domingo, 27 de septiembre de 2015

¿HA SIDO DIRIGIDA LA HISTORIA POR SOCIEDADES SECRETAS? (14)



Los illuminati desaparecen oficialmente de la historia en el siglo XVIII, tras la presunta disolución de la Orden. Sin embargo, conforme avanza el tiempo y como por arte de magia, aparecen vinculados a sociedades secretas que participan en todo tipo de tramas. ¿Quiénes fueron sus herederos? 

Los Illuminati generarán numerosas ramificaciones. Algunas de ellas participarán directamente en el nacimiento de la Liga Comunista y acabarán vinculándose con la Primera Internacional. Otros, que supuestamente preferían el lado esotérico de la vida, como Rudolf von Sebottendorff, se decantarán por seguir actividades espirituales, llegando a fundar distintas sociedades secretas de carácter esotérico. Una de ellas, creada en la década de los años veinte, fue la sociedad secreta Thule. En los albores de ésta sociedad, su secretario de actas fue un personaje que tiempo más tarde haría temblar al mundo. Se trataba de Adolf Hitler.

En 1918, cuando tras la derrota en la Primera Guerra Mundial, la deprimida sociedad alemana estaba notablemente influenciada por el ocultismo, nació el grupo Thule. Su inspirador fue el ocultista Rudolf von Sebottendorff, un personaje que usó diferentes nombres en función de las actividades que realizaba. Así, bajo el alias de Rosenkrautz, el mismo nombre que tuvo el fundador oficial de los rosacruces, actuó como coordinador de una organización secreta turca denominada Luna Roja. Estudió astrología, simbología, cabala y ocultismo y se cree que fue el responsable de buena parte de la filosofía esotérica que se introdujo en el nazismo.

La nueva sociedad secreta, cuyo nombre pretendía exaltar el legendario reino de Thule, que para muchos era la Atlántida, era una organización de carácter antisemita a la que pertenecieron, entre otros, Adolf Hitler y su lugarteniente Rudolf Hess. Merece la pena destacar que el escudo de dicha sociedad es una esvástica situada tras una reluciente espada vertical que representa la fuerza de la transmutación y el cambio de los roles establecidos.

Al año de su fundación, uno de los miembros de Thule, Karl Haushofer, crea una orden secreta paralela con el nombre de «Hermanos de la Luz», cuyo objetivo era perpetuar el conocimiento mágico y esotérico. Haushofer había mantenido relaciones con diferentes corrientes místicas y tuvo un papel muy relevante entre los miembros de Thule y sobre el Partido Nazi. De hecho se cree que fue él quien introdujo la idea de «refundar» una nueva Alemania basada en la pureza de la raza y la antigua tradición oculta precristiana.

Hemos visto lo que significaron las guerras mundiales, probablemente orquestadas por sociedades secretas. Hemos visto ya que Giuseppe Mazzini fue un conspirador illuminati a la vez que masón. Pero su función no acaba en la correspondencia con Pike. Mazzini fue el fundador de la Logia Pl, un grupo oscuro de corte secretista, que supuestamente tenía vinculaciones con los movimientos políticos de carácter revolucionario, al tiempo que presuntamente se relacionaba con el esoterismo iniciático. De dicha logia, poco después, surgió otro grupo bastante más peligroso. Se trataba de la Logia P2, siglas que definen al grupo «Propaganda Dos», que ha sido acusado de protagonizar numerosos atentados terroristas, de introducirse secretamente en la Santa Sede y, según se dice, de preparar y llevar a cabo el asesinato de Juan Pablo I.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los movimientos neofascistas quedaron disgregados en distintos grupos que más tarde intentarían pasar a la «política democrática», pero sin perder sus bases y conceptos fascistas. De hecho las tramas de conspiración política estuvieron a la orden del día en Italia durante toda la década de los cincuenta. Y, finalmente, en 1964 y en 1970 hubo dos intentos concretos de desestabilizar el régimen parlamentario, que fueron presentados como desórdenes político-estudiantiles.

Pero a partir de 1977 las cosas empiezan a cambiar y las sucesivas oleadas de agitación social dan lugar a la creación de grupos más radicales de extrema derecha. De esta forma, en 1979, nacen «Terza Posizione» y «Nucli Armati Rivoluzionari». En apariencia se trataba de grupos estudiantiles fascistas, pero la trama iba más allá. Quien dirigía dichos grupúsculos era el poder en la sombra, y buena parte de esa sombra estaba poblada por sociedades secretas, entre otras la de los illuminati.

En los años ochenta la Logia P2 decide pasar a la acción. El 2 de agosto de 1980 se lleva a cabo un atentado en la estación de tren de Bolonia, donde mueren 85 personas y hay otras 200 heridas. En diciembre de 1984 otro atentado, esta vez contra el expreso de Roma-Milán, arrojará un saldo de 16 muertos. Las investigaciones concluyeron que tras aquellos atentados podían estar no sólo los servicios secretos, sino también una logia de supuesto carácter masónico. Su nombre era «Propanganda Due» (P2). Su fundador era Licio Gelli y su misión acabar con el poder establecido en la República de Italia.

La P2 había estado dirigiendo, desde principios de los sesenta, todo tipo de acciones terroristas con el fin de crear desestabilización política para conseguir su particular «Nuevo Orden. Licio Gelli tenía influyentes contactos con el Vaticano, que le permitían sus planes utilizando la estructura de la Iglesia. Disponía de notables relaciones, no sólo entre las jerarquías eclesiásticas, sino también en la CÍA y el KGB. Gelli había sabido convencer a más de un ámbito de poder. Las investigaciones que se hicieron tras la desarticulación de la P2, comprobaron que, además de miembros del Vaticano, había jefes de las fuerzas armadas de Italia, entre ellos treinta generales y ocho almirantes. Por si esto no fuera bastante, pertenecía también a la logia el jefe de los servicios secretos, así como una serie de empresarios notablemente vinculados con los medios de comunicación.

La logia de Gelli fue disuelta por el parlamento italiano. Tras la «desarticulación oficial» de la P2, su fundador fue acusado de varios delitos de los que salió airoso. Incluso a finales de los 90 fue definitivamente absuelto de los cargos de conspiraciones contra el estado italiano.

Si bien se le otorga la paternidad de la expresión «nuevo orden mundial» a George Bush padre, en realidad no le corresponde a él. Ya aparece algo muy similar en el dólar de presunto diseño masónico-illuminati. Pero si buscamos referentes más contemporáneos, vemos que en 1968 Nelson Rockefeller, tras introducirse en el ala liberal del Partido Republicano y presentarse como candidato en las elecciones de ese año, dijo que si alcanzaba la presidencia trabajaría con todas sus fuerzas para «obtener la creación de un nuevo orden mundial».

Nelson Rockefeller fue masón. Los buscadores de tramas ocultas en la historia afirman que supo rodearse de asesores que estuvieron vinculados a los Illuminati y, de hecho, la Orden Gran Logia Rockefeller al igual que la Orden de Skulls & Bones, con vinculaciones con la familia Bush, son una muestra de ello.

En relación con el conflicto entre los Illuminati y la Iglesia que aparece en la obra "Ángeles y demonios", es interesante resaltar que en agosto de 1969, al volver de un viaje por América Latina, Rockefeller envió un informe al presidente Nixon en el que le dicía: «la Iglesia Católica ha dejado de ser un aliado de confianza para nosotros y la garantía de estabilidad social en el Continente Sudamericano… Debemos estudiar la necesidad de sustituir a los católicos por otros cristianos en América Latina, apoyando grupos fundamentalistas».

En la búsqueda de un gobierno mundial aparecen un gran número de instituciones compuestas, no sólo por las principales fortunas del mundo, sino también por personas dotadas de grandes capacidades de mando. En la actualidad la visión que se tiene de estos grupos es que son asociaciones empresariales, financieras, o que tienen misiones de asesorías en las relaciones exteriores de numerosos países. Sin embargo, la cosa parece ir más allá, y si bien no es posible afirmar que dichas instituciones estén gobernando el mundo, todo apunta a que son utilizadas como tapaderas por algunos de sus miembros que sí son los que manejan los hilos.

(Fuente: https://oldcivilizations.wordpress.com/)

4 comentarios:

  1. Interesante tema, siempre me han gustado. Yo personalmente creo que siempre han gobernado en la sombra otros, sociedades, empresas, poder, dinero, etc. me ha encantado el post. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer y una recompensa saber que este tema tiene seguidores. Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Yo tambien lo creo asi. Siempre he tenido la sensacion de ese poder oculto ensima del presidente y tambien el otro poder entre el presidente y los ministerios de un pais. Especialmente los ministros de economia, ministros del interior y de defensa nacional. Los presidentes tendrian el mando pero no el poder.-

    ResponderEliminar
  3. se ekibocan cristina y nestor echaron a los nazis en el 44 junto con fidel y chabez y la campora echa a los imperialistas de la onu, del fmi y echan a los bancos capitalistas soi hernan marignac revolucion k, escriban hermarig@hotmail.com biba cristina ella buelbe

    ResponderEliminar