocar al régimen dictatorial de Bashar al-Asad. Lo que prometía ser un paseo militar similar al de Libia que acabó con Gadafi, se fue complicando a medida que crecía el apoyo de Rusia, Irán y Líbano al régimen de Damasco.

Al mismo tiempo, el Califato Islámico fue tomando vuelo propio al lograr autofinanciarse -venta de petróleo, narcotráfico, secuestros, extorsión, venta de órganos, tráfico de obras de arte-, y atraer a miles de yihadistas llegados de todo el mundo.

¿Existe un acuerdo secreto entre Obama y Putin?
La coalición internacional contra el ISIS, formada por 62 países, habría realizado según Washington cerca de 7000 ataques aéreos contra el califato terrorista en los últimos catorce meses. La pregunta obvia es por qué un hostigamiento tan intenso no ha producido el menor debilitamiento del enemigo, que, en cambio, parecía volverse más poderoso y desafiante. Al menos, hasta que un ejército que se ha tomado en serio su cometido ha iniciado una campaña de verdad contra él.

(Fuente: http://www.mil21.es/noticia/264/)

3 comentarios:

  1. No me creo eso de que el ISIS se les ha ido de la mano a los americanos. Simplemente, no quieren que se les destruya porque son el escudo para el ente sionista. Esas noticias de Thierry Meisam de un acuerdo entre Putín y Obama para acabar con el ISIS desde mi punto de vista son erroneas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.mil21.es/noticia/244/claves/confirmadas-las-reuniones-secretas-entre-estados-unidos-y-rusia-para-acabar-con-el-estado-islamico.html

      Eliminar
    2. Y aún hay más: Hace pocas semanas, EEUU y Alemania retiraron sus misiles Patriot de Turquía. Estos sistemas antimisiles habían sido desplegados en la frontera turco-siria en momentos en que la OTAN pretendía impedir que el Ejército sirio recuperara el control del norte de Siria. La OTAN ignoró los reclamos de Ankara para que mantuviera los Patriot en su territorio.

      Eliminar