miércoles, 16 de septiembre de 2015

LIMOSNAS NO, SOLUCIONES



No estoy en contra de que pidan ayudas y donaciones para socorrer a las víctimas de la guerra de Siria, o del país que sea. Sin embargo, me pregunto porqué no exigimos con contundencia que cesen las guerras que promueven las transnacionales para tener más poder, más dinero y adueñarse de todos los recursos naturales de países, en su mayoría subdesarrollados.

¿Acaso no tendríamos que exigir ayudas a los que promueven estos conflictos, Rockefeller, Soros, Roldschild, o las monarquías de todo el mundo ?

¿ Porqué dieron el premio Nobel de la paz a Henrry Kinsinguer que colabora codo con codo con Rockefeller y asiste a todas las reuniones del club Bilderberg. El mismo elaboró el Informe Kissinger NSSM-200, un documento desclasificado en 1980 dando soluciones eugenesicas para eliminar los excedentes de la población mundial.

¿Porqué no protestamos enérgicamente cuando se lo dieron también a Obama, promotor de tantas guerras en el mundo?

¿ Porqué Fritz Haber fue también galardonado con este premio? Químico alemán, inventor de multitud de gases venosos comercializados por Monsanto como el agente naranja, utilizado en la guerra del Vietnan.

Con este veneno rociaron los bosques con 40 millones de litros entre 1962 y 1970.Solo 10 gramos de este veneno mezclados con agua pueden matar a un millón de personas. 4,8 millones de personas estuvieron expuestas al agente naranja. Tres millones de vietnamitas aún sufren los efectos de los vertidos en esta guerra.

Miles de niños fueron y siguen siendo los más perjudicados por malformaciones, enfermedades y rechazo social, ya que la toxina causante de las alteraciones genéticas se mantendrá en el medio ambiente o bajo la superficie y en los ríos hasta cien años.

No olvidemos tampoco a muchas ONGS que emplean el dinero de la solidaridad de miles de personas para pagar sueldos millonarios a los “colaboradores” que trabajan en estas organizaciones “sin lucro”

Una ínfima parte de estas donaciones es lo que llega y nunca solucionan el problema a los países devastados por las guerras o los tsunamis. En ocasiones las ONGS se crean para blanquear dinero negro o desgravar fiscalmente a grandes fortunas por sus “donaciones altruistas”

No nos dejemos manipular por los sentimientos.

Actuemos desde la indignación y exijamos a los que tienen el dinero y el control del mundo, que paguen por el horror y las desgracias que producen a miles de personas.

Mientras no vayamos a la raíz del problema, la miseria, las injusticias y las guerras no pararán.


Luisa Vicente Santiago
(Fuente: http://periodismo-alternativo.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario