domingo, 27 de septiembre de 2015

"DROGANDO A NIÑOS": LA INTROMISIÓN DE LA PSIQUIATRÍA EN EL DESARROLLO INFANTIL




Los artículos de los periódicos a menudo pregonan las “maravillas” de las investigaciones psicofarmacéuticas actuales para el tratamiento de los “problemas” y “discapacidades” emocionales y de aprendizaje que tienen los niños.

Parecen razonables. Parecen convincentes; la ciencia conquista de nuevo nuestro universo material para el beneficio de la Humanidad. ¿Sería posible que alguien objetara la posibilidad de hacer que quienes tienen problemas tuvieran una vida normal?

Los padres de Daniel sí. Y también los de Cory. Podrían discutir con vehemencia y pasión. Y con aproximadamente 20 millones de niños de escuelas alrededor del mundo son etiquetados con un trastorno mental que requiere que sean químicamente controlados por medio de potentes drogas psiquiátricas que alteran la mente; estos padres están muy lejos de estar solos.

¿Quiénes son Daniel y Cory y por qué sus padres objetan? Son niños que no sólo son incapaces de llevar una vida normal debido a las llamadas drogas “milagrosas”, si no que trágicamente ya no están entre nosotros, debido a esas drogas.

Te invito a que analices el ejemplo anterior más de cerca, desde el punto de vista de los niños, porque la realidad y las etiquetas, podrían no reflejar lo mismo cuando se trata de las “drogas psiquiátricas del momento”.

Reflexionemos en algunas palabras y cómo las usan. Por ejemplo, “normal”; probablemente tú tienes tu propia idea de lo que es un tipo de vida normal. ¿Implica el consumo de drogas psiquiátricas mortales que alteran la mente y son adictivas? ¿Implica depender por completo de tales drogas para permanecer normal?

¿Qué hay de la palabra “medicamentos”? ¿Tranquiliza tu mente al presentarte imágenes de un benigno jarabe para la tos prescrito por un bondadoso doctor de familia? Nada puede estar más lejos de la verdad. Un medicamento psiquiátrico es una droga adictiva muy poderosa.

Luego está la palabra “científico”, usada a menudo en la psiquiatría para añadir legitimidad a sus pronunciamientos. Según el World Book Dictionary, la palabra implica “sistemático, preciso, exacto”. Esas características no tienen nada que ver con la psiquiatría o su prima la psicología.

Otros ejemplos de palabras que sufren en sus manos son “valores”, “bien”, “mal”, “seguro”, e incluso “educación”.

Esta es la sutil propaganda del psiquiatra y el psicólogo en acción: dar nuevas definiciones a las palabras. De algún modo, estando en sus manos, las cosas simplemente parecen retorcerse y al final se hacen añicos.

El problema es que su propaganda a nivel mundial respecto al tema de los niños y la educación ha engañado totalmente a personas bien intencionadas: padres, maestros, y políticos por igual, diciendo que el comportamiento “normal” (ahí está la palabra de nuevo) de la infancia ya no es normal; que es una enfermedad mental. Y además que sólo administrando drogas de forma continua y rigurosa desde temprana edad, quizás podrá el niño “afligido” salir adelante en las peores circunstancias de la vida.

¿Quién hubiera pensado hace años que llegaríamos a esto? Sin embargo, estamos aquí, y la cruel realidad es que a causa de esto, vidas jóvenes y valiosas alrededor del mundo están en un grave peligro de ser permanentemente dañadas e incluso de que las perdamos.

Al contrario de la opinión psiquiátrica, los niños no son “animales para experimentos”. Son seres humanos que tienen todo el derecho de esperar protección, cuidado, amor y la oportunidad para alcanzar su potencial máximo en la vida. Una oportunidad que se les niega con las camisas de fuerza y etiquetas psiquiátricas.

Estamos publicando este informe, “Drogando a los Niños; La Psiquiatría Destruyendo Vidas”, para denunciar las mentiras y la propaganda que se está llevando a cabo, para dar una perspectiva e información que no está disponible fácilmente a los padres y otras personas interesadas, y lo más importante, para ayudar a volver a introducir cordura y control al cuidado y a la educación de nuestros hijos.

Los niños son nuestro futuro.

Lo que está en juego no es otra cosa que nuestro propio futuro.

Sinceramente,
Jan Eastgate
Presidente de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos Internacional
(Visto en: http://periodismo-alternativo.com/)

5 comentarios:

  1. "Opinion psiquiatrica" ¿Hay solo una opinión?
    Mi opinión es que son contrarios a la utilización de drogas mientras el cerebro no está formado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Entonces quiénes son los que están prescribiendo Ritalín a los niños?

      Eliminar
    2. Habría que mirar el nº de colegiado el sello y la firma.

      Yo le pediría además una justificación bien fundamentada.

      Eliminar
  2. Puff, la verdad es que es un tema muy serio, porque la química artificial ya está presente en nuestras vidas desde el nacimiento, epidural, oxitocina, etc, luego veremos las consecuencias, dicen que los recientes incrementos de caso de autismo entre niños pueden venir por estos derroteros. Yo estoy en contra de estas medidas, siempre que no sean imprescindibles.
    Saludos,

    ResponderEliminar

  3. Hay muchos médicos hijos de Dios, pero como en todas las profesiones también hay de los otros.
    CONSEJOS DEL DIABLO A SU HIJO MÉDICO:
    "Hijo mío: lo más importante en la vida es el dinero. Búscalo y te abrirá todas las puertas y conseguirás todo lo que quieras. Todos los consejos que siguen tienen como último fin que consigas dinero."
    "En tu profesión de médico ten presente este precepto importante: "Ni curar, ni matar, sino mantener enfermo". Si curas o matas, se terminó el cliente y se terminó el dinero. Procura tener a tus clientes en una enfermedad no mortal y tendrás asegurados tu dinero. A este fin tienden los siguientes consejos".
    “Crea adictos. Receta medicamentos que generen dependencia física y psicológica y así tendrás enganchado a tu cliente y te asegurarás sus visitas periódicas. Si tratara de independizarse de ti, se sentirá tan mal que volverá mansito."
    Los efectos secundarios son los más importantes. Cuida de que las drogas que recetes, al mismo tiempo que parezca que curan una parte del organismo, enfermen tres o cuatro. Así tendrás más consultas, más dinero y más tiempo enfermo al cliente".
    "Se siempre "ángel de luz". Haz honor a tu nombre: "Lucifer". Todo lo que hagas o digas debe aparentar: verdad, virtud, sabiduría, altruismo, amor al prójimo. Eres un representante de la medicina. Tú eres el doctor, el que sabe. Exige confianza ciega y siempre que puedas desacredita cualquier otra medicina alternativa. Tus verdaderos intereses deben pasar desapercibidos: ya sabes que eres hijo del inventor de la "mentira".
    "Empieza por lo complejo. No se te ocurra comenzar por cosas simples, como auscultar, hacer sacar la lengua, investigar sobre qué come o cosas parecidas, porque puede suceder que una cosa sencilla y pequeña solucione el problema y tú te quedarás sin sacarle fruto a esos aparatos que has comprado y que tántos dólares te costaron: hay que hcerlos producir".
    "Mantén en la ignorancia. Para que tu prestigio no corra riesgos mantén lo más que puedas en la ignorancia a tus clientes. El que sabe eres tú. Habla siempre en difícil de modo que prácticamente no se entienda, como tu letra. Evita recetar medicamentos que especifiquen detalladamente los efectos secundarios y contraindicaciones porque el cliente se puede avivar y lo perderás."

    ResponderEliminar