jueves, 10 de septiembre de 2015

LA VACUNA ORAL DE LA POLIO ESTÁ PROVOCANDO EL REBROTE DE LA ENFERMEDAD



... lo cual, por otra parte, es absolutamente lógico a poco que nos planteemos cuál es el mecanismo mediante el que funciona un sistema de vacunación del que se está abusando de un modo absolutamente irracional. Virus prácticamente erradicados vuelven a ser puestos en circulación por las farmacéuticas bajo la divisa "Todo por el negocio", añadiendosele a sus campañas la demencial paranoia según la cual quienes defienden que las vacunas deben ser las mínimas y necesarias son unos irresponsables. 

No está lejos el caso del niño de Olot, que solo pudo ser contaminado por personas de su entorno que se habían vacunado contra una enfermedad ausente de Cataluña desde hace más de tres décadas, falleciendo poco después, ... el dedo acusador de una histérica y analfabeta opinión pública se dirigió contra sus padres y contra quienes se califica de "anti-vacunas". Pero, por mucho que a la mayoría se le haya olvidado pensar en términos de causa y efecto, aquí tenemos otro perverso caso de abuso de las vacunas que acaba provocando males infinitamente mayores que los que hipócritamente se dice combatir.

Las vacunas contra la poliomelitis está provocando un nuevo problema. Las autoridades lo saben y lo admiten. Esto no es una teoría de la conspiración, sino una triste realidad.

Ya hace unos años, médicos de la India dedicados a monitorear los problemas del sistema de salud de su nación, descubrieron un enorme aumento en la cantidad de niños pequeños que acabaron paralizados después de recibir la vacuna oral contra la poliomielitis.

Tal y como escribió el portal Truthstream Media en su momento:

“Aunque la polio ha desaparecido estadísticamente de la India, se ha producido un enorme aumento en los casos de parálisis fláccida aguda no-poliomielítica (NPAFP):el mismo tipo de problemas que se suponía que iban a desaparecer con la eliminación de la polio mediante la vacunación masiva. Sin embargo, han vuelto a aparecer, pero debidos a una causa diferente.


En 2011, se registraron 47.500 de parálisis no vinculada a la polio, precisamente, el mismo año en que la India fue declarada “libre de la poliomielitis”, según el Dr. Vashisht y el Dr. Puliyel.

Además, los datos disponibles mostraron que los brotes se produjeron especialmente en aquellas áreas donde se administró con mayor frecuencia la vacuna contra la polio. Otros estudios relacionados en la India, ya habían demostrado que las vacunas contra la polio, eran las que causaban precisamente esa parálisis propia de la polio”.

Concluyendo, en 2011 hubo más de 47.000 niños que acabaron discapacitados por culpa de la vacuna contra la polio y no por la enfermedad propiamente dicha.

Sin embargo, este problema fue ignorado mayoritariamente,mientras la propaganda oficial vendía a los cuatro vientos la idea de que la vacunación había “erradicado la polio” por completo.

Ahora, este mismo problema se está repitiendo en muchos otros países. Curiosamente, con unos pocos casos reales de poliomelitis en todo el mundo, la vacuna se ha convertido, literalmente, en más peligrosa que la propia enfermedad.

La vacuna oral contra la poliomielitis está arruinando vidas.

Según el Washington Post, la poliomielitis ha vuelto a Europa por primera vez en cinco años, pero ahora en una forma mutada que incluso los principales medios de comunicación están admitiendo que ha sido causada por la propia vacuna en sí.

El Washington Post informa que:

El Poliovirus ha vuelto a Europa después de remitir durante cinco años, después de que un niño de 4 años de edad y otro de 11 años de edad, en Ucrania, se hayan visto afectados, tal y como ha declarado la Organización Mundial de la Salud.

La cepa responsable, derivada de la vacuna del poliovirus tipo 1 o cVDPV…es una forma rara y mutada del virus que proviene de la vacuna en sí.

Las vacunas orales contra la polio contienen una forma debilitada del virus que activa una respuesta inmune en el cuerpo de modo que éste crea anticuerpos para proteger a sí mismo. Pero se necesita algo de tiempo para que esto suceda, y mientras tanto el virus se replica en los intestinos y puede ser excretado por la persona inmunizada, extendiéndose a otros miembros de la comunidad.

El nuevo virus procedente de la vacuna, puede circular durante mucho tiempo, 12 meses o más, y genéticamente cambiar a una forma más virulenta que puede llegar a provocar parálisis.

Las autoridades, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), están preocupados de que exista un alto riesgo de que esta cepa mutada continúe extendiéndose en y alrededor de Ucrania y a los países vecinos de Polonia, Rumania, Eslovaquia y Hungría, cerca de donde ocurrieron los brotes.

Otros casos confirmados de poliomielitis derivada de la vacuna se han reportado recientemente en la India, así como en Madagascar y Sudán del Sur, lo que lo convierte ya en un problema significativo.

Lo que debería ser más revelador e indignante al respecto, es que la aplicación de las vacunas orales de la polio, ¡se interrumpió en Occidente hace más de 15 años y fue por qué la misma OMS y otras autoridades sanitarias ya sabían que provocaba casos de parálisis!

Las autoridades sanitarias sabían perfectamente, que la aplicación de esta vacuna, por simple estadística, acabaría enfermando a algunos niños y creando brotes potenciales nuevos de la enfermedad; pero sin embargo, volvieron a utilizarla, bajo el pretexto de que las regiones menos desarrolladas no están equipados para manejar las vacunas refrigeradas que no contienen el virus vivo.

Tal y como dijeron en Truthstream Media en 2013:

El eugenista Bill Gates, perpetrando chapuzas aún más graves
que las que nos encontramos en su "software"
Quizás la peor parte de esta trágica reacción violenta, provocada por esta campaña “para mejorar la salud pública” es que tanto la Fundación Bill y Melinda Gates como la Organización Mundial de la Salud, sabían que las vacunas contra la polio orales causaban ​​parálisis, pero ellos argumentaron que el beneficio obtenido era muy superior a los males que pudieran provocar.

El uso de una vacuna contra la polio inyectada e inactivada (IPV) reemplazó su uso en el mundo occidental, mientras que la vacuna oral contra la poliomielitis sigue siendo utilizada en los países en vías de desarrollo.

Wikipedia señala que la OMS “considera que los beneficios de la vacunación superan con creces a los riesgos de la polio derivada de las vacunas”

Este argumento vergonzoso, es algo así como una versión avanzada de la frase “para hacer una tortilla hace falta romper algunos huevos”.

El problema es que aquí los “huevos” son niños que quedan paralizados de por vida y la tortilla resultante ha acabado reportando la existencia de un nuevo virus de la polio mutante y potencialmente peligroso…

(Fuente: http://elrobotpescador.com/)

2 comentarios:

  1. En 2009
    Los científicos descartan que la muerte de ovejas en Cataluña se deba a la vacuna de la lengua azul

    ResponderEliminar